El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó rechazó las acusaciones por parte del régimen de Nicolás Maduro sobre su tío Juan José Márquez de trasladar “presuntamente” material explosivo al país tras la gira internacional que emprendió por ocho países.

Lea también: Guaidó: “Maduro destruyó la economía en Venezuela”

Asimismo, señaló que toda seguridad aeroportuaria tiene prohibido el ingreso de material explosivo a la aeronave.

“Es imposible colocar material explosivo en una línea comercial”, señaló el líder de la Asamblea Nacional durante la rueda de prensa.

Guaidó también señaló que tanto él como su pariente cumplieron todos los estándares de seguridad en la ciudad de Lisboa, Portugal, antes de abordar el avión a Venezuela.

“Nosotros cumplimos todos los procesos de seguridad”, argumentó.

Un nuevo artefacto explosivo sin estallar fue localizado la noche de este martes en la sede de Lácteos San Simón, en la zona industrial de Maracaibo.

Lea también: Conatel cerró y confiscó equipos de la emisora Jet 95.3 FM en Punto Fijo

Este hecho es el sexto similar que se origina en la capital del estado Zulia y el segundo ataque en contra de los propietarios de dicho grupo empresarial, productor y procesador de leche.

El primer artefacto en contra de la familia propietaria de Lácteos San Simón ocurrió en una casa de su propiedad ubicada al este de Maracaibo, en esa ocasión el explosivo tampoco se activó.

Dos antisociales fueron detenidos con un kilo de 805 gramos de explosivos C4 este lunes por efectivos del destacamento nº 311 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), en el punto de atención al ciudadanos Boconoíto, municipio San Genaro, estado Portuguesa.

Lea también: Intergremial Educativo acató al paro de 48 horas

Este hecho se produjo cuando los efectivos abordaron un expreso ejecutivo que salio de Barquisimeto con destino a San Antonio del Táchira, al efectuar una revisión la GNB hallo el presunto material explosivo que había sido oculto por los implicados en los asientos del autobús.

Foto: Cortesía GNB

EFE.- El Gobierno de Colombia expresó hoy “su rechazo” a los ataques contra el Tribunal Supremo de Justicia, el Ministerio Público y la Asamblea Nacional y llamó a las partes a dialogar para encontrar soluciones a la delicada situación que vive el país.

Así lo aseguró en un comunicado divulgado por la Cancillería colombiana en el que reitera “la importancia del cumplimiento del calendario electoral, la liberación de los presos políticos y el respeto a los mandatos constitucionales de la Asamblea Nacional“.

Un agente del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) robó el martes un helicóptero desde el que lanzó granadas contra la sede del Supremo en Caracas, lo que el Ejecutivo de Nicolás Maduro describió como un acto “terrorista”.

Por otro lado, opositores denunciaron el lanzamiento de objetos y explosivos contra la sede de la Asamblea Nacional, desconocida por el Gobierno de Maduro, por parte de grupos oficialistas.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, expresa su rechazo por los hechos acontecidos en Venezuela el 27 de junio contra el Tribunal Superior de Justicia, así como las agresiones verbales y físicas cometidas por la Guardia Nacional contra diputados y periodistas que se encontraban en el recinto de la Asamblea Nacional”, dice el comunicado de la Cancillería colombiana.

Igualmente, Colombia manifestó su preocupación “por los continuos ataques verbales y descalificaciones contra el Ministerio Público en cabeza de la Fiscal Luisa Ortega Díaz, situación que atenta contra la autonomía y libre ejercicio de un poder público como el que representa dicha funcionaria”.

El Gobierno colombiano también considera que “el proceso de convocatoria de la Asamblea Constituyente en este momento no contribuye a la cohesión social de Venezuela”.

Desde hace casi tres meses Venezuela vive manifestaciones opositoras casi diarias para exigir la salida del poder de Maduro, al que los convocantes responsabilizan de la escasez de alimentos y medicamentos y acusan de atropellar el Estado de derecho.

Desde el 1 de abril en el país se vive una oleada de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno, algunas de las cuales se han tornado violentas y han dejado 77 muertos y más de mil heridos, según la Fiscalía.EFE