En los sectores rurales de Portuguesa el agua se consigue improvisando

En el patio de la vivienda de Ricardo Pérez ya hay varios hoyos de más de 10 metros de profundidad, que se han convertido en la alternativa de la familia para obtener agua del subsuelo. No es sólo la opción en este hogar compuesto por cinco personas, también lo es para más de la mitad de la población del municipio Ospino, ubicada a unos 45 kilómetros de Guanare, ciudad capital del estado Portuguesa, donde la mayoría sobrevive a la escasez de servicio fundamental para vivir.

Lea también: Actividades teatrales resisten en el estado Trujillo

Son pozos rudimentarios o artesanales, de entre 10 y 15 metros de profundidad. Una gran parte de la población ha recurrido a este método improvisado y prehistórico, como un modo de supervisión para contar con el líquido que escasea en un 90 por ciento de la jurisdicción.

Por las tuberías de sus casas no llega ni una gota de agua, en algunos sectores desde hace año y medio, en otros cumplen más de una década sin el vital servicio. Al excavar en los patios de las viviendas, las personas como Ricardo Pérez, buscan una vena de agua para conectarse, se conoce como vena de agua al paso de Caños o ríos subterráneos con alta capacidad del vital líquido.

De acuerdo a lo precisado por el propio Ricardo Pérez, vecino del municipio Ospino, por años se ha dedicado a denunciar los problemas de su municipio, los motores de los pozos que alimentan a la población se quemaron y nunca fueron reparados. Al acueducto de la zona, el Gobierno regional ni local invirtieron más dinero en mantenimiento y terminó colapso ante el inminente crecimiento de la población y la fundación de más y más barrios.

Las comunidades que se encuentran en los sectores de las partes altas están entre los más afectados. El servicio no les llega por tuberías, pero tampoco les mandan cisternas.

Entre las comunidades que han acudido a esta alternativa artesanal están Barrio Arriba, La Rampa, que tienen entre siete y diez años sin el servicio. En el barrio Libertador el agua no llega desde hace tres años, y las comunidades Las Colinas, Brisas del Este, La Pista, José Gregorio Hernández, Los Revolucionarios, Villa de San José, Gonzalo Barrios, Las Colinitas suman más de año y medio sin agua por tuberías.

Los pobladores de Ospino aseguran que la Alcaldía no tiene un plan de contingencia que solvente la situación, ni siquiera en estos tiempos de pandemia. “Lo hemos denunciado pero las autoridades no prestan atención”, comenta Pérez.

Hacer pozos rudimentarios se ha vuelto más constante ante lo costoso representa comprar agua a los camiones cisternas, cuyo precio varía entre 15 y 30, dependiendo de la cantidad de litros cubitos.

La Alcaldía de Ospino prometió a las comunidades atenderles con cisternas gratis, pero no todos los sectores reciben este servicio. En algunas barriadas llenan tanques de unos 700 mil litros, cuya ración alcanza para tres o cuatro días, si se limitan los quehaceres diarios para ahorrar el líquido.

“Debería ser un servicio gratuito, público, pero cuando vienen los pocos cisternas, hay que pagarles un dólar o darles un producto, sino no prestan el servicio”, comenta otro habitante de la zona.

Todos los que han tomado los pozos rudimentarios como opción están conscientes que el agua no está potabilizada ni apta para el consumo humano, pero es con lo que cuenta. El riesgo de consumirla les ha traído como consecuencia padecimientos de enfermedades gastrointestinales y también de piel.

La doctora Marianni Linares, médico gastroenteróloga y quien atiende en centros de salud de la zona, afirma que las más comunes son diarreas causadas por cualquier tipo de bacterias, salmonelosis, gastroenteritis, helicobacter pylori, entamoeba histolytica y también hepatitis de tipo A.

Cargar tobos por largos trechos, almacenar agua hasta por 15 días, pagar cisternas y padecer de enfermedades por falta de un líquido apto para el consumo humano, representa una violación sistemática de este derecho humano por parte de las autoridades locales y nacionales, pero es una situación que no solo se evidencia en el municipio Ospino, sino en otras zonas rurales y urbanas del estado Portuguesa, donde el colapso de los servicios públicos cada día golpea más a los habitantes.

Habitantes de zonas rurales de Portuguesa deben hacer magia para conseguir agua

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik