Maduro y sus contratos petroleros con China

A partir del 12 de junio el gobierno de China empezará a cobrar un impuesto ambiental del 30%, que equivale a treinta dólares por barril sobre bitumen diluido, categoría por la cual Venezuela importa a ese país.

Con las sanciones norteamericanas, Venezuela tomó la decisión de buscar una alternativa para la venta del petróleo al país asiático. La misma consiste en trasladarlo a Malasia y agregar un activo para convertirlo en una mezcla de bitumen.

“Aunque la motivación parece ser ayudar a las empresas estatales, es un golpe para Maduro. Si China no le busca una vuelta para ayudar a PDVSA, es un duro golpe”, aseguró Monaldi.

Lea también: Acciones de Estados Unidos impactan al mercado petrolero venezolano

Esta es una medida que se toma a nivel global, no es directamente para el mercado venezolano pero si lo afecta de gran manera, pues al menos 5000 barriles de petróleo venezolano terminan en China.

“Podría haber cierta molestia de los chinos de que Venezuela esté exportando esta mezcla a través de Malasia a las refinadoras independientes y el gobierno chino no se puede cobrar nada de la deuda que se tiene con ellos. La pregunta es: ¿La gente de política exterior china que le interesa Venezuela van a empujar a que esto cambie?”, dijo el experto petrolero.

A su juicio, pareciera que Venezuela ya no es una prioridad para el país asiático y quedó muy claro con el tema de la venta de vacunas contra la covid-19 en la que suministraron a todos los países de la región y dejaron al país en último lugar.

“Una opción que le quedaría a Maduro es tratar de importarlo directamente, no como mezcla de bitumen sino como merey 16 pero las refinerías independientes tienen una cuota del petróleo que pueden importar, entonces les dejaría de ser atractivo importar el crudo venezolano. Probablemente Venezuela tendría que también darles descuentos muy significativos”, indicó el experto.

Si hubiera intención de ayudar a Pdvsa de parte de China, podrían subir las cuotas de compra de esas refinadoras independientes pero esto sería una contradicción con su propósito inicial.

“China los pone en una posición muy difícil, todo el flujo de caja venezolano provenía de estas ventas a China a través de Malasia”, afirmó Monaldi.

Esta medida dio un giro al panorama “positivo” con el que había iniciado Maduro el año 2021, es probable que esta situación lo haya impulsado a abrirse a un diálogo con la oposición venezolana pero continua estando muy lejos de reactivar la producción petrolera en el país de acuerdo al análisis del profesor de economía energética.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik