Luego de varias reuniones, la Confederación de Estudiantes de Venezuela pide a los organizadores de la Consulta Popular que se agregue una pregunta más al plebiscito.

«Que tenga que ver con lo que de verdad le importa al pueblo venezolano», expresó Yeissel Pérez, presidenta del FCU-LUZ.

Lea también: Este es el requisito para que la CIJ inicie investigaciones por crímenes de lesa humanidad en Venezuela (+Video)

Pérez explicó que, así como han sido aconsejados y han escuchados por diferentes líderes políticos, esperan que su exigencia, realizada a través de dos de sus miembros que se encuentran dentro de la organización de la Consulta, sea tomada en cuenta.

Sobre las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, organizadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de discutida legitimidad, aseguraron que éstas son «una farsa» y que la población venezolana «ha perdido la oportunidad de elegir libremente».

«Un triunfo de la ciudadanía de la democracia», con esta frase el presidente de Chile, Sebastián Piñera, calificó el referéndum realizado este domingo para aprobar o no la creación de una nueva Constitución en su país.

Te puede interesar: #EspecialVPItv | Plebiscito en Chile: Conozca que está en juego al cambiar su Constitución

Con más del 85% de los votos y una tendencia irreversible, los ciudadanos decidieron reemplazar la actual Carta Magna, que fue redactada durante el régimen militar de Augusto Pinochet.

Sobre la votación en el extranjero, el apoyo a la redacción de una nueva Constitución, alcanzó casi el 90% con más del 57% de los votos contados.

Desde VPItv, pudo transmitirse la euforia de los chilenos quienes con gritos y fuegos artificiales celebraron este acto de democracia.

¿Qué sucede ahora?

El 11 de abril de 2021, Chile volverá a los centros de votación para elegir directamente a los miembros de la convención constituyente.

155 miembros serán elegidos repartidos equitativamente entre hombres y mujeres, con un número reservado para la población indígena de ese país.

La convención que redacte la nueva Carta Magna, se constituirá en mayo de 2021.

Tras fuertes olas de manifestaciones, Chile decidió tomar otro rumbo y darle paso a nuevas leyes, siendo esta, la primera vez en su historia, que la ciudadanía es llamada a votar para decidir si quiere o no una nueva Constitución.

Desde las 8 de la mañana de este domingo 25 de octubre, las mesas en los centros de votación en todas las ciudades de Chile, abrieron sus puertas para que los ciudadanos decidan si aprueban o no la creación de una nueva constitución.

Te puede interesar: #EspecialVPItv | Plebiscito en Chile: Conozca que está en juego al cambiar su Constitución

Por primera vez, Chile tendrá la oportunidad de decidir con total libertad y democracia, la constitución con que se construirá el futuro de ese país.

En Venezuela, se espera la participación de 631 personas en el consulado chileno ubicado en Caracas, mientras que el de Puerto Ordaz contaría con 300 más, siendo estos, los dos únicos puntos de votación en Venezuela.

Desde el Consulado de Chile en Caracas, VPITV constató la aplicación de todas las medidas de bioseguridad y su exigencia a aquellas personas que participen en el plebiscito.

Por su parte, el presidente Sebastián Piñera aseguró que «grupos minoritarios» buscan «obstaculizar» y «boicotear» el histórico plebiscito sobre una nueva Constitución, acto que es considerado como la votación más importante desde el retorno a la democracia en Chile.

Cerca de 14,8 millones de chilenos están convocados a participar en este proceso.

Tras un ciclo de manifestaciones que inició en las marchas estudiantiles del 2006 y culminó en octubre de 2019, el Congreso chileno aprobó realizar un referéndum para definir el destino político institucional de su país en los próximos años.

Te puede interesar: #Mundo | Conoce a Nathan Méténier, el primer asesor climático de la ONU

Por primera vez en la historia de Chile, este 25 de octubre, el país cuestionará a su población si aprueba o rechaza la imposición de una nueva Constitución.

De ganar la aprobación, será la primera vez desde 1833 que la Constitución es redactada por un convenio ciudadano elegida en una «votación popular».

Sin embargo, analistas chilenos y latinoamericanos han manifestado su punto de vista ante las dudas que existen sobre que estaría en juego en el referéndum.

Legitimidad de origen de una nueva Constitución

En Chile, la Constitución vigente hasta hoy fue redactada y aprobada en 1980 bajo el régimen militar de Augusto Pinochet. Por ende, algo que estaría en juego su legitimidad de origen, esto, de acuerdo a la opinión de el politólogo Gabriel Negretto, quien ha sido consultor de Naciones Unidas en procesos de reformas constitucional.

El especialista explica que la Constitución de Pinochet, nació en un acto de fuerza y de violencia, desarrollada en un ambiente de miedo, esto, marcaría «un contraste en el origen de la vieja Constitución, la nueva debe nacer de un amplio respaldo ciudadano y un entorno pacífico».

Por esto, hay un llamado a la atención de quienes apoyan la aprobación, promover la calma.

En este sentido, Negretto considera que sería un mal comienzo que el «apruebo» ganara por un margen pequeño, explicando que «el trauma que vive Chile» por los legados de la dictadura, provienen del plebiscito de 1988, cuando el ´régimen fue derrotado (el «Sí» a Pinochet obtuvo un 43% y el «No» un 54,7%).

«Aquí no debe quedar duda de la posición mayoritaria», asegura Negretto a la BBC.

 

Legitimidad de la política

Los políticos aseguran que el plebiscito es una respuesta al estallido social en Chile.

La directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia en Nueva York, Victoria Murillo, indica que es importante recordar las expectativas que conlleva el proceso constituyente, explicando que no solo se trata del resultado, sino también del proceso constitucional.

«Será clave para la recuperación de la legitimidad política».

De ganar la aprobación de la nueva Constitución, la politóloga advierte que es importante «asegurar la entrada de nuevos actores» como agentes de representación ciudadana que garanticen su atención a la ciudadanía.

¿Cómo lograr esto?… Desde su punto de vista, asegura que «estableciendo una conexión humana, basada en la empatía y la experiencia compartida».

 

Nuevo orden de poderes y bienes públicos

Para Miriam Henríquez, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad, Alberto Hurtado, el punto más importante dentro de este acto, sería el cambio de la distribución del poder y los bienes públicos, detallando que «no sólo los derechos civiles, las libertades, sino también los sociales, como agua, vivienda, educación».

Henríquez supone que, si se lleva adelante el proceso constituyente, una de las opciones, es que se remuevan los obstáculos que hoy impiden cambiar algunas políticas públicas en Chile a través del Congreso.

Asimismo, explica que la diferencia que existe, es que en el «apruebo», existe «itinerario, un camino claro y un órgano específico», revelando que en el caso del «rechazo», las reformas se harían a través del actual Parlamento y «los cambios no tendrían tanta legitimidad como los que tendrían un órgano especialmente elegido para ello».

¿Un proceso constituyente único en Latinoamérica?

Henríquez precisa que «no es habitual» que una Constitución vigente sea modificada para su reemplazo, lo que representa un desafío un máximo que se debe efectuar con procedimientos y plazos establecidos.

Tanto la realización del plebiscito como el proceso constituyente, se llevarán a cabo bajo la Constitución vigente, que fue reformada específicamente por el Congreso con este propósito. Eso deja una huella en el referéndum constitucional chileno y en otras experiencias dentro de Latinoamérica.

«Cada proceso en Latinoamérica tiene algo que lo hace único. En el caso chileno que todas, o gran parte de las fuerzas políticas hayan acordado un cauce institucional a la crisis es algo que lo hace único», concluye Henríquez.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, convocó este lunes a un plebiscito constitucional para este 1 de julio el cual le permitirá la reelección para los comicios que serán realizados en el 2024.

Le puede interesar: España se acerca a la fase final de su desescalada

El mandatario ruso aseguró que es una fecha «impecable» en el ámbito jurídico y sanitario pues fue corroborada por los especialistas de la salud durante una teleconferencia.

Vladimir Putin

Vladimir Putin

Este jueves fue aprobado por el Congreso de Chile una reforma que permitirá realizar un plebiscito que decidirá la redacción de una nueva Constitución, cumpliendo con las exigencias de las protestas que se llevaron a cabo en ese país.

Le puede interesar: Aprobaron proyecto de ley en Chile para ruta de proceso constituyente

«Dentro de todas las demandas pacíficas que se han manifestado se requiere hacer una reforma constitucional», así lo expresó el analista político Guillermo Holzman, durante nuestro programa matutino Al Día Con Sergio.

Con 38 votos a favor y tres en contra, el Congreso de Chile aprobó este jueves un proyecto de reforma que permite realizar un plebiscito para decidir sobre la redacción de una nueva Constitución para ese país el próximo 26 de abril.

Lea también: Guaidó se reunió con sindicatos para seguir articulando la “Agenda 2020”

Tras dos meses de protestas callejeras, una de las exigencias de los manifestantes vio luz verde, aunque sin la recomendación sobre que el órgano redactor de la Carta Magna estuviese conformado por igual cantidad de hombres y mujeres.

Los chilenos podrán elegir además si desean que el órgano que escriba la hipotética nueva Constitución sea una convención integrada por congresistas, políticos y ciudadanos, o una asamblea constituyente elegida mediante votación.

Como un paso más en el objetivo de elaborar una nueva Constitución, la Cámara de Diputados del Congreso de Chile aprobó el proyecto de ley para que se reforme la Carta Magna de ese país, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1974-1990).

Le puede interesar: Argentina protegió a Evo Morales dándole condición de refugiado

El contenido de la Ley, aprobado este miércoles 18 de diciembre, habilita que se realice un plebiscito y un proceso constituyente a partir de un acuerdo «por la paz» entre los movimientos políticos del oficialismo y la oposición, a raíz del estallido social que ha causados casi tres meses de protestas violentas en Chile, así como innumerables pérdidas para el Estado por destrucción de bienes públicos.

Richard Blanco, diputado a la Asamblea Nacional, en nombre de la fracción 16 de julio, instó a designar lo mas pronto posible al Presidente de la República, en sustitución de Nicolás Maduro.

Este exhorto lo hizo basado en la decisión del Parlamento venezolano en enero del año pasado, cuando se declaraba la falta absoluta de Maduro y en la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que opera desde el exilo, dep fecha 4 de julio en la que también se hace la misma declaración de ausencia de poder en el país.

Blanco instó a la directiva del Parlamento a cumplir con estos escenarios y a respetar la voluntad de mas de 7 millones de venezolanos que el año pasado a través de un plebiscito pedían la renovación de Poderes en el país.

En un acto para recordar esta consulta popular, desde el Salón Bicentenario de la Asamblea Nacional, María Corina Machado hizo un llamado a las diferentes organizaciones políticas del país a sumarse a la lucha contra “el régimen” y a darle validez a los millones de venezolanos que participaron en la consulta del 16J.

Durante el acto , al que asistieron los 13 diputados que conforman esta nueva fracción del parlamento, fue incorporada a las filas del movimiento soy Venezuela, Teresa Albanes, exministra de la administración de Carlos Andrés Pérez.

Albanes, lamentó el silencio de la Asamblea Nacional ante la declaración de falta absoluta del presidente de la República, y cuestionó que algunos factores de la oposición reconocieran a la Asamblea Nacional Constituyente, órgano que calificó de ilegítimo.

 

Venezuela - Fracción 16J realiza acto tras cumplirse 1 año del plebiscito - VPItv

 

Este lunes, se cumplió un año del llamado «plebiscito», una consulta popular convocada por diversos sectores de la oposición venezolana para el 16 de Julio de 2017, en el que se realizaban tres preguntas en las cuales, los venezolanos podían votar «SI» o «No»según consideraran.

El evento fue planteado en dos partes; en la primera los ciudadanos manifestaban su decisión ante las tres preguntas planteadas y en el segundo firmaban un acta en la que se comprometían con adherirse a los artículos 333 y 350 de la Constitución.

Con un total de 1.766 puntos y 14.800 mesas, se realizó la manifestación pacifica, considerada por muchos como la «más grande» de la historia contemporánea, sin embargo, hoy muchos venezolanos y líderes de sectores de la oposición, ven con desprecio el hecho de que, a un año de realizado, no se haya «cumplido con el mandato» de 7.500.000 ciudadanos.

Antonio Ledezma, líder político venezolano y representante en el exterior de la plataforma Soy Venezuela, envió un mensaje a través de su cuenta de facebook en el que pidió reconocer el trabajo y la lucha de los venezolanos durante los tres meses de protestas en el 2017. Además exigió el cumplimiento del resultado arrojado tras la consulta popular.

Por su parte, Maria Corina Machado, coordinadora nacional de Vente Venezuela y líder de la plataforma opositora Soy Venezuela, se pronunció en su cuenta de twitter, indicando que el 16 de julio de 2017 se realizó «el acto de desobediencia y rebeldía cívica más grande de la historia».

 

Screenshot_4 Screenshot_3 Screenshot_2Screenshot_1

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.