De rehén guerrillera a candidata presidencial, el camino de Ingrid Betancourt

Ingrid Betancourt. Foto: AFP

Hija de un político que fue ministro de Educación (Gabriel Betancourt) durante la dictadura militar de Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957) y de una reina de belleza (Yolanda Pulecio) y también miembro de la Cámara de Representantes. Ingrid Betancourt estudió en el colegio francés de Bogotá. Debido a que su familia se fue de Colombia para ser embajador ante la Unesco, Ingrid se vio obligada a dejar la nación cafetera siendo muy joven.

Lea también:Ingrid Betancourt anunció candidatura para la presidencia de Colombia

Estando fuera se formó en una escuela privada británica y en el Instituto de Estudios Políticos de París, donde fue alumna del que sería primer ministro francés Dominique de Villepin y en el que obtendría, en 1983, una licenciatura en comercio exterior y relaciones internacionales. Ese mismo año se casó con su compañero de estudios y diplomático Fabrice Delloye, por lo que adquirió la nacionalidad francesa, que compartió con la colombiana. Frutos de este matrimonio, que terminaría en divorcio en 1990, fueron sus hijos Mélanie (1985) y Lorenzo (1988).

En 1989, año convulso para Colombia debido al asesinato del candidato a la presidencia Luis Carlos Galán a manos del narcotráfico, regresó a su país. Trabajó como asesora en el Ministerio de Hacienda y se afilió al Partido Liberal.

En 1997 se casó en segundas nupcias con el publicista colombiano Juan Carlos Lecompte; por esa época laboró en unas memorias tituladas La rabia en el corazón, que serían publicadas en París en 2001, antes de su secuestro. Tras abandonar el Partido Liberal, Betancourt fundó el Partido Verde Oxígeno, de tendencia ecologista y progresista, por el que concurrió a las elecciones parlamentarias de 1998. Fue elegida senadora con el mayor número de votos (más de 150.000).

1999 abandonó su escaño en el Senado, y el 20 de mayo de 2001 lanzó su propia campaña presidencial para las elecciones de 2002, en la que fustigó sin descanso a sus adversarios Horacio Serpa y Álvaro Uribe por su supuesta connivencia con la corrupción y los paramilitares, respectivamente.

La vida le cambiaría para siempre un 23 de febrero de 2002, cuando decidió viajar en carro y visitar la zona de San Vicente de Caguán, zona de mucha actividad guerrillera en la época, para solidarizarse con su alcalde, según aseveró.

Betancourt viajó junto su asesora Clara Rojas y ambas fueron secuestradas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en un control de carreteras. Aún bajo cautiverio siguió siendo candidata presidencial, pero solo obtuvo 1 % de apoyo.

“Se ha dicho que fuimos responsables, imprudentes, y que por lo tanto somos culpables de estar aquí secuestradas. Eso es mucha crueldad o mucha ignorancia”, ha declarado sobre su secuestro.

Sumergida en lo más profundo de la selva y con sólo tres pruebas de vida enviadas durante todo su secuestro, transitó Ingrid Betancourt su pasantía como rehén de la guerrilla.

Captura video prueba de vida. 2007

Casi seis años después, un ministro de Defensa por aquel entonces, Juan Manuel Santos anunciaba su rescate junto con otros 14 secuestrados en una operación militar que, bautizada con el nombre clave de “Jaque”.

Betancourt se reunió con sus hijos en Bogotá e inmediatamente viajó a París (“Francia es mi casa”, dijo), donde el presidente Nicolas Sarkozy la condecoró con la Legión de Honor, que ella dedicó a “todos los que sufrieron y los que siguen cautivos”.

Meses más tarde el 1 de septiembre de 2008 fue recibida en audiencia privada por el papa Benedicto XVI, cumpliendo uno de sus primeros deseos. El mismo año fue galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la concordia.

A partir de ahí, Betancourt de integró de nuevo en la vida pública. Recientemente, el juez Matthew Brann del Tribunal del Distrito Medio de Pensilvania en Estados Unidos, acogió la demanda presentada por Lawrence Delloye, el hijo de Ingrid, quien como ciudadano estadounidense demandó a las FARC por el secuestro de su madre.

El juez ordenó al exgrupo armado a pagar una suma de 36 millones de dólares para resarcir los daños luego de que Betancourt permaneciera en cautiverio por más de seis años.

Este martes, 18 de enero de 2022, Ingrid Betancourt anuncia por segunda vez en su historia, que será candidata a la presidencia de Colombia.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik