Reino Unido y la Unión Europea sancionaron este jueves a personas vinculadas a la administración de Vladimir Putin por el envenenamiento con Novichok del opositor político, Alexei Navalny, confirmado por Alemania.

A estas acusaciones, Moscú negó todo al respecto y calificó como «deliberada y hostil» los señalamientos.

Las personas sancionadas fueron el jefe de dirección de política presidencial, Andrei Yarin, el jefe de gabinete adjunto de Putin, Sergei Kiriyenko, el enviado de Rusia a Siberia, Sergei Menyaylo, el director del servicio federal de Seguridad, Alexander Bortnikov, dos viceministros de defensa.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció este miércoles que su segunda vacuna contra el covid-19 ya se registró y se encuentra en las fases finales de los ensayos clínicos. «El laboratorio Vektor en Siberia, ha registrado la segunda vacuna contra el coronavirus hoy, llamada EpiVacCorona”, dijo.

Según la viceprimera ministra de Salud, Tatiana Gólikova, este nuevo antídoto tiene «un nivel de seguridad suficientemente alto», pero su etapa final contará con 40 mil voluntarios para dar el visto bueno de manera colectiva.

En agosto, la administración de Putin anunció su primera vacuna, la Sputnik V, que fue la primera que se registró durante la competencia contrarreloj de la infección respiratoria que actualmente ha dejado a más de 35 millones de infectados en todo el mundo.

La periodista rusa, Irina Slavina, se autoinmoló este viernes prendiéndose en fuego al frente del Ministerio del Interior de la ciudad Nizhny Novgorod, en forma de protesta en contra de la administración de Vladimir Putin.

Slavina era editora en jefe del medio de noticias KozaPress. Horas antes de su muerte, dejó un mensaje en su cuenta de Facebook. «Les pido que culpen a la Federación Rusa por mi muerte», dijo.

La periodista tenía 47 años. Días antes, los funcionarios de seguridad de Rusia allanaron su residencia el pasado jueves por estar involucrada en un caso penal y una supuesta participación en la organización prodemocracia Rusia Abierta. Esta institución fue fundada por Mikhail Khodorkovsky, uno de los hombres más ricos de ese país y también opositor a Putin. Sin embargo, fue apresado por 10 años y luego logró el exilio en Londres.

Por está razón, Slavina fue citada como testigo en el caso. La policía buscó alguna prueba que la vinculara con Khodorkovsky, pero aseguró que no tenía nada. “Pero se llevaron lo que encontraron: todas las unidades flash, mi computadora portátil, la computadora portátil de mi hija, la computadora, los teléfonos, no solo la mía, sino también la de mi esposo, un montón de mis cuadernos en los que escribí durante las conferencias de prensa. Me quedo sin los medios de producción», manifestó.

La versión de las autoridades es que el suicidio y el allanamiento no tienen nada que ver y explicaron que se iba a realizar un examen psicológico póstumo. “Ella era una testigo y no era sospechosa ni imputada en el marco de la investigación del caso penal, en el cual se llevaron a cabo las acciones investigativas señaladas».

Alexéi Navalni, líder opositor ruso, acusó al presidente de ese país, Vladimir Putin, de ser el responsable de su envenenamiento, esto según una entrevista publicada por «Der Spiegel».

«Sostengo que detrás de los hechos está Putin y no tengo otras versiones de lo ocurrido», dijo Nalvani.

El opositor explicó que un vaso de Novichok, agente nervioso utilizado en su contra, es suficiente para envenenar a los pasajeros de una estación de metro.

Le puede interesar: #Mundo | Navalni fue dado de alta y es «posible» una rehabilitación completa

«Si no fue él, todo sería aún más grave. Un vaso de Novichok es suficiente para envenenar a todos los pasajeros de una estación de metro grande de Berlín. Si el acceso a este agente de guerra no está en la mano de tres personas, sino de treinta, sería una amenaza global», argumentó.

Alexéi Nalvani aseguró no darle a Putin «el regalo de no regresar a Rusia».

«No regresar significaría que Putin logró su objetivo. Y mi tarea ahora es seguir siendo el tipo que no tiene miedo. ¡Y no tengo miedo!», dijo.

Los presidentes de Francia (Emmanuel Macron), Estados Unidos (Donald Trump) y Rusia (Vladimir Putin) pidieron este jueves de manera conjunta que se realice un “inmediato” cese al fuego en Karabaj.

Lea también: #Mundo | Bailarina venezolana ganó primer lugar en challenge «Pa’ que goce»

La zona es actualmente un enclave separatista armenio en territorio de Azerbaiyán, que se ha convertido en escenario de violentos combates entre ambas naciones desde el domingo.

«Pedimos un cese inmediato de las hostilidades» expresaron los mandatarios en una declaración emitida por la presidencia francesa. De igual manera, instaron al presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev y a su homólogo armenio, Nikol Pashinian a «que se comprometan sin demora a reanudar las negociaciones».

Este domingo se registró una complicada situación entre Armenia y Azerbaiyán, en la que ambas naciones por poco entran a una guerra, luego de violentos combates que dejaron al menos 24 muertos en la región separatista de Nagorno Karabaj.

Lea también: #Mundo | OMS: Muertes por Covid-19 podrían llegar a los dos millones antes de la vacuna

Ante esta situación, varios de los países de la región han decidido unirse para acabar con el cese de hostilidades entre ambos países, esto con el fin de evitar mayores muertes.

Uno de estos fue el presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien llamó a acabar con estos enfrentamientos que se han convertido en los peores en esta zona en disputa desde 2016, cuando murieron 110 personas.

rusia

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, insistió igualmente a «cesar de inmediato los combates (…) y a regresar cuanto antes a negociaciones significativas».

Guterres destacó la intención de reunirse con el presidente azerbaiyano, Ilham Aliev, y el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan.

Uno de los últimos países en unirse a esta lucha para acabar con los entrenamientos fue Estados Unidos, quienes instaron a la realización de conversaciones para acabar con los problemas.

Foto: EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, le pidió al mandatario de Rusia, Vladimir Putin, aclarar todo lo sucedido con «intento de asesinato» hacia el opositor Alexei Navalny.

Lea también: #EEUU | Trump visitó California ante fuertes incendios

Además, expresó su preocupación «por el acto criminal» que ha recibido Navalny, luego de que Alemania afirmara que fue envenenado con un agente nervioso llamado Novichok. Por está razón, Macron ha sacado sus conclusiones a través de los análisis de otras naciones.

«Es necesaria una aclaración por parte de Rusia en el marco de una investigación creíble y transparente”, dijo a través de un comunicado y recordó que el uso de agentes nerviosos va en contra de los tratados internacionales.

macron

Emmanuel Macron, presidente de Francia

En una breve declaración, Angela Merkel, jefa del Gobierno alemán pidió, a Rusia, brindar explicaciones sobre el envenenamiento del líder opositor ruso, Alexei Navalni.

«Hay graves preguntas que sólo el Gobierno ruso puede y debe contestar», dijo Merkel.

La canciller también comunicó que el intento de asesinato de Navalni tendrá una «respuesta común adecuada».

Lea también: ¿Quién es Alexéi Navalny, el líder de la oposición rusa?

La gobernante calificó el envenenamiento como un «atentado contra los derechos y valores fundamentales».

Estudios de sangre, realizados, en Alemania, por laboratorios militares, determinaron que Alexei Navalni fue intoxicado con Novichok, un potente agente neurotóxico.

Le puede interesar: CNE de Ecuador no admite candidatura de Rafael Correa

El abogado, férreo opositor del presidente Vladimir Putin, presentó síntomas de envenamiento cuando viajaba, por avión, entre Siberia y Moscú.

Tras ser internado en un hospital de Omsk, se le trasladó hasta un centro asistencial de Berlín. Allí permanece recluido, en condición crítica.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, aseguró, este jueves, que su país podría enviar fuerzas de seguridad a Bielorrusia, en caso de ser necesario.

El primer mandatario ruso informó sobre esa posibilidad durante una entrevista con la televisión pública.

«Alexandr Grigórevich (patronímico del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko) me pidió formar un contingente de miembros de fuerzas del orden. Y lo hice. Pero acordamos también que éste no será utilizado mientras la situación no se descontrole», dijo Putin.

Le puede interesar: #Mundo | Por rebrote de Covid-19, Francia pone 21 departamentos en zona roja

El jefe de Estado admitió que su homólogo bielorruso le pidió ayuda, a raíz de las masivas protestas que estallaron el domingo, 9 de agosto, en rechazo a los resultados de las elecciones de ese día.

Según los datos oficiales, los comicios fueron ganados por Alexandr Lukashenko, a quien se le considera como el último dictador de Europa.

La canciller de Alemania, Angela Merkel instó a las autoridades rusas investigar acerca del presunto envenenamiento del líder opositor a Vladimir Putin, Alexei Navalny, tras conocerse que el político presentó rastros de sustancias venenosas en su cuerpo.

La diplomática aseguró: «los responsables deben ser identificados y llevados ante la justicia» y exigió transparencia en la pesquisa.

Lea también: #Perfil | ¿Quién es Alexéi Navalny, el líder de la oposición rusa?

Navalny se encuentra internado desde el pasado sábado en el hospital Charité, situado en Berlín, al que fue transportado desde la ciudad rusa Omsk, luego de sus médicos conseguir el permiso para ser llevado a Alemania.

Los funcionarios sanitarios indicaron este lunes que el estado del líder opositor es «reservado» y que la finalidad de la patología sigue siendo «incierta».

“El paciente está en una unidad de cuidados intensivos y aún está en coma inducido. Su salud es grave, pero actualmente no hay ningún peligro agudo para su vida”, expresó el centro médico en una misiva.