Ante los 121 años que se cumplen del Laudo Arbitral de París el próximo 3 de octubre, diferentes organizaciones y miembros de la sociedad civil realizarán un foro virtual para recordar el fallo que concedió la disputa por el territorio Esequibo a Guyana, hasta que se alcanzó el Acuerdo de Ginebra en 1966, bajo la mirada de la Organización de Naciones Unidas.

Lea también: #Venezuela | Observatorio de DDHH de la AN precisó cifra de militares presos políticos

Frente a la decisión de 1899, calificada como «nula» años más tarde, múltiples activistas, especialistas en temas fronterizos y organizaciones no gubernamentales discutirán al respecto.

Así lo informó el coordinador de la ONG Mi Mapa, Jorge Luis Fuguett, quien detalló que el encuentro será realizado a través de la plataforma Zoom, con la presencia de personalidades vinculadas al asunto y medios de comunicación.

Este acto fue acordado junto al Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI), miembros de la Organización Nacional de Salvamento Acuático (ONSA), el Colegio de Internacionalistas de Venezuela (Codeiv), el Grupo Anacoco y el Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (Idefv).

De igual forma, la profesora y especialista en temas fronterizos, Josmar Fernández, al igual que el exembajador venezolano Gerson Revanales, también participaron de la reunión.

Esta será una de las actividades referentes al tema del Esequibo, a las que también se incluyen la publicación de manifiestos sobre la presencia del secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en suelo controlado por Guyana.

El coordinador de Mi Mapa alertó que Brasil podría adelantar sus pretensiones de construir una carretera en el Esequibo, hecho que también será denunciado en los próximos días.

En la actualidad, Guyana busca recibir un fallo por parte de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que reivindique los términos del Laudo de París, por lo que Venezuela se ha negado a siquiera participar de las audiencias pautadas por el órgano.

Mapa de Venezuela incluye el territorio Esequibo, reclamado por Guyana. Foto: Referencial

Existe mucha especulación sobre el propósito y el resultado potencial de la visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, a Guyana. Observadores guyaneses señalan que su principal motivo sea «cobrar», habiendo señalado el fraude electoral de David Granger, lo que resultó en la llegada al poder del Gobierno del PPP / C. Situación que algunos personeros en Venezuela veían al contrario, bajo un supuesto apoyo estadounidense a la coalición APNU/APC.

Lea también: #EEUU | Mike Pompeo visitará la frontera de Brasil con Venezuela

En fin, los guyaneses sugieren que Estados Unidos está interesado en dos temas, a saber, Venezuela y Exxon. Nadie ha hablado de la influencia de China a medida que crece la economía de Guyana y en donde se han puesto a disposición enormes sumas de dinero para obras de infraestructura. Cuba, aunque no ha demostrado ser de la misma importancia que China, también podría ser de interés para Pompeo. Pero los guyaneses realmente no conocen el propósito de la visita y las actuales declaraciones de Guyana no aclaran en lo absoluto. Cualesquiera que sean los acuerdos que se elaboren a medida que se redacten, serán confidenciales entre las partes.

Las elecciones estadounidenses se celebrarán a principios de noviembre y lo más importante en la mente de Pompeo sería algún tipo de victoria diplomática que pueda dar un impulso a la campaña del presidente Trump. Si bien Exxon y Cuba podrían ser temas planteados, ellos, y aún más la estrecha relación económica y diplomática con China, no son de tanta importancia como para traer a un Secretario de Estado de Estados Unidos a una visita a Guyana. Eso deja el tema de Venezuela como principal.

Pompeo visitará Guyana, Brasil y Colombia, tres naciones vecinas de Venezuela

Pompeo visitará Guyana, Brasil y Colombia, tres naciones vecinas de Venezuela

Las relaciones de Guyana con Venezuela se definen no solo por su controversia fronteriza sino también por su poderío militar en relación con Guyana. Además, la oposición venezolana ha demostrado que no olvidará el reclamo fronterizo.

Para proteger la irrita integridad territorial de Guyana, no se puede considerar que pueda provocar una guerra contra Venezuela. Guyana es simplemente vulnerable. Cualquier intento de embarcarse en una política que contenga un elemento de provocación militar contra Venezuela requerirá la presencia permanente de tropas estadounidenses en el Esequibo y en Guyana para protegerse de una incursión venezolana, particularmente si falla un movimiento, militar o de otro tipo contra Nicolas Maduro. Ningún guyanés contemplará con agrado una base militar estadounidense permanente en Guyana o en el Esequibo.

Las relaciones de Guyana con Cuba y China son muy estrechas, duraderas y beneficiosas para que Guyana las manipule. Ayudan a Guyana en formas y escalas que ningún país occidental, tal vez excepto Noruega, lo hace jamás.

Con respecto a Exxon, si Pompeo lo planteara de manera detallada, sería plenamente consciente de las críticas al Acuerdo de participación en la producción por parte de agencias guyanesas e internacionales creíbles y de las presiones a las que se enfrenta Guyana para volver a comprometerse bajo un nuevo Contrato con Exxon.

Dicho todo esto, las relaciones entre Guyana y Estados Unidos son extremadamente importantes. El partido de Gobierno, PPP, ha visto cómo esto se desarrolló entre los años 1962-64 y 2013-20. Un brusco cambio que nació bajo el apoyo del presidente Grover Cleveland, quien demandó respeto a la integridad territorial de Venezuela y hasta amenazó con guerra a Gran Bretaña, pasando por la solicitud del secretario de Estado, John Fuster Dulles, quien en 1954 pidió a Venezuela invadir Guyana al momento de recuperar el territorio Esequibo hasta lo que vemos hoy, el fuerte apoyo a Guyana.

Además del tema electoral y Exxon, Pompeo posiblemente busque lograr la instalación de radioemisoras estadounidenses en el territorio Esequibo, las cuales a través de señal abierta, llegarán a Venezuela.

Algo que extraña es el silencio actual en Caracas sobre el tema.

 

Jorge Luis Fuguett, coordinador general ONG Mi Mapa.

El gobierno de Guyana se mostró confiado en obtener un resultado favorable en la disputa que mantiene con Venezuela por el territorio Esequibo, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

A través de un comunicado, el ministerio de Exteriores de la nación suramericana expresó tener respaldo de la comunidad internacional y una sólida defensa jurídica.

Lea también: Buques con combustible de Irán navegan al sur de África con destino a Venezuela

«Con base en nuestros argumentos y justificaciones confiamos en que la CIJ tiene jurisdicción para fallar en el asunto», dijo el ministro de Asuntos Públicos de Guyana, Juan Edghill, en su primera conferencia de prensa desde que asumió el cargo.

Edghill agregó que la disputa será llevado al parlamento guyanés, donde se espera haya consenso entre el dominante Partido Progresista del Pueblo (PPP) y la oposición.

Guyana

Por: Jorge Luis Fuguett, especialista en el tema Esequibo

El nuevo presidente de Guyana, Mohamed Irfaan Ali, el primer mandatario guyanés nacido después de la independencia de esa nación, ha manejado una estrategia en la política exterior de su Gobierno en torno al reclamo territorial del Esequibo como lo que es, un asunto de Estado. Y no, no lo describimos así como una reverencia ni para aplaudir su labor, sino más bien para hacer notar como debe manejarse un asunto de Estado como tal, sin preferencias ideológicas ni amiguismos sino con mucha astucia y pensando a futuro.

Lea también: #Opinión | Con 144 (52%) de curules asignados de forma proporcional; CNE busca mayor equilibrio entre número de votos, por Aníbal Sánchez

Ali asumió la presidencia de manera formal el 08 de agosto 2020. Durante su discurso inaugural expresó: “La soberanía de nuestro Estado, la integridad de nuestro territorio, tanto terrestre como marítimo, es un cometido sagrado”, palabras no esperadas por algunos venezolano quienes apostaban por un cambio político guyanés a favor de regresar a los Buenos Oficios, mecanismo acordado en Ginebra entre Venezuela y Guyana para buscar una resolución pacífica a la controversia y el cual, el Partido político de Ali, PPP/C, aceptó sin contratiempo alguno y que conllevó a mejorar las relaciones con el Gobierno de Hugo Chávez. Esta suposición estuvo reflejada en la prensa gubernamental venezolana, que abogaba por una resolución al debate electoral guyanés a favor de Irfaan Ali, mientras se esperaba el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 02 de marzo.

El nuevo canciller guyanés fue anunciado tres días antes del juramento de Ali, un Profesor de la Universidad de Guyana, alejado del tema Esequibo. Hugh Todd, antiguo militar guardacostas, egresado de la Britannia Royal Naval College en Gran Bretaña y quien ha realizado labores académicas en la Universidad de La Habana, Cuba, tiene la oficina más grande en la Torre “Takuba Lodge”, sede de la cancillería. Todd, quien días después se contagió de coronavirus, fue seleccionado sin tener conocimientos del tema Esequibo pero el Presidente Ali supo manejar las cartas y logró que el antiguo Canciller del Gobierno de Granger y luego Secretario de Fronteras, Carl Greenidge, aceptara su designación como Asesor Principal en la controversia contra Venezuela.

Greenidge, opositor a Irfaan Ali, había demostrado descontento hacia David Granger cuando fue despedido de su cargo en diciembre pasado, dada sus recomendaciones de llamar a elecciones, entre otros puntos. El Gobierno del PPP/C hasta ha calificado públicamente a Greenidge de corrupto, pero pese a ello, lograron convencerlo de mantenerse en torno a un asunto que traspasa intereses de partidos.

Al día siguiente, 09 de agosto, Ali recibió al también nuevo presidente de Surinam, Chandrikapersad Santokhi, en donde no se tocó públicamente el tema territorial de la región del Tigri, perteneciente a Surinam y usurpada por Guyana. Un nuevo logro de Ali, quien sí consiguió establecer las tareas para la construcción de un puente que una a ambas naciones.

El nuevo Gobierno de Ali no se detuvo ahí. El 17 de agosto, además de formalizar la presencia de Carl Greenidge en cancillería, llamó a la esequibana Carolyn Rodrigues-Birkett, antigua Canciller en el Gobierno de Donald Ramotar quien conoce muy bien el tema Esequibo y lidió con Nicolás Maduro y Elías Jaua en el mismo; ahora la Señora Rodrigues estará representando a Guyana ante la Organización de Naciones Unidas y el G-77, posición clave en torno al reclamo territorial en donde no podemos omitir el indirecto apoyo de Antonio Guterres y el anterior Secretario General, Ban Ki-Moon a buscar una resolución favorable a Guyana. Igualmente ese día, el Gobierno de Ali anunció la inclusión de Audrey Waddell como Secretaria Permanente de Cancillería, funcionaria que había sido despedida por David Granger por las mismas diferencias que tuvo con Carl Greenidge. Debemos destacar que la Sra. Waddell fue Secretaria del Embajador de Guyana en Venezuela en 1985 y en 2016 se reunió con Nicolás Maduro en Colombia, junto a Ban Ki-Moon en torno al tema que nos atañe. En 2018 fue una de los co-agentes de Guyana ante la CIJ para la entrega del Memorial de Alegatos.

De la misma forma, Robert Persaud asumirá el rol de Secretario de Relaciones Exteriores, cargo creado el año pasado para mantener al entonces Canciller Greenidge en Takuba Lodge. Persaud creó una ley en defensa de pescadores guyaneses sobre supuestos ataques por militares venezolanos. En 2010, Persaud fue quien representó a Guyana en la firma del convenio Petrocaribe con Venezuela, siendo Ministro de Agricultura, en 2015, siendo ministro de Recursos Naturales de Guyana, Persaud abogó enormemente por el inicio de las ilegales labores de Exxon en aguas aun por delimitar entre ese país y Venezuela.

Para cerrar con broche de oro el nuevo Dream Team de la diplomacia guyanesa, hace pocos días, el 22 de agosto, el Gobierno de Guyana nombró a Ralph Ramkarran, opositor a Irfaan Ali, como Asesor del Ministro de Relaciones Exteriores en Asuntos Fronterizos. Ramkarran  fue candidato presidencial del partido «A New and United Guyana» en las pasadas elecciones, asiduo crítico de Irfaan Ali y Bharrat Jagdeo pero cuyos conocimientos en el tema Esequibo son más importantes y lo cual lo posiciona a laboral junto a Carl Greenidge. Ramkarran fue facilitador de Guyana en el proceso de Buenos Oficios de la ONU. También laboró en el Equipo Ministerial para la Controversia Fronteriza entre Guyana y Venezuela desde 1994 hasta el presente.

En fin, el equipo de guyaneses en torno a la controversia del Esequibo se solidifica, se une sin diferencias ideológicas. Esto junto al reconocido grupo de abogados, contratados por Guyana y con dinero de ExxonMobil, los pone en una posición privilegiada en cuanto a conocimiento y toma de decisiones versus a una Venezuela que cuenta con un reconocido Abogado español, experto en Derecho Internacional. Si, solo eso. No sabemos quiénes más manejan desde aquí el tema, quienes llevan un seguimiento, quienes recomiendan ni quienes toman nota.

No buscamos crear pesimismo ni esperar un desenlace desfavorable pero ¿cómo lograr un cometido sin las debidas herramientas? Guyana ya no necesitará estar de buenas con Venezuela, ya no le interesa nuestro petróleo ni la pasada influencia internacional que logró el ingreso de dicho país a organismos regionales a consta de nuestros Gobiernos. Hoy día Guyana da un giro de 180°, donde nos da la espalda y aumentará sus esfuerzos en formalizar la usurpación de un séptimo del territorio venezolano, donde nuestros representantes posiblemente estén pensando en quien culpar cuando tal vez suceda. Ello, en lugar de pensar en quién acudir para afrontar al enemigo del este.

La Comisión Electoral de Guyana (Gecom) declaró este domingo a Irfaan Ali como nuevo mandatario nacional, poniendo fin a un engorroso proceso de recuento de votos tras unas polémicas elecciones realizadas el pasado 2 de marzo.

Lea también: #Covid19 | Venezuela supera los 20.000 contagios y Maduro anuncia regreso del 7+7

Seis meses después de los comicios, el responsable de elecciones en Guyana, Keith Lowenfield, publicó un informe del recuento de sufragios que dieron como ganador al candidato opositor de 40 años, representado por el Partido Progresista del Pueblo (PPP).

Ali obtuvo 233.336 votos, mientras que el presidente saliente David Granger recibió el apoyo de 217.920 electores, para dar por terminada una gestión de cinco años.

Lowenfield opinó que no cree que el resultado refleje la voluntad de la ciudadanía guyanesa, pues en el proceso se produjeron «anomalías» durante el recuento al incluirse votos que considera fraudulentos, según reseñó la agencia EFE.

La Comisión Mixta de la Asamblea Nacional para la defensa de la soberanía venezolana sobre territorio Esequibo y la fachada Atlántica, aseguró mediante un comunicado, que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) «carece de jurisdicción para conocer la demanda intentada unilateralmente por la República Cooperativa de Guyana en 29 de marzo de 2018».

Lea también: #Política| Suspensión de vuelos retrasa la expulsión de embajadora de la UE en Venezuela

La Comisión indicó en el texto que «la República Cooperativa de Guyana ha tratado de hacerle ver a los Magistrados de la CIJ, en una suerte de actitud de victimización que la República Bolivariana de Venezuela trata de afectar su existencia e intereses nacionales mediante una actitud abiertamente expansionista y así hacerse del Territorio Esequibo que equivale a las 2/3 partes de ese país», justificándose con un memorando del Canciller del régimen de Maduro, Jorge Arreaza en el 2018.

«El Estado venezolano históricamente ha considerado, desde el momento mismo de su sentencia,
el Laudo Arbitral de París de 1899 como nulo e írrito, por lo cual legítimamente está defendiendo su soberanía sobre el Territorio Esequibo y su Fachada Atlántica del despojo imperial sufrido, y no trata de aplicar un proyecto expansionista, tal y como lo indica la República Cooperativa de Guyana», explica el comunicado.

Este comunicado surge como respuesta a la audiencia oral de la CIJ, llevada a cabo este martes 30 de junio, donde se determinaría si el organismo tendría jurisdicción para conocer el la demanda relacionada con la disputa del territorio Esequibo.

La administración de Nicolás Maduro expresó que no reconoce la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el caso de disputa por el territorio Esequibo entre Venezuela y Guyana.

Delcy Rodríguez, vicepresidenta de la administración socialista, explicó que la CIJ no tiene competencia para reconocer la solicitud que realizó el gobierno de Guyana sobre el Esequibo. «Los mecanismos de negociación política deben darse de mutuo acuerdo y de manera progresiva», sentenció.

Lea también: Duplicidad en Venezuela: dos poderes, una sola realidad social

Recalcó que las autoridades de Guyana nunca se han reunido con las venezolanas luego de culminado el Protocolo de Puerto España. «Venezuela ha enviado 21 propuestas para la negociación, para que cumplamos con el acuerdo de Ginebra y nada nos sacará de ese camino», indicó.

Rodríguez advirtió que las autoridades del país ubicado en la costa del Atlántico Norte buscan «dejar morir el tiempo» para no concertar un acuerdo con Venezuela. «Cualquier decisión debe hacerse entre ambas partes, es lo que está en el Acuerdo de Ginebra de 1966», expresó.

Le puede interesar: Día del Periodista en Venezuela

El 22 de diciembre de 2018, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, envió una carta sobre actividades ilegales de la República Cooperativa de Guyana en la proyección marítima del territorio Esequibo. Este martes, después de todos estos procesos la CIJ decidió estudiar la demanda interpuesta por la República Cooperativa de Guyana el 29 de marzo de 2018

Maduro

Por: Leonaibet Díaz – Caracas

La disputa por el Esequibo continúa luego de que Guyana interpusiera una demanda en el 2018 contra Venezuela para resolver la controversia entre ambos países. Ahora, este martes 30 de junio la Corte Internacional de Justicia realizará una audiencia para que la parte demandante presente sus argumentos, con el objetivo de definir el camino de esta lucha.

Recomendado: ¿Qué pasará con la disputa entre Venezuela y Guyana por el Esequibo?

A propósito, este lunes se llevó a cabo un encuentro de la coyuntura de la Comisión Mixta del Esequibo, encabezada por el diputado Williams Dávila, otros parlamentarios, representantes diplomáticos e internacionalistas para debatir sobre la reclamación del territorio.

Para Dávila, la Fuerza Armada venezolana no tendrá «palabras» para defender al país. A su juicio, la institución castrense ha sido cómplice para llegar a un punto al que «no se debió llegar».

«Ustedes dicen que el sol sale por el Esequibo, ¿que van a decir? No supieron defender el pensamiento de Simón Bolívar (…) No se sigan haciendo cómplices de estos actos de traición a la patria», dijo Dávila.

Para la Comisión, la demanda interpuesta por Guayana ante la CIJ es inadmisible y objetan que la interpretación del Acuerdo de Ginebra debe ser en su forma más amplia.

«No los desconocemos (en referencia a la Corte Internacional de Justicia), lo que no aceptamos es que la jurisdicción de la Corte se basa en el consentimiento expreso únicamente del Estado«, expresó el embajador Victor Rodríguez Cedeño.

Los representantes indicaron que Guyana «aprovechó» la declaración para introducir la demanda unilateralmente y ademas incluir cosas que «no estarían dentro» del pacto de negociación firmado en 1966.

La Corte Internacional de Justicia realizará una audiencia virtual el 30 de junio para escuchar el reclamo de Guyana sobre el territorio Esequibo. Foto: Archivo

El diputado a la Asamblea Nacional y miembro de la Comisión en Defensa del Esequibo, Williams Davila, explicó en Al Día con Sergio que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) no tiene jurisdicción en la pugna por el territorio entre Venezuela y Guyana.

«La Corte Internacional de Justicia no tiene jurisdicción para el caso venezolano, eso ha sido doctrina venezolana (…) ¿Por qué llegamos a la Corte? Por omisiones y negligencia del régimen de Maduro», detalló en Al Día con Sergio.

Lea también: Se cumple un año del asesinato del capitán Rafael Acosta Arévalo

Añadió que la política del chavismo siempre ha sido de dejar a un lado el reclamo con Guyana para ganar favores en la Comunidad del Caribe (Caricom) y por recomendaciones del fallecido dictador cubano, Fidel Castro.

Explicó que la Comisión del Parlamento que preside tiene más de un año en la disputa y que cuentan con un grupo de expertos del Derecho Internacional. Narró que los diputados tuvieron un encuentro con efectivos de la guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional (ELN) en una oportunidad que viajaron al Esequibo.

Entrevista completa:

Dávila

Venezuela enfrenta desde el próximo martes 30 de junio una desfavorable posibilidad en cuanto a la disputa sobre el territorio del Esequibo, cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) realice una audiencia para analizar la demanda de Guyana, que exige que se valide la legalidad del Laudo Arbitral de París de 1899.

Lea también: #Mundo| Venezuela no participará en la audiencia de la CIJ sobre el Esequibo

Luego de más de 50 años de negociaciones fijadas en el Acuerdo de Ginebra para dirimir las diferencias sobre la región guayanesa, Venezuela y su país vecino no lograron ningún pacto y ahora la responsabilidad recae sobre la jurisdicción de la CIJ.

La petición guyanesa es que se reconozca definitivamente que la «zona en reclamación» les pertenece, tal como se sentenció el 3 de octubre de 1899, en una disputa que por ese entonces enfrentó a Estados Unidos y el Reino Unido, como representantes de las partes involucradas.

A juicio de diversos analistas, la audiencia que realizará la Corte no será beneficiosa para Venezuela. No solo por la exigencia de su contraparte, sino por la postura que ha decidido asumir la administración de Nicolás Maduro para defender el caso.

Un lugar vacío

La Corte Internacional de Justicia realizará una audiencia virtual el 30 de junio para escuchar el reclamo de Guyana sobre el territorio Esequibo. Foto: Archivob

Luego de postergar todas sus audiencias debido a la pandemia del covid-19, el pasado 29 de mayo de 2020 la Corte Internacional de Justicia anunció que la misma entre Guyana y Venezuela se realizaría el 30 de junio siguiente, como la única excepción en medio de otras disputas.

Las controversias entre Guatemala y Belice, Gambia y Myanmar y Kenia y Somalia, que también recaen sobre la Corte y posiblemente con mayor urgencia, se mantuvieron suspendidas, lo que generó la molestia de la representación venezolana.

El pasado 20 de junio, la Cancillería dirigida por Jorge Arreaza a nombre de Maduro respondió que Venezuela no acudiría al evento que se dará por videoconferencia desde La Haya, debido a que no está dispuesta a escuchar ninguna opción que intente validar el Laudo de 1899.

Además, el vocero de Exteriores afirmó que la forma, el tiempo y la instancia con que se realizará la audiencia «no se corresponde con una práctica aplicable con carácter general».

«La acción unilateral de Guyana carece manifiestamente de fundamento legal para sostener la jurisdicción de la Corte, por lo que Venezuela decidió, en el ejercicio de su soberanía, no comparecer ante la Corte para dicho procedimiento», señaló la Cancillería.

Pese a la queja, La Haya ratificó la realización del proceso, con la única presencia de la delegación guyanesa.

A consideración de distintos profesionales de la materia, la decisión venezolana de no asistir al evento representa una estrategia equivocada que da aún más ventaja a Guyana.

El territorio Esequibo en reclamación entre Guyana y Venezuela posee 159.500 km. Foto: Archivo

Así lo aseguró a VOA el profesor de estudios internacionales, Carlos Luna, quien opinó que Venezuela debería participar al menos para hacer su «descargo de argumentos», con el fin de que la CIJ entienda su rechazo y que Guyana no se enfrente a un lugar vacío.

Con esa mirada coincide el experto Emilio Figueredo, quien calificó como un «error» la ausencia de la parte venezolana.

«Es un error no estar presente. La CIJ es árbitra de su propia competencia y si tú no argumentas, basta que argumente el otro, por lo que dejas un vacío que es contraproducente«, indicó el abogado e internacionalista Figueredo en entrevista exclusiva para VPItv.

El analista, quien fuera designado en 1987 como embajador especial de Venezuela ante las Naciones Unidas para la aplicación del Acuerdo de Ginebra, conoce a profundidad los detalles del enfrentamiento y entiende que, a estas alturas, el reclamo nacional tiene pocas opciones.

«El caso para Venezuela es complicado porque hemos hecho muchas acciones violatorias para lo que pudiera ser el mecanismo que pruebe la nulidad del Laudo», comentó.

El Laudo de París fue señalado en 1962 como «nulo e írrito» por parte de la ONU tras un reclamo de los intereses venezolanos. En ese momento, el organismo multilateral accedió a ese calificativo porque encontró documentos que comprometieron la legalidad del fallo, así como vicios de nulidad en la decisión.

Desde entonces, el conflicto pasó a un mecanismo de conversaciones entre ambos países para lograr un «acuerdo práctico» que diera por terminada la discusión por los 159.500 km².

Por muchos años, el diálogo bilateral se dio bajo la mirada de Naciones Unidas con el método de los Buenos Oficios, promovido por Figueredo tras ser designado en el cargo por el Gobierno de Jaime Lusinchi.

Los errores

Los errores de Venezuela en su intención por reclamar el Esequibo han sido «innumerables», dijo el exembajador Emilio Figueredo

«Los errores en la disputa han sido muchísimos», contó el diplomático, que enumeró los que considera más contraproducentes en la reclamación.

-No negar la validez del Laudo sino hasta la década del ’60 del siglo XX, dejando más de 50 años el control total para los guyaneses

-Bajo la administración de Juan Vicente Gómez, se procedió a una demarcación del mapa de Venezuela que favorecía la postura del Laudo

-Marcos Pérez Jiménez, durante su mandato en la década del ’50, abrió un viceconsulado de Venezuela en territorio Esequibo

-El expresidente Hugo Chávez Frías descalificó el Acuerdo de Ginebra y eliminó el patrullaje marítimo en la zona

Emilio Figueredo dijo que las estrategias fallidas han sido «innumerables», pero además explicó que en la actualidad Venezuela tiene aliados cercanos que no favorecen su reclamación por el territorio.

«Cuba siempre ha sido aliada de Guyana contra Venezuela«, recordó el experto, quien lamentó que si la CIJ fallara a favor de la contraparte, no habría «nada que hacer».

«Si la CIJ reconoce que el Laudo de 1899 es válido, podemos ir, como decimos los venezolanos, a llorar al valle», afirmó con tristeza el editor del portal Analítica, pues reconoce que este es un tema sensible para muchos ciudadanos.

«Si se pierde el reclamo, habrá un único culpable»

Armando Armas, presidente de la comisión permanente de política exterior del Parlamento, responsabiliza al chavismo por la situación del Esequibo

El diputado y presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integridad de la Asamblea Nacional, Armando Armas, respondió a VPItv acerca del asunto y coincidió en que Cuba ha tenido un papel perjudicial en el reclamo venezolano.

«Desde muchos años atrás, en la Cancillería que manejaba Nicolás Maduro en los tiempos de Hugo Chávez, se desmanteló y se abandonó el reclamo histórico que Venezuela ha tenido por la zona con Guyana. Ellos mismos, a propósito, desmantelaron eso por tutelaje de Cuba«, aseguró el parlamentario.

Armas explicó que el régimen cubano y Guyana sostienen vínculos históricos, por lo que está convencido de que desde La Habana hubo «injerencia» para favorecer a su aliado.

A juicio del diputado por el estado Anzoátegui, la Cancillería venezolana no ha hecho todos los esfuerzos necesarios para hacer valer su postura, sino que más bien se ha debilitado.

«Nosotros entendemos que si se pierde en la CIJ el reclamo histórico que tenemos habrá un único culpable y es el régimen encabezado por Nicolás Maduro, tutelado desde La Habana», sentenció Armas.

El legislador además dejó entrever que la actual gestión que dirige Miraflores podría tener intenciones abiertas de «entregar el territorio con negociaciones bajo la mesa», por lo que rechazó cualquier acusación emitida sobre el tema contra el Parlamento.

Rechazo a la audiencia del CIJ

A pocas horas de que se celebre la audiencia, los posibles resultados preocupan a diversos sectores del país, representados en la organización no gubernamental ‘Mi Mapa’, que aboga por la inclusión del Esequibo en la geografía nacional.

Jorge Luis Fuguett, fundador y coordinador de la ONG, explicó a este medio que tiene más de 10 años luchando por el reclamo de Venezuela, llegando a tener vínculos con el oficialismo y la oposición en simultáneo.

Fuguett alerta que cuando se habla del territorio nacional se debe dejar de lado «el sesgo ideológico», pues lo que podría ocurrir en los próximos días es «un tema de Estado».

A diferencia del caso venezolano, el coordinador comentó que Guyana se une «como un solo bloque» al momento de defender su parte, más allá de la crisis política que vive dicha nación.

Jorge Luis Fuguett, fundador de la ONG Mi Mapa, en una visita al territorio Esequibo. Foto: Archivo

El pasado mes de marzo, el país vecino se sometió a un proceso de elecciones presidenciales que aún hasta esta fecha no tienen un claro ganador.

Los comicios que enfrentaron al oficialista David Granger y el opositor Irfaam Ali han desatado una crisis para definir al nuevo mandatario, pues en un primer momento se cantó fraude al anunciarse la victoria de Granger, luego los observadores de la Comunidad del Caribe (Caricom) dieron como ganador a su rival y el último informe electoral volvió a dar como vencedor al candidato gubernamental.

Pero más allá de esa controversia, Guyana no abandonó su reclamo en la justicia internacional contra Venezuela y espera recibir noticias positivas en días venideros.

Esa diferencia es clave para entender la forma de pensar en cada país, señaló el líder de la ONG Mi Mapa.

«La crisis política nos afecta mucho. Lo más factible es que se mantenga el status quo hasta poder solventar los asuntos internos nuestros y luego podamos retomar conversaciones bilaterales», deseó Furguett, quien pidió que se vuelva a pasar al Acuerdo de Ginebra.

Estos activistas creen que la audiencia de la Corte no debe ser aceptada por parte de Venezuela, por lo que elevarán su desacuerdo a través de redes sociales.

El lunes 29 de junio será una jornada agitada para la ONG, que participará en un foro virtual con una comisión mixta del Parlamento para explicar a profundidad la situación, mientras que a las 3:00 pm hora local llevará adelante una campaña en Twitter en rechazo a la demanda guyanesa.

Bajo el lema #EsequiboEsVenezuela, la organización pedirá directamente a la CIJ que deje sin efecto el proceso de audiencia.

Mientras tanto, desde Guyana crece la ilusión en dar por finalizada la disputa por un territorio que ya administra desde hace más de un siglo, pero que además podría generar dividendos económicos que los favorezcan inequívocamente.

Desde 2015, la compañía Exxon Mobil ha realizado exploraciones en la zona reclamada, hallando múltiples yacimientos en las costas. De seguir avanzando en esa dirección, Guyana podría dar con el descubrimiento de numerosos recursos en petróleo y oro.