Leopoldo Luque, médico del fallecido exfutbolista argentino, Diego Armando Maradona, es acusado de haber falsificado la firma de éste en una solicitud de historia clínica.

Una prueba caliográfica, ordenada por los fiscales que investigan la muerte del «Pelusa», ha sido la que ha determinado el fraude.

Le puede interesar: Danielle Kang sigue a la cabeza del Torneo de Campeonas del LPGA Tour

Con fecha del 1 de septiembre de 2020, la solicitud presentada ante la Clínica Olivos de Buenos Aires, la realizó Luque presuntamente para conocer la historia clínica de su para entonces paciente.

Por este delito, el neurocirujano podría ser imputado por «uso de documento privado adulterado». Este documento fue encontrado en los registros que se realizaron en la clínica y la casa del médico del exjugador.

Aunque la Justicia aún no confirma que Luque fuera el que falsificara la firma, los indicios de los investigadores apuntan a esta hipótesis. Tanto el permiso con la falsa firma como los papeles donde alguien practicaba estaban juntos en el domicilio del neurocirujano.

Franklin Pacheco, quien ejerció como parte del personal de enfermería del Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) en el estado Trujillo durante 20 años, fue despedido luego de elevar una denuncia por irregularidades.

Lea también: Fundación Gabo y Facebook se unen para capacitar a más de 2.000 periodistas latinoamericanos

En octubre de 2019 fue destituido de su cargo, por haber reclamado y protestado por un desvió de insumos que realizaron en el hospital Dr. Motezuma Ginnari de Valera. Junto a él, fueron destituidos otros 26 trabajadores.

Le puede interesar: Al borde del colapso: hospitales de Anzoátegui no cuentan con insumos ni infraestructura básica (+Reportaje)

«Vimos un camión, que supuestamente era del hospital central, que estaba sacando una serie de medicamentos costosos. Procedimos a pedirle la identificación (…) no tenían ningún tipo de identificación», narra Brito en el reportaje realizado por la periodista Mayra Linares.

Funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana el estado Zulia (Cpbez) detuvieron a un ciudadano que se encontraba extrayendo combustible de los tanques subterráneos de la estación de servicio Pichincha, ubicada en la parroquia Santa Lucia de Maracaibo.

Identificado como Manuel Sabino Torrealba, éste se encontraba junto con otras tres personas extrayendo el combustible. Los funcionarios además encontraron una manguera de 25 metros que utilizaban desde los tanques subterráneos para llenar los camiones.

Lea también: Docentes de Sucre mantienen protestas pacíficas

El hecho se registró en horas de la madrugada de este jueves 15 de octubre. Un grupo de vecinos se percató del hecho irregular dio aviso a los patrulleros del Centro de Coordinación Policial Maracaibo Este, quienes se presentaron en el sitio.

El hombre y los vehículos utilizado para la extracción fueron llevados a la sede policial puestos a la orden de la Fiscalía 13 del Ministerio Público, instancia que abrió una investigación sobre el caso.

Combustible

La pedofilia es un delicado tema que ha sido expuesto últimamente con investigaciones como la del documental de Jeffrey Epstein, en la que se describió cómo el poder y el dinero te puede convertir en alguien “invulnerable”, incluso si comete un crimen tan grave como los que hizo el fallecido magnate.

El Movimiento Activista Pedófilo (MAP), o Minor-Attracted Person (MAP), es un término “paraguas” que cubre a todas aquellas personas que se sienten atraídas por niños y adolescentes pero (según argumentan las personas que padecen este desorden) a un nivel afectivo y como una orientación sexual, tomando incluso posturas reivindicativas como las del movimiento LGBT, tema que VPItv trabajó en esta entrevista con Óscar Misle, fundador de Cecodap.

Para desmontar los argumentos de este “movimiento” que busca aprobación, la Dra. Cecilia Dávila, psiquiatra, ofreció sus perspectivas profesionales con respecto a los pedófilos a VPItv, y de cómo es erróneo que quieran legitimar este delito.

“La pedofilia es un trastorno mental y del comportamiento  registrado dentro de las parafilias, que se caracteriza por una excitación sexual intensa y recurrente, durante un período de al menos seis meses, resultante de fantasías, deseos sexuales irrefrenables o comportamientos que implican la actividad sexual con uno o más niños menores de 13 años. Las personas que han cumplido estos deseos o fantasías sexuales, suelen tener serios problemas interpersonales.” definió Dávila.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés), la orientación sexual se define como “la atracción sexual duradera a parejas masculinas, femeninas o ambas. La orientación sexual puede ser heterosexual, del mismo sexo (gay o lesbiana) o bisexual.

Con respecto a cuál edad se puede considerar a una persona como pedófilo, “debe tener como mínimo 16 años y ser al menos cinco años mayor que el niño/niña que son objeto de su deseo. Puede ser exclusivo, es decir, que el objeto de su deseo pueden ser sólo niños, niñas o ambos (…) Algunos no se limitan con respecto al incesto”.

pedofilia

Algunos miembros de este «movimiento» argumentan reivindicación de derechos.

De acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS, la pedofilia se define como “un patrón, sostenido, enfocado e intenso de acoso sexual (así como manifestaciones de pensamiento, fantasías, necesidades o comportamientos) que involucra a niños pre-púberes”.

La pedofilia es un trastorno, no una orientación sexual. Es un tema que no es discutible ni debatible”, aseguró Dávila, quien también cree que no ve que el movimiento MAP logre establecerse como uno de reivindicaciones de derechos.

“La relación de un adulto con un niño, incluso sin que medie el sexo, será asimétrica y desequilibrada, y esa asimetría va desde la anatómica, pasando por la asimetría en la independencia económica, social y de toma de decisiones, hasta llegar a la conciencia y disfrute del amor y el sexo. Esa relación en desequilibrio ubica al niño en una dinámica de coerción, manipulación y control desde el adulto. Las relaciones que se dan dentro del movimiento LGBT son entre adultos”, comentó la médico.


De acuerdo con Dávila, los términos “niño” y “niña” son “relativamente nuevos” y el hecho de concebir al niño “como sujeto de derecho” también es relativamente reciente.

“En el transcurso de la historia, los niños han pasado por momentos en los cuales el infanticidio era legal, así como el abuso y  el maltrato (…) El niño como sujeto de derecho es un logro que se obtiene en el siglo XX  y de allí en adelante no ha parado la lucha por protegerlo y defenderlo” indicó la psiquiatra.

“El MAP es un movimiento que intenta dar marcha atrás a lo ya logrado. Pretende ubicar al niño de nuevo como objeto, en el caso de ellos sólo como objeto para la satisfacción de su deseo. Desde 1989, cuando La Convención sobre los Derechos del Niño es adoptada por la Asamblea General de la ONU, todos los países están en el deber de proteger al niño, de asegurar su supervivencia y desarrollo”, finalizó la especialista.

A juicio de este periodista, la pedofilia es un delito que debería ser sentenciado con pena de muerte pero, como ese es otro debate, nos enfocaremos en un movimiento que trata de justificar este crimen basándose en su derecho de poder amar a quien sea, sin importar su edad: El Movimiento Activista Pedófilo (MAP).

Minor-Attracted Person (MAP), es un término “paraguas” que cubre a todas aquellas personas que se sienten atraídas por niños y adolescentes pero (según argumentan las personas que padecen este desorden) a un nivel afectivo y como una orientación sexual, tomando incluso posturas reivindicativas como las del movimiento LGBT.

El término cronofilia, propuesto por John Money en 1986, se refiere a cuando la “edad sexoerótica” de quien padece la “parafilia” es “discordante con su edad cronológica actual y concordante con la edad la pareja preferida”, y también es un término que engloba otras “preferencias sexuales” hacia individuos que van desde bebés hasta ancianos.

Lea también: #Venezuela | Fallas en el suministro de agua dificulta rutina de higiene en el Zulia

Sin embargo, este neologismo, a pesar de que no ha sido completamente aceptado por la comunidad psiquiátrica y, de acuerdo al autor neerlandés Diederik F. Janssen, el término es “casi clínico y confuso” que “nunca caló y que, en el propio trabajo de Money elevó más preguntas que respuestas fáciles”.

Ahora bien, para brindar una perspectiva profesional del tema, Oscar Misle, educador, orientador, terapeuta familiar y uno de los fundadores de Cecodap (organización venezolana que trabaja en la “promoción y defensa de los derechos humanos de la niñez y adolescencia”) conversó con VPItv sobre el movimiento MAP.

Con respecto a la definición de pedofilia, Misle indicó que “es un trastorno de la salud mental en donde quien la padece le atraen los niños o de mismo sexo o el contrario e, independientemente de lo que aleguen las personas del MAP, “no es una orientación sexual, porque el sujeto de atracción (el niño) no está en condiciones de establecer relaciones sexuales con un adulto, debido a su condición de vulnerabilidad física, psicológica y emocional, convirtiéndolo en un ser que es víctima de un delito. En una relación con esa diferencia de edad, hay un dominio de poder de parte del adulto”.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés), la orientación sexual se define como “la atracción sexual duradera a parejas masculinas, femeninas o ambas. La orientación sexual puede ser heterosexual, del mismo sexo (gay o lesbiana) o bisexual.

Tomando esta definición, es simplemente imposible la aceptación social, legal y de salubridad mental, que alegan las personas pertenecientes al MAP, aunque “quieren que la pedofilia salga de la categoría de trastorno mental para poder tener libertad (…) Ellos (los pedófilos) se basan en que el amor es libre y que cada persona tiene la libertad de amar a cualquier persona de cualquier edad. Es para poder legitimar un trastorno, que está dispuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS)” indicó Misle.

“Se trata de evitar a toda costa que se naturalice este movimiento, porque dará pie para que se justifique una conducta violenta en la que se utiliza a un niño para satisfacerse sexualmente. El objetivo de salir del listado de enfermedades de salud mental propuesta por la OMS, es para poder luchar por sus reivindicaciones y legitimar su condición patológica”.

De acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS, la pedofilia se define como «un patrón, sostenido, enfocado e intenso de acoso sexual (así como manifestaciones de pensamiento, fantasías, necesidades o comportamientos) que involucra a niños pre-púberes”.

Por otro lado, las redes sociales se han convertido en herramientas para propagar estas erróneas ideas, “principalmente Facebook” según Misle, en donde la utilización de símbolos “como una bandera con los colores azul, blanco, rosado para parecerse al movimiento LGBT” se han visto en diversas publicaciones, “pero este mismo movimiento se niega a reconocer o incorporar como una orientación sexual a la gente del MAP como un movimiento de reivindicación de derechos”.

“Hay quienes alegan que detrás de todo este movimiento hay intereses económicos muy fuertes, debido a que la explotación sexual y la pornografía infantil, por ejemplo, son redes potentes que se lucran de este abuso (…) No creo que la OMS ceda frente a la presión de este movimiento, pero es importante que la sociedad se movilice para detenerlo”, indicó Misle.

“La explotación sexual comercial se da porque el niño está en una situación de pobreza y carencia, buscando salir del entorno en donde están, lo que profundiza aún más la vulnerabilidad”, aseguró Misle.

Sobre el tema legal y la situación de pedofilia en Venezuela

Otro de los argumentos en el que se escudan las personas pertenecientes al MAP es en la edad de consentimiento que, en el caso de la legislación venezolana, no tiene una definición muy clara.

De acuerdo con el artículo 2 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopna), “se entiende por niño toda persona con menos de doce años de edad. Se entiende por adolescente toda persona con doce años o más y menos de dieciocho años de edad. Si existieren dudas acerca de si una persona es niño o adolescente se le presumirá niño hasta prueba en contrario. Si existieren dudas acerca de sí una persona es adolescente o mayor de dieciocho años, se le presumirá adolescente, hasta prueba en contrario”

pedofilia

Esto quiere decir que la edad de consentimiento en Venezuela se encuentra entre los 14 y los 16 años, aunque los artículos están abiertos a interpretación, puesto que en el artículo 259 se establece que “quien realice actos sexuales con un niño o participe en ellos, será penado con prisión de uno a tres años. Si el acto sexual implica penetración genital, anal u oral, la prisión será de cinco a diez años. Si el culpable ejerce sobre la víctima autoridad, guarda o vigilancia, la pena se aumentará en una cuarta parte”

Por otra parte, el artículo 260 se basa en los actos sexuales con adolescentes “contra su consentimiento” será penado conforme el artículo anterior. Es decir, sii una persona es adolescente a partir de los 12 años y alega consentimiento de una relación con una persona de 25 años, por ejemplo, ¿no existe un abuso a pesar de la diferencia de edad?.

Lea también: #Venezuela | Industria petrolera venezolana presenta un retraso de más de 100 años

De acuerdo a Misle, “cuando se redactó la Lopna, hubo toda una discusión sobre qué significaba el consentimiento: un grupo que pensaba en el aspecto de las relaciones sexuales, por ejemplo alguien de 18 con alguien de 13, pero no se consideró lo que significaba que un adulto es quien decide tener relaciones sexuales con un adolescente, quien no tiene las condiciones para consentir

Hay que revisar el artículo porque no es explícito, ya que cuando se busca lo que se entiende por adolescente en la Lopna, es toda persona mayor de 12 años, y si una persona de esa edad tiene relaciones sexuales con un adulto, sea pedófilo o no, allí hay un problema porque hay una asimetría de poder y una situación de vulnerabilidad frente a cualquier tipo de seducción y manipulación. Ellos pueden alegar la edad de consentimiento, pero el problema está en el art. 260 de la Lopna” aseguró Misle.

“La posición de Cecodap, y la mía personal, es que no se puede argumentar el consentimiento cuando un adulto utiliza sexualmente a un adolescente, porque no tiene la formación, ni la capacidad de tomar una decisión sobre todo lo que implica el sexo”, sentenció Misle.

Con respecto a si existen algunas “células” de MAP en Venezuela, Misle aseguró que “Cecodap no tiene conocimiento” de alguna, pero el MAP siguen con el trabajo de “penetración y posicionamiento a través de las redes por el alcance que tienen”

“Sin embargo, la pedofilia, el grooming y la extorsión sexual son realidades en el país”, finalizó Misle.

Debido a una fiesta ilegal por la cuarentena nacional en Altamira, municipio Chacao (Miranda), dos personas resultaron infectadas con coronavirus COVID-19; en el festejo realizado en una casa del sector, participaron otros 16 ciudadanos. Todos fueron detenidos.

El alcalde de Chacao, Gustavo Duque, informó que serán «contundentes» las sanciones en contra de las 18 personas involucradas en el hecho.

Le puede interesar: OEA apoya propuesta de transición ofrecida por EEUU para Venezuela

«Las sanciones serán contundentes con los irresponsables que pongan en riesgo a vecinos del municipio. Las fiestas pequeñas o grandes están prohibidas y se procederá de manera contundente con quien viole el decreto. O todos estamos en la misma página asumiendo responsablemente esto o nos perjudicamos todos», se expresó Duque a través de redes sociales.

¿Narcóticos en la fiesta?

Uno de los detenidos, de nombre Jorge Echenagucia, tiene historial delictivo: en 2018 fue arrestado por comercializar droga tipo cocaína. La información fue compartida por el periodista Román Camacho.

(Oriana Barroso) El Obispado de Málaga suspendió a un sacerdote detenido por distribuir pornografía infantil en Internet, según informó la Diócesis en un comunicado publicado el martes. El cura fue arrestado el pasado lunes junto a otros tres hombres, de entre 36 y 48 años, por poseer y compartir material pornográfico infantil. Los agentes hallaron 400 videos con contenido de este tipo en el domicilio del sacerdote.

Tras ser informado de los hechos, el Obispado señaló que «ordenó inmediatamente la suspensión cautelar del ejercicio» de dicho cura, que se encontraba en Málaga por motivos familiares. En su comunicado, la Diócesis pide «perdón a las posibles víctimas» e invita «a todos los fieles a orar por ellas, por sus familias, por la Iglesia, sus ministros y colaboradores, y también por la conversión de quienes cometen tan execrables hechos».

Según fuentes oficiales, en el inmueble del sacerdote, los agentes encontraron varios maniquíes del tamaño de menores, así como ropa de niños. Los arrestados están acusados de los delitos de tenencia y distribución de material pornográfico infantil a través de Internet. En los registros, se intervinieron más de un centenar de dispositivos informáticos de almacenamiento, varios ordenadores, una cámara de vídeo y teléfonos móviles. Además, durante uno de los registros, los agentes hallaron un programa de intercambio de archivos con contenido pedófilo en funcionamiento.

La Operación Sandrina se inició a principios de este mes gracias al continuo trabajo de rastreo en la Red por parte de ciberagentes y a un aviso del organismo de Estados Unidos encargado de recibir y canalizar perfiles que comparten pornografía infantil.

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

Este jueves, el abogado del Teniente de la Guardia Nacional y ex jefes del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional Bolivariana (Conas) , Enrique Paul Machado, explicó que fue sentenciado a 4 años y 10 meses por romper su carnet de la patria.

Esto sucedió en el marco de las protestas de calle en el año 2017, cuando en varios videos que circularon por las redes sociales, un teniente de la Guardia Nacional cortó su carnet de la patria y se pronunció en desacuerdo con el gobierno de Nicolás Maduro.

Venezuela - Condenan a 4 años y 10 meses a Teniente que rompió su carnet de la patria -VPItv