Para la mañana de este viernes, las llamas del doble incendio desatado en el puerto de Beirut, en Líbano, se encontraban prácticamente controladas.

«El gran fuego está extinguido», dijo, a periodistas, Ali Najm, jefe de información de la Brigada de Bomberos de la capital libanesa.

De acuerdo con reportes preliminares, la llamas, que consumieron dos almacenes del puerto, fueron provocadas por las chispas de una sierra eléctrica, utilizada por trabajadores.

Lea también: #Mundo | Colombia: manifestaciones contra la brutalidad policial dejan 10 muertos y más de 400 lesionados

Uno de esos depósitos contenía llantas de vehículos y lubricantes para motor. El otro alimentos y litros de aceite comestible pertenecientes al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Por ese motivo, el organismo advirtió que sus «operaciones humanitarias» tanto en Líbano como en Siria podrían «verse muy afectadas».

A propósito del incidente, que revivió el horror de las dos explosiones ocurridas en el puerto de Beirut durante el mes de agosto, las autoridades libanesas anunciaron una investigación «inmediata».

En un pronunciamiento realizado por Twitter, el primer ministro, Mustafá Adib, aseguró que no había excusa que justificara el doble incendio. «La rendición de cuentas es un requisito para que estos eventos dolorosos no se vuelvan a repetir», escribió el jefe de Gobierno.

Cumplidas cinco semanas de la doble explosión que destruyó al puerto de Beirut, en Líbano, un nuevo incidente estremeció a la capital de la nación árabe.

Lea también: #Mundo | WWF: El mundo perdió alrededor del 70% de la fauna salvaje desde 1970

Este jueves, un almacén de llantas y motores para vehículos, ubicado en la misma terminal portuaria, se convirtió en el epicentro de un incendio, que hizo recordar el horror provocado por las deflagraciones del pasado 4 de agosto.

Espesas nubes de humo negro se levantaron sobre el lugar del incidente. Equipos de bombero acudieron al lugar para sofocar las llamas.

Las causas de este nuevo siniestro aún son desconocidas.

Los servicios de rescate finalizaron, este domingo, las operaciones de rescate en los escombros de un edificio derrumbado en Beirut, Líbano, luego de la explosión del 4 de agosto.

Un equipo de socorristas chilenos, que ayuda en las tareas de rescate en la capital libanesa, aseguró haber detectado, el miércoles, latidos cardíacos débiles bajo los restos de un edificio gracias a un perro rastreador y escáneres térmicos.

Lea también: #Mundo | Silvio Berlusconi, ingresado por coronavirus y en «fase delicada«

Sin embargo, la esperanza de encontrar a alguien fue disipandose conforme pasaron los días. El director de las operaciones de la Defensa Civil libanesa, George Abou Moussa, aseguró a AFP que «no hay nada más (…) No había ni vivos ni muertos».

La trágica explosión en el puerto de la capital libanesa que destruyó vecindarios enteros y dejó al menos 191 muertos y más de 6.500 heridos, según cifras oficiales.

El embajador Mustafá Adib se convirtió, este lunes, en el nuevo jefe de Gobierno de Líbano. El diplomático fue designado por el presidente libanés, Michel Aoun, y ratificado por el Parlamento del país.

Desde 2013, Adib se desempeñó como el encargado de la legación diplomática de Líbano en Alemania.

La designación de Mustafá Adib se produjo tres semanas después de la renuncia en bloque del Gobierno conformado por Hasan Diab.

Le puede interesar: #Mundo | Incendio en Huelva, España, afectó más de 10.000 hectáreas

Esa dimisión fue provocada por el doble estallido que destruyó el puerto de Beirut y que dejó cerca de 200 muertos y más de 7.000 heridos.

El nuevo gobernante se dirigió a la prensa luego del anuncio del presidente Aoun y afirmó que tiene poco tiempo para construir un gabinete que le permita implementar las reformas requeridas para iniciar diálogos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Tribunal Especial para el Líbano (TSL) declaró, este martes, culpable a Salim Ayyash, presunto sospechoso de pertenecer al movimiento islámico Hezbolá, por el asesinato del ex primer ministro libanés, Rafik Hariri, en 2005.

«A pesar de que el señor Ayyash no es el único implicado, desempeñó un importante rol en la operación contra Hariri y la acusación confirmó su culpabilidad en todos los cargos que se le imputan», explicó el juez David Re.

Lea también: Autoridades políticas en Líbano lograron formar Gobierno

Según el magistrado, a Ayyash se le declaró culpable por conspiración para comerte un atentado terrorista, asesinato premeditado de Hariri, con uso de artefactos explosivos y homicidio de 22 ciudadanos.

El ente judicial también declaró inocentes a Asad Huséin Oneissi y Hasán Habib Merhi, tres de los involucrados en la muerte del ex funcionario.

Rafik Hariri fue asesinado el pasado 14 de febrero de 2005, luego de un atentado terrorista en Beirut, donde también 22 personas perdieron la vida y más de 220 fueron heridas.

La explosión ocurrida el pasado 4 de agosto en Beirut, Líbano, fue un hecho que sorprendió a todo el mundo. Los habitantes de esa ciudad vivía un día común, cuando un impacto estremecedor acabó con la vida de alrededor de 160 personas.

Lea también: #Mundo | FBI participará en investigación por explosión en Beirut

Sin embargo, el número de víctimas directas e indirectas por la explosión pudo ser aún mayor, de no ser por la rápida reacción de ciudadanos que se convirtieron en héroes.

Una de esas historias la protagonizó Pamela Zaynoon, una enfermera especialista en cuidados neonatales que trabaja en un hospital de Beirut, en donde vivió en carne propia como la estructura cedió y los escombros causaron grandes daños.

Entre esos escombros caídos se encontraban varios bebés recién nacidos, dentro de incubadoras. Según captaron las cámaras de seguridad, Zaynoon logró conseguir a tres de ellos y salió rápidamente de la habitación completamente llena de polvo y con una débil estructura.

«No podía verlos porque todos estaban cubiertos por escombros. Los agarré, los desconecté para cargarlos y corrí hacia afuera«, relató, quien recorrió casi 5 kilómetros para poner a salvo a los niños en otro centro de salud.

Esa acción mantuvo estables y lejos de cualquier daño a los tres recién nacidos, de los cuales ya a día de hoy dos están de alta con sus familias.

La Oficina Federal de Investigación (FBI) anunció este jueves que se unirá a la investigación para determinar las causas de la tragedia ocurrida en el puerto de Beirut el pasado 4 de agosto, que dejó más de 170 muertos luego de una explosión.

Lea también: #EEUU | Craig Faller: “La influencia rusa es la fuerza que ha mantenido a Maduro en el poder”

La participación de la más importante agencia investigativa de Estados Unidos se da por invitación del Líbano, que ha abierto un procedimiento local e internacional que busca conocer los detalles de lo sucedido.

El estallido de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio que llevaban seis años almacenadas provocó grandes pérdidas materiales y humanas, entre las que se contabilizan cerca de 6.000 heridos, según DW.

Dicha tragedia ha sido el detonante de una crisis política en el Líbano, en donde los más altos funcionarios gubernamentales han renunciado a su cargo por presión social.

David Hale, subsecretario de Asuntos Políticos de la Casa Blanca, señaló esta como parte de la ayuda que ofrece Washington para lograr la «transformación» que necesita el país de Oriente Próximo.

El presidente de Líbano, Michael Aoun, anunció, este miércoles, que los daños causados por el estallido ocurrido en el puerto de Beirut, la semana pasada, superaron los 15.000 millones de dólares.

Lea también: #Venezuela | Paso de la onda tropical número 31 no ha causado daños en Nueva Esparta

«Las estimaciones preliminares para las perdidas registradas por la explosión en el puerto superan los 15.000 millones de dólares», dijo el mandatario, a través de la cuenta Twitter de la Presidencia libanesa.

Este martes, aterrizó en Beirut una aeronave del Ejército español, con suministros médicos, Equipos de Protección Individual (EPI) y al menos 10 toneladas de harina de trigo.

Los reportes oficiales indican que 171 personas han fallecido y más de 6.000 se encuentran heridas, a causa de la deflagración provocada por 2.750 toneladas métricas de nitrato de amonio.

El primer ministro de Líbano, Hassan Diab, anunció este lunes la disolución de su gobierno. El ahora expremier tomó y comunicó la decisión seis días después de la doble explosión que ocurrió en el puerto de Beirut y que dejó 160 muertos y 6.000 heridos. 

Lea también: #Mundo | Crisis política en Líbano: renunció otro integrante del Gobierno

En una alocución televisada, Diab, quien se autodenomina independiente, culpó de su fracaso a la política tradicional y a “los sistemas de corrupción”. 

El ex jefe de Gobierno, quien estuvo a la cabeza de Líbano por casi siete meses, sucumbió a la presión ciudadana que se evidenció, durante el fin de semana, a través de una ola de protestas que sacudió a buena parte de la capital libanesa. 

Antes de comunicar la renuncia de todo su gabinete, Diab había sido torpedeado por las dimisiones de sus ministros de Justicia, Información y Medio Ambiente.

 

Marie Claude Najem, ministra de Justicia de Líbano, se convirtió, este lunes, en la tercera funcionaria que renuncia a su cargo gubernamental, tras la explosión ocurrida en Beirut el pasado 4 de agosto.

En su carta de dimisión, Najem argumentó que los conflictos en las calles y la crisis que vive su país desde hace un año, requieren que se imponga «la voluntad del pueblo». Por ello, instó a sus colegas ministros a dejar sus puestos de forma «colectiva».

Lea también: #Mundo | Volcán Sinabung hace erupción en Indonesia

Con su renuncia, la abogado se sumó a Manal Abdel Samad, ministra de Información, y a Damianos Kattar, titular del Ministerio de Medio Ambiente, quienes anunciaron su partida este fin de semana.

Ninguno de los tres funcionarios estará presente en el Consejo de Ministros que este lunes encabezará el primer ministro, Hassan Diab. Se espera que, en esa reunión, el gobernante someta a discusión un posible adelanto de las elecciones.