El policía blanco Derek Chauvin, principal acusado por la muerte del afroestadounidense George Floyd, fue liberado este miércoles tras pagar una fianza de un millón de dólares, según detallaron documentos judiciales de Estados Unidos.

Lea también: #Mundo | Entérese porqué renunció la embajadora de Argentina en Rusia

El oficial de 44 años, será juzgado el próximo mes de marzo junto con tres excolegas acusados de complicidad en la muerte de Floyd, ocurrida el 25 de mayo en Minneapolis, Minnesota.

La muerte de Floyd se convirtió en el acto de racismo más impactante de los últimos años, el cual, desencadenó una fuerte ola de manifestaciones en protesta de la brutalidad y los actos raciales en contra de los ciudadanos afroamericanos.

La policía de Miami anunció la detención de Sebastián Manuel Romero, un joven de 19 años y de ascendencia venezolana, quien era buscado luego de ser visto rompiendo los vidrios de un carro oficial, durante las protestas antiracistas ocurridas a finales de mayo, tras el asesinato del afroamericano George Floyd.

Lea también: #EEUU | Sally, que avanza hacia Nueva Orleans, podría pasar a huracán categoría 2

El joven fue acusado de vandalismo tras meter una hielera contra el parabrisas trasero y delantero de un vehículo policial, según dijo un portavoz del cuerpo de seguridad.

Romero, nacido en Estados Unidos, fue capturado el 11 de septiembre en el condado de Hernando, al norte de Orlando, cuando se encontraba en su residencia.

El jefe de la policía de Miami dijo que el detenido fue llevado a dicha ciudad para «pagar» por incitar un motín de más de 1.000 dólares, junto a otras nueve personas.

Romero llevaba una gorra de Venezuela y un bolso cuando ocurrió el incidente, que se viralizó en redes sociales.

El jefe de la policía de Milwaukee, Alfonso Morales, fue degradado de su puesto luego de que la Comisión de Bomberos y Policía de la ciudad considerara como negativa la gestión del organismo en las más recientes protestas por la muerte del afroamericano George Floyd.

Lea también: #Mundo | Bill Gates advirtió sobre una futura crisis peor al covid-19

A juicio de la comisión, Morales es responsable de incidentes en las manifestaciones, en donde ordenó a los oficiales que disparen gases lacrimógenos y gas pimienta para dispersar a los protestantes.

Luego de tres años y medio en el rol de jefe, Morales fue degradado al cargo de capitán, según reseñó AP.

El exjefe policíaco ingresó al departamento de Milwaukee en 1993 y la decisión en su contra se da en un contexto en el que la ciudad enfrenta un aumento de la violencia armada.

Derek Chauvin, el asesino de George Floyd, fue acusado junto a su esposa de fraude fiscal este miércoles en el condado de Washington, específicamente por seis delitos de complicidad en la presentación de declaraciones fraudulentas de impuestos y tres cargos de complicidad en la no declaración de impuestos estatales.

Lea también: Fiscalía de Colombia incautó bienes de Alex Saab en Barranquilla

Chauvin y su esposa Kellie Chauvin fueron acusados en el condado de Washington de no reportar ingresos conjuntos de US$464.433 de 2014 a 2019, además de que supuestamente deben US$38.000 al estado de Minnesota.

Chauvin ya está en prisión por el caso de la muerte de Floyd pero su esposa no está bajo custodia.

Los familiares del afroamericano George Floyd, quien fue asesinado el pasado 25 de mayo a manos de un funcionario, demandó a la ciudad de Minéapolis, en Estados Unidos, y a los cuatro policías implicados en el caso.

«La ciudad de Minéapolis tiene una historia de políticas y procedimientos de indiferencia deliberada en lo que respecta al tratamiento de los detenidos, especialmente los hombres negros», expresó este miércoles ante la prensa uno de los abogados de la familia, Ben Crump.

Lea también: #Mundo | George Floyd advirtió a los policías que iban a matarlo durante su arresto en EEUU

La demanda busca establecer un precedente «financieramente prohibitivo» para las autoridades «que matan a personas marginadas», según El Mundo.

En un informe policial se dio a conocer que Floyd dijo 20 veces a los agentes que estuvieron en el hecho, que no podía respirar, debido a que uno de los policías tenía su rodilla sobre el cuello.

El documento que fue difundido el pasado 9 de julio, también reveló que la información se obtuvo gracias a una grabación en la cámara corporal de Thomas Lanes, uno de los cuatro funcionarios imputados por la muerte de Floyd.

«No fue solo la rodilla del oficial Dereck Chauvin en el cuello de George Floyd durante ocho minutos y 46 segundos, sino que fue la rodilla de todo el Departamento de Policía de Mineápolis en el cuello de George Floyd lo que lo mató», subrayó Crump.

El afroestadounidense George Floyd repitió más de 20 veces que no podía respirar y advirtió a los policías que lo detuvieron que iban a «matarlo», justo antes de morir asfixiado durante su arresto en Minneapolis, el 25 de mayo, según documentos judiciales.

Floyd, de 46 años, murió después de que un policía de piel blanca afincara su rodilla en el cuello del afrodescendiente durante casi nueve minutos mientras lo mantenía contra el suelo. Su muerte provocó numerosas manifestaciones en Estados Unidos y en el mundo contra el racismo y la violencia policial.

Le puede interesar: #Mundo | Autopsia de George Floyd señaló que padeció covid-19 antes de su muerte

En un vídeo filmado por un transeúnte, que se viralizó en las redes sociales, se oía a Floyd gritar “no puedo respirar”. Pero las grabaciones de las cámaras que llevaban encima los policías revelaron nuevos detalles sobre lo ocurrido.

Durante el arresto, Floyd suplicó a los agentes de no meterlo en el vehículo policial porque era claustrofóbico y tenía problemas físicos, según la retranscripción de esas grabaciones presentada por uno de los agentes implicados el martes en un tribunal de Minnesota.

Luego dijo: “Mamá, te quiero. Dile a mis hijos que los quiero. Estoy muerto”, antes de repetir más de 20 veces “no puedo respirar”.

Los policías le pidieron que se calmara y cuando Floyd dijo que lo iban a matar, Dereck Chauvin, inculpado de asesinato por haber clavado su rodilla en el cuello de la víctima, le contestó: “Entonces deja de hablar, deja de gritar, se necesita mucho oxígeno para hablar”.

Las últimas palabras de la víctima fueron: “Me van a matar. Me van a matar. No puedo respirar”.

Esa retranscripción fue presentada por el policía Thomas Lane para convencer al juez de desestimar los cargos de complicidad de asesinato presentados contra él. Con información de AFP.

El seis veces campeón mundial de la Fórmula 1, Lewis Hamilton, reprobó las declaraciones de Bernie Ecclestone, histórico exjefe de la competición, en las que aseguró que las personas afrodescendientes «son más racistas que los blancos».

El piloto británico expresó a través de sus redes sociales que las declaraciones de Ecclestone son «ignorantes y sin educación», además que éste se encuentra en una «generación diferente», por lo que le puede «costar aprender» la actualidad en el mundo. «Nos muestran hasta dónde tenemos que llegar como sociedad antes de tener una verdadera igualdad», escribió.

Lea también: Yankees y Nationals abrirán la temporada 2020 de la MLB

También hizo hincapié en que el deporte motor no ha tomado medidas para «ser más diverso» o para abordar el abuso y segregación racial, que él mismo ha sufrido en diferentes tramos de su carrera.

«Si alguien que ha dirigido nuestro deporte durante décadas tiene una falta de comprensión de los problemas que nosotros, como personas negras, sufrimos todos los días, entonces, ¿cómo podemos esperar que todos los que estaban bajo sus órdenes lo entendieran? Esto comienza desde arriba», reiteró Hamilton.

Hamilton trabajará por un cambio

El piloto de la escudería Mercedes anunció que utilizará todos los recursos e influencia que tiene a la mano para trabajar por un «futuro inclusivo» y luchar contra el racismo. «Es el momento del cambio. El automovilismo debe ofrece igualdad de oportunidades para todos (…) conseguir un mundo que brinde las mismas oportunidades para las minorías», detalló.

Reprobación y retiro del cargo

Recomendado: Duplicidad en Venezuela: dos poderes, una sola realidad social

Han sido ya varias las figuras del mundo motor quienes se han expresado en contra de las declaraciones de Ecclestone, quien ha sido presidente y director ejecutivo de la Formula One Management y Formula One Administration desde su fundación hasta su dimisión.

Luego de la polémica, la organización F1 le retiró al «Gran Bernie» el cargo de presidente emérito que ostentaba desde el 2017 cuando fue apartado de su cargo como CEO en el área de organización de las carreras por parte del estadounidense Chase Carey, quien se convirtió así en propietario de Fórmula 1.

Desde que la muerte del afroamericano George Floyd relanzó el movimiento antiracial #BlackLivesMatter, varios sectores de la economía han apoyado esta iniciativa. Ahora es la cultura y el entretenimiento las que han tomado acciones para educar a la población sobre esto.

Netflix ha honrado a todos aquellos directores, productores o actores negros poniendo de primeras las cintas como Moonlight y la serie Dear White People.

A esto también le sigue Amazon Prime, que también conmemoró la cultura negra con una sección llamada «Black History, Hardship & Hope».

HBO Max retiró de su programación la película «Lo que el viento se llevó» por mantener prejuicios raciales que no se adaptan a los tiempos actuales, pero Amazon lo puso en su cartelera siendo una de las cintas más vistas en estos últimos días.

Así también ocurre con las editoriales, que los libros más vendidos son aquellos que hablan sobre lo racial y los efectos que produce en la sociedad.

Los mass medias también se unen con la lucha en contra del racismo, ya que muchos programaciones se han bajado por no dar un mensaje asertivo. Por ejemplo, la BBC lo ha hecho.

Autoridades policiales del condado de Miami-Dade, al sur de Florida, anunciaron que estará prohibido que sus oficiales aplique la «restricción del triángulo carotideo» (ACTR por sus siglas en inglés), es decir, no podrán aplicar presión al cuello de sus detenidos. Esto como parte de los cambios jurisdiccionales luego del asesinato del ciudadano afrodescendiente George Floyd.

Alfredo Ramírez II, director del Departamento de Policía de Miami-Dade desde comienzos del 2020, expresó acerca de la decisión que se tomó en cuenta para ella los comentarios de veteranos de la fuerza, miembros de la comunidad, líderes locales y el Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía.

La maniobra implica poner el codo del policía debajo de la pera del detenido y aplicar presión durante diez segundos. Por ese punto específico es por donde pasa la arteria aorta, por lo que el movimiento causaría mareos en el sospechoso.

Le puede interesar: FMI: 100 millones de personas podrían descender a pobreza extrema

Los oficiales de la fuerza condal estaban entrenados para utilizar esta maniobra en caso de que lo consideraran necesario durante un arresto que se tornara violento, sin embargo se informó que este elemento de detención dejará de ser permitido.

Otras municipalidades que han prohibido estas técnicas en los últimos días, incluyen a la policía de San Diego y la de la misma Minneapolis, donde tuvo lugar la muerte de Floyd.

Recomendado: El cine reemplazado por el streaming en tiempos de COVID-19

Según varias organizaciones de Derechos Humanos, el movimiento de restricción del triángulo carotideo muy frecuentemente termina en el fallecimiento de quien la recibe, pese a que está catalogada como un movimiento no letal.

Miami

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, señaló este jueves que su gobierno no planea retirar los fondos a los departamentos de policía, con han pedido varios grupos que protestan tras el asesinato del afroamericano George Floyd, a manos de unos oficiales en Minneapolis.

Te puede interesar: #Mundo| Determinación de Corte Suprema en EEUU por DACA se podría conocer en los próximos días

Tras este acto, las protestas contra la violencia racial se han intensificado. Sin embargo, Trump asegura que los policías necesitan «más entrenamientos» y que los violentos son unos pocos.

“No vamos a quitarle los fondos a la policía. Nos vamos a asegurar que esta tenga un mejor equipamiento y un mejor entrenamiento”, dijo el presidente durante una mesa redonda en desde la ciudad de Dallas, Texas, donde lo acompañaron funcionarios locales y federales para discutir las disparidades económicas, sanitarias y de justicia en la sociedad estadounidense, al calor de las protestas por el asesinato de George Floyd.