#TrabajoEspecialVpitv | Baby Shark: ¿Cómo se popularizó el video más visto en la historia de YouTube?

Tras haberse convertido en el video más visto en la historia de YouTube, millones de personas se preguntan, ¿Cómo se originó esta canción y de qué manera se popularizó?…

 

Te puede interesar: #TrabajoEspecialVPItv | La Unión Europea y el problema migratorio

 

Con más de 7 millones de reproducciones, Baby Shark es hoy, un récord dentro de la plataforma estadounidense para compartir videos.

El tema infantil con una contagiosa melodía y baile, ha atrapado la atención de no solo niños, sino de adultos de todas las edades y hasta polémica ha llegado a desatar por haberse utilizado para otros fines…

Si sumamos en tiempo real el número de reproducciones, el video oficial de Baby Shark ha sido visto de forma continua por más de 30.100 veces.

 

Origen del tema infantil

Casi cuatro años demoró Baby Shark para llegar a la cima de la lista de YouTube. Sin embargo, la canción es mucho más vieja de lo que se imagina.

Se cree que se originó en los campamentos de verano de los años 70 en Estados Unidos. Aunque, una teoría afirma que fue inventada en 1975, cuando la película “Tiburón” de Steven Spielberg, se convirtió en un completo éxito alrededor del mundo.

 

Un hit musical adictivo

Ninguna de estas versiones mencionadas anteriormente tuvieron el éxito mundial como la interpretación que Pinkfong, la marca educativa y de entretenimiento infantil de Corea del Sur, publicó en 2015. El tema es cantado por la coreana-estadounidense Hope Segoine de 10 años de edad.

La adictiva melodía y los movimientos simulando la boca de un tiburón, causaron tanta exaltación, que muchas bandas locales comenzaron a incorporarlos en sus conciertos.

 

 

Baby Shark Challenge

Ante la pegajosa melodía, Pinkfong no demoró en lanzar un segundo video titulado “El baile de Baby Shark”, donde dos niños aparecen con una rutina de baile básica pero muy atractiva.

Este videoclip inspiró el famoso #BabySharkChallenge atrapando la atención de millones de niños alrededor del mundo, cuyo apetito por la repetición, ayudó sin duda a que la canción se convirtiera en uno de los videos más vistos.

En una entrevista para BBC, el director de marketing de Pinkfong, Jamie Oh, mencionó que las canciones de cuna “siempre han sido más bien lentas, tiernas, para ayudar a los niños a conciliar el sueño”, algo muy diferente a lo que transmite Baby Shark.

Un tema infantil en otros escenarios

Ante el auge mundial causado del tema infantil, diferentes escenarios relacionados a la canción se comenzaron a presentar.

La empresa matriz de Pinkfong, fue demandada el año pasado por el compositor de canciones para niños, Jonathan Wright, quien había grabado un arreglo similar de Baby Shark en 2011 y aseguraba que posee los derechos de autor de la interpretación.

El caso aún está siendo evaluado por la Comisión de Derechos de Autor de Corea.

Otro escenario y centro de controversia, fue en una sede de prisión ubicada en Oklahoma, EEUU. El pasado mes de octubre, tres trabajadores fueron acusados de usar esta canción mientras castigaban a los reclusos.

Sin embargo, el tema ha sido empleado también en escenarios positivos. Un ejemplo de ello, fue cuando la ciudadana identificada como Eliane Jabbour, terminó rodeada de personas en una manifestación el mes pasado en el Líbano, contra el gobierno de ese país y su preocupación aumentaba al pensar que su hijo de tan solo 15 meses despertara de una siesta en el auto.

Los manifestantes rodearon el carro y comenzaron a entonar Baby Shark para ayudar a calmar a su bebé.

Se calcula que Pinkfong, ha recaudado alrededor de 5,2 millones de dólares solo con el video en YouTube.

En la actualidad, está transformando la canción en una película y un musical. El objetivo es que logre convertirse en “otro clásico de la música para niños”, como lo fue “Estrellita dónde estás”.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik