El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, anunció que resultó positivo por Covid-19.

Lea también: #Mundo | México reportó cifra récord de muertes por covid-19 en 24 horas

Robledo señaló que se mantendrá trabajando en sus labores a distancia.

«Quiero informar que hoy resulté positivo a Covid-19. Permaneceré trabajando a distancia, coordinando las labores a mi cargo y siguiendo puntualmente las indicaciones de los extraordinarios médicos del seguro social», señaló el director a través de su cuenta en twitter.

Además, indicó que las personas más allegadas a él se mantienen en vigilancia epidemiológica.

«El director general se encuentra en buen estado de salud y desde su domicilio trabaja y coordina las responsabilidades que tiene en el Instituto Mexicano del Seguro Social a nivel nacional», afirmó en un comunicado el IMSS.

«El área epidemiológica de la Institución está en permanente vigilancia de la evolución del caso y de las personas que tuvieron contacto con el director general del IMSS”, agregó la misiva.

Las enfermeras carabobeñas protestaron la mañana de este lunes dentro de las instalaciones de la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera de Valencia, esto continuando con el paro convocado hace más de un mes.

Carmen Álvarez, vicepresidenta del colegio de enfermeras de Carabobo informó que en el Instituto Venezolano de Seguro Social (IVSS) de Valencia las enfermeras están siendo amedrentadas por el director de ese centro asistencial para que abandonen la protesta. Según comentó, las enfermeras fueron amenazadas con hacer evaluación de su desempeño cada 2 meses cuando lo normal es que se haga cada 2 años, evaluación que podría afectar sus ya bajos salarios.

En este sentido, Álvarez hizo un llamado a sus colegas a no abandonar la protesta y no desistir en el paro por miedo a lo que pueda suceder.

Pacientes del Hospital del Seguro Social de estado Táchira denuncian las irregularidades que pasan cuando requieren de medicamentos y la farmacia del centro de salud no se las proporciona. Afirman que ellos saben que están abastecidos de medicamentos, porque el Gobierno nacional, “manda pocas medicinas pero las manda”.

Por su parte algunos pacientes oncológicos, afirman que si desean adquirir su tratamiento deben ir hasta Cúcuta, pero sus altos costos no le permiten comprarlos y en la entidad andina no se consiguen.

Para conocer más sobre las denuncias de los pacientes tachirenses, ingresa a la señal de nuestro canal YouTube aquí

 

[adrotate banner=»19″]

Andrés Fornerino.- El diputado a la Asamblea Nacional (MUD),  Miguel Pizarro denunció la deuda que mantiene el Ministerio de Educación desde el 2014 con el Seguro Social que alcanza 21.600.000 de bolívares

Pizarro aseguró que miles de trabajadores no han podido disfrutar del beneficio de su jubilación por la deuda que sostiene el organismo público «desde el 2014 al 2017».

El parlamentario aseveró que aunque los trabajadores cumplieron con su pago para obtener el beneficio en el cierre de su carrera, el patrono no cumplió con el pago.

Además, indicó: «Son los que se hacen llamar revolucionarios los que deben esta cantidad e impiden a los trabajadores mantener las jubilaciones que se merecen».

A juicio del diputado Pizarro  aunque se tenían los recursos la autoridad del Ministerio de Educación decidió vulnerar los derechos de los empleados.

Finalmente, hizo un llamado a los educadores para que denuncien ante el Poder Legislativo a quienes se le ha negado su derecho para adquirir su beneficio de jubilación.

Afectados se encuentran los pacientes psiquiátricos que reciben tratamientos especiales mediante la farmacia del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) en La Guaira, ante la falla en el suministro de medicinas, reseña La Verdad de Vargas.

Pacientes neurológicos y psiquiátricos, reportan fallas en la entrega de antidepresivos, ansiolíticos, antipsicóticos y neurolépticos.

Amelia Reyes, paciente con trastorno depresivo, señala que hace cinco meses fue la última vez que le entregaron el tratamiento para un mes. “Aunque mi dosis es una pastilla de zyprexa cada 12 horas, he tenido que picar cada píldora en 4 para que me alcanzara un poco más. Ya no me queda nada y me siento afectada, mis nervios han aumentado con la crisis que estamos viviendo”, declaró.

En la misma situación se mantienen Yenny Hernández, quien destaca que además de la zyprexa buscaba eritoproyetina para tratar anemia renal. “Tengo tres meses viniendo a la farmacia de alto costo y no consigo nada. Eso afecta al paciente críticamente”.

Fuente: La Patilla