Personas leales a la filosofía del expresidente de Bolivia, Evo Morales, protestaron el pasado martes en el municipio El Alto para rechazar el aplazamiento de las elecciones y exigir su realización en el tiempo estipulado. La protesta fue convocada por los movimientos Central Obrera Boliviana y el Pacto de Unidad, vinculado con el partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS).

Por otro lado, la administración de Jeanine Áñez condenó las manifestaciones como ataques biológicos de los campesinos del MAS a la población urbana. Así lo aseguró el ministro Arturo Murillo, quien señaló que se estaban buscando cinco de diez personas que eran casos sospechosos de covid-19 en la concentración.

El MAS aseveró que el gobierno de Áñez busca “criminalizar la protesta social”, mientras se postergan las elecciones. Sin embargo, el Tribunal Electoral aseguró que el 18 de octubre se celebrarán los comicios y no el 6 de septiembre, como se había planificado.

La Defensoría del Pueblo de Bolivia informó este lunes que en cuatro cárceles del departamento de Cochabamba se registraron motines sincronizados con el fin de exigir atención médica ante la pandemia de covid-19.

El fallecimiento de un reo fue lo que generó pánico en los reclusos, haciendo que estos treparan en las paredes de los centros penitenciarios para así pedir insumos médicos y doctores ante un posible brote del nuevo coronavirus.

El representante de la Defensoría del Pueblo de Cochabamba, Nelson Cox, aseguró que “urge el ingreso de brigadas médicas para hacer un rastrillaje dentro de los recintos penitenciarios para evitar que existan más muertes”, debido a que al menos ocho personas con síntomas del virus han muerto en esa institución. Sin embargo, aún no se conoce si fallecieron por covid-19 por la falta pruebas.

Bolivia registró este viernes nuevo récord de cifras de fallecidos a causa del covid-19. Las autoridades sanitarias confirmaron 79 decesos lo que ascendió el número total de víctimas mortales a 2.407.

Le puede interesar: #Mundo | Bélgica ordenó el uso obligatorio de mascarilla en los lugares muy concurridos

El ministerio de Salud informó que las perdidas que fueron confirmadas se reportaron en los nueve departamentos del país, la mayoría de las cifras en regiones como Santa Cruz (17), Cochabamba (15) y Potosí (10), además de La Paz, Pando y Chuquisaca que sumaron nueve cada una.

Personas sin empleos e imposibilidades para diferentes sectores laborales, ese es el panorama en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus, sin embargo las trabajadoras sexuales de la capital de Bolivia, La Paz, se prepararon y ofrecen sus servicios con antibacteriales, desinfectantes guantes y trajes impermeables transparentes, lo que hace su labor “más segura”.

“La bioseguridad nos permitirá trabajar y protegernos”, asegura Antonieta, una trabajadora sexual que mostró a Reuters cómo se protegen para sus labores. Tanga, máscara de lentejuelas y un vestido transparente, además de colocarse encima una mascarilla de papel, visera de plástico, guantes y un impermeable, son todos sus implementos.

Recomendado: Gustavo Arellano, un venezolano en la FIBA: No dejes para mañana lo que te puede generar mucha satisfacción hoy

Los “trajes de bioseguridad” que se colocan sobre los muslos se encuentran entre una serie de recomendaciones en un manual de seguridad de coronavirus de 30 páginas elaborado por la Organización de Trabajadores Nocturnos de Bolivia (OTN).

En marzo, una representante del sindicato de trabajadoras sexuales de Bolivia manifestó a Reuters que algunas mujeres podrían no tener otra opción que trabajar en las calles ante el cierre de los burdeles administrados por cooperativas. Si bien la prostitución es legal, no lo es el proxenitismo.

Bolivia, que ya superó los 40.000 casos positivos de covid-19, no se vería amenazada por un brote de contagios por trabajos sexuales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado recientemente que el nuevo coronavirus SARS-COV-2 no se transmite por relaciones sexuales.

Lea también: Bolsonaro, aún contagiado con covid-19, recibió a seguidores

Trabajadoras

Mientras que América Latina se consolida como el epicentro mundial de la pandemia del covid-19, las tensiones sociales crecen debido a los largos períodos de confinamiento, la debacle económica y el pesimismo generalizado.

Lea también: #Covid19 | Venezuela registró 337 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas

La posibilidad de que vuelvan las protestas está cada vez más vigente, con el caso de Chile como uno de los más llamativos, luego de que pasaran pocos meses desde la más reciente tensión contra el gobierno de Sebastián Piñera.

Una convocatoria a cacerolazo la noche del martes degeneró pequeños focos de protestas violentas, con la exigencia de una ley que permita el retiro anticipado de fondos de pensiones para que las familias solucionen su falta de ingresos por la cuarentena.

De igual forma, en Bolivia unas 4.000 personas desafiaron la cuarentena el pasado martes y marcharon casi 12 kilómetros para reclamar por estabilidad laboral.

Brasil, Ecuador, Argentina y El Salvador han sido otros países en donde se ha registrado tensión contra los gobiernos.

Venezuela no es la excepción, pues la sostenida crisis socioeconómica y política ha generado pequeños focos de manifestaciones. Uno de los más recientes fue una protesta de adultos mayores en La Candelaria, en Caracas, por la poca atención bancaria a personas que hacían filas desde la madrugada, en medio del confinamiento.

Hasta la fecha, América Latina registra 3,6 millones de contagios y más de 150.000 muertos, sin que la caída de la curva de contagios parezca estar cercana.

La ministra de relaciones exteriores de Bolivia, Karen Longaric, anunció este lunes en su cuenta twitter que fue diagnosticada con Covid-19.

Lea también: Jeanine Áñez anunció que se contagió de coronavirus

Longaric se convirtió en la sexta representante del gabinete de la presidenta Jeanine Añez que contrae la el virus.

“He dado positivo a la prueba de la Covid-19. Por el momento, me encuentro bien y estoy asintomática. Si Dios lo permite continuaré trabajando por Bolivia desde en mi aislamiento en mi casa”, señaló Longaric.

La semana pasada la presidenta boliviana, Jeanine Añez, dio positivo al Covid-19.

“Creo que este es un momento de reflexión en el que debemos tomar consciencia que tenemos que cuidarnos, que debemos hacer eco del distanciamiento físico, el uso de barbijos, el lavado de manos. Nadie está exento de tener esta enfermedad”, señaló Añez en su momento.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, confirmó este jueves que dio positivo a la prueba del coronavirus, a la que se sometió luego de que varios integrantes del equipo gubernamental contrajeran la enfermedad.

Lea también: Gobernador Omar Prieto dio positivo a la prueba PCR del covid-19

La mandataria hizo el anuncio a través de redes sociales, en donde explicó que los contagios de sus compañeros de trabajo la llevaron a realizarse el test.

“Me siento bien, me siento fuerte, voy a seguir trabajando de manera virtual”, indicó Áñez, quien informó que permanecerá aislada por los próximos 14 días.

Cumplido ese plazo, volverá a realizarse una prueba para determinar si logró superar la enfermedad, que ya ha provocado cerca de 43.000 infectados en Bolivia y poco más de 1.500 fallecimientos.

La Fiscalía General de Bolivia emitió este lunes una acusación formal por presuntos delitos de terrorismo contra el expresidente de ese país, Evo Morales, quien se encuentra en Argentina tras haber renunciado al cargo a finales de 2019.

Lea también: Representantes del Colegio Electoral en EEUU estarán sujetos a “voto popular” tras resolución del Supremo

La justicia boliviana solicitó la detención preventiva del mandatario, luego de la acusación emitida por la Comisión de Fiscales Anticorrupción.

Morales es investigado por una grabación telefónica en la que instaría a bloquear ciudades durante el conflicto sociopolítico que atravesó el país entre octubre y noviembre del año pasado, tras la denuncia de fraude en las elecciones presidenciales.

Estas órdenes habrían sido dadas por Morales desde México, a donde acudió en primera instancia bajo el resguardo de Andrés Manuel López Obrador. Desde allí habría dado órdenes a dirigentes en Bolivia, según consideró la Fiscalía.

Con información de EFE

Debido al colapso del sistema funerario, cuerpos sin vida pasan días en las calles de Bolivia a la espera que se les dé sepultura luego de haber fallecido a causa de la letal covid-19. Muchas familias han optado por guardar los cadáveres en sus casas dentro de ataúdes improvisados.

“Entre 20 y 30 cadáveres permanecen en sus domicilios, cada día se siguen incrementado”, declaró recientemente el presidente de la Asociación de Funerarias de Cochabamba, Juan Carlos Orellana. La ciudad, la tercera región más importante de Bolivia, se visualizan escenas dantescas: cuerpos esperando sepultura, incluso algunos envueltos en plástico negro colocados fuera de las casas, se asemeja a lo vivido el pasado mes de abril en Guayaquil, Ecuador.

El medio The Associated Press (AP) reportó el caso de un hombre de 54 años que murió la tarde del pasado sábado 4 de julio en busca de atención médica. Su cuerpo fue encontrado por sus familiares el domingo. Fue envuelto en plástico negro. “Él se estaba quejando de un dolor en el pecho y un resfrío que decidió curarse en casa, pero al no sentir que sanaba salió a buscar un médico y hoy nos enteramos que murió antes de encontrar uno, en la calle”, expresó un familiar a la agencia norteamericana.

Recomendado: Duplicidad en Venezuela: dos poderes, una sola realidad social

El medio Voz de América (VOA) también se hace eco de la crisis en Cochabamba. Reporta que en la región se están dando numerosos casos de personas que mueren en sus hogares sin haber sido diagnosticadas. Entonces ocurre que los servicios de salud tardan en tomar las pruebas, en dar a conocer los resultados y en emitir un certificado de defunción, puesto que si el muerto da positivo al virus se deben cumplir con los protocolos de bioseguridad para el entierro.

Lea también: Uruguay es el primer país de Latinoamérica que retoma clases presenciales en medio de la pandemia


No solo el sistema funerario

Los expertos dicen que se está dando el caso de personas que tienen miedo ir al médico y prefieren automedicarse.  Mientras tanto, en el cementerio el único horno de cremación con capacidad de cuatro a cinco cuerpos está sobrecargado por lo que el gobierno interino de Jeanine Áñez pidió a la población que se opte por un entierro.

Los casos de coronavirus continúan en ascenso en el país andino. El ministerio de Salud dijo en su más reciente informe que en un día se registraron 1.253 casos para un acumulado 38.071 y 1.378 fallecidos.

La región más castigada es Santa Cruz, al este de La Paz, la cual anunció que este lunes retornará sus actividades tras cuatro meses de cuarentena. Y Cochabamba anunció que estará en un aislamiento con la visita de brigadas médicas casa por casa para la detección temprana de la enfermedad.

Con más de mil infectados de coronavirus por día, Bolivia se encamina hacia una “pandemia explosiva”, advirtió este viernes el jefe de la unidad de epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto.

Bolivia registró el jueves 1.301 nuevos contagios en el día, un récord desde que el mal irrumpió en el país en marzo, con lo que el total de infectados trepó a 35.528 y la cifra de muertos a 1.271, según el reporte oficial.

“Estamos teniendo ya los (nuevos) casos por millar y los fallecimientos por decenas, lo que nos hace (temer) que la situación ya está yendo peligrosamente a lo que llamamos una pandemia explosiva”, dijo Prieto a la televisión Cadena A.

Le puede interesar: #Mundo | Localizaron 86 bolsas con restos humanos en México

Debido a las nuevas cifras de infectados, Prieto consideró que “sin duda éste es un momento demasiado alarmante” para este país de 11 millones de habitantes.

Prieto atribuyó esta situación a que Bolivia ingresó en una fase de “transmisión comunitaria”, pero además a que la población desacata las reglas de la cuarentena establecida marzo. Con información de AFP.