Jají, las ruinas de un pueblo turístico 

Jají es un pueblo turístico del estado Mérida, ubicado en el municipio Campo Elías. Una altitud de 1.781 metros sobre el nivel del mar, calles empedradas, casas coloniales y una temperatura agradable y fresca, determinan condiciones para ser uno de los pueblos turísticos por excelencia del estado.

Anteriormente, Jají era un lugar visitado por turistas y lugareños que, decidían ir los fines de semana a disfrutar de las actividades que allí se realizaban, tales como la monta a caballos, recorridos por la localidad y el disfrute de la gastronomía y artesanía típica de Los Andes venezolanos.

En el pueblo, las personas podían encontrar algunos platos tradicionales del estado; las fresas con crema, pescuezo de gallina relleno, pastelitos andinos, chicha andina y sopas de la región, no podían faltar para darles a los visitantes un poco del lugar.

Por otra parte, los artesanos de Jají elaboraban adornos para el hogar, recuerdos de la región, cobijas y hamacas, además de tallas en madera y barro que forman parte de las tradiciones culturales de Mérida.

Todo se ha perdido

 

Sin embargo, ante la emergencia humanitaria compleja que afecta al país, gran parte de las actividades de Jají han quedado en el olvido. Actualmente, la carretera que comunica a la ciudad de Ejido con la población, se encuentra profundamente deteriorada, significando un problema para las personas interesadas en visitar el lugar.

El transporte público que existía desde Ejido se ha reducido significativamente. Jhoana Niño, docente de la zona, aseguró que algunas personas deben caminar al menos cinco horas para retornar al pueblo. También comentó que, anteriormente, habían unidades que partían cada 30 minutos al lugar.

Los ciudadanos de poblaciones más cercanas, como Ejido, y personas que visitaban Jají para recrearse los fines de semana, han dejado de hacerlo ante la escasez de combustible y los altos costos del transporte privado.

Costumbres olvidadas

 

Ante la falta de visitantes, muchos de los prestadores de servicios turísticos han debido cambiar de rubro para sobrevivir. Cristian Suárez, habitante de la zona, expresó que actualmente Jají solo cuenta con una posada que funciona mediante reservación.

De igual forma, manifestó que los restaurantes típicos han sido remplazados por ventas de productos de primera necesidad. Suárez describe el pueblo como un lugar abandonado, en donde solo ha quedado la venta de artesanía, esto al ser productos que pueden permanecer años sin dañarse.

Al igual que Jají, otras poblaciones del estado Mérida han quedado en un segundo plano ante las dificultades de un país afectado, perdiendo así, tradiciones, cultura y costumbres importantes para los venezolanos.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik