La Cumbre del G20 realizada este sábado de manera virtual por parte del Gobierno de Arabia Saudita se centró en los esfuerzos para frenar la pandemia del Covid-19.

Lea también: #Mundo | ¡Se escapó un like del Vaticano!: «Me gusta» del Papa se coló en foto de modelo brasileña

«Nuestros pueblos y economías todavía están sufriendo este impacto. Sin embargo, haremos todo lo posible para superar esta crisis a través de la cooperación internacional», dijo el rey Salmán en el discurso inaugural.

A pesar que la Cumbre no se celebró de manera presencial en Arabia Saudita, se organizó un evento musical y una exhibición aérea en el cielo de Riad.

Durante la reunión entre los países que conforman el G20 se tocaron temas como la distribución de las vacunas que están en prueba antes de salir al mercado.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, solicitó a través de una carta a los líderes del G20 que apoyen la apertura de una investigación sobre el origen del coronavirus Covid-19.

Lea también: Dos ministros en Bolivia dieron positivo a la COVID-19

Morrison insistió que en se debe realizar un investigación profunda «que indague en la causa que originó la pandemia», resaltó.

«En esto es lo que se centra Australia y por eso he escrito a los líderes del G20 sobre ello», señaló el ministro al diario The Sydney Morning Herald.

Asimismo, rechazó la teoría de que el coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhán, China.

«Lo más probable es que el virus se originara en los mercados», argumentó Morrison.

Los ministros de salud del G20 reconocieron «la debilidad de los sistemas sanitarios» ante la pandemia del coronavirus Covid-19 durante la reunión virtual que sostuvieron este domingo.

Lea también: Ministros españoles: Se han tomado las medidas más drásticas de aislamiento

«Se ha evidenciado la debilidad de los sistemas sanitarios», indicaron los ministros.

Asimismo, el representante de Arabia Saudí, Taufiq al Rabia, señaló durante la reunión que «hemos abierto los ojos y descubierto los huecos en los sistemas de salud y las innumerables oportunidades para mejorarlos».

Rabia solicitó a sus homólogos a presentar «respuestas efectivas» en las reuniones que se llevarán a cabo en julio y octubre.

«Reconocemos que hay algunas áreas de debate y estamos felices de abordarlo en los futuros grupos de trabajo de Salud», argumentó el ministro.

El G20, mejor conocido por ser el grupo de los países más desarrollados, acordó este miércoles respaldar la decisión de suspender la deuda a aquellos países pobres de manera temporal.

El acuerdo fue de manera virtual en marco de las reuniones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cubre las cantidades adeudadas de los países miembros hasta finales del 2020 para que estas naciones puedan gestionar de mejor manera la crisi sanitaria y económica ante el brote del nuevo coronavirus, Covid-19.

Esta moratoria afecta los pagos entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre del 2020, con la opción de renovar para el 2021. Pero deberán devolverse para los años 2022 y 2024. Esta medida beneficiará a 77 países.

Según la BBC, esto cubrirá 12 mil millones de dólares en total.

Los líderes de las economías más fuertes en todo el mundo iniciaron una cumbre en modalidad virtual este jueves para tratar de coordinar una respuesta contundente contra el coronavirus que ha tenido inmediata propagación y ha cerrado empresas así como obligado a poblaciones de todos los países a quedarse en sus casas.

Te puede intersar: Conor McGregor donó 1 millón de euros en equipos para hospitales irlandeses

El rey Salman de Arabia Saudí, quien dirigirá la reunión del Grupo de los 20, indicó que la cumbre es primordialmente para avanzar en los esfuerzos globales para detener la pandemia y sus consecuencias económicas, mientras la población pierde ingresos por las cuarentenas, toques de queda y confinamientos.

En la lista de jefes de Estado que participarán en la cumbre se encuentra el presidente de China, Xi Jinping, y el de Rusia, Vladimir Putin. La canciller de Alemania, Angela Merkel, se unirá desde su apartamento en Berlín, donde cumple cuarentena luego de dar positivo al virus.

En la reunión habrá además representantes de la Organización Mundial de la Salud, Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Internacional del Trabajo, entre otros.

Autoridades de España, Jordania, Singapur y Suiza participarán en la cumbre, además de los presidentes de organizaciones regionales como la Unión Africana, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y el Consejo de Cooperación del Golfo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, rechazó el domingo las elecciones presidenciales en Venezuela y pidió la liberación de un estadounidense detenido en el país sudamericano.

A través de su cuenta oficial de Twitter el secretario Pompeo dijo: «Observando #Venezuela hoy. Elecciones fraudulentas no cambian nada. Necesitamos que el pueblo venezolano gobierne ese país… una nación con tanto que ofrecer al mundo. Pedimos al gobierno que libere a #JoshHolt».

Las elecciones del domingo han atraído amplias críticas debido a que a los rivales más populares del presidente Nicolás Maduro se les prohibió ser candidatos y muchos más se vieron obligados a irse del país.

Haciéndose eco de las posturas del desgastado movimiento de oposición de Venezuela, tanto Washington, como la Unión Europea y muchos países latinoamericanos han dicho que no reconocerán los resultados.

Entre tanto el subsecretario de Estado John Sullivan dijo que EE.UU. no reconocerá el resultado de las elecciones presidenciales que celebra Venezuela el domingo.

Estados Unidos considera activamente aplicar sanciones petroleras a Venezuela y Sullivan dijo a periodistas en Buenos Aires que una respuesta a la votación del domingo se discutirá en un encuentro del G20 en la capital argentina, el lunes.

Argentina organizó el encuentro privado por pedido de Donald Trump, que telefónicamente le encomendó la tarea a Mauricio Macri, publica Infobae.

En el salón del quinto piso de Hipólito Yrigoyen 250, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, se reunió hoy a las 9:30 con sus pares de Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia, Brasil y México, entre otros, para tratar un paquete de sanciones contra Venezuela, una nación que derrapa día a día en una escalada que parece no encontrar piso. La reunión quiso mantenerse en estricto secreto, porque se trata de un pedido que Donald Trump le hizo al presidente argentino en la conversación telefónica que mantuvieron la semana pasada.

 En efecto, el presidente norteamericano le pidió a Mauricio Macri que se aproveche la reunión del G20 que se está desarrollando hoy y mañana en Buenos Aires para acelerar una condena que lleva a las autoridades venezolanas a encarar una negociación definitiva que los lleve a aceptar una ayuda crucial de alimentos y medicamentos y convoque a elecciones limpias y transparentes.

Ayer, el alcalde de Caracas desplazado Antonio Ledezma hizo circular una carta pública solicitando “que los gobiernos latinoamericanos instrumenten sanciones personalizadas a los jerarcas y a su entorno por ser responsables de la violación de los más elementales derechos humanos, por haber cometido delitos de narcotráfico, corrupción y por tener estrechos vínculos con el terrorismo internacional”, en lo que se considera una estrategia internacional coordinada para cercar al régimen venezolano.

Lea la nota completa acá.

EFE.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propuso hoy en Laos endurecer las sanciones contra Corea del Norte tras el lanzamiento de tres misiles de medio alcance llevado a cabo el lunes, pero no cerró la puerta al diálogo con Pyongyang.

Obama calificó como una «provocación» que los misiles fueran disparados durante la reunión del G20 en China, en unas declaraciones que ofreció después de una reunión con la presidenta surcoreana, Park Geun-hye.

Los líderes del G20 acordaron hoy «dar un paso adelante» en la lucha contra la evasión fiscal y «profundizar la cooperación tributaria internacional» que permita aumentar la recaudación e impulsar la inversión global.

Así se recoge en la declaración final publicada al cierre de la cumbre de líderes del G20, que incluye un conjunto de medidas para revitalizar la economía mundial bautizado como «Consenso de Hangzhou», en referencia a la ciudad china que ha acogido este encuentro.