El estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Carrasco en Montevideo, Uruguay, se convirtió en un autocine este fin de semana debido a la falta de vuelos ocasionada por la pandemia de covid-19.

Le puede interesar: HBO donará 1 millón de dólares a la lucha contra la pandemia

“Hasta ahora veíamos por la tele, en las películas, esto de venir a ver cine con el auto, y nos gustó mucho”, expresó una de las espectadoras quien tuvo la oportunidad de asistir este sábado por la noche a la primera función.

La película encargada a estrenar este autocine fue la cinta infantil, Sonic, la película, por lo que gran parte del público fueron niños.

Uruguay anunció este jueves que los alumnos volverán a las clases presenciales a partir del mes de junio siguiendo un calendario de tres etapas y con asistencia voluntaria, según informó el presidente, Luis Lacalle Pou.

Lea también: Brasil sobrepasó los 20 mil fallecidos por covid-19

El mandatario aseguró que la decisión está aprobada por científicos uruguayos “que elaboraron un protocolo que fue discutido” para evaluar la factibilidad del plan.

Las clases en la nación sureña fueron suspendidas en la modalidad presencial desde el pasado 13 de marzo, tras la detección de los primeros casos de covid-19 en la nación. Sin embargo, el Ministerio de Salud contabiliza 749 casos positivos hasta la fecha y 20 fallecidos, por lo que consideran que el riesgo está contenido.

En ese contexto, el 1 de junio volverán a las aulas los estudiantes de escuelas rurales en todo el país, salvo Montevideo. A partir de esa fecha, el resto de la nación volverá a progresivamente a las aulas en diferentes etapas.

Jorge Arreaza desmintió haber recibido algún tipo de requerimientos de vuelos por parte del gobierno de Uruguay para repatriar a sus connacionales, tras el brote de coronavirus que existe no solo en Venezuela, sino en el mundo.

Lea también: Régimen solicitó permiso a EEUU para repatriar a venezolanos

“Varios países han enviado vuelos a Venezuela para repatriar a sus nacionales. Se han hecho sin ninguna dificultad y con todas las garantías sanitarias. De Uruguay no hemos recibido ninguna solicitud de vuelo”, manifestó Arreaza.

Con anterioridad, el canciller uruguayo, Ernesto Travis, había expresado que el gobierno de Uruguay se encuentra trabajando para llevarse a sus connacionales de Venezuela, por lo que destacó que ha sido imposible.

“La verdad es que no estamos solos porque ningún país ha logrado enviar un vuelo humanitario a Venezuela y traer a su gente”, expresó Travis.

Un vuelo humanitario llegará a Uruguay próximamente, debido a que 128 pasajeros del crucero australiano, Greg Mortimer, dieron positivo para el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2.

Seis de estos pasajeros se encuentran internados en el país sudamericano.

No obstante, el canciller uruguayo, Ernesto Talvi, aseguró que aquellas personas que se encuentran en estado grave de salud se les prestará atención, pero los demás individuos permanecerán en el barco. “Es posible que hoy tengamos que bajar a dos pasajeros más que su estado de salud se deterioró y van a requerir hospitalización en Montevideo”, dijo.

En el crucero no solo hay australianos, sino también neocelandeses.

Talvi, a través de su cuenta en Twitter aseguró que luego de varias negociaciones, el gobierno de Australia enviaría un avión humanitario.

“Tras intensas conversaciones y estrechísima cooperación con el Gobierno australiano, Uruguay autorizó el aterrizaje y despegue de un Vuelo Humanitario el 9 de abril. Un avión de evacuación médica repatriará australianos y neozelandeses del Greg Mortimer”, publicó.

Al menos 80 personas que están dentro de un crucero australiano en aguas uruguayas, se encuentran contagiadas de la Covid-19, así lo dio a conocer la empresa que dirige el buque.

Lea también: Crucero “Coral Princess” atracó en Miami tras larga travesía por la COVID-19

“De los 126 resultados que se han procesado hasta la fecha de casos sospechosos: 81″ informó la empresa australiana Aurora Expedition; Sin embargo, expresaron que tienen 90 resultados por confirmar en las próximas 24 horas.

El gobierno de Uruguay dio la orden de que podían desembarcar al menos seis pacientes con riesgo de muerte, pero el resto de los pasajeros y la tripulación continúan anclados a 20 kilómetros del puerto de Montevideo desde hace de 10 días.

crucero

Foto: AFP

“Sabemos que hay un porcentaje relativamente elevado de personas infectadas pero solamente seis requirieron ser trasladadas a hospitales de Montevideo porque corrían riesgo de vida”, manifestó el canciller uruguayo, Ernesto Talvi.

El alto funcionario de Uruguay informó que la posibilidad de abrir un “canal humanitario” para estos pasajeros, que le permitan abordar un avión rumbo a Australia “de la manera más rápida posible”.

El Sistema Nacional de Emergencias, confirmó dos nuevos fallecimientos por coronavirus en Uruguay, llegando a un total de cuatro víctimas fatales en la nación.

Lea también: 85,40% de los venezolanos no tienen ahorros para afrontar la pandemia de coronavirus

Una de las personas que murió era una mujer de 66 años que se encontraba hospitalizada en el área de cuidados intensivos y falleció en horas de la madrugada en Montevideo. Además, ya padecía otras patologías.

El otro caso era un paciente de 65 años con afecciones crónicas preexistentes.

Wilder Delgado (@WilderDelgado14) – Cómo olvidar aquel 31 de marzo de 2004, día en el que una selección venezolana considerada “La Cenicienta” de Sudamérica, goleó, humilló y embriagó a Uruguay en el mítico estadio Centenario de Montevideo, rompiendo las barreras para empezar lo que conocemos como el Boom Vinotinto.

Lea también: Ajax cancelará contrato de Nouri, tras despertar del coma

Muchos fanáticos del fútbol y de la selección recuerdan aún ese momento, en el que millones gritamos los goles de Gaby Urdaneta, Héctor “Turbo” González y Juan Arango. Ese día, cambiamos las lágrimas de tristeza y dolor tras cada derrota, por lágrimas de alegría y orgullo, saboreando lo que venía posteriormente en una era que será recordada como una de las más exquisitas, bajo la tutela del doctor Richard Páez Monzón.

En lo particular, aún recuerdo ese 31 de marzo de 2004 cómo si fuera ayer; tenía 16 años recién cumplidos y cursaba cuarto año de bachillerato en el Colegio San Agustín. Mis padres no se atrevían a hablarme cuando la selección jugaba, y es que cada vez que sonaba el pitazo inicial y el narrador en RCTV anunciaba el comienzo de los 90 minutos más hermosos del mundo, mi mente se trasladaba a ese lugar y mi corazón latía por ese sentimiento nacional.

Pero esa noche, mi corazón latió más de lo normal, y es que Venezuela jugó el partido de su vida, el mejor que he visto todos estos años. Cuando Gaby Urdaneta sacó ese zurdazo que no pudo atrapar Munúa, el arquero uruguayo, salté y grite de la emoción porque en el fondo sabía que ganaríamos ese partido, aunque confieso que no creía que fuera por goleada.

El Centenariazo: La otra cara de la moneda - TLT

Ya en el segundo tiempo ingresó el “Turbo” -ese jugador que siempre le ponía un extra cada vez que pisaba el césped y vestía la camisa vinotinto- y se mandó una galopada al mejor estilo de Usain Bolt en los 100 metros planos para empujar el balón al fondo de las redes, tras un pase de Alexander “Pequeño” Rondón, 0-2 y el grito fue más estruendoso.

La Vinotinto estaba derrotando a Uruguay, dos veces campeona del mundo, en el Centenario, algo que muy pocas selecciones habían logrado. Ya sobre el final, la leyenda Juan Arango anotó de derecha y sentenció la goleada.

Esta victoria fue catalogada en el país como el mayor triunfo de una selección venezolana de fútbol en la historia, y en Uruguay esa derrota la tildaron de humillante y vergonzosa. Recuerdo, que al día siguiente los rotativos uruguayos no hallaban dónde meter los titulares, porque una noche antes abrían sus portadas diciendo que Uruguay se enfrentaba a una selección que no existe.

Lea también: MLB perderá 2 billones de dólares, según revista de finanzas

Después de esa victoria ratifiqué mi deseo de ser periodista deportivo y poder cubrir un día a la selección de mis amores, algo que poco a poco se ha ido materializando.

Años después pude leer el libro “La Vinotinto de Richard Páez” y allí se plasmó aquel momento glorioso para la Vinotinto y como el factor psicológico influyó para que los jugadores no hicieran caso a la prensa y salieran a comerse la cancha y al rival.

No sé que pensarán los demás, pero para mí, esta es y seguirá siendo la victoria más importante de la selección, más allá del cuarto lugar en la Copa América Argentina 2011.

La presidencia uruguaya registró el primer fallecido por coronavirus (Covid-19) en el país. Se trata del exministro de la Corte Electoral, Rodolfo González Rissotto, quien tenía 71 años.

Ante ello, las autoridades sanitarias aseguran que en los próximos 15 días serán claves para combatir la pandemia, asimismo, hicieron un llamado a los ciudadanos a quedarse en casa.

Lea también: Uruguay se suma a la lista de países con casos de coronavirus

Tras la llegada del Covid-19 a Uruguay el pasado 13 de marzo la cifra de infectados elevó y ya llegan a 309.

El gobierno del presidente, Luis Lacalle Pou, se ha visto tan afectado que llevó a cabo una seria de medidas, entre ellas, la restricción de la circulación, así como el recorte por dos meses en los salarios de los trabajadores públicos que recibían más de 1 mil 800 dólares al mes.

 

El Ministerio de Salud Pública uruguayo confirmó los cuatro primeros casos de coronavirus en ese país, llenando así la lista de países sudamericanos que cuentan con ciudadanos contagiados.

Lea también: Alcalde de Miami dio positivo en prueba de coronavirus

Se trata de dos individuos de Montevideo y otros dos de Salto, quienes llegaron de Milán entre el 3 y 6 de marzo. Los pacientes se encuentran estables y en sus domicilios, según el ente gubernamental.

El Sistema Nacional de Emergencias se reunió este viernes de emergencia.

El gobierno de Uruguay anunció que la nación suramericana abandona la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y retoma su participación en el Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR).

Uruguay sale de una organización política-ideológica

El canciller de esa nación, Ernesto Talvi, fue el encargado de dar el anuncio. “El Gobierno dispuso retirarse de la Unasur, que ya ha sido abandonado por la mayoría de los países (…) en los hechos, ha dejado de funcionar: ya no cuenta con sede y carece de secretaría general operativa”, sostuvo.

Lea también: Fracción 16J espera resultados eficaces en la III Cumbre del TIAR

Agregó que el organismo regional perdió su función principal ya que se basaba en alineamientos político-ideológicos, principalmente del socialismo venezolano.

Por otra parte, se reafirmaron las intenciones de que Uruguay retorne al TIAR.