La Organización de Naciones Unidas (ONU) reiteró el llamado mundial a frenar y contrarrestar el «discurso de odio» social que se ha generado en medio la pandemia por la COVID-19.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó a que Gobiernos, sociedades y organizaciones trabajen en contra de los mensajes de odio y desunión que se han creado en algunas partes del mundo a partir de la pandemia.

«Debemos actuar ahora para fortalecer la inmunidad de nuestras sociedades contra el virus del odio. Por ello, hoy pido que no se escatimen esfuerzos para erradicar el discurso del odio en todo el mundo (…) la pandemia sigue desatando una oleada de odio y xenofobia, buscando chivos expiatorios y fomentando el miedo», manifestó Guterres a través de un vídeo divulgado en las redes sociales de la ONU.

Resaltó que se necesita hasta «el último ápice de solidaridad» para afrontar la pandemia se ha registrado un aumento del «sentimiento xenófobo en internet y en las calles», se han extendido las teorías de la conspiración antisemitas y se han «producido ataques contra musulmanes en relación con la COVID-19».

Lea también: David Smilde: Incursión marítima a Venezuela estaba destinada a fracasar

Asimismo, lamentó que hayan surgido «caricaturas despreciables» sobre las personas de la tercera edad, que se encuentran entre las víctimas más vulnerables, «que sugieren que también son las más prescindibles».

Periodistas, profesionales de la salud, trabajadores humanitarios y defensores de los derechos humanos «están siendo atacados por el simple hecho de hacer su trabajo», agregó el político portugués.

ONU.

Este miércoles falleció, a los 100 años de edad, el peruano Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de la ONU que ocupó el cargo entre los años 1982 y 1991.

Lea también: EEUU extendió decreto de emergencia nacional sobre Venezuela un año más

“Mi papá falleció, después de una semana complicada, a las 8:09 de la noche, y ahora descansa en paz” informó a medios peruanos su hijo, Francisco Pérez de Cuéllar.

Durante su mandato logró la mediación y resolución de dificiles conflictos, como la ocupación de Afganistán, las guerras entre Irak e Irán, además de las transiciones democráticas en El Salvador, Namibia y Nicaragua.

Luisa Panagua.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció que en Venezuela se cometen crímenes de lesa humanidad y responsabilizó de ello a los ministros Néstor Reverol, de Interior y Justicia, y Vladimir Padrino López, de Defensa, así como también al comandante de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Antonio Benavides Torres, los tres provenientes del estamento militar.

Almagro, a través de un video que difundió en sus redes sociales, advirtió: “Las Fuerzas Armadas no pueden seguir matando y torturando gente impunemente… El asesinato y la tortura por motivos políticos, por pensar diferente, es crimen de lesa humanidad, delito internacional”.

Según el Estatuto de Roma, todo delito tipificado como exterminio, tortura, persecución, encarcelación, asesinato, es un crimen contra la humanidad y no prescribe, por lo que los presuntos responsables pueden ser perseguidos para someterlos a juicio en todo tiempo.

“Detrás de cada detenido, de cada preso político, detrás de cada torturado y de cada muerto, hay un responsable institucional”, añadió.

Con sus palabras, el excanciller uruguayo extendió la responsabilidad de las muertes en protestas, las decenas de heridos y detenciones, no solo sobre el gobierno del presidente Nicolás Maduro, sino también sobre los funcionarios responsables de la seguridad pública en el país.

 

 

EFE.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo hoy que no ha escuchado ni al Gobierno de Cuba ni al de Venezuela criticar al presidente de EEUU, Donald Trump.

«No los he escuchado a ellos (el Gobierno cubano) criticarlo por ejemplo, ni a Venezuela tampoco, si vamos a ser sinceros, la OEA le lleva una ventaja bastante grande en este sentido», afirmó hoy Almagro en una entrevista con Efe en Washington.

El excanciller uruguayo se pronunció así después de que el Gobierno cubano acusara este miércoles a la OEA de mantener un «cómplice silencio» mientras «se expanden en el hemisferio ideas aislacionistas y proteccionistas, el deterioro ambiental, las deportaciones, la discriminación religiosa y racial, la inseguridad y la represión brutal».

«No es cierto», defendió hoy Almagro, que invitó al Gobierno cubano a «revisar un poco los archivos antes de poner cosas como esa».

Almagro sostiene que tanto él como el Consejo Permanente de la OEA sí han hablado sobre el muro que ordenó construir Trump en la frontera con México y sobre las medidas migratorias de la nueva Casa Blanca.

«El muro ya lleva 650 millas, y 28 países de la OEA ya hicieron una declaración contraria a ese muro en 2006, desde entonces ya mostraron su rechazo a un muro entre EEUU y Latinoamérica», indicó Almagro.

«Porque -prosiguió- la inmigración (que cruza esa frontera) no es solo mexicana, sino también centroamericana e incluso de Sudamérica», agregó.

La OEA va a seguir trabajando en «fomentar variables de cooperación de EEUU con las causas de la migración en el continente» y esa, según Almagro, es «la mejor forma de trabajar este tema».

En este sentido, argumentó que «el dinero siempre es útil» atacando las causas de la inmigración, como la inseguridad o la falta de oportunidades en los países de origen de los migrantes.

Preguntado por si atenderá solicitudes de la sociedad civil de EEUU en la era Trump, como hace con las de otros países del continente, Almagro subrayó que «todo el mundo tiene las puertas abiertas de la organización y la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)».

«Todo el que tiene algún planteo que formular encuentra en nosotros un interlocutor basado en la seriedad del planteo y la dimensión probatoria que puedan presentar», explicó al respecto.

Preguntado por la relación de EEUU y Cuba en la era Trump, Almagro se limitó a decir que la OEA lo que quiere «son las mejores relaciones entre los países del continente y las mejores con Cuba».

«La relación EEUU-Cuba tiene en cuenta los intereses de Cuba y de EEUU y ellos han sido perfectamente capaces de tener 60 años de desencuentro y de tener también encuentros como los que permitieron el restablecimiento de las relaciones», opinó.

El diplomático no quiere que «nadie trabaje sobre estigmatizaciones ni aislamiento de ningún tipo» y defiende que la OEA lo que quiere es «tender la mayor cantidad de puentes posibles».

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció que las autoridades de Cuba le negaron visado para una visita en la que debía recibir un premio otorgado por una organización de la disidencia.

«Mi solicitud de visa para el pasaporte oficial de la OEA fue denegada por el Consulado de Cuba en Washington«, sostuvo Almagro en una carta a la organizadora de la premiación, Rosa María Payá, hija del disidente Oswaldo Payá, muerto en 2012.

En el texto, Luis Almagro explicó por qué no logró viajar a Cuba para participar de los actos previstos para hoy: «En jueves pasado el funcionario de la OEA Chris Hernández-Roy fue convocado a una reunión por el Cónsul de Cuba en Washington y el Primer Secretario del Consulado en el curso de la cual se le transmitió la sorpresa de las autoridades cubanas por el motivo de la visita, que no nos iban a otorgar la visa, que nuestro ingreso a Cuba sería negado, (aun en caso de viajar con pasaporte diplomático uruguayo),  e’asombr’ por el involucramiento del Secretario General de la OEA, en actividades ‘anticubanas’ y que el motivo por el cual solicitamos las visa es considerado ‘una provocación inaceptable'».

El homenaje al disidente cubano Oswaldo Payá, fallecido en 2012, estaba previsto para hoy y sus organizadores habían invitado a importantes personalidades mundiales al evento programado en Cuba. Sin embargo, el régimen, decidido a censurarlo, arremetió contra organizadores e invitados.

La primera noticia de la represión que se conoció fue la prohibición de viaje interpuesta contra la ex ministra de Educación chilena Mariana Aylwin, que tenía previsto viajar ayer para recibir un premio concedido de forma póstuma a su padre, Patricio Aylwin, primer presidente de la democracia en Chile tras la dictadura de Augusto Pinochet.

Luego se supo que lo de la chilena no era un caso aislado. El ex presidente mexicano Felipe Calderó denunció lo mismo. Además, también se conoció que el régimen cubano arrestó al vicepresidente para Cuba de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Henry Constantín, y a Sol García Basulto, corresponsal del portal 14ymedio en la ciudad central de Camagüey.

Otro de los casos preocupantes es el de Juan Carlos Vargas, el coordinador en Chile de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, que sí pudo embarcar en el avión al que impidieron la entrada a la ex ministra Aylwin, pero fue detenido en el aeropuerto de La Habana, informado de que el gobierno lo había declarado «inadmisible» y obligado a abordar un vuelo de regreso a Santiago de Chile.

Oswaldo Payá falleció en julio de 2012 junto al también disidente cubano Harold Cepero, tras impactar contra un árbol el vehículo en el que viajaban y que conducía Ángel Carromero, dirigente de las juventudes del Partido Popular de España, un accidente que la familia Payá sostiene que fue un asesinato orquestado por las autoridades cubanas.

“El homenaje se va a celebrar sí o sí”, afirmó la hija del disidente Payá.

Nota de Infobae

Luisa Panagua.- Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) reafirmó su compromiso con el estado de derecho de los países de la región a través de un mensaje en video publicado en su cuenta de Twitter con motivo de la salutación del Año Nuevo.

En el mismo, Almagro resaltó que el «pluralismo de ideas y el respeto a la disidencia», son valores democráticos que nos caracterizan como americanos y señaló que mantienen su vigencia «más allá de los tiempos de incertidumbre en materia económica y política».

Calificó como «enemigo de la democracia» a quienes corrompen estos valores. «No podemos permitir que el silencio se transforme en cómplice de malas prácticas», añadió.

Sin embargo, no todo es positivo para el político de origen uruguayo. Se refirió a «ejemplos recientes» de pueblos afectados en su bienestar y seguridad por «el debilitamiento de las instituciones, la falta de sujeción al estado de derecho, el desconocimiento de los poderes del Estado, la cooptación de la justicia, el deterioro de los derechos civiles y políticos».

Para Almagro, la solución a estos problemas está en la Carta Democrática Interamericana y que esta debe cumplirse y respetarse en este 2017.

«Todos ustedes pueden estar seguros que, si algunos se cansan, la OEA continuara sin tregua; si algunos abandonan esta lucha, la OEA la seguirá; y si algunos callan, la OEA alzará aún más su voz. Feliz Año 2017», finalizó Almagro.