Municipio Almirante Padilla: de bellezas naturales, a la tristeza por el abandono

El municipio Almirante Padilla, ubicado en el Lago de Maracaibo en el occidente de Venezuela, está compuesto por seis islas: Maraca, Zapara, Isla de Toas, Sabaneta, Pescadores, Bajo Pedro Colina y una pequeña península llamada San Carlos. Todas las islas conforman un municipio que vive principalmente de la pesca.

 

Lea también: “No existe la forma para que los organismos policiales hagan su trabajo en Venezuela”, según experto

 

Durante muchos años, otra fuente de ingreso del municipio lo constituyó la explotación de yacimientos minerales de la Isla de Toas. El principal mineral extraído del lugar era la piedra Caliza, que permitió su industrialización a fin de obtener cemento. Sin embargo, hoy se aprecian las ruinas de la explotación, una industria paralizada por la inseguridad reinante en la zona, además de las expropiaciones de la canteras, dejando la actividad en ruinas.

El municipio Almirante Padilla cuenta con una población aproximada de 11.000 habitantes. Es más la población adulta que jóvenes, ya que estos han migrado de las islas por las falta de servicios públicos como electricidad, agua, conexión a internet, gas, así como la falta del transporte lacustre.

Actualmente cuentan únicamente con una embarcación y pertenece a la alcaldía.

La pregunta constante que se hacen los habitantes de este municipio del estado Zulia es: “¿Llegaremos a viejos en la isla?”

Mucho se dice de supuestas mafias que pudieran operar con el buche de pescado. No obstante, nadie se atreve a hablar por temor de las posibles represalias.

Lo cierto es que las islas se encuentran solitarias, marchitas, en decadencia por lo acentuado de las fallas en los servicios públicos.

Los habitantes aseguran que deben caminar largos trayectos en búsqueda de agua para poder cubrir sus necesidades. Así lo señala Albanio Vilchez, quién reside en la isla de Toas desde hace 78 años.

“Jamás me imaginé que mis años dorados los pasaría caminando la isla con una carretilla y unos envases buscando agua, ya parecemos mulas, haciendo viajes con los envases de agua en el lomo”, contó.

Con su rostro marchito del típico sol de la isla de Toas, pero con fuerzas aún para recorrer algunos kilómetros caminando con su carretilla, el señor Albanio explicó lo agotado que se siente, pero si las autoridades gubernamentales no dan solución, no le queda otra alternativa.

Por su parte, Raiza de Almarza tiene un puesto de ventas de empanadas, con lo que por muchos años mantuvo a su familia.

Hoy en día solo les da para comprar ciertos insumos.

“Mis hijos se fueron todos de la Isla para Maracaibo a buscar trabajo y otros se fueron del país, porque las cosas no están fáciles en Venezuela. Yo espero morir en mi isla, aunque esté destruida, en ruinas y me duele decirlo”.

En el pasado, las islas que conforman el municipio Insular Almirante Padilla eran visitadas por turistas, ya que tenía el potencial para los viajeros.

Sin grandes lujos, pero el calor humano permitía ser un gran atractivo; hoy en día se aprecia una soledad que da tristeza, según lo describen sus habitantes, quienes con lágrimas en los ojos observan cómo sus islas están marchitas.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik