La expsicóloga de la selección de fútbol femenino, Alejandra Blasco, denunció a través de twitter “maltratos y acoso” por ser lesbiana durante su trayectoria con el combinado venezolano.

Lea también: Con las eliminatorias en la mira, César Farías exige a gobierno boliviano el reinicio del fútbol

Blasco señaló a el exdirigente panameño de la oncena venezolana, Kenneth Zseremeta, como la principal figura en rechazar su condición.

“Mientras yo pensaba que avanzaba empecé a encontrarme con gente ignorante que activamente intentaba detener mi trabajo como psicóloga dentro de la Federación. Esa persona se llama Kenneth Zseremeta”, resaltó Blasco.

Además, señaló que “era tanta su homofobia que llegó a decir yo era una enferma y que tenía conductas sexuales inapropiadas con las jugadores. Nunca pasó a más porque jamás tuvo pruebas. Toda acusación siempre fue falsa”.

Algunos jugadores de la selección nacional de Venezuela regresaron a los entrenamientos con sus respectivos clubes europeos luego del parón obligatorio por la pandemia de Covid-19, marcando así el inicio de un posible regreso de las competencias.

Lea también: Salomón Rondón: “Esta podría ser mi última oportunidad para ir a un Mundial”

Tomás Rincón, Darwin Machís, Roberto Rosales, Juanpi Añor, Mikel Villanueva y Nahuel Ferraresi fueron algunos de los guerreros vinotinto que publicaron fotografías de los entrenamientos en las redes sociales.

Por su parte, jugadores como Sergio Córdova y Enrique Peña Zauner ya tienen varias semanas en entrenamiento, como medida de la pronta inauguración de la Bundesliga.

El delantero venezolano y máximo artillero de la selección nacional, Salomón Rondón, continúa firme en sus deseos para conseguir la clasificación al Mundial Qatar 2022 y lograr así la hazaña histórica de llevar a Venezuela a la cita más importante del deporte rey.

Lea también: Leo Jiménez: “Richard Páez y César Farías cambiaron el fútbol”

A pesar de esto, la edad es un punto en contra para sus deseos, por lo que durante una entrevista para el diario Meridiano alegó que esta podría ser su última oportunidad para clasificar a un mundial, viendo la evolución que ha tenido el fútbol venezolano en los últimos años, por lo que resaltó sus deseos para poder alcanzar este objetivo.

“La galaxia de jugadores de la Vinotinto en extranjero ha crecido y eso es genial, porque el fútbol crece en Venezuela. Por ejemplo, este puede ser mi último pre-mundial, por eso seguimos en el crecimiento. Esta oportunidad de ir a Qatar 2022, yo la voy a aprovechar al máximo” destacó.

El exfutbolista venezolano, Leo Jiménez, conversó con nuestro corresponsal deportivo Wilder Delgado sobre su vida deportiva, destacando la labor que realizó tanto en los clubes como en la selección nacional najo la dirección de Richard Páez.

Lea también: Liga Futve rechazó suspensión de la temporada de fútbol por parte de la FVF

Jiménez resaltó el apoyo que recibió la vinotinto durante la dirección de Páez, motivado también a los triunfos que obtuvo durante esos años, marcando un paso importante en la historia del fútbol venezolano.

“Que a la selección le dieran su propio vuelo chárter fue un punto anímico muy importante, pues nos mostró el apoyo que estábamos recibiendo en ese momento, recuerdo que en Uruguay nos decían que en ese avión nos íbamos a llevar todos los goles que íbamos a recibir, y grandiosamente logramos ese histórico 3-0”, expresó.

Asimismo sostuvo que el proceso realizado por César Farías tanto en la selección mayor como en los juveniles marcó un gran avance en el balompié nacional, debido a que aumentó el roce internacional y mejoró las cualidades deportivas de los jóvenes.

En el ámbito personal, Leo Jiménez sostuvo que nunca pensó tener un cargo como entrenador de un equipo de fútbol, tal y como se desempeña actualmente en Estados Unidos, alegando que se identifica mucho en la idea deportiva de Páez para dominar el juego.

“Uno como jugador nunca tiene como objetivo ser entrenador, siempre estás centrado en tener un buen desempeño. Ese gusto por ser entrenador siempre ocurre en los últimos años antes de tu retiro, teniendo el deseo de permanecer en las canchas”, destacó.

El futbolista venezolano Héctor “Turbo” González, expresó este miércoles durante un live de Instagram con nuestro corresponsal deportivo Wilder Delgado que su carrera ha sido bastante positiva, especialmente sus años dentro de la selección vinotinto bajo la conducción de Richard Páez.

Lea también: Alejandro “Lobo” Guerra reveló el motivo que lo alejó de la Copa América 2011

“Para un futbolista era muy complicado llegar a la selección de mayores sin haber formado parte de las inferiores, pero esos ocho años en el grupo de Richard fueron los más grandes de mi carrera. Creo que Richard Páez le cambió totalmente la cara al fútbol de nuestro país”, expresó.

El otrora defensor, que ahora dirige las categorías inferiores del AEK Larnaca de Chipre, detalló que su carrera fue bastante fructífera, especialmente sus primeros años jugando en la Superliga Argentina, desempeño que le permitió abrirse espacio al viejo continente para jugar en clubes de Bulgaria y Chipre.

“Mi carrera fue bastante buena, creo que lo único que me faltó fue participar en un Mundial, pues logré cumplir cada uno de los sueños que desea un jugador”, concluyó.

El mediocampista venezolano, Alejandro “Lobo” Guerra, señaló al programa Drink Team, que su salida del Deportivo Anzoátegui a Mineros de Guayana pudo haber sido el detonante para que el otrora seleccionador nacional, César Farías, lo dejara fuera de la convocatoria a la Copa América Argentina 2011.

Lea también: PSG realizó donativo de 100.000 euros para combatir el coronavirus

“En ese tiempo yo estaba concentrado en la selección de Venezuela en Dallas, que se estaba preparando para ir a la Copa América y yo salí de Anzoátegui para ir con la selección, ya yo había firmado contrato con Mineros, pero nadie sabía. Digamos que se dio una salida que al cuerpo técnico y a la directiva no les gustó. No sé, pero parece que a César le cayó mal y me llamó para hablarme sobre el tema”, expresó el jugador vinotinto.

Jesús Berardinelli, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), aclaró que se buscará la manera de cancelar el dinero que se debe a parte del plantel sub 20 con motivo del subcampeonato del Mundial de Corea 2017.

Lea también: FVF aún debe dinero al plantel sub-20 que disputó el Mundial de 2017

Luego de la carta que circuló este jueves de parte de los jugadores, en donde se reclama la cancelación de casi $35.000 por razón de premiación, Berardinelli aseguró que “estamos conscientes de que hay ese dinero, pero el mismo no lo hemos podido sacar para cumplirles por las mismas sanciones; sin embargo, puedo decir que, pese al bloqueo al que está sujeto Bandes, FVF reconocerá esa deuda con los jugadores. Buscaremos pagarlo con otros fondos que ingresen por medio del patrocinio”.

Según el presidente, el dinero fue depositado por la administración de Maduro en el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) en Uruguay, y que el dinero podía cobrarse siempre y cuando los beneficiarios abrieran una cuenta en el propio banco: “Si abrían una cuenta en esa misma entidad, podían cobrar antes de que EE UU, la sancionara cuestión que la mayoría de los jugadores no hizo (…) Hay otros ejemplos como los de su Director Técnico, Rafael Dudamel, y el cuerpo técnico que sí los cobraron, ya que hicieron el trámite. Otro jugador logró cobrar 20 mil dólares y luego le bloquearon la cuenta”.

Mediante una carta enviada a Jesús Berardinelli, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), los jugadores que quedaron subcampeones con la Vinotinto Sub-20 en el Mundial de Corea del Sur 2017 exigieron el pago correspondiente a una suma asignada por el Ejecutivo nacional con motivo de premiación por el el logro sin precedentes.

Lea también: José Mourinho colabora con comunidades en medio del Covid-19

“Es notorio que han transcurrido tres años de aquella celebración y, quienes sudamos la camiseta en la cancha, aún no hemos obtenido el pago de los premios que ganamos de forma lícita, transparente y honrada. Un total de $34.979,81 para cada jugador, pactados en condición de premiación con los recursos que el Estado venezolano otorgó al ente (FVF), cuando usted (Berardinelli) se desempeñaba como Vicepresidente y Director de Finanzas” reza parte de la misiva.

Los jugadores aseguran en la carta, que se les dijo que los fondos fueron depositados en una cuenta de la FVF en el BANDES y que “producto de una sanción sobre ese banco” no se había podido movilizar el dinero, asunto que es falso, ya que “las sanciones impuestas a este banco fueron en marzo de 2019, dos años antes de nuestra participación en el Mundial (…) Sabemos que existen un grupo de miembros del equipo, entre ellos dirigentes federativos, que sí pudieron cobrar sus honorarios“.

Wilder Delgado (@WilderDelgado14) – Cómo olvidar aquel 31 de marzo de 2004, día en el que una selección venezolana considerada “La Cenicienta” de Sudamérica, goleó, humilló y embriagó a Uruguay en el mítico estadio Centenario de Montevideo, rompiendo las barreras para empezar lo que conocemos como el Boom Vinotinto.

Lea también: Ajax cancelará contrato de Nouri, tras despertar del coma

Muchos fanáticos del fútbol y de la selección recuerdan aún ese momento, en el que millones gritamos los goles de Gaby Urdaneta, Héctor “Turbo” González y Juan Arango. Ese día, cambiamos las lágrimas de tristeza y dolor tras cada derrota, por lágrimas de alegría y orgullo, saboreando lo que venía posteriormente en una era que será recordada como una de las más exquisitas, bajo la tutela del doctor Richard Páez Monzón.

En lo particular, aún recuerdo ese 31 de marzo de 2004 cómo si fuera ayer; tenía 16 años recién cumplidos y cursaba cuarto año de bachillerato en el Colegio San Agustín. Mis padres no se atrevían a hablarme cuando la selección jugaba, y es que cada vez que sonaba el pitazo inicial y el narrador en RCTV anunciaba el comienzo de los 90 minutos más hermosos del mundo, mi mente se trasladaba a ese lugar y mi corazón latía por ese sentimiento nacional.

Pero esa noche, mi corazón latió más de lo normal, y es que Venezuela jugó el partido de su vida, el mejor que he visto todos estos años. Cuando Gaby Urdaneta sacó ese zurdazo que no pudo atrapar Munúa, el arquero uruguayo, salté y grite de la emoción porque en el fondo sabía que ganaríamos ese partido, aunque confieso que no creía que fuera por goleada.

El Centenariazo: La otra cara de la moneda - TLT

Ya en el segundo tiempo ingresó el “Turbo” -ese jugador que siempre le ponía un extra cada vez que pisaba el césped y vestía la camisa vinotinto- y se mandó una galopada al mejor estilo de Usain Bolt en los 100 metros planos para empujar el balón al fondo de las redes, tras un pase de Alexander “Pequeño” Rondón, 0-2 y el grito fue más estruendoso.

La Vinotinto estaba derrotando a Uruguay, dos veces campeona del mundo, en el Centenario, algo que muy pocas selecciones habían logrado. Ya sobre el final, la leyenda Juan Arango anotó de derecha y sentenció la goleada.

Esta victoria fue catalogada en el país como el mayor triunfo de una selección venezolana de fútbol en la historia, y en Uruguay esa derrota la tildaron de humillante y vergonzosa. Recuerdo, que al día siguiente los rotativos uruguayos no hallaban dónde meter los titulares, porque una noche antes abrían sus portadas diciendo que Uruguay se enfrentaba a una selección que no existe.

Lea también: MLB perderá 2 billones de dólares, según revista de finanzas

Después de esa victoria ratifiqué mi deseo de ser periodista deportivo y poder cubrir un día a la selección de mis amores, algo que poco a poco se ha ido materializando.

Años después pude leer el libro “La Vinotinto de Richard Páez” y allí se plasmó aquel momento glorioso para la Vinotinto y como el factor psicológico influyó para que los jugadores no hicieran caso a la prensa y salieran a comerse la cancha y al rival.

No sé que pensarán los demás, pero para mí, esta es y seguirá siendo la victoria más importante de la selección, más allá del cuarto lugar en la Copa América Argentina 2011.