En un mundo donde la tecnología cada día crece más, son muchos los métodos que se han creado para facilitar las actividades necesarias de cada persona o consumidor.

Cuando hablamos de billeteras virtuales, nos referimos con exactitud a una nueva comodidad adaptada al ritmo de los avances tecnológicos y a la innovación.

 

Le puede interesar: #EspecialVPItv | El dopaje cerebral y sus grandes consecuencias

 

¿Qué se conoce como billeteras virtuales?

El Especialista en Computación y Tecnología, Gustavo Pérez, desde un punto de vista práctico, se refiere a una billetera virtual, electrónica o e-Wallet, como un programa informático, en el que podemos guardar dinero o asociar otros medios de pago, como tarjetas de débito y crédito, para poder efectuar y recibir pagos o transferencias a terceros, sea a distancia o en persona.

En pocas palabras, es un servicio de banca móvil o una aplicación móvil que permite a una parte, realizar transacciones electrónicas a otra parte, que intercambia unidades de moneda digital por bienes y servicios.

Esto puede incluir, la compra de artículos en línea con una computadora, o usar un teléfono inteligente para comprar algo en una tienda o página web.

 

Accesibilidad a una billetera electrónica

Para tener una billetera virtual, la persona solo debe buscar desde su equipo móvil alguna de las aplicaciones disponibles para “billeteras virtuales” y descargar la que más se adapte a sus necesidades, después deberá ingresar los datos requeridos junto a las instrucciones y así poder operar.

El usuario, podrá vincularla a su cuenta bancaria y tarjetas de créditos, aunque si no posee ninguna de las dos, también puede manejarla con los fondos que le transfieran desde otras billeteras electrónicas o desde cuentas bancarias.

¿Cómo escoger la billetera apropiada?

Al momento, de elegir integrar una billetera electrónica, es recomendable tener claro para qué lo necesitamos y cómo vamos a utilizarlo.

Preguntas como: ¿Necesitamos una billetera electrónica para recibir pagos nacionales o internacionales?, ¿Queremos cobrar a individuos o a empresas?, son quizás las iniciales y que pueden despejar dudas sobre qué e-wallet puede adaptarse mejor a la preferencia de los usuarios.

Pérez, quien actualmente se encuentra radicado en Madrid, España, considera que este tipo de sistemas, resultan prácticos «para una buena parte de la población en el mundo que no está bancarizada pero que si posee un dispositivo móvil». Ya que con ello, se pueden realizar múltiples operaciones financieras, aunque una persona no disponga de una cuenta en un banco.

En un orden de importancia, a la hora de elegir una billetera virtual, Pérez, asegura que la seguridad es lo primordial en estos sistemas, así como las facilidades que cada una pueda ofrecer.

Especialista en Computación y Tecnología, Gustavo Pérez.

«El principal riesgo está en el robo de credenciales de acceso a partir del phishing, malware entre otros tipos de ataques, que han evolucionado y cada vez se sofistican más, apuntando ahora a los dispositivos móviles que utilizamos día a día, a cada momento para múltiples transacciones», indicó.

Señaló, que existen infinidades de ofertas de billeteras electrónicas, como las locales de cada país o región con diversos servicios asociados. Entre las más globales, mencionó: Paypal, Samgung Pay, Google Pay, Apple Pay, entre otras, añadiendo que estas mencionadas, se «suman a servicios y funcionalidades como la conversión de dinero, envío de dinero a cualquier parte del mundo, alertas, entre otras», alegando que también son muchas las que ofrecen capacidad de pagar, enviar y recibir Kriptomonedas, como Bitcoins.

Billeteras virtuales en Venezuela

Para el Periodista venezolano, especializado en Telecomunicaciones, William Peña, son muchas las que operan en el país. Sin embargo, mencionó que este tipo de aplicaciones, pueden representar problemas en cuanto a la inmediatez y funcionabilidad. Uno de ellos, no ser plataformas directas, sino sistemas que se integran a los bancos y requieren obtener permisos de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), para poder operar. Es decir, el usuario debe enviar depósitos a esa plataforma y a partir de ahí, la persona realizaría el pago, impidiendo entonces que la transacción sea directa entre banco y banco.

Periodista especializado en Telecomunicaciones, William Peña.

Peña, considera que son sistemas «más engorrosos y complicados» cuando de seguridad e inmediatez se trata.

Mencionó a su vez, que en Venezuela no existe aún, una autorización legal para poder montar una plataforma que «pase bolívares a dólares».

Sobre la reciente aplicación llamada Shasta, aprobada por el Sudeban, para realizar transacciones en divisas, indicó que la misma maneja este tipo de condición de cobertura bancaria, y desde su punto de vista, puede representar un problema confiabilidad para sus usuarios. Resaltando también, que la aplicación se promociona con «realizar grandes transacciones»; algo que lo considera poco práctico para el venezolano común que necesita realizar pagos diarios o compras de montos menores en dólares.

 

¿Cómo se puede visualizar el futuro de las billeteras virtuales en Venezuela?

Peña, expresó que actualmente son muchas las personas que se encuentran trabajando en billeteras virtuales en el país, entre las más conocidas, mencionó Unipagos, Mpandco, Yeiipi, como quizás, las que mayor demanda tienen en el país.

Sin embargo, recalcó que el escenario de pagos en Venezuela es complejo, confesando que uno de los puntos más preocupantes, es que tras las sanciones impuestas en Venezuela, si «deciden sacar a Visa y Master» el sistema transaccional se anularía por completo en el país.

Por su parte, el economista egresado de la Universidad Central de Venezuela, Aarón Olmos, consideró que en un país «hiperinflacionario, dolarizado y donde obtener dinero en efectivo es muy difícil», el desarrollo de este tipo de aplicativos, es bueno.

Economista, Aarón Olmos.

No obstante, explicó que existe un porcentaje de la población que no tiene acceso a este tipo de plataformas, señalando la problemática de los servicios, como el soporte de internet o también que no todos los programas están adaptados a los diferentes tipos de móviles.

En los tiempos modernos el comercio ha cambiado, al igual que la forma en como almacenamos nuestro dinero. Las monedas digitales o «criptomonedas«, han sido una fuente de respaldo de los bienes de ciudadanos. Wallet

Este tipo de almacenaje necesita de una clave privada y de un software o dispositivo específico el cual es llamado cartera o ‘wallet’, el cual permite operar con la moneda y transferir fondos a otras personas, así como recibir dinero.

Funcionamiento de los wallet

Para poder operar con esta forma segura de tranzar con criptomonedas, se necesita de una clave privada, que será la identificación de la persona dentro de la base de datos. La clave nunca se hace pública y debe ser guardada con seguridad y respaldo. El sistema es un método criptográfico y se le llama «criptografía asimétrica».

El monedero cumple la función de proporcionar los medios a su poseedor para operar con las monedas a disposición.

Lea también: 65 años de la muerte de Albert Einstein, genio de la revolucionaria teoría de la relatividad

Existen varios tipos de wallet

Los diferentes tipos de wallet se diferencian en como se gestionan las claves privadas aunado a las necesidades de quien la utilice.

  • Por hardware

Son gestionadas por dispositivos que han sido fabricados para esta función. Son consideradas las más seguras y no están conectadas a internet salvo para operar con ellas lo que les confiere un extra de seguridad. Por estos motivos, suelen ser las más costosas y requieren de un desembolso inicial para su uso.

  • Físicas o de papel

No funcionan con algún tipo de software instalado, para su gestión solo necesitan los datos de la cuenta de forma manual. No tienen ningún dispositivo conectado. Tienen dificultades de operación que no lo hace ser sencillo para su uso. Están pensadas para almacenamiento a medio-largo plazo, así como usuarios avanzados.

Representación de un wallet

Representación de un wallet

  • De escritorio

Es la más usada y con más facilidades de uso para la persona común. Funcionan mediante un software que se instala en un equipo informático en el cual se alojan las claves privadas. Se puede operar directamente sobre el programa gestor que requiere de conexión online.

  • Móviles

Muy parecidas a las de escritorio, solo que en vez de contar con un dispositivo informático, cuenta con uno móvil, el cual pasa a cumplir dicha función tras instalarse el respectivo software. También son fáciles de usar.

  • Online

Se gestionan desde alguna plataforma de terceros, que son las que conservan la dirección privada y tienen control sobre ella. Permiten operar desde el lugar en línea del guardado de fondos y están siempre conectadas.

De todas, es la más sencilla de usar y para comenzar si la persona no conoce del mundo de las criptomonedas, aunque también tiene brechas de inseguridad, puesto que al estar permanente conectado existe riesgo de vulneración de datos o ‘hackeo’.

Lea también: Nike ofrece producto para fomentar cuidado del rostro en tiempos de coronavirus

Dentro de cada tipo de carteras existen muchas características que las hacen mas aptas o menos dependiendo del uso que se le pueda dar. También hay que tener en cuenta ciertas precauciones:

Wallet fría y caliente ¿Qué significa esto?

En el mundo de los criptoactivos, se ha escuchado los términos «frío y caliente» para describir un wallet o cartera, pero ¿Qué significado tiene esto y qué relación guarda al momento de almacenar o proteger nuestro dinero?

Según la forma y metodología de cómo opere un wallet y brinde seguridad a su poseedor, se le considerará fría o caliente.

Las carteras calientes o ‘hot wallets’ son las más inseguras y tienen vulneraciones de seguridad, por lo que no se recomienda su uso a personas que deseen manejar grandes cantidades de dinero ya que pueden ser víctimas de robos. Están conectadas a internet permanentemente.

Robo de datos de criptomonedas

Robo de datos de criptomonedas

Las carteras frías o ‘cold wallets’ son las que por su funcionamiento tienen un sistema cerrado de protección correcto de datos, es decir, la información y dinero de la persona que la tenga estará seguro de ladrones en la red. Se mantienen fuera de internet u offline hasta que la persona desee hacer una transacción.