Un grupo de indígenas presuntamente asesinó y descuartizó al dueño de una finca ubicada en Capanaparo, vía Guachara en el estado Apure.

El hecho se dio el pasado miércoles 15 de abril. Claudio Ramón Calzadilla Maleras, de 31 años y dueño y productor de la finca “La Fortaleza”, el fueron robados dos caballos de su propiedad, por lo que en compañía de dos de sus hombres, fueron en busca de los antisociales.

En el camino fueron emboscados por un grupo de indígenas. Sus trabajadores pudieron huir, mientras que Calzadilla fue tumbado del caballo, asesinado y descuartizado. Las partes de su cuerpo cortadas fueron arrojadas a un río aledaño.

Claudio Ramón Calzadilla Maleras era productor y dueño de la finca "La Fortaleza" en el estado Apure

Claudio Ramón Calzadilla Maleras era productor y dueño de la finca “La Fortaleza” en el estado Apure

Lea también: Habilitarán rutas de transporte de Metrobús para trabajadores de la Salud

Denuncian que indígenas cometen actos vandálicos

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la región del suroeste de Venezuela, abrieron la investigación. Solo rescataron del fallecido una de sus piernas.

Habitantes de la comunidad alertan que en la región no hay pena ni cárcel para los grupos indígenas que en reiteradas oportunidades cometen actos vandálicos, según denuncias recogidas por El Clarín del Llano.

Foto: Referencial

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) hicieron este jueves el levantamiento de un cadáver en plena vía pública, cercano al Mercado Municipal de la población de Altagracia de Orituco, estado Guárico.

Lea también: Carlos Vecchio aseguró que en las próximas semanas llegará más Ayuda Humanitaria Venezuela

Según los datos aportados, el cadáver de Daniel Ribas Castillo de 22 años de edad, quien era funcionario activo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y recibió más de cien impactos de bala, además de llevar un letrero que decía “Por sapo y pichador”.

Familiares de la víctima, indicaron que un grupo de hombres con armas largas llegaron a su residencia y, luego de someterlos se llevaron, al ocsiso hasta el lugar donde lo ajusticiaron. Las autoridades mantienen las investigaciones y se presume que el delito sea un acto de venganza ligado a la muerte del “Gago Ovalles”.

Una mujer fue detenida por colaborar en un intento de fuga de un reo en una maleta. La información la difundió la periodista, Pableysa Ostos, en su cuenta de Twitter.

El hecho ocurrió en el Internado Judicial José Antonio en el estado Anzoátegui. La ciudadana Maryori Narváez, fue detenida cuando salía de la visita con un reo en una maleta. El privado de libertad fue identificado como Andrés Rodríguez.

Ostos, especificó que el caso quedó a órdenes de la Fiscal 20 del Ministerio Público.

El brutal crimen de unos reporteros en cautiverio destapó una verdad incómoda que ya advertían analistas: entre Ecuador y Colombia opera una frontera del crimen donde el poder del narcotráfico desafía a dos Estados.

Sin haber recuperado los tres cuerpos de los integrantes del equipo de prensa ecuatoriano que estaban en poder de guerrilleros disidentes de las FARC desde el 26 de marzo, los dos gobiernos ahora buscan dar un golpe contundente que reivindique su autoridad en la zona limítrofe donde ocurrió todo.

– Crimen transnacional –

 Colombia lleva cinco décadas luchando contra fuerzas guerrilleras y paramilitares que encontraron en el narcotráfico un combustible gracias a la política de prohibición y persecución de las drogas que impone Estados Unidos, el mayor consumidor de cocaína del mundo.

Ecuador creía que podía mantenerse a salvo pese a estar conectado por una frontera de selva y ríos de más de 700 km, que discurre por zonas empobrecidas.

El histórico abandono y falta de control oficial por los dos lados y las numerosas trochas ilegales permitieron la operación de bandas que viven del tráfico de drogas, armas y combustible, así como de la minería y la tala ilegales.

 La zona es punto estratégico para el envío de droga hacia Estados Unidos desde el Pacífico, y un escenario de “crimen transnacional”, con gran influencia de carteles mexicanos, dice a la AFP el general colombiano Mauricio Zabala, uno de los responsables militares en la frontera.
Lea el resto de la nota aquí
Con información de AFP