El presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Nicolás Maduro, anunció este miércoles la extensión por seis meses del funcionamiento de la comisión ‘Alí Rodríguez Araque’, instalada el pasado mes de febrero para la reestructuración de la industria petrolera nacional.

Lea también: #Venezuela | Cuerpos de seguridad de Maduro se presentaron en sede del PCV en Carabobo

Aprovechando el regreso a las actividades de Tarek El Aissami, quien había dado positivo para covid-19 en semanas recientes, Maduro indicó que hay que «liberar» a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) del «burocratismo, la corrupción y de los infiltrados».

En ese sentido, reconoció a Asdrúbal Chávez, presidente de la petrolera, como un profesional «de grandes conocimientos técnicos» y que debe impulsar el proceso con el apoyo de «la clase obrera».

«El petróleo de Venezuela es de los venezolanos. Confío en la clase obrera de Pdvsa: deben enfrentar el burocratismo, la corrupción, y a los infiltrados que se han vendido», insistió.

Maduro dejó entrever que dentro de la industria hay personas «saboteando los procesos», por lo que encargó a El Aissami y Chávez de hacer que «Pdvsa brille y vuelte alto».

La ocupación de Citgo, filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA), por parte del gobierno de Estados Unidos era un objetivo que se venía planificando desde inicios de 2019, luego de que el Departamento de Justicia tenía abierta una investigación por presuntas irregularidades realizadas por tres presidentes de esta industria durante los años 2014 y 2018, los cuales estaban muy vinculados con la administración de Nicolás Maduro.

Lea también: #EEUU | Florida superó los 10 mil casos de covid-19

En los documentos del sistema de justicia estadounidense sobresalen los nombres de Asdrúbal Chávez y Calixto Ortega Sánchez, quienes actualmente son presidentes de PDVSA y del BCV, respectivamente. En las acusaciones se presume que ambos hombres estuvieron vinculados a negocios turbios, la creación de empresas fantasmas y la contratación con sobreprecios y pagos de sobornos para propiciar la transferencia de fondos desde Citgo hacia organismos como PDVSA, el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) y el Banco Central de Venezuela (BCV), así como las compras en conjunto con la empresa Bariven.

Chávez fue presidente de Citgo a desde finales del 2017 hasta mediados de 2018, cuando Estados Unidos le revocó la visa. Por su parte, Ortega fue vicepresidente de finanzas de la empresa estadounidense, por lo que el Departamento de Justicia se encuentra enfocado en hacer cumplir la ley tras estos delitos en su territorio.

La decisión tomada este lunes por Nicolás Maduro de sacar al mayor general Manuel Quevedo de la dirección de Petróleos de Venezuela S.A (Pdvsa) y el ministerio del Petróleo fue provocada por «el fracaso absoluto» de la gestión iniciada por el militar a finales de 2017, según explicaron a VPItv expertos de la materia.

Lea también: Maduro nombró a Tareck El Aissami como su nuevo ministro de Petróleo

Tras cerca de dos años y medio al frente de la industria petrolera, en reemplazo del difunto Nelson Martínez, quien fuese acusado por la administración chavista de protagonizar hechos de corrupción en la empresa estatal, la salida de Quevedo está justificada en «el manejo terrible» de las refinerías del país y la crisis en el acceso a la gasolina.

Así lo manifestó el experto petrolero José Toro Hardy, quien consideró de forma negativa el paso que tuvo el ahora expresidente de Pdvsa.

«El fracaso fue absoluto«, apuntó Toro Hardy, que aseguró que los funcionarios del régimen pretendían reparar la refinería de El Palito, en el estado Carabobo, «a base de parches».

José Toro Hardy, exmiembro del directorio de Pdvsa. Foto: Cortesía

Según personas allegadas al experto, quien ordenó detener el fallido proceso de reactivación en dicho complejo fue Asdrúbal Chávez, quien desde febrero forma parte de una comisión liderada por Tareck El Aissami para la «restructuración» de Pdvsa.

«Ellos (El Aissami y Chávez) fueron quienes pusieron de manifiesto la incapacidad con la que se venía manejando el problema petrolero en Venezuela«, detalló Toro Hardy, exmiembro principal del directorio de la compañía venezolana antes de su nacionalización.

Por su parte, el exdirector de la estatal, Pedro Mario Burelli, manifestó que Manuel Quevedo «no cumplía el 1% de los requisitos reales» para comandar un sector de suma importancia para la nación. En ese sentido, lo acusó de ser el responsable de que Pdvsa dejara de «existir» tras 28 meses «ruines».

Sin embargo, Burelli afirmó que no ve con buenos ojos que los nuevos encargados del ministerio petrolero y la presidencia de la empresa sean El Aissami y Asdrúbal Chávez, respectivamente.

Para el economista Toro Hardy, la designación de estos dos representantes del chavismo pudiera llevar un mensaje directo a Washington.

«El mensaje es una suerte de reto a Estados Unidos. El Aissami ha estado incluido en todas las acusaciones (por narcotráfico) y Chávez era el presidente de Citgo, en ambos casos es una especie de reto», opinó.

Mientras la pandemia del covid-19 ocasiona estragos en el mercado petrolero en todo el mundo, Toro Hardy precisó que es necesario un giro de 180 grados para encontrarle una solución a los problemas del país, aunque estos no llegarían «a muy corto plazo».

«Lo mejor que podría hacer Maduro es abrir las puertas a la posibilidad de un gobierno de transición«, sentenció el experto, quien urgió a que la industria reciba grandes inversiones para poder ilusionarse con una recuperación.

PDVSA

La administración de Nicolás Maduro anunció la designación de Tareck El Aissami como su nuevo ministro de Petróleo, en reemplazo de Manuel Quevedo. El decreto se encuentra en la Gaceta Oficial 6.531.

Asimismo, fue designado el ingeniero químico y dirigente político del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Asdrúbal Chávez, como presidente de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa). También es primo del fallecido expresidente Hugo Chávez.

«Reestructuración y reorganización del Ministerio, a fin de garantizar la seguridad energética nacional y proteger a la industria de las agresiones internas y externas», sería el objetivo de designaciones, según el documento divulgado a través de redes sociales.

Asimismo, fueron eliminados el viceministerio de Refinación y Petroquímica, cuyas competencias serán transferidas al viceministerio de Petróleo, estipulado en el decreto 4.192.

Le puede interesar: Nuevo aumento salarial en Venezuela no supera los 5 dólares mensuales

Maduro realizó movimientos en medio de crisis petrolera

La medida es tomada por Maduro en medio de la crisis petrolera en el mundo a causa de la pandemia del coronavirus SARS-COV-2, además de la baja producción de Pdvsa que no se ajusta a los estandares internacionales y las naciones que componen la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El barril venezolano concluyó la semana del 20 al 24 de abril en 9,97 dólares, mientras que la cesta OPEP cerró en el mismo periodo de tiempo en 14.89 dólares.

Sobre El Aissami pesa una investigación

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos emitió el pasado mes de marzo una orden de búsqueda contra el nuevo ministro de Petróleo designado por Maduro. En una investigación que se le sigue, es acusado de narcotráfico y lavado de dinero.

Así como El Aissami, pesa una orden de búsqueda sobre otros 14 funcionarios de la administración socialista de Nicolás Maduro. Aseguran que el nuevo ministro violó sanciones impuestas por instituciones de Estados Unidos, por lo que se anunció una recompensa por su captura de 10 millones de dólares.

Estados Unidos revocó la visa al director y presidente ejecutivo de Citgo Petroleum Corp, la filial estadounidense de la petrolera estatal venezolana PDVSA, Asdrúbal Chávez, primo del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

El portavoz del Departamento de Estado, Noel Clay, dijo que Estados Unidos tiene amplia autoridad para revocar visas, pero no discute casos individuales porque son confidenciales bajo la ley estadounidense.

Por su parte, una vocera de Citgo dijo en un comunicado que «las operaciones cotidianas de de la empresa permanecen ininterrumpidas y los altos cargos no cambian».

Asdrúbal Chávez fue nombrado jefe de Citgo por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en 2017.

En mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó sanciones económicas contra Venezuela que golpearon el sector petrolero de la nación caribeña al prohibir a los ciudadanos y residentes estadounidenses comprar deuda venezolana por dinero en efectivo. Las sanciones parecieron en parte apuntar a Citgo.

Trump impuso anteriormente sanciones individuales y económicas al gobierno de Venezuela, acusándolo de abusos de derechos y corrupción. Esas sanciones estuvieron dirigidas contra empresas estatales, decenas de funcionarios cercanos a Maduro y al propio Maduro. Adán Chávez, otro hermano del difunto presidente, estaba entre los sancionados.

Citgo tiene en Estados Unidos tres refinerías con una capacidad combinada para procesar 749,000 barriles de petróleo diarios y un total de 3,500 empleados.

Según Bloomberg, se desconoce si Chávez, quien solía trabajar en la sede de Citgo en Houston, se mudará. El portal de noticias financieras informó una de las posibilidades sería que trabaje desde Aruba donde Citgo está tratando de reacondicionar una refinería para convertirla en un mejorador de petróleo que transformará el crudo extrapesado venezolano en uno de grados sintéticos listo para refinar.

 

Asdrúbal Chávez, fue designado como el nuevo presidente de Citgo, la mayor filial de la estatal Petróleos de Venezuela en Estados Unidos. Así lo informó el mandatario nacional, Nicolás Maduro, luego que de la aprehensión de altos funcionarios de la compañía por parte del fiscal designado, Tarek William Saab.

«He decidido nombrar como presidente de Citgo al compañero Asdrúbal Chávez, quien ejerció como ministro de Petróleo hasta hace unos meses atrás», confirmó el Jefe de Estado.

Chávez sustituye así  José Ángel Pereira Ruimwyk, quien ha sido acusado de presunta corrupción,  malversación de fondos públicos,  lavado de activos y asociación ilícita dentro de Citgo.

Maduro comentó que el nuevo presidente de Citgo tendrá como objetivo  «reestructurar, recuperar y fortalecer» a la empresa refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina y demás derivados del petróleo.

Asdrúbal Chávez es primo del expresidente Hugo Chávez y, en su carrera como funcionario del Gobierno se desempeñó como diputado de la Asamblea Nacional en el 2015 y y viceministro de Petróleo.

[adrotate banner=»19″]