EFE.- La frontera entre Colombia y Venezuela tendrá paso peatonal abierto por quince horas en las fiestas de Navidad y Año Nuevo, informó hoy la cancillería colombiana en un comunicado.

Los pasos peatonales estarán habilitados entre las 5.00 hora local (10.00 GMT) y las 20.00 (1.00 GMT), detalló el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Así las cosas, estarán abiertos el Puente Internacional Simón Bolívar, que une la localidad colombiana de Cúcuta y la venezolana de San Antonio; el Francisco de Paula Santander, que conecta a Cúcuta con Ureña, así como el puente José Antonio Páez, entre el departamento de Arauca (este) y el estado de Apure.

Además, está habilitado el paso que une a Puerto Carreño (Colombia) y Puerto Páez (Venezuela), así como el de Paraguachón (entre La Guajira y Zulia) y el Puente Unión, que comunica a Puerto Santander (Colombia) con Boca del Grita (Venezuela).

“De acuerdo con las instrucciones del alto Gobierno a las entidades competentes, se continúa así con el trabajo de control y facilitación a las actividades legales en toda la zona de frontera con Venezuela”, agregó la información.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el pasado 15 de diciembre el cierre de los 2.219 kilómetros de frontera con Colombia.

Posteriormente prorrogó el cierre por 72 horas más y luego hasta el 2 de enero de 2017, pero en la madrugada del martes su ministro de Defensa, Vladimir Padrino, dijo que los cruces limítrofes se abrirían gradualmente a partir de ese día.

“Las entidades de control fronterizo del Gobierno de Colombia seguirán haciendo esfuerzos para facilitar el paso de los ciudadanos colombianos y venezolanos que durante esta temporada visitan sus familias y realizan compras importantes para su bienestar”, añadió el comunicado. EFE

Unos buscaban alimentos y medicinas. Otros, visitar a sus familias por Navidad y Año Nuevo. Miles de venezolanos cruzaron este martes hacia Colombia por los pasos peatonales fronterizos, reabiertos tras ocho días de cierre debido a un colapso monetario. AFP

“Gracias a Dios se reabre la frontera. Venía mucha gente para hacer sus compras del otro lado, porque no conseguimos comida, pañales para nuestros niños, medicamentos”, dijo Christian Sánchez, locutor de 29 años, cuando se disponía a atravesar el puente internacional Simón Bolívar, que conecta las ciudades de San Antonio (Venezuela) y Cúcuta (Colombia).

En una conversación telefónica, el lunes en la noche, los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos acordaron “abrir la frontera de manera progresiva, con estricta vigilancia y seguridad”, informó el ministro venezolano de Comunicación, Ernesto Villegas.

“Quiero tener relaciones comerciales sanas con todos los sectores productivos de Colombia”, dijo Maduro en una alocución televisiva este martes.

Así, los cruces limítrofes se restablecieron desde las 06H00 locales del martes, custodiados por militares, pero está aún cerrado el transporte de carga.

Maduro ordenó cerrar las fronteras con Colombia y Brasil el 12 de diciembre, alegando que “mafias” acaparaban papel moneda venezolano en el exterior para atacar a la economía del país, golpeada por una inflación de 475% según el FMI -la más alta del mundo- y una aguda escasez de alimentos y medicinas.

La medida coincidió con momentos de enorme incertidumbre por violentas protestas y saqueos en varias ciudades, que dejaron al menos tres muertos y unos 300 detenidos, sobre todo en el estado Bolívar (sur), donde rige un toque de queda y unos 600 locales comerciales sufrieron destrozos.

Los disturbios se desataron el viernes y el sábado tras la decisión gubernamental de sacar de las calles el billete de 100 bolívares (0,15 dólares a la tasa oficial más alta), el de mayor valor y circulación, hasta la entrada gradual de un nuevo cono monetario que incluye denominaciones de hasta 20.000.

Retrasos en la entrega de las nuevas unidades monetarias, que Maduro atribuyó a “un complot” dirigido desde Estados Unidos, derivaron en los sucesos.

“¿No será que los gringos han comprado gente clave en puestos clave para que le hagan daño al pueblo? Yo creo que sí”, denunció el mandatario este martes.

Aunque calificó como “exitosa” la operación contra las “mafias”, Maduro prorrogó la vigencia del billete de 100 y el cierre de las fronteras con Colombia y Brasil, hasta el próximo 2 de enero.

Reuters.- Los presidentes de Venezuela y Colombia acordaron abrir “de manera progresiva” su frontera, luego de que Caracas decidió su cierre como parte de una medida para frenar el flujo de billetes de 100 bolívares, el de mayor denominación y aún vigente tras un nuevo cono monetario.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, decidió el cierre temporal después de haber sacado de circulación el billete de 100 bolívares, con lo que buscó debilitar las “mafias cambiarias”, pero la medida generó una crisis de efectivo en el país petrolero que condujo a disturbios y saqueos.

Maduro ordenó el cierre de la frontera por 72 horas el pasado 13 de diciembre, sin embargo, días después prorrogó la medida.

“(Los) Presidentes instruyeron a sus ministros de la Defensa a coordinar acciones inmediatas para una normalización de la frontera”, escribió la medianoche del lunes el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, en su cuenta en Twitter.

El funcionario explicó que el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, y Maduro conversaron por teléfono, tras precisar que la frontera será abierta “al nivel que ya existía con estricta vigilancia y seguridad”.

El ministro de Defensa venezolano informó que desde las primeras horas del martes se permitirá inicialmente el paso peatonal.

“He conversado con el Dr. Luis Carlos Villegas, Ministro de Defensa colombiano, para aumentar la coordinación operacional contra las mafias”, escribió la madrugada del martes el ministro Vladimir Padrino, en su cuenta @vladimirpadrino en la red social Twitter.

El presidente de Venezuela ha denunciado que grupos vinculados a casas de cambio que operan en ciudades fronterizas del lado colombiano extraen billetes desde Venezuela (en especial, los de 100 bolívares) para hacer operaciones cambiarias y otros negocios, que han venido debilitando a la moneda venezolana frente al dólar. Reuters

EFE.- El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo este lunes que los problemas económicos que aquejan a Venezuela no tienen origen en Colombia y afirmó que esa situación no se arregla cerrando la frontera.

«Cerrar la frontera no le conviene a nadie y abogamos porque esa situación se pueda resolver lo más pronto posible porque el problema no está en Colombia. El problema de Venezuela, su situación económica, no está en la frontera, ni en Colombia, está allá en Venezuela», dijo el mandatario en una alocución por televisión.

Pese a las medidas unilaterales tomadas por Maduro, Santos se mostró dispuesto a «colaborar» para que las actividades de frontera retornen a la normalidad.

«Desde el punto de vista nuestro estamos listos a colaborar para que ese problema se pueda solucionar, pero no es cerrando la frontera como se va a solucionar», subrayó el gobernante colombiano.

Consideró que el cierre de los pasos fronterizos puede agravar la hiperinflación en el país vecino, «en la medida en que el suministro de bienes por parte de Colombia hacia Venezuela pueda ser limitado (y) eso lo que hace es incentivar todavía más la inflación».EFE

EFE.- La canciller colombiana, Angela Holguín, pidió hoy al Gobierno de Venezuela diálogo para que los comerciantes colombianos de la frontera no se vean perjudicados por la decisión de Caracas de cerrarla durante 72 horas.

En unas declaraciones a la prensa en Madrid, donde acompaña al presidente colombiano Juan Manuel Santos en su gira europea tras recibir el Nobel de la paz, Holguín se refirió a esa medida del Gobierno de Venezuela adoptada en el marco del proceso de retirada de los billetes de cien bolívares.

Holguín aseguró que cada día entran a Colombia 50.000 venezolanos para adquirir productos que no encuentran en su propio país y un medio de pago habitual es el billete de cien bolívares, que los comerciantes colombianos aceptan como medio de pago.

La retirada de este billete en un plazo de 72 horas podría perjudicar a los comerciantes que no tendrían tiempo para cambiar todo ese dinero que legalmente aceptan, subrayó.

La canciller colombiana aseguró que recibió ayer una llamada de su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, que le comunicó la intención de cerrar la frontera durante 72 horas.

“No fue una consulta, se nos comunicó (el cierre fronterizo”, dijo Holguín, quien añadió: “Esperamos que sean 72 horas”, aunque admitió que es difícil que puedan dejar de circular los billetes de 100 bolívares en tan poco tiempo.

La canciller colombiana dijo que no han podido convencer a las autoridades venezolanas de que el pago en Colombia con estos billetes no tiene nada que ver con el diferencial del precio entre el dólar oficial y el paralelo.

Mencionó el caso de las casas de cambio de Cúcuta (Colombia) y dijo que actúan legalmente, en un espacio físico, de modo que los cambistas de la ciudad ya no operan en la calle, aunque admitió que Venezuela insiste en que los cambios que se llevan a cabo en esa ciudad afectan a la diferencia de precio del dólar.

Holguín apuntó que un billete de cien bolívares equivale a 0,30 centavos de dólar y reconoció que hay billetes de cien bolívares que salen al exterior de Venezuela “en grandes cantidades”, para que los venezolanos puedan adquirir legalmente productos en Colombia.

La responsable de Exteriores colombiana subrayó su deseo de trabajar conjuntamente con las autoridades de Venezuela para solucionar este problema y que no se vean afectadas las “personas de buena fe” de Cúcuta.

El Gobierno de Nicolás Maduro anunció ayer el cierre de la frontera con Colombia por 72 horas para hacer frente a las supuestas mafias que realizan contrabando de la moneda, tras anunciar el domingo la retirada de circulación del billete de 100 bolívares, el de mayor cuantía en circulación.EFE

EFE.- Las autoridades colombianas informaron hoy que desde que se reabrió la frontera con Venezuela, hace tres meses, más de once millones de venezolano han entrado y salido de Colombia en donde adquieren principalmente alimentos y medicinas.

“A la fecha se han registrado un poco más de 5 millones 680 mil ingresos de ciudadanos venezolanos al territorio colombiano y un poco más de 5 millones 615 mil salidas de ciudadanos de la misma nacionalidad”, dijo Migración Colombia en un comunicado.

La información agrega que cerca del 92 % de los venezolanos que ingresan a Colombia lo hacen para comprar alimentos, productos de aseo y medicinas.

Igualmente detalla que la diferencia entre el número de entradas y salidas, que es cercana a los 65.000 registros, corresponden a personas que permanecen en Colombia porque aprovechan la posibilidad que otorga la Tarjeta Migratoria de permanecer en las zonas habilitadas en frontera, hasta por 30 días.

Asimismo Migración Colombia dice que el 95 % de las personas que se movilizan por zona de frontera lo hacen por el departamento de Norte de Santander, en donde hay tres pasos habilitados.

Igualmente agregó que en lo que va de este año se han deportado a cerca de 1.500 venezolano y otros 142 fueron deportados, mientras que 843 han sido “inadmitidos”.

La frontera colombo-venezolana, que estuvo cerrada casi un año por orden del presidente de ese país Nicolás Maduro, fue reabierta en agosto pasado.EFE

EFE.- Inflación, escasez de productos y caídas de las ventas, ese es el saldo que dejó en la región fronteriza venezolana el cierre de los pasos limítrofes con Colombia que volvieron a abrirse este fin de semana.

«Por un jarabe llegué a pagar 2.000 bolívares (unos 200 dólares y 3,10 dólares según la tasa de cambio más baja y la más alta vigente en el mercado), antes no llegaba a 300 bolívares (unos 30 dólares y 0,46 centavos de dólar), pero lo necesitaba», dijo a Efe Robinson Pérez.