El gobierno israelí mantiene negociaciones secretas con líderes árabes y musulmanes. Con esas conversaciones, Tel Aviv busca normalizar sus vínculos con naciones que históricamente le han sido contrarias.

Los contactos entre representantes del Gobierno que encabeza el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y sus pares de otras naciones mediorientales se incrementaron desde el pasado 13 de agosto.

Ese día, tanto Israel como los Emiratos Árabes Unidos anunciaron un histórico acuerdo que contempla la apertura de embajadas y el establecimiento de vínculos comerciales.

Le puede interesar: #Mundo | Bielorrusia: Lukashenko anuncia cambios en la Constitución

Primer vuelo de Tel Aviv – Abu Dabi

A propósito del convenio que restablece los lazos entre Tel Aviv y Abu Dabi, este lunes se registró el primer vuelo comercial entre ambas capitales.

Esta primera conexión aérea trasladó hasta los Emiratos Árabes Unidos a una delegación israelo-estadounidense, que está encabezada por Jared Kushner, asesor y yerno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Ese grupo se encuentra conformado por siete equipos de trabajo que abordarán temas como la apertura de embajadas, la cooperación en turismo y cultura, y asuntos relacionados con el intercambio científico y la inversión.

Este miércoles 16 de mayo Guatemala inaugurará su nueva embajada en Jerusalén. Será la segunda en la historia de la relación de ambos países ya que en 1956, se estableció la primera, que permaneció abierta hasta los años 80, cuando todos los países decidieron mudar sus dependencias diplomáticas a Tel Aviv por la decisión del Parlamento local de declarar a Jerusalén como capital «completa y unida» de Israel.

En la ceremonia participará el presidente Jimmy Morales y una delegación compuesta por miembros de los tres poderes del estado. La embajada de Guatemala ondeará su bandera en el Oeste de la ciudad, en el parque Tecnológico de Jerusalén, un complejo de edificios que incluye un gran centro comercial e incluso un estadio.

Estados Unidos inaugura este lunes su embajada en Jerusalén, Israel, haciendo realidad la controvertida promesa del presidente Donald Trump.

Ivanka Trump hija del presidente estadounidense, participará junto con cientos de dignatarios de ambos países, en la ceremonia que tendrá lugar a partir de las 4:00pm hora local, considerada por muchos como un desafío a la comunidad internacional en un momento de gran preocupación por la estabilidad en la región.

Al mismo tiempo, a unas decenas de kilómetros de allí, miles de palestinos de la Franja de Gaza -sometida a un bloqueo israelí- podrían manifestarse en dirección a la frontera, algunos con la intención de forzar la valla de seguridad, arriesgando sus vidas.

El ejército israelí casi ha duplicado sus efectivos en torno al enclave y en Cisjordania, un territorio palestino ocupado por Israel, donde se anunciaron concentraciones, en principio de menor amplitud.

Se movilizarán un millar de policías en Jerusalén para custodiar la embajada -instalada provisionalmente en los locales del antiguo consulado estadounidense- y sus alrededores en el barrio periférico de Arnona.

El traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén era una promesa de campaña del presidente Trump y rompe con décadas de diplomacia estadounidense y de consenso internacional.

Screenshot_2

Fuente: AFP

Para más información suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente informado

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, comprometió este miércoles el papel de Washington como mediador de paz, al reconocer a Jesuralén como capital de Israel y ordenar el traslado de la embajada de su país hacia esa ciudad.

Bajo la premisa de «apoyar una solución de dos Estados», el primer mandatario norteamericano convirtió a Estados Unidos en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, lo que supone un duro golpe para los palestinos, quienes reclaman ese territorio como la capital de su futuro Estado independiente.

«He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel. Otros presidentes prometieron hacerlo en su campaña electoral, pero nunca lo cumplieron. Hoy, yo lo cumplo. Esto no es nada más ni nada menos que un reconocimiento de la realidad. Es, además, lo correcto, algo que tiene que hacerse», dijo Trump.

Cabe recordar que en 1980 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamó a la comunidad internacional a retirar sus embajadas de Jerusalén, luego de la anexión israelí de la parte oriental de la urbe. Por esa razón ningún país tiene su legación en la Ciudad Santa.

Tras el anuncio realizado desde la Casa Blanca, las críticas de la Unión Europea (UE), Rusia, China y Turquía, no se hicieron esperar, al igual que el rechazo del gobierno de Jordania y el presidente palestino, Mahmud Abás, quienes acusaron a Trump de «violar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU».

Ante estas reacciones, el Jefe de Estado de EEUU prometió que esto no impedirá que las fronteras definitivas de Jerusalén puedan definirse mediante negociaciones de paz entre las partes involucradas.

«No estamos adoptando ninguna posición en ningún asunto sobre el estatus final (de las negociaciones), incluidas las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalén, o la resolución de las fronteras disputadas. Esas cuestiones deben resolverlas las partes implicadas. Estados Unidos apoyará una solución de dos Estados si eso es lo que acuerdan las dos partes», explicó.

No obstante, ordenó al Departamento de Estado que inicie los planes de construcción en Jerusalén de la embajada estadounidense, la cual funciona actualmente en Tel Aviv. Esta mudanza duraría, de acuerdo a fuentes de la Casa Blanca, unos tres o cuatro años.

«Cuando esté lista, nuestra nueva embajada será un magnífico tributo a la paz», expresó el polémico Jefe de Gobierno de EEUU. Poco después, el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Rex Tillerson, confirmó mediante un comunicado que el Departamento de Estado comenzará «inmediatamente» el proceso.

Finalmente, Trump llamó a «mantener el statu quo» en los «lugares sagrados de Jerusalén», como el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas, luego de que se generaran protestas y temores de violencia en el Oriente Medio tras su anuncio. «Pido calma y moderación», concluyó.