Carrie Filipetti, subsecretaria de Estado Adjunta para Cuba y Venezuela, aseguró, en entrevista con la periodista Gabriela Perozo, que Washington trabaja, con el Gobierno interino de Juan Guaidó, para detener el envío de combustible desde Venezuela hacia Cuba.

Lea también: #Mundo | ¡Puro talento! Venezolana gana una beca en la NASA

Filippetti enfatizó que el régimen cubano es el encargado de financiar la operación de ocupación en Venezuela, con el dinero que obtienen de las ventas de ron y tabaco, y del hospedaje en sus hoteles.

En la entrevista, la funcionaria resaltó que el Departamento del Tesoro modificó las regulaciones del embargo a Cuba para prohibir las importaciones de ron y tabaco. También indicó que el Ejecutivo de Donald Trump prohibió el hospedaje de ciudadanos estadounidenses, en hoteles vinculados a la dictadura castrista.

El embajador de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, aseguró que las sanciones emitidas por la administración Trump, contra el gobierno en disputa de Nicolás Maduro, atacan el «terrorismo» en la región.

A través de un comunicado, el diplomático explicó que «las vinculaciones de Maduro con países que patrocinan el terrorismo» han ocasionado una reacción por parte de Washington.

Le puede interesar: EEUU sancionó a Maduro y al Ministerio de Defensa iraní

«Desde el Gobierno Interino reiteramos nuestro llamado a la comunidad internacional (…) a actuar decidida y cohesionadamente para detener dicha amenaza», expresó Vecchio en la misiva.

Este lunes, el Ejecutivo estadounidense aplicó sanciones a la administración de Maduro por violar el embargo de la ONU, que impedía recibir o enviar armas a la República Islámica de Irán.

Desde 2015, Washington ha implementado diferentes sanciones contra Nicolás Maduro y funcionarios de su administración.

Esas sanciones implican restricciones de visados, prohibiciones para entrar o permanecer en territorio estadounidense, confiscación de activos y suspensión de cuentas abiertas en bancos dentro de Estados Unidos.

Todas esas sanciones tienen como objetivo asfixiar y conseguir el quiebre del gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

El gobierno de Estados Unidos rechazó el alzamiento militar que condujo a la dimisión del presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keïta.

Tanto el Departamento de Estado, como su secretario, Mike Pompeo, aseguraron que la administración Trump  «condena enérgicamente el motín del 18 de agosto en Malí como condenaríamos cualquier toma forzosa del poder».

Más información: Mali: militares golpistas prometen gobierno de transición

El texto precisa que al asumir esta posición, Estados Unidos se suma «a la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental y (a) la Unión Africana, así como a otros socios internacionales».

Desde EEUU también pidieron, a los sectores políticos y militares malienses, «trabajar para el restablecimiento del gobierno constitucional«.

Lea también: Joe Biden fue confirmado como el candidato de los demócratas a la presidenci de EEUU

Mali amaneció este 19 de agosto en medio de un toque de queda impuesto por los militares sublevados, quienes además ordenaron un cierre de las fronteras terrestres y aéreas.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fue interrumpido este lunes cuando daba una rueda de prensa en la Casa Blanca, debido a que fuera de dicho lugar se desató un tiroteo que dejó a una persona herida.

Lea también: #Mundo | La UE podría tener lista la vacuna contra el covid-19 a finales de este año

El mandatario norteamericano mencionaba datos sobre la pandemia del covid-19 en su país y Latinoamérica, cuando un agente del Servicio Secreto se acercó a él para proceder con la evacuación.

Minutos más tarde, Trump volvió a la sala de prensa para explicar que fuera de la sede presidencial hubo disparos. En consecuencia, el equipo de seguridad lo trasladó hacia el Despacho Oval, según explicó.

El presidente republicano dijo desconocer el estado de salud de la persona herida, así como tampoco detalló sobre su identidad, ni el motivo del tiroteo.

Trump se limitó a decir que la situación estaba «bajo control», al tiempo que agradeció el trabajo «rápido y efectivo» de los efectivos del Servicio Secreto, quienes lo hacen sentir «muy seguro» dentro de la Casa Blanca, en Washington.

Un joven de 17 años murió, este lunes, en la ciudad de Washington, la capital de Estados Unidos, durante un tiroteo registrado en esa ciudad.

Lea también: #Mundo | Al menos un policía muerto y 172 heridos en jornada de protestas en Beirut

La victima fatal fue identificada, por Peter Newsham, jefe de la policía local, como Christopher Newman.

El incidente, en el que participaron varios atacantes, también dejó unos 20 heridos.

Entre los lesionados se encuentra una oficial que, según Newsham, «está luchando por su vida en este momento».

De acuerdo a lo reportado por el diario Washington Post y la policía local, al menos una persona muerta y ocho heridas fue el resultado de un tiroteo ocurrido este lunes en el barrio de Columbia Heights, en Washington DC, Estados Unidos.

Lea también: #Venezuela | Taiwán donó más de 117 mil insumos médicos y alimentos para combatir y prevenir el covid-19

El jefe de la Policía de Washington, Peter Newsham, confirmó que se implementó la búsqueda de tres personas implicadas en el tiroteo, que presuntamente se produjo por una «disputa en grupo». Dos de los implicados portaban armas largas y otro una pistola.

Newsham afirmó que las víctimas son todas adultas entre los 18 y los 62 años de edad, según las autoridades locales. Al menos 23 personas han sido asesinadas desde el pasado 1 de julio en Washington DC.

Ante la crisis generada por el Covid-19 en los Estados Unidos, varios desempleados han salido a las calles de Washington a vender lo que esté a su alcance para poder ayudarse en medio del confinamiento.

«Uno tiene que buscar cómo hacer y cómo ganar dinero porque uno tiene hijos», expresó a la Voz de América una migrante hondureña, que vende antibacterial y tapabocas.

Lea también: Con más de 130.000 empleados la industria automotriz en EEUU reinició su producción

También indicó que ella no recibe ayuda por parte del gobierno estadounidense. «Debo ver cómo hago para salir adelante por mí y mis hijos».

Alrededor de la Casa Blanca algunos locales se mantienen cerrados. Sin embargo, otros comercios de la capital del país reabrieron bajo las medidas sanitarias.

Un grupo de manifestantes intentó derribar la noche de este lunes la estatua de Andrew Jackson, séptimo presidente de Estados Unidos y cuya escultura se encuentra en la plaza Lafayette, cerca de la Casa Blanca desde 1853.

Lea también: #Mundo | Museo de Historia Natural de Nueva York retirará una estatua de Roosevelt

Las personas ataron cuerdas al monumento para derribarlo. Sin embargo, los efectivos de la policía de Washington D.C lanzaron bombas lacrimógenas y activaron un cordón de seguridad para evitar el suceso.

Las medidas de seguridad en las cercanías de la Casa Blanca se intensificaron luego de que se activaran las protestas impulsadas por el movimiento «Black Lives Matter», luego de la muerte del afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo.

Un batallón de la policía militar en servicio activo que consta de 200 a 250 efectivos militares fue enviado este lunes a la ciudad de Washington, capital de Estados Unidos, y podrían ser desplegados en horas de la noche, según informaron tres funcionarios de defensa norteamericanos a CNN.

Lea también: OMS decidirá sobre suspensión de pruebas de hidroxicloroquina en 24 horas

Esta medida tiene con objetivo aumentar la seguridad en la capital estadounidense al realizar arrestos y detener a los manifestantes que exigen justicia por la muerte del afroamericano George Floyd y decenas de personas víctimas de la discriminación en el país.

Los funcionarios resaltaron que las tropas enviadas a la ciudad provenían de Fort Bragg en Carolina del Norte, aunque no determinaron si esta acción se trataba de la invocación de la Ley de Insurreción por parte del presidente Donald Trump.

Unos 70 agentes del Servicio Secreto y de la Policía Metropolitana resultaron heridos durante los disturbios de la noche del sábado en las inmediaciones de la Casa Blanca y otras partes del centro de Washington DC por la muerte de George Floyd, donde 18 personas fueron detenidas, según fuentes oficiales.

Lea también: AMLO a quienes piden su renuncia en México: No coman ansias

Mediante un comunicado, el Servicio Secreto, informó que 70 de sus agentes fueron heridos en las proximidades de la Casa Blanca por el lanzamiento de «proyectiles como ladrillos, piedras, botellas, petardos y otros objetos». También informaron sobre la detención de una persona.

Por su parte, el jefe de la Policía Metropolitana de Washington DC, Peter Newsham, informó en una rueda de prensa de que los agentes detuvieron a diecisiete personas la noche del sábado durante las protestas en la localidad, mientras que once de sus efectivos sufrieron heridas.