Periodistas sortean el riesgo ante aumento de ataques a la prensa en Venezuela

Patrizia Aymerich.- Con más de 376 trabajadores de la prensa agredidos llega este 27 de junio, cuando se celebra en Venezuela el Día Nacional del Periodista. Así lo ha registrado en Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa en 238 casos documentados en los últimos dos meses y medio. La protesta contra gobierno, que se ha incrementado en este tiempo, ha evidenciado proporcionalmente la más alarmante violación de la libertad de expresión que ha dejado al país en el subsuelo de los rankings internacionales.

Solo Cuba y Honduras aún permanecen por debajo de Venezuela, entre las naciones de América Latina, con menos libertad de prensa, según la clasificación mundial 2017 de Reporteros Sin Fronteras, en la que el país suramericano se posicionó en el puesto 137 de 180. También por debajo se hallan países con férreas dictaduras, gobiernos declarados comunistas, o en guerra como Corea del Norte, China y Siria.

Los organismos internacionales han alertado sobre el aumento del riesgo de la cobertura periodística en Venezuela, desde hace años, pero especialmente en estas últimas semanas, en que la oposición venezolana mantiene una serie de protestas en contra del régimen de Nicolás Maduro en exigencia del restablecimiento del hilo constitucional.

El estado de conflictividad ha dificultado el ejercicio del periodismo con censuras, bloqueos a la prensa, detenciones de comunicadores y camarógrafos, ataques de grupos de civiles armados y confiscaciones de equipos como cámaras y teléfonos celulares.

Espacio Público registró 367 casos de agresiones a la libertad de expresión, entre enero y mayo, así como 417 periodistas víctimas de agresiones y de 471 denuncias de violaciones a la libertad de expresión.

Aunque el país no está oficialmente en guerra, el país forma parte de aquellos “que padecen una fuerte violencia estructural, relacionada, en parte, con la omnipresencia de grupos armados”, además de que las investigaciones judiciales en torno a las denuncias de los periodistas, cuando se abren, “se estancan o se ven obstaculizadas por autoridades corruptas”, destacó Reporteros Sin Fronteras.

El grupo es más tajante al señalar al verdadero culpable: el gobierno. Maduro vuelve a estar presente en la lista de Depredadores de la Libertad de Prensa, que publica la organización en una galería de retratos en la que están presentes 35 jefes de Estado, políticos, líderes religiosos, milicias y grupos criminales que censuran, encarcelan, torturan o asesinan a los periodistas.

Nuevas protestas y nuevas amenazas 

Solo durante estos dos meses y medio, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones ha ordenado el cierre de al menos 41 emisoras radioeléctricas y un canal de servicio público en siete estados del país con gobiernos oficialistas, según datos de YPYS.

Además, Conatel señalaba recientemente que alrededor de 150 emisoras operaban en “clandestinidad” y “sin permiso”. De este grupo, IPYS registró el cierre de 12 emisoras –6 en Cojedes y 6 en Barinas– y la inspección de tres en el estado Mérida.

Muchos de los periodistas que han cubierto las manifestaciones, han sido víctimas de bloqueos, robos y emedrentamientos por parte de los grupos armados llamados «colectivos», e incluso de ciudadanos que participan en las protestas.

En total, en los últimos 12 años, Conatel ha cerrado 92 medios, siguiendo órdenes del Ejecutivo Nacional.

Aunque la lucha de la oposición frente a la comunidad internacional también se ha reforzado, es poco –casi inexistente– lo que se ha dicho en torno a estos ataques. Y en este sentido, la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos afirma que «el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

En una carta enviada al gobierno venezolano el 4 de agosto, los Relatores Especiales de Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se expresaron en contra de las agresiones y señalaron estar preocupados por el continuo deterioro de la situación de la libertad de prensa en el país.

Los casos más sonados

Ricardo Durán Trujillo, de 45 años de edad, fue asesinado en un intento de robo de su vehículo, en Caracas, el pasado 19 de enero. Era periodista, y ex jefe de prensa de la Asamblea Nacional venezolana, también un militante del chavismo. El hecho trascendió en el mundo por la falta de seguridad y protección hacia los trabajadores de la prensa, que viven también países con alto riesgo de cobertura como México.

Entre los casos más sonados Reporteros Sin Fronteras recoge el de David Natera Febres, director del diario El Correo del Caroní, quien el 11 de marzo fue condenado a cuatro años de prisión por haber informado de un escándalo de corrupción y extorsión de fondos que implicaba a oficiales del ejército y a la empresa pública Ferrominera Orinoco, en 2013.

La investigación permitió entonces detener a varios dirigentes de la empresa, que fueron puestos en libertad posteriormente. El tribunal le impuso una multa de 200.000 bolívares, (17.660 euros), y prohibió al Correo del Caroní publicar cualquier otra información sobre el asunto.

Otra de las encarcelaciones no registrada por Reporteros Sin Fronteras, fue la del director del portal digital Reporte Confidencial, Braulio Jatar, quien el pasado 3 de septiembre fue detenido por reseñar el estruendoso cacerolazo que recibió Maduro durante un recorrido por la comunidad de Villa Rosa, en Nueva Esparta. Tras ocho meses de prisión, recibió una medida cautelar de casa por cárcel.

Además, se suman a la cadena de agresiones las prohibiciones de ingreso al país para corresponsales internacionales en diversas ocasiones, como el pasado 1 de septiembre de 2016, cuando los periodistas se disponían a cubrir la “Toma de Caracas”, una gran manifestación convocada por la Mesa de la Unidad Democrática.

La censura, instigación y falta de papel periódico han degenerado también el periodismo impreso. Han dejado de salir en circulación diaria El Carabobeño,

Los organismos destacan que desde la llegada al poder del ex presidente fallecido Hugo Chávez y con el seguimiento de su legado por parte de Maduro, ha ganado espacios la difusión de propaganda partidista y de la ideología oficial, al tiempo que se ha silenciado progresivamente la libre información y el periodismo crítico de denuncia.

OEA: Crisis venezola
Gobierno expropia fi
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.