Luego de mucha discusión política, el ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, anunció que la nación hará uso de la vacuna de China contra la Covid-19.

Durante una videoconferencia con los 27 gobernadores de la nación carioca, el funcionario informó que el antídoto, que tiene por nombre «CoronaVac», será agregado al Programa Nacional de Inmunización.

Lea también: #SaludEnLinea | Cáncer de mama y su incidencia en Latinoamérica (+Video)

Las vacunas que desarrolla la Universidad de Oxford y la empresa farmacéutica AstraZeneca se encuentran en el mismo programa. «Esta será la vacuna de Brasil», añadió Pazuello.

También informó que el Ministerio de Salud, el gobierno federal y las autoridades de Sao Paulo llegaron a un acuerdo, ya que en dicho estado se testa y produce la vacuna.

Brasil adquirirá 46 millones de la dosis, desarrollada por la farmacéutica china Sinovac Biotech, con el objetivo de que sean administradas a partir de enero.

Le puede interesar: «Dona una Operación», iniciativa de ayuda para pacientes con cáncer de mama (+Video)

Con esta decisión, concluye una «batalla política» que alcanzó hasta la Presidencia, ya que el mandatario Jair Bolsonaro la calificó -descalificando- «de otro país» y mostró su desagrado en adquirirla. En su lugar, apostó por el antídoto que desarrolla Oxford.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, uno de los mayores rivales políticos de Bolsonaro, empujó sin embargo para que Sinovac y el Instituto Butantan de Brasil firmaran un acuerdo para probar y producir la vacuna en este estado.

Lea también: Economía de Bolsillo | ¿Para ser bella hay que ver estrellas? Conozca los precios que ofrecen los salones de belleza en Venezuela

Doria ha promocionado personalmente la vacuna como segura y efectiva, dando ruedas de prensa para anunciar los resultados preliminares de los ensayos clínicos.

Brasil

La insistencia de Jair Bolsonaro por demostrarse como una figura anticorrupta ha sufrido un golpe bajo luego de que funcionarios en un operativo policial, le decomisaron una faja de billetes a uno de sus aliados, esto, según lo descrito en informes.

Te puede interesar: #Mundo | Bolsonaro en la ONU: Brasil esta comprometido con la protección de los refugiados venezolanos

Chico Rodrigues, subjefe en el Senado del presidente Bolsonaro, ha sido capturado con un bulto oculto de billetes que habría sido detectado en su ropa interior.

Alrededor de 30.000 reales en efectivo, equivalentes a 5.300 USD, es el monto que durante una operación policial se pudo rescatar de las manos del ex subjefe, aunque, medios locales han detallados que fue entre sus nalgas donde mantenía oculto una gran parte en efectivo de esa cantidad.

Este jueves, Rodrigues fue destituido de su cargo como articulador político del gobierno de Jair Bolsonaro. Esto, de acuerdo a una orden firmada por el mandatario y publicada en una edición extraordinaria del Diario Oficial.

 

Bolsonaro: «Me están acusando de ser amigo de Rodrigues»

El presidente brasileño, aseguró que está completamente desvinculado de este caso, alegando que la prensa se ha encargado de divulgar que es amigo de Rodrigues.

«Dicen que lo coloqué como uno de los vicelíderes [del gobierno en el Senado] y que por eso, no combato la corrupción», dijo.

Bolsonaro, fue electo en 2018 con un fuerte discurso anticorrupción. Desde inicios de su mandato, el gobernante ha enfrentado diversos escándalos, entre ellos, una investigación contra uno de sus hijos, Flávio Bolsonaro, quien actualmente ejerce el cargo de senador.

Flávio, fue acusado de desvió de recursos cuando era legislador en la ciudad de Río de Janeiro.

Asimismo, el mandatario es investigado tras acusaciones de su exministro de Justicia, Sergio Moro, por supuestamente, haber intentado interferir en trabajos investigativos de la Policía Federal para blindar a sus amigos y familiares.

Hasta ahora, todo ha sido negado de forma rotunda por parte de Bolsonaro.

La llegada de la pandemia de Covid-19 agarró por sorpresa a todo el mundo. Desde las naciones más poderosas hasta en los países menos favorecidos, la mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento físico, se convirtieron en los tres mandamientos sagrados para evitar el contagio del coronavirus.

Sin embargo, aún existen personas que cuestionan la existencia del virus, poniéndose en riesgo a ellos mismos, sus familiares, amigos y, en algunos casos, a poblaciones enteras.

Lea también: #Mundo | Presidente de Argentina envió mensaje de apoyo a Trump y esposa (+Comunicado)

Líderes de grandes países, como lo son Brasil, Gran Bretaña y Estados Unidos, minimizaron la importancia de la enfermedad durante sus inicios. Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, llegó a calificar a la Covid-19 como una «gripecita».

¿Por qué se utilizan estos países como ejemplo? Porque el mismo Bolsonaro, Boris Johnson, primer ministro de Gran Bretaña, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se contagiaron del mismo virus al que le restaron gravedad.

Lea también: #Mundo | Periodista rusa se prendió en llamas

Donald Trump

El presidente de Estados Unidos confirmó, la madrugada de este viernes, que dio positivo, junto a su esposa Melania Trump, a una prueba de Covid-19, entrando así a un proceso de «cuarentena y recuperación».

El mandatario, de 74 años, forma parte del grupo etario con mayor riesgo para enfrentar la enfermedad, que ha dejado un saldo de más de un millón de muertes en todo el mundo.


El gobernante fue contagiado por Hope Hicks, una de sus asistentes de mayor confianza. Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate de los candidatos a la presidencia realizado en la ciudad de Cleveland, Ohio, frente al candidato demócrata Joe Biden.

Trump utiliza poco la mascarilla en público, además de no mantener el distanciamiento físico con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Según datos oficiales, Estados Unidos acumula más de siete millones de contagios y suma más de 208.000 fallecidos por el coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

También le puede interesar: #Mundo | ¡Más sanciones contra Maduro!

Boris Johnson

El primer ministro británico, quien fue muy criticado por la estrategia que aplicó para enfrentar la pandemia, fue diagnosticado por coronavirus el pasado 27 de marzo.

Si bien durante los primeros días pareció que su condición no era grave, el 5 de abril fue trasladado «por precaución» a la unidad de cuidadados intensivos del hospital londinense de St Thomas.

Johnson necesitó tratamiento con oxígeno durante tres noches. Abandonó definitivamente el hospital el 12 de abril.

Una vez repuesto y cuando ya había retomado sus labores como primer ministro, Johnson reveló que el Gobierno llegó a diseñar un plan por si terminaba muriendo de Covid-19.

«Tenían una estrategia para lidiar con un escenario del tipo muerte de Stalin», contó el ‘premier’ en una entrevista a un tabloide británico.

«Me pusieron una máscara y me dieron litros y litros de oxígeno por mucho tiempo hasta que mi nariz recuperó el color», contó Johnson.

Jair Bolsonaro

Bolsonaro, uno de los mayores negacionistas de la enfermedad, que llegó a calificar el Covid de «fantasía» y «gripecita», dio positivo en coronavirus el pasado 7 de julio.

El mandatario aseguró que en Brasil, por «tener un clima tropical», el virus no se iba a propagar tan rápido. Hoy, Brasil es el tercer país del mundo con más casos de coronavirus registrados (cerca de los 4.9 millones).


Durante todo el tiempo en el que el líder brasileño estuvo contagiado, promovió ampliamente el uso de la cloroquina para tratar la enfermedad.

Sin embargo, el papel de la hidroxicloroquina ha sido muy polémico durante toda la pandemia. En un primer momento formó parte de las opciones terapeúticas para pacientes con coronavirus, pero se comprobó que no era efectiva y además conllevaba numerosos efectos secundarios.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, abrió, este martes, la 75 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En su discurso, el mandatario habló, entre otras temas, sobre Venezuela.

Bolsonaro reiteró sus críticas a la «dictadura bolivariana» y recalcó el «compromiso y dedicación» de su gobierno para proteger a los 400.000 refugiados venezolanos que permanecen en la frontera norte de Brasil.

El jefe de Estado informó que al menos «4.000 miembros de las Fuerzas Armadas han ayudado con la logística en el estado de Roraima», región fronteriza con Venezuela, en la que se encuentra el mayor número de migrantes venezolanos.

Lea también: #Mundo | Luego de que expire el embargo sobre Teherán, Rusia planea vender armas a Irán

Jair Bolsonaro agregó que su nación y su administración trabajan, en América Latina, por «la preservación del orden democrático» y expresó que «la libertad es el mayor bien de la Humanidad».

El gobernante también sostuvo que, en el «campo humanitario», Brasil es «una referencia internacional», gracias al programa de acogida a los ciudadanos que llegaron al país, huyendo de la crisis «creada por la dictadura (de Nicolás Maduro)».

Según Bolsonaro, «la cooperación entre los pueblos no puede estar separada de los derechos humanos y la libertad», por lo que su país y su política externa están «comprometidos con la paz y la seguridad internacional, el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales».

El avión que trasladaba al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al suroeste del país tuvo que aterrizar de emergencia este viernes por una gran humareda que imposibilitó la visibilidad al piloto que lo manejaba.

Antes de tocar el suelo, el piloto debió subir de nuevo ya que no tenía una visión clara del panorama. Esto ocurrió porque el Pantanal lleva incendiándose desde agosto por las altas temperaturas y las acciones de los ganaderos de la zona.

En la avioneta iba el ministro de Defensa, de Infraestructura y el Secretario de Gobierno, a entregar títulos de propiedad y celebrar las cosechas de soja. Sin embargo, le restaron importancia a los incendios y criticaron a las instancias internacionales que no respetan su política medioambiental.

El Gobierno de Brasil declaró este viernes como «personas no gratas» a los diplomáticos venezolanos designados por la administración de Nicolás Maduro en ese país, aunque aclaró que eso no representa su «expulsión».

Lea también: MP solicitará extradición de los cuatro venezolanos arrestados en Colombia

La cancillería brasileña comunicó la decisión a los representantes de Maduro, a quien no reconocen como presidente desde marzo del año pasado, cuando anunciaron su trato directo con Juan Guaidó como «presidente legítimo e interino».

La oficina de Exteriores aclaró que la declaración de «persona no grata» no equivale a una «expulsión u otra medida de retirada obligatoria del territorio nacional» de los 34 afectados, por lo que los funcionarios podrán permanecer en el país, aunque «sin estatus diplomático ni inmunidad ni privilegios».

Esto, pese a que en abril, Jair Bolsonaro había ordenado el regreso de los diplomáticos a su país y alegó que eso era el resultado de conversaciones sostenidas con Venezuela para una retirada mutua.

Por contraparte, Brasilia reconoció a María Teresa Belandria como embajadora venezolana en su territorio, luego de su nombramiento por parte del Gobierno encargado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, negó que haya una quema en la Amazonía, a pesar que datos de su propio gobierno muestren un aumento de incendios forestales en el denominado «pulmón del planeta».

En una videoconferencia con líderes de los estados brasileños, el mandatario llamó a sus funcionarios a demostrar, con cifras, que los incendios son «una mentira».

«Un bosque tropical no se incendia. Así que la historia de que la Amazonía está ardiendo es una mentira y tenemos que luchar contra ella con cifras», dijo el jefe de Estado.

Lea también: Un herido de bala durante tercera jornada de protestas en Bielorrusia

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil ha demostrado que los incendios forestales en la Amazonía brasileña han aumentado en un 28% desde el mes pasado, en comparación con julio de 2019, cuando se registraron 6.803 fuegos.

Bolsonaro

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, manifestó su rechazo a las críticas que recibió, este fin de semana, por su aparente mal gestión de la pandemia por Covid-19.

Entre sábado y domingo, la nación amazónica superó los tres millones de contagios y las 100.000 muertes, a causa del nuevo coronavirus.

Lea también: #Mundo | Seis personas mueren tras atentado en Pakistán

A raíz de esta situación, varios medios rechazaron el aparente mal manejo que el Ejecutivo de Bolsonaro le ha dado a la enfermedad.

TV Globo, el canal de televisión más visto del país, comenzó su noticiero nocturno del sábado con un editorial que cuestionó el desempeño del Gobierno y recordó que, según la Constitución brasilera, «la salud es un derecho de todos y un deber del Estado».

En respuesta, Bolsonaro acudió a Twitter el domingo y, sin señalar a TV Globo, aseguró que un canal utilizó, «de manera cobarde e irrespetuosa», la cifra de fallecidos para «culpar al Presidente de la República de todas la muertes».

El mandatario agregó que, a diferencia de los profesionales de la salud que «hicieron todo por la vida de los demás», el medio infundió «el pánico en la población y la discordia entre los Poderes».

Brasil es el segundo país, por detrás de Estados Unidos, con mayor cantidad de contagios y muertes por Covid-19, en todo el mundo.

El ministro de la Secretaría General de la Presidnecia de Brasil, Jorge Oliveira, informó este martes que dio positivo para covid-19, siendo el octavo integrante del gabinete de Jair Bolsonaro en contraer la enfermedad.

«Informo que, tras hacerme un test» para «detectar la posible presencia del virus de la COVID-19, mi resultado fue positivo», dijo el político a través de su cuenta en Twitter. Además, detalló solo tener síntomas leves y que actualmente se encuentra aislado y bajo vigilancia médica.

Actualmente, Brasil cuenta con más de 2,7 millones de casos por covid y 95 mil fallecidos. De estas cifras, al menos 178 funcionarios gubernamentales han tenido la enfermedad, incluyendo a Ejecutivo brasileño.

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, cree que Jair Bolsonaro, actual jefe de Estado de la nación amazónica, “inventó que estaba contaminado (de Covid-19) para hacer propaganda del remedio (hidroxicloroquina)”.

“Se comporta como si fuese el dueño de la fábrica que produce ese remedio e intenta venderlo”, dijo Lula, en una rueda de prensa virtual.

Lea también: Bolsonaro padece una infección pulmonar tras recuperarse del covid-19

Jair Bolsonaro, un exmilitar de ultraderecha, fue diagnosticado con Covid-19 el pasado 7 de julio. Se mantuvo en su residencia oficial, en Brasilia, hasta el día 25, cuando las pruebas para detectar el SARS-CoV-2 arrojaron resultados negativos.

Aunque los ensayos con hidroxicloroquina fueron suspendidos, de manera temporal, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bolsonaro no paró de promocionar la aparente eficacia del fármaco, en el tratamiento del nuevo coronavirus.

Lula da Silva, de 74 años, calificó de “irresponsable” la gestión de Bolsonaro con respecto a la enfermedad. A su juicio, el manejo del actual Ejecutivo ha sido tan ineficiente que “por eso (…) no se ve una salida a corto plazo”.

Según los reportes oficiales, Brasil suma más de dos millones de casos confirmados y cerca de 91.500 muertes, a causa del virus.