Para un futbolista, el balompié es su vida, pasión y trabajo. Para un hincha, es orgullo y amor por unos colores, una localidad o un país. Para los clubes, el fútbol significa historia, prestigio, respeto y, en el mundo actual, dinero… Mucho dinero.

La “era moderna” del fútbol comenzó en 1992, con el nacimiento de la Premier League inglesa. A partir de ese momento, el capital ganó el protagonismo que hoy tiene.

Aquel año, la cadena Sky Television logró un contrato con la recién formada liga por 304 millones de libras. El acuerdo implicaba la transmisión de 60 encuentros, por temporada, durante cinco años.

El convenio desplazó de inmediato a medios como ITV Sport y BBC, que hasta ese momento pagaban una “modesta cuota”  para transmitir los partidos en vivo.

Un estudio realizado, en 2011, por la firma de análisis deportivo Deloitte, reveló que, gracias a la práctica instaurada a principios de los 90, los ingresos de los principales clubes ingleses se elevaron desde 551 millones de euros, en la temporada 1996-1997, a 2.470 millones de euros en la campaña 2009-2010.

Otro reporte de la misma firma auditora indica que, casi tres décadas después, el fútbol de Europa es una gran industria que manejó ingresos de 28,9 billones de euros, tan solo en la temporada 2018-2019.

Este 2020, tanto la UEFA Champions League como la UEFA Europa League, las dos principales competiciones de clubes del viejo continente, tendrán en sus finales al Paris Saint-Germain (PSG) y al Inter de Milán, dos equipos que tienen algo en común: su alto rendimiento deportivo y la amplia chequera de sus presidentes asiáticos.

Le puede interesar: #Opinión | Peñaranda, ya no eres el que «Flinchy», por Wilder Delgado

Nasser al Khelaifi, de tenista a presidente del PSG

Nasser bin Ghanim al Khelaifi, es el nombre completo del empresario y extenista nacido en Doha, Catar, el 12 de noviembre de 1973.

Además de estar al frente del París Saint-Germain, Al KhelaIfi es presidente de la Federación de Tenis, Squash y Bádminton de su país y vicepresidente de la Federación Asiática de Ténis.

Asimismo, el catarí es presidente de Al Jazeera Sport, una empresa de medios de comunicación que cuenta con 22 canales de televisión.

Pero… ¿Cómo un ex jugador de tenis pasó a ser considerado una de las 100 personas más ricas del mundo? La respuesta está en las relaciones públicas.

Su amistad con el príncipe Tamim bin Hamad al Thani, que se remonta a la niñez de ambos, se afianzó gracias a su pasión mutua por el deporte blanco. De hecho, el heredero y el presidente del PSG representaron a Catar en la Copa Davis.

Fue en el año 2005 cuando Al Khelaifi, ya retirado del tenis y con una ganancia de al menos 16.000 euros, ingresó a la empresa Qatar Investment Authority (QIA), compañía estatal fundada para para aprovechar las millonarias ganancias provenientes de la industria petrolera.

Junto a QIA, el hombre de negocios promovió el nacimiento de Qatar Sports Investments, empresa cuya finalidad es la inversión en proyectos deportivos dentro y fuera del país árabe.

Como persona de confianza de la familia real, Al Khelaifi fue designado como presidente y director ejecutivo del París Saint-Germain, luego de que QIA comprara 70% de las acciones del club francés en 2011.

La inyección de capital mostró resultados casi inmediatos. En la temporada 2012-2013, el conjunto parisino alcanzó su primera Ligue 1 en 19 años, así como la conquista de la Supercopa de Francia.

Fútbol

Hasta ese momento, el PSG solo tenía dos Ligas francesas y una Recopa de Europa como los logros más importantes de su palmarés.

Luego de nueve años y con casi 1.300 millones de euros invertidos, “Les Parisiens” suman siete Ligue 1, cinco Copas de Francia, seis Copas de la Liga y seis Supercopas de Francia.

Este año, a pesar de las circunstancias que vive el mundo por la pandemia de Covid-19, el club capitalino espera levantar su primera “Orejona”, máximo objetivo de Al Khelaifi desde que empezó en la presidencia de la institución.

Para lograr esa meta, el PSG deberá derrotar al poderoso Bayern de Múnich alemán, un equipo que ha mostrado “sangre fría” al eliminar al Chelsea, al Barcelona y al Lyon, en la fase eliminatoria de la competición.

Le puede interesar: #Deportes | El fútbol volverá en Chile a finales de agosto

Steven Zhang, el mandatario más joven en la historia del Inter

Steven es el nombre occidental de Zhang Kangyang, presidente del Inter de Milán y empresario de 28 años, nacido en la provincia china de Jiangsu, el 21 de diciembre de 1991.

Zhang, quien estudió economía en la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, trabajó como analista en la multinacional financiera Morgan Stanley, antes de formar parte de la nueva directiva del “Internazionale”.

Steven es hijo de Zhang Jindong, fundador del grupo comercial Suning Holdins Group que, desde 2016, adquirió 68,55% de las acciones del club de Milán.

Zhang- fútbol

En 2018 – y con 26 años – Steven fue nombrado presidente del Inter, lo que le convirtió en la persona más joven en ocupar este cargo en la historia del club.

El mismo año de la llegada del economista chino, el Inter quedó a 21 puntos de la Juventus en la Serie A. Dos años después, el conjunto de Lombardía terminó en el segundo lugar de la tabla (a un punto de la Juventus) y se coló hasta la final de la UEFA Europa League.

El combinado “neroazzurro” no disputaba una final europea desde que obtuvo su tercera Champions League en Madrid, tras derrotar 2-0 al Bayern de Múnich, en 2010.

En su primer año al frente de la institución, Zhang saldó algunas de las deudas que tenía el Inter, terminando el 2019 con ganancias de 365 millones de euros, según la web Statista.

El aumento en los ingresos fue notorio, si se considera que, cinco años antes, el club apenas alcanzó los 163 millones de euros en ganancias.

Gracias a su buen flujo de caja, el Inter pudo contratar a futbolistas como Romelu Lukaku, Diego Godín, Christian Eriksen, Alexis Sánchez o Ashley Young y Achraf Hakimi.

A pesar de contar con esos jugadores, el equipo milanés cayó 3-2 ante el Sevilla español, en la instancia final de la segunda competición más importante de clubes del viejo continente: la UEFA Europa League.