El juez de la corte federal de Hawái, Derrick Watson, , bloqueó la medida de prohibición de viaje para seis países de mayoría musulmana, pero se mantiene vigente su implementación para Corea del Norte y Venezuela.

El director y abogado de Refugee Freedom Program (RFP), Julio Henríquez, indicó que este decreto solo afecta a ciertos funcionarios públicos del gobierno venezolano y a sus familiares inmediatos. En particular, afecta directamente a funcionarios -y sus familiares- de instituciones públicas venezolanas como el SEBIN, SAIME, CICPC, Cancillería y el Ministerio de Interior, Justicia y Paz.

Henríquez afirmó que se encontrará en el aeropuerto internacional de Miami, para asesorar a los ciudadanos venezolanos que no puedan ingresen al territorio norteamericano, ya que la medida de suspensión hace que cada venezolano con  visa de turista o negocio, sea sospechoso y enviado a interrogación adicional. Aunque no significa que se les negará a todos la entrada.

El director de RFP añadió que esta medida pudiera afectar a quienes piensan solicitar asilo, ya que si esta persona ingresó al país norteamericano como turista y luego solicita asilo, las autoridades pueden determinar que esa persona le mintió al agente migratorio.

Julio Henríquez recomendó a los viajeros venezolanos que se comuniquen con RFP, ante cualquier irregularidad que se presente en la aduana. Este tipo de medidas permitirá determinar hasta donde puede afectar el veto migratorio implementado por la administración de Trump.

 

Información de Refugee Freedom Program

 

 

[adrotate banner=»19″]

El presidente de EE.UU., Donald Trump, reemplazó su polémico veto migratorio a seis países de mayoría musulmana, que expiró este domingo, con un decreto que impone restricciones a ocho naciones, entre ellas Venezuela.

«Venezuela ha adoptado varios de los estándares del Departamento de Seguridad Nacional, pero el gobierno no coopera en verificar si sus ciudadanos representan amenazas de seguridad nacional o de seguridad pública; no comparte adecuadamente información relacionada con la seguridad pública y el terrorismo», dice la declaración publicada por la Casa Blanca.

Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad, Corea del Norte y Venezuela, son los integrantes de este veto, así lo señaló Trump en una proclamación presidencial que, según la Casa Blanca, tiene la misma fuerza de un orden ejecutiva y entrará en vigor el próximo 18 de octubre.

«Hacer que EE.UU. sea seguro es mi prioridad número uno. No admitiremos en nuestro país a aquellos que no podemos chequear de forma segura», advirtió el primer mandatario norteamericano.

La proclamación pretende «mejorar las capacidades y procesos de vigilancia para detectar el intento de entrada a Estados Unidos de terroristas u otras amenazas a la seguridad pública».

Los nuevos impedimentos se basan en una revisión mundial en función de la información sobre seguridad que los diferentes países comparten con EEUU, y no en criterios de religión o raza, indicaron altos funcionarios del Gobierno en rueda de prensa telefónica.

Venezuela está incluida porque «su Gobierno no coopera en verificar si sus ciudadanos representan amenazas para la seguridad nacional o la seguridad pública», según la orden emitida por  Donald Trump.

¿Cómo y a quiénes a afecta?

La orden indica que se suspende la entrada a EE.UU. de «ciertos funcionarios del gobierno venezolano que son responsables de las deficiencias identificadas»

Se trata de «funcionarios de los organismos gubernamentales de Venezuela que participan en los procedimientos de investigación y selección (para visas)». Estos son, según la Casa Blanca:

– Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz

– Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería

– Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas

– Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional

– Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

La medida también afecta a los «familiares directos»de estos funcionarios.

Se detalla que se aplica a aquellos funcionarios y familiares que tengan visas de negocios (B-1), de turismo (B-2) y de negocios/turismo (B-1/B-2).

La declaración agrega que otros «nacionales de Venezuela que tengan visa (a EE.UU.) deben ser sujetos de medidas adicionales apropiadas para asegurar que la información de los viajeros se mantenga actualizada»

Pero no da más detalles.

Información de EFE y BBC Mundo

[adrotate banner=»19″]

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, substituirá su veto migratorio a seis países de mayoría musulmana, con restricciones que afectarían un mayor número de naciones. En lugar de prohibir el viaje a la nueva lista de países. El gobierno de Trump establecerá restricciones que cambiarán según el país.

Con esta modificación las autoridades tendrán en cuenta factores, como la cooperación con Estados Unidos o la amenaza que representa cada país.

Asimismo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), elaboró una lista de 17 países afectados por las nuevas directrices, que no cumplían con requisitos como informar a EE UU de la presencia de terroristas conocidos o emitir pasaportes fiables.

Ante la posible inclusión en esa lista, algunos países efectuaron cambios para cumplir con las exigencias norteamericanas, lo que rebajó a la mitad el número de naciones.

“La administración de Trump se asegurará, que sólo admitimos a aquellos que pueden ser escrutados de forma apropiada y no sean una amenaza a la seguridad nacional, o la seguridad pública», señaló una portavoz de la Casa Blanca.

Se prevé que el gobierno anuncie las nuevas reglas antes del domingo 23 de septiembre, día que vence la vigencia del veto migratorio.

El primer mandatario estadounidense proclamó una primera versión del veto migratorio en enero, El cual sustituyó en marzo, para restringirlo ante los continuos reveses judiciales, el segundo decreto dejaba fuera a los ciudadanos de Irak y modificaba la provisión sobre los refugiados sirios, al prohibir la entrada al país durante 120 días y no de manera indefinida, como establecía el veto original.

 

Información de EFE

 

[adrotate banner=»19″]

EFE.- La prohibición de emisión de visados para seis países de mayoría musulmana y la suspensión del programa de refugiados, que iba a entrar en vigor hoy, han sido desactivas por dos jueces federales, pese a que la Casa Blanca aseguró hoy que pasará a la ofensiva en los tribunales «pronto».

Los planes de poner en marcha el 16 de marzo una orden ejecutiva revisada para prohibir la entrada de personas de Libia, Somalia, Sudán, Yemen, Irán y Siria durante 90 días y de suspender el programa de refugiados durante 120 días han quedado frustrados por la intervención de dos jueces federales.EFE

La Justicia de Estados Unidos no dejó que el nuevo veto migratorio del presidente, Donald Trump, entrase en vigor y lo bloqueó provocando una airada reacción del mandatario que prometió llevar la batalla legal hasta el Tribunal Supremo y salir victorioso en última instancia.

La Justicia de Estados Unidos no dejó que el nuevo veto migratorio del presidente, Donald Trump, entrase hoy en vigor y lo bloqueó este miércoles provocando una airada reacción del mandatario que prometió llevar la batalla legal hasta el Tribunal Supremo y salir victorioso en última instancia.

Tal y como lo hizo con el primer veto el juez federal de Seattle (estado de Washington) James Robart a principios de febrero, este miércoles fue su colega de Honolulu (Hawai) Derrick Watson quien propinó un severo revés al Gobierno de Trump.

A instancias del estado de Hawai, controlado por los demócratas, Watson consideró que la entrada en vigor del nuevo veto migratorio podía ocasionar un daño irreparable a los afectados (ciudadanos de seis países de mayoría musulmana y refugiados), lo que justificaba su suspensión temporal.

Trump había introducido algunos cambios en la medida para evitar precisamente el escrutinio judicial, aunque luego insinuó que la estrategia de presentar un veto revisado, o como él dijo, «aguado», no fue su opción predilecta.

El presidente apareció en un mitin en Nashville (Tennessee) poco después de darse a conocer el fallo de Watson y consideró que la decisión fue un «exceso judicial sin precedentes» con motivaciones políticas.