Organizaciones de Nueva Esparta reportaron aumento de la corrupción en pandemia

Según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020, difundido por Transparencia Internacional, Venezuela aumentó su percepción como país corrupto, ubicándose entre los cinco países con más bajo desempeño en la lucha contra la corrupción y tiene la tercera calificación más baja.

 

Lea también: Para los adultos mayores de Táchira vivir de la pensión en Venezuela es “sinónimo de hambre”

 

Contradictoriamente, los datos se registran en momentos en que valores humanos como la solidaridad, apoyo, resiliencia, empatía, parecen cobrar fuerza en el mundo a raíz del surgimiento de la pandemia de la covid-19.

El IPC 2020 revela que la corrupción está socavando los sistemas sanitarios y contribuyendo al retroceso democrático en plena pandemia. “La covid-19 no es solo una crisis sanitaria y económica: es una crisis de corrupción. Y  no la estamos superando», dijo Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional.

 Regionalmente se corroboran datos

En Nueva Esparta, la Organización para la Prevención Nacional de la Corrupción (Orpanac) conmemoró el pasado 10 de julio los 13 años de fundación, y precisamente fue considerado como un logro la creación de la Coalición Anti Corrupción, movimiento que congrega a más de 60 organizaciones en cuya agenda está la lucha contra la corrupción en cualquiera de sus aristas.

Juan Carlos Torcat, presidente de Orpanac, dijo que en efecto la situación de pandemia reveló en la región insular dos nuevas áreas de corrupción: el manejo de combustible y el plan de vacunación.

“Desde el año pasado nació una nueva causa  de corrupción que es la vinculada al servicio de gasolina. La distribución de combustible ha hecho mucho ruido en Nueva Esparta al igual que en todo el país, y desde Orpanac registramos varios casos de  extorsión en estaciones de servicio, donde funcionarios públicos pretendían cobrar sumas de dinero por el abastecimiento de gasolina, además de recibir denuncias de casos de contrabando.”.

Pero más grave aún, refiere, es la situación sanitaria por lo que implica la salud de la población y su manejo con visos de exclusión.

“En la isla creamos un Comando Anticorrupción específicamente para combatir hechos irregulares en la distribución de las vacunas en el Estado. Transparencia Venezuela elaboró una encuesta modelo para determinar la capacidad de atención de la población y condiciones para tener acceso a la misma, sobre lo cual estamos trabajando”, afirmó.

Torcat sostiene que les ha preocupado las limitaciones en el acceso al plan de vacunación porque no considera las distintas realidades de los usuarios. “Tenemos denuncias de personas que no poseen un teléfono para recibir el mensaje o quienes ni siquiera tienen posibilidad de registrarse para el plan. Asimismo, el hecho que prácticamente exista un solo espacio de vacunación reduce las posibilidades de acudir, aunado a las deficiencias de transporte público, obtención de dinero en efectivo y surtido de combustible”.

Precisamente el referido informe de Transparencia Internacional sostiene que, “la corrupción constituye una gravísima amenaza a la vida y al sustento de los ciudadanos, especialmente cuando se combina con una emergencia sanitaria”.

En seguimiento a su labor, Orpanac también realizó en el 2020 un estudio de transparencia en  las 11 alcaldías de Nueva Esparta, y de estas solo 5 contaban con página web, pero estas no cumplían con los requisitos de las leyes regionales de transparencia y acceso a la información pública.

“Para el neoespartano es muy difícil acceder a la información pública, y eso se convierte en dificultad para ejercer contraloría social. La conclusión es que, en esta época de pandemia la opacidad, y los gobiernos cerrados se agudizaron”. 

Motivación a la buena ciudadanía

Sin embargo, la ONG asegura que el camino para Venezuela debe ser la transparencia, los gobiernos abiertos, como única manera para salir de la crisis profunda, y por eso ratifica su compromiso de luchar contra ese “mal irreductible pero en la mira”.

Como una manera de estimular valores ciudadanos y democráticos, este año se entregó por segunda vez el  Premio Orpanac al Buen Ciudadano, considerado un estímulo a la ciudadanía que trabaja para mostrar que hay gente con decoro, que con sus acciones y trabajo es ejemplo de digna ciudadanía.

Entre 16 postulados, el reconocimiento fue otorgado al Dr. José “Cheo” Herrera, médico cardiólogo nacido en la isla de Margarita, de renombre internacional por su innovación conocida como el “Balón Herrera”, un dispositivo construido en poliuretano que tiene la función de mimetizar el modelo natural espontáneo regulador de flujo de la vena cava.

Durante la entrega del premio, se destacó la trayectoria profesional del especialista, pero más aún su vinculación a la ciudadanía y sensibilidad para poner su conocimiento al servicio de la vida.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik