La Amazonía de Brasil ha vuelto arder este año, y para preocupación de los defensores ambientalistas, el fuego muestra mayor violencia que en 2019, cuando las imágenes acapararon las principales portadas del mundo.

Lea también: #Mundo | España acumuló más de 16.000 contagios desde el viernes

De acuerdo a los expertos, la deforestación en la Amazonía ha alcanzado su nivel más alto en una década, luego que casi 9.205 kilómetros cuadrados sufrieran entre agosto de 2019 y julio de este año.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aplicó el año pasado una prohibición de incendios en la región amazónica para contener la quema de partes en la selva.

Esta vez, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, afirmó que se harán visitas al oeste del país para intensificar las medidas que combaten el avance del fuego. El primer esfuerzo será en el Pantanal, uno de los principales humedales del mundo.

Datos oficiales muestran que los focos de incendio aumentaron un 240 % en lo que va de año en el Pantanal brasileño con respecto al año pasado, lo que llevó a las autoridades del estado de Mato Grosso do Sul a declarar el estado de emergencia en la zona, según reseñó EFE.

Por su parte, en la Amazonía los incendios aumentaron un 28% durante julio en comparación con el año pasado, por lo que el tema ya comienza a preocupar de cara a esta temporada.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, negó que haya una quema en la Amazonía, a pesar que datos de su propio gobierno muestren un aumento de incendios forestales en el denominado «pulmón del planeta».

En una videoconferencia con líderes de los estados brasileños, el mandatario llamó a sus funcionarios a demostrar, con cifras, que los incendios son «una mentira».

«Un bosque tropical no se incendia. Así que la historia de que la Amazonía está ardiendo es una mentira y tenemos que luchar contra ella con cifras», dijo el jefe de Estado.

Lea también: Un herido de bala durante tercera jornada de protestas en Bielorrusia

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil ha demostrado que los incendios forestales en la Amazonía brasileña han aumentado en un 28% desde el mes pasado, en comparación con julio de 2019, cuando se registraron 6.803 fuegos.

Bolsonaro

La activista climática, Greta Thunberg, anunció este martes que donará una parte del Premio Gulbenkian para la Humanidad, equivalente a 1,14 millones de dólares para combatir la pandemia del coronavirus en la Amazonía brasileña, según informó CNN.

Lea también: #Mundo | 40 mil locales en España cerraron de forma definitiva por la pandemia

El premio fue otorgado a Thunberg por la Fundación Calouste Gulbenkian de Portugal, gracias a su activismo ambiental, el cual agradeció a través de un video en la red social Twitter.

La activista también resaltó que donará 114.000 dólares a su fundación SOS Amazônia, una organización ambiental que trabaja para proteger la selva tropical y que también trabaja para combatir la pandemia en los territorios indígenas del Amazonas.

La sueca de 17 años destacó que también donará 114.000 dólares a la Fundación Stop Ecocide, cuyo objetivo es convertir el ecocidio o la destrucción del medio ambiente en un crimen internacional.

El investigador brasileño del Centro de Investigaciones Meteorológicas y Climáticas de la Unicamp, David Lapola, indicó que la intervención humana en áreas nativas puede generar equilibros ecológicos y exportar enfermedades desde el corazón de la selva, destacando que ante la devastación de la Amazonia, la próxima gran pandemia podría «tener sello brasileño».

Te puede interesar: Brasil reportó 881 fallecidos en las últimas 24 horas

El especialista de 38 años afirmó que «la Amazonía es un gran recipiente de virus» asegurando que «estamos poniendo a prueba nuestra suerte».

A través de una entrevista con AFP, Lapola dijo que la mayor selva tropical de mundo aún tiene extensas áreas preservadas pero destacó que cada vez son más las deforestaciones lo que provoca una fuerte degradación.

«Cuando generas ese desequilibrio ecológico, alteras esas cadenas y en ese momento puede ocurrir el salto del virus de animales a humanos», explicó.

De acuerdo a diferentes estudios, Lapola aclaró que esa transmisión ocurre con más frecuencia en el sur de Asia y en África, donde se encuentran mayormente ciertas familias de murciélagos, pero que la diversidad amazónica podría caracterizar a la región como «el mayor repositorio de coronavirus del mundo».

El alcalde de Manaos, Arthur Virgilio Neto, le pidió ayuda a la militante ecologista Greta Thunberg para que ejerza 2”su influencia” para ayudar a generar conciencia que permita combatir a pandemia de Covid-19 que se registra en su localidad, una de las más afectadas por el virus en Brasil y ubicada en el corazón de la Amazonía.

Lea también: Francia registró 135 por Covid-19 en las últimas 24 horas

“Necesitamos ayuda. Hay que salvar las vidas de los protectores de los bosques, salvarlos del coronavirus. Estamos ante un desastre, una barbarie (…) Estoy al tanto de la influencia que usted tiene y conozco su capacidad de compasión por los demás. Mi pueblo sufre y es por eso que le dirijo estas palabras. Ayude a la Amazonia, la Amazonia y los bosques deben ser salvados”, expresó el funcionario a través de su cuenta en la red social Twitter.

El estado Amazonas de Brasil es uno de los más afectados por la pandemia, superando los 500 muertos desde que se registró el primer caso de la enfermedad y entre los que destacan un gran número de indígenas.

Diez temblores de magnitud 3,24 y 4,60 fueron registrados durante las últimas horas en la provincia amazónica de Morona Santiago, sureste de Ecuador, así lo dio a conocer el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Le puede interesar: Tailandia amplió el periodo de emergencia hasta el 31 de mayo

El instituto informó a través de sus redes sociales que los movimientos telúricos comenzaron a partir de este lunes a las 10:49 pm con magnitud de 3,56 en la escala de Richter.

Una red de narcotráfico que operaba en los estados de la Amazonía de Brasil, fue desarticulada por la Policía Federal del vecino país durante la «Operación Bajo Techo», la cual cumplió con 106 órdenes deprisión y allanamientos en los estados de Amazonas, Maranhao, Mato Grosso do Sul, Pará, Tocantins y Roraima. Según un representante del cuerpo de seguridad carioca, la banda contaba con pistas clandestinas en la región para transportar las drogas.

Lea también: Maite Delgado recibió su Menina en Madrid rodeada de compatriotas (+Video)

La órden fue dictada por el Juzgado de Estupefacientes y Organizaciones Criminales del estado de Roraima. Durante el operativo se confiscaron 18 aeronaves que transportaban la mercancía, teléfonos celulares y kilos de droga, además de bloquear las cuentas bancarias de los implicados, que ascendían a los 290 millones de reales (72,5 millones de dólares).

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, informó que 60 mil efectivos cubanos están en Venezuela bajo el amparo del régimen de Nicolás Maduro y detalló que estos se encuentran en puestos claves del Estado venezolano.

Durante su alocución en la cumbre de la Organización de las Naciones Unidas, el primer mandatario brasileño aseguró que su país también ha sido afectado por la crisis venezolana y subrayó que desde su administración ha desplegado recursos para atender a los refugiados.


Bolsonaro aseguró que su gestión se comprometió con la defensa del medio ambiente y el progreso sostenible para obtener beneficios no solo para Brasil sino en el mundo, por lo que recordó que cualquier apoyo que vaya dirigido a la preservación de la selva deberá ser tratada «respetando plenamente la soberanía brasileña».

Además, aseguró que es una falacia que la Amazonía sea patrimonio de la humanidad o el pulmón del planeta. Además, afirmó que la selva no estaba siendo consumida por las llamas, como lo afirman los medios de comunicación «mentirosos» y que el interés que sostienen los demás países es por su riqueza mineral y biodiversidad.

Por otra parte, la organización ecologista internacional Greenpeace calificó de «farsa» el discurso que dio Bolsonaro durante la Asamblea General de la ONU, en el que enfatizó que su Gobierno defiende la Amazonía, al tiempo que desmintió que esta sea el pulmón del mundo.

«El pronunciamiento del presidente sobre medioambiente fue una farsa (…) Bolsonaro promueve el desmonte del área socioambiental, negocia tierras indígenas y debilita el combate a los crímenes forestales», aseveró el coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace en Brasil, Marcio Astrini.


Los países amazónicos firmarán un acuerdo para la conservación de esa región en la cumbre presidencial, que será realizada el próximo viernes 06 de septiembre en la ciudad colombiana de Leticia. En el evento participaránlas delegaciones de Perú, Colombia, Ecuador y Brasil.

La reunión tendrá como tema principal la toma de «acciones concretas», donde las naciones evaluarán las opciones para frenar los incendios del ‘pulmón del planeta’. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no podrá asistir tras una intervención quirúrgica a la que será sometido el próximo domingo, por lo que se espera que haga un contacto vía teleconferencia.

El régimen de Nicolás Maduro culpó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de los incendios desatados en la Amazonía, asimismo, rechazó la supuesta entrega de este territorio a lo que él denominó «a oligarquía terrateniente brasilera»

Lee también: Gobierno de Brasil rechazó 20 millones de ayuda para la Amazonía

«Cuanto nos ha dolido el incendio que ha provocado Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, en la Amazonía brasilera (…) es el fascismo destruyendo los derechos sociales y no se quedan solos con la destrucción de los derechos sociales, sino que le han entregado la Amazonía a los terratenientes que la están incendiando», así lo expresó Nicolás Maduro durante un acto llevado a cabo este jueves. Video Cortesía.