El Senado de Estados Unidos alcanzó acordar un paquete de rescate económico de 2 billones de dólares a fin de ayudar a los empleados y comercios tras la propagación del coronavirus (COVID-19), así lo anunció el Senado estadounidense la madrugada de este miércoles.

Las palabras del proyecto se darán a conocer durante la mañana de este 25 de marzo y luego se someterá a votación en el Senado. De ser aprobado pasará inmediatamente a la Cámara de Representantes, reseña VOA.

«Tenemos un acuerdo bipartidista en el mayor paquete de rescate de la historia de Estados Unidos (…) no es un momento de celebraciones, sino uno de necesidad”, añadió el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer.

 

Trump

El senador estadounidense Marco Rubio se pronunció tras la reunión de Nicolás Maduro con Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, afirmando que este encuentro no implica la eliminación de las sanciones impuestas a funcionarios venezolanos.

Rubio destacó que los senadores pueden reunirse con quien quieran, pero las sanciones de Estados Unidos se retirarían cuando «Maduro se vaya y retorne la democracia».

El fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg se presentó este martes ante el Senado de los Estados Unidos, donde ofreció un discurso en el que pedía disculpas por la filtración de datos personales de los usuarios de esta red.

«Fue mi error y lo siento» fueron las palabras de Zuckerberg. «Mi mayor prioridad ha sido siempre conectar a la gente, nuestra misión social, conectar a la gente, crear comunidad y unir al mundo. Anunciantes y desarrolladores nunca serán una prioridad por encima de eso mientras yo dirija Facebook», añadió asumiendo que no calibró de manera «suficientemente amplia» su «responsabilidad», lo que reiteró acabó siendo «un gran error».

Era un juicio a Internet. Y Mark Zuckerberg logró salir indemne. El líder de Facebook insistió en pedir perdón, reafirmó la voluntad de la empresa de impedir nuevos casos como el de Cambridge Anlytica, la consultora Cambridge Analytica, que trabajó en la campaña de Donald Trump y en favor del Brexit y que recolectó los datos de 87 millones de usuarios de la red social sin el consentimiento de éstos.

 

No hubo anuncios de cambio de política. Los senadores de la oposición demócrata fueron más duros con Facebook, una empresa que, hasta las elecciones de 2016, era muy próxima a ese partido. E hicieron preguntas más directas. Unas preguntas a las que Zuckerberg respondió impecablemente, jurando su ignorancia y su inocencia. El líder de Facebook admitió que había sido un error no informar a esos 87 millones de usuarios que sus datos habían sido sustraídos. Y también reconoció la responsabilidad de la empresa a la hora de permitir a las aplicaciones que se instalan en su red acceder de forma masiva a los datos de los usuarios.