Un brote de sarampión en la República Democrática del Congo (RDC) dejó un saldo de dos mil 758 personas fallecidas. Así lo informó la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), la cual resaltó que 145 mil personas están contagiadas en 23 de las 26 provincias de ese país. Asimismo, el coordinador del equipo de emergencias de MSF, Fabrizio Andriolo, resaltó la necesidad de recaudar más fondos para atender la crisis epidemiológica.

“Los 2,5 millones de dólares recaudados de los 8,9 necesarios para el plan sanitario de respuesta no son suficientes. El contraste con la epidemia de ébola en el este del país, que atrae a múltiples organizaciones y cientos de millones de dólares es alarmante”, dijo Andriolo. Por su parte, la jefa de misión de Médicos Sin Fronteras, Karel Janssens, detalló que la epidemia de sarampión en la nación africana no demuestra signos de desaceleración.
.

La ONG que se dedica a la promoción y defensa de los derechos humanos, denunció que el gobierno de Nicolás Maduro, intenta ocultar la grave crisis de la salud que padece Venezuela, así como el colapso del sistema de salud público.

Recalcó que la escasez de insumos, ha provocado la aparición de enfermedades que habrían sido erradicadas décadas atrás afecten nuevamente a los venezolanos.

Detalló que al menos el 87% de los pacientes portadores de VIH, no reciben tratamiento. Igualmente, la organización señaló que la escasez de vacunas ha generado nuevos brotes de sarampión y difteria, enfermedades de los que no existían registros sino hasta el 2015

El epidemiologo regional, Noel Calderón, informó que en el estado Táchira tan solo se ha registrado el caso de un lactante de 11 meses oriundo de la capital venezolana que fue trasladado por su familia hasta la zona de frontera, donde se le realizó la prueba necesaria y se comprobó el cuadro clínico.

De igual manera 12 casos sospechosos se mantienen en observación y se les han hecho los exámenes necesarios para confirmar o descartar sarampión, sin embargo será hasta que el Instituto Nacional de Higiene envíe los resultados cuando se podrá aplicar, en caso de ser necesario, un cerco epidemiológico.

Actualmente, se está cumpliendo con el plan de vacunación nacional donde se ha dado prioridad a enfermedades como sarampión y difteria, pues su incidencia a nivel nacional ha sido incluso mortal.

 

Venezuela - Sarampión en Táchira se propaga por la movilización de ciudadanos a la frontera - VPItv

 

 

Alicia Moncada, Responsable del programa de Derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA) de Amnistía Internacional Venezuela, contó el drama que viven la comunidad warao en el Delta del Orinoco, por la reaparición de enfermedades como el sarampión.

La crisis hospitalaria generada por la falta de insumos, fallas eléctricas y falta de agua, agravan la situación teniendo como consecuencia la muerte de más de 50 personas, en su mayoría de las comunidades indígenas que hacen vida al sur de Venezuela.

En la crónica que presenta Moncada, cuenta como una familia warao logró llevar a solo dos de sus integrantes a un centro de salud para ser atendidos, mientras los demás duermen en una plaza, sin alimentos ni dinero, con el riesgo de morir en cualquier momento.

Esta es una situación que se vuelve cada vez más común y desespera a los habitantes de esta comunidad, por no encontrar una solución ante su falta de recursos y la crisis del país.

A continuación el escrito de Moncada.

Los warao, entre las epidemias que brotaron para quedarse

En la inmensidad del Delta del río Orinoco, al este de Venezuela, se mece con lentitud la hamaca de una joven indígena warao que por semanas ha hervido en fiebre. Me mira lánguidamente con ojos enrojecidos y llorosos por la conjuntivitis. Con voz susurrante hace saber que no puede incorporarse, se siente desfallecer.

Su familia explica que la fiebre no la genera un jebu (espíritu maligno) sino el sarampión. Enfermedad contagiosa que -de complicarse- puede causar la muerte y que se ha convertido en una visitante habitual de las comunidades warao.
Basta dar unos pasos entre los palafitos de madera para ver cuerpos febriles, grandes y pequeños, arropados en hamacas. El sarampión, así como otras enfermedades infectocontagiosas, ha llegado a las comunidades warao para avivar el febril fuego de la acumulación epidémica que consume al Delta.

En los servicios de salud de Tucupita, capital de Delta Amacuro, tampoco los warao encuentran aliciente. Visitando el área de hospitalización pediátrica del Hospital Dr. Luis Razetti hablé con Isela Rodríguez y su hija Ester de 6 años, diagnosticada con sarampión. Tres días les tomó navegar desde la comunidad Culebrita, en su embarcación de madera, sin motor y con cuatro niños tiritando de fiebre.

Al llegar a Tucupita, el mayor de los hijos de Isela fue hospitalizado. A Ester la dejaron varios días en observación. Sus ojos hinchados por la conjuntivitis apenas se abren, su llanto es un ligero gemido del que solo se entiende la palabra mamá.

Isela teme que su hija siga el trágico destino de su sobrino, recién fallecido por causa del sarampión. Me señala a la madre del niño, quien sentada a unos escasos metros de nosotras se limpia las lágrimas frente a una pequeña camilla vacía.

El paso por el hospital de Ester y su hermano engrosa la lista de los 904 casos de sarampión en Venezuela reportados por el último boletín de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). La institución indicó que, desde enero, de las 35 defunciones confirmadas por sarampión 33 corresponden al estado Delta Amacuro.

Estos datos son cuestionados por organizaciones de la sociedad civil y activistas del movimiento indígena que, hasta abril, contabilizaban 54 defunciones. Siendo las y los niños warao las principales víctimas del virus.

Le pregunté a Isela por su esposo y demás hijos enfermos. Respondió que pernoctaban en el bulevar de la ciudad a orillas del río Mánamo, esperando por ellas sin comida o medicinas que les alivien los síntomas de la enfermedad.

Así me percaté que Ester y su hermano serán los únicos casos registrados de la familia. El sarampión de los hermanos restantes no se incluirá en los boletines de la OPS o del Estado venezolano, pues al no ser notificados por un centro de salud serán marginados de las estadísticas.

El sarampión es uno más del catálogo de males acumulados en el Delta que diezman a los warao. La tos ferina brotó con fuerza durante el mes de febrero en el bajo delta. Las primeras denuncias provienen de la comunidad de Bonoima siendo los medios locales los canales de difusión del testimonio de Trino Ávila, líder comunitario que contabilizó 10 casos de la “tos que asfixia” entre niños y adultos.

Las autoridades de la dirección regional de salud y la gobernación negaron los casos, alegando que eran “ligeras salpicaduras informativas” sin pruebas clínicas. De la misma forma hicieron con la difteria, cuya presencia también es desmentida por la gobernación del estado. En Venezuela, esta enfermedad se había erradicado desde hace más de dos décadas, pero la OPS en una de sus actualizaciones epidemiológicas señaló que su aparición se remonta al 2016 y que el brote infeccioso, hasta hoy, no se ha detenido.

El VIH/SIDA es otro de los asesinos víricos de los warao. Los primeros casos fueron identificados por la Cruz Roja Venezolana en el 2007 y sirvieron como base para que la comunidad científica determinara que la cepa de la infección es muy severa, siendo la tasa de sobrevida para el desarrollo del SIDA de unos 5 a 7 años.

La evolución agresiva del SIDA es favorecida por la co-infección por tuberculosis, una de las enfermedades con mayor incidencia en la población warao. Indican estudios científicos que este pueblo indígena posee una escasa memoria inmunológica al bacilo, por lo que el riesgo de contraer la enfermedad es mucho mayor al del resto de la población.

En fechas recientes, la poliomelitis, enfermedad grave pero prevenible con vacunación, se ha unido a una acumulación epidémica sin precedentes que grita la imperiosa necesidad de que el gobierno venezolano reconozca y declare un estado de emergencia sanitaria en Venezuela y, con especial énfasis, en el estado Delta Amacuro.

Los organismos del sistema de naciones unidas y las organizaciones de la sociedad civil interesadas en mitigar el sufrimiento del pueblo warao deben considerar que toda medida humanitaria debe incluir a los pueblos indígenas como grupos prioritarios de atención inmediata, pero no como receptores pasivos de asistencia sino como agentes del cambio.
El fortalecimiento de las capacidades locales en las comunidades warao para la identificación y atención primaria de las epidemias, así como la vigilancia epidemiológica comunitaria son acciones necesarias que -además de empoderar- contribuyen a disminuir el sub-registro, importante escollo para el desarrollo de acciones humanitarias eficaces.
La asistencia humanitaria que en un futuro pueda generarse en el Delta debe tomar en cuenta tanto a los agentes de salud comunitarios indígenas como a la medicina tradicional para la erradicación de las epidemias, porque la situación de vulnerabilidad histórica del pueblo warao no solo es agravada por la negativa del gobierno venezolano en aceptar la ayuda humanitaria sino por la sistemática discriminación de los pueblos indígenas en los procesos que se suponen los auxilian.

Al salir del hospital pasé frente al río por donde llegó Isela con sus hijos. Veo a los warao en sus canoas de madera arribar a la orilla. Sé que han llegado más cuerpos febriles. Envueltos en harapos se debaten entre la vida y la muerte bajo el sol de una tierra que las epidemias sin tregua acosan.

Un brote de sarampión ha surgido en Tucupita, estado Delta Amacuro, causando la muerte de al menos 60 miembros de una comunidad de indígenas de la etnia Warao.

El líder de la comunidad, Franklin Rojas, denunció que los miembros de este grupo de indígenas no recibe atención médica de ningún tipo, y tampoco tienen buena alimentación, ya que sus recursos solo les permite costear alimentación para una sola comida al día.

En las comunidades indígenas, afirmó Rojas, están comiendo cazabe, gusano de moriche, pescado, que es lo que logran conseguir de la naturaleza para sostenerse.

Venezuela. - Waraos en Delta Amacuro están muriendo de sarampión - VPItv

Por su parte, Jesús Jiménez director la ONG Osibu, indicó que cuenta con una data de al menos 60 Waraos que han fallecido por sarampión, por la falta de vacunas en Delta Amacuro.

En este sentido, Jiménez expresó que debido a la precaria situación de las comunidades indígenas y al poco acceso que tienen a centro hospitalarios, muchas veces, los niños mueren incluso por “enfermedades simples” como la diarrea.

La ONG Osibu denuncia además que los indigenas no cuentan con servicios de salud, que haga el diagnostico de la enfermedad. Además, acusa al gobierno de ocultar las cifras y de mantener silencio ante el brote que está matando a los nativos de la etnia Warao.

El doctor Jiménez también dijo que otra de las causas de muerte de los waraos, es la falta de comida, ya que muchos se encuentran desnutridos, pues lo que comen es apenas una sopa de pescado al dia.

Hizo un llamado al gobierno, ministerio de salud y ministerio de asuntos indígenas a tomar cartas en el asunto y atender el duro panorama que enfrentan los Waraos.

Venezuela.- En lo que va de 2018 han muerto 60 waraos en Delta Amacuro por sarampión

 

TSJ en el exilio solicitó a Interpol orden de captura internacional contra Maduro

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio solicitó este lunes a la Interpol que emita una orden de captura internacional contra el presidente Nicolás Maduro, luego de que decidiera que hay méritos suficientes para enjuciarlo por la comisión de los delitos de corrupción propia y legitimación de capitales.

Tarek William Saab pidió que se enjuicie a los magistrados del TSJ legítimo por traición a la patria

El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, anunció que los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia nombrados por la Asamblea Nacional serán enjuiciados por traición a la patria luego de iniciar un antejuicio de mérito contra Nicolás Maduro y asegurar que existen méritos para que sea enjuiciado por supuestos delitos de corrupción y legitimación de capitales.

Sindy Lazo conquistó la final del Master Chef Latino

La venezolana Sindy Lazo ganó la final de la primera temporada del prestigioso programa de competencia culinaria Máster Chef Latino.

Al menos cinco personas fallecieron por mal de Chagas en Táchira

Este domingo trascendió que al menos ocho personas perdieron la vida producto de un brote de mal de Chagas en el municipio Libertador del estado Táchira.

Brote epidemiológico de chagas provocó cinco muertes en Táchira

Cinco personas murieron en el Táchira a causa de un brote de chagas aguda, en Puerto Nuevo, municipio Libertador, al sur del estado. Entre los fallecidos se encontraba un bebé de 11 meses de nacido.

Desde el inicio del año en curso murieron al menos 44 personas por falta de tratamiento para curar el sarampión en el estado Delta Amacuro.

La gran mayoría de los casos que se reportan son niños entre los siete y 14 años de edad de la comunidad indígena warao, informó la ONG, Codevida.

La epidemia de la enfermedad afecta principalmente a las localidades de Tucupita, Pedernales y Antonio Díaz. Además, la tosferina es otra de las enfermedades que afecta a la población del Delta, sin embargo, las autoridades competentes no han tomado las medidas pertinentes para combatir la enfermedad.

Los casos de sarampión han sido importados a otros países, en febrero ya habían sido registrados 19 casos confirmados entre Brasil, Colombia y Ecuador, provenientes de Venezuela.

 

 

La Organización Panamericana de Salud (OPS) emitió tres boletines Semanales de Sarampión y Rubéola confirmados hasta el 7 de octubre de 2017. Estos boletines fueron emitidos con 4 semanas de retraso, y corresponden a las semanas epidemiológicas 38, 39 y 40 de 2017.

La OPS para el 24 de septiembre informó e su alerta epidemiológica que habían 82 posibles casos, de sarampión y 34 casos confirmados, dejando al país en “posible ingreso al sistema de vigilancia”, según el Punto Focal del Reglamento Sanitario Internacional.

Venezuela concentra el  87,5 % de los casos autóctonos de sarampión, ocurridos en el año 2017, en el Continente Americano, reportando como uno de sus focos el estado Bolívar. El director de Salud del estado Anzoátegui, confirmó el caso de una niña, que estuvo en contacto directo con familiares que padecieron la enfermedad en Puerto Ordaz, estado Bolívar y que presentó síntomas a su regreso, a su residencia en el Municipio Freites del estado Anzoátegui. Por lo que se trata de un caso importado, y el primero en esa situación.

Por esa razón se ha generado una alarma entre los profesionales de la salud ante casos clínicos con características compatibles con la enfermedad, vinculados o no epidemiológicamente con casos sospechosos del estado Bolívar, para iniciar las medidas de aislamiento, identificación de contactos directos, toma de muestras para diagnóstico, notificación y tratamiento de soporte; teniendo especial atención a casos de viajeros provenientes del estado Bolívar, con síntomas de sospecha de la enfermedad.

En ese sentido, promueven la vacunación de aquellas personas, previamente no inmunizadas o con esquemas incompletos de la vacuna trivalente, si van a viajar a estado Bolívar o si son personal de salud no inmunizado.

Finalmente, aun no se tiene un pronunciamiento oficial del Ministerio de Salud, ni la orientación general para todo público, ni disemina las Guías y Normas de Actuación para los profesionales de la salud.