Primeros pasos hacia el cambio

Cada día millones de personas caminan sin un rumbo fijo, golpeándose una vez tras otra contra la misma pared, y aquellos un poco más aventurados, posiblemente contra un par de paredes distintas. Y sin temor a equivocarme, ese mismo grupo de personas constantemente se están quejando del hoy y del ahora, luchando una eterna batalla contra sus rutinas.

Los días se van pasando en un abrir y cerrar de ojos, de un problema a otro, de un obstáculo a otro. De lunes a viernes la continua queja sobre la idea de que el fin de semana es muy corto y cuando por fin llega el fin de semana, sigue la queja de que la semana fue muy larga y la siguiente aparenta ser igual. El jefe es mala persona, el entorno de trabajo es muy hostil, los compañeros de clases no me agradan, los padres son muy exigentes o aburridos y así un mundo de pensamientos negativos va cubriendo el día a día.

Y las rutinas, ni hablar del despertar cada día apurados, cansados y con mil pensamientos no tan positivos de lo que depara la jornada. Correr al baño, vestirnos, medio comer desayuno y para una gran mayoría el día no comienza hasta la primera taza de café. Se van pasando las horas de una rutina a otra, el tiempo de almuerzo siempre es muy corto, no hay suficientes momentos de descanso durante la jornada laboral, etc. Al salir del trabajo: el tráfico, llegar a casa a encargarnos de los quehaceres del hogar, los hijos, las tareas, un poco de TV para irnos a dormir hasta comenzar la misma rutina al día siguiente.

La vida no siempre es como las matemáticas, negativo más negativo no dará un resultado positivo. Pero, positivo más positivo SIEMPRE nos dará un resultado positivo. Entonces, ¿en qué nos estamos enfocando? ¿A qué dedicamos nuestro tiempo libre?, ¿Con que tipo de personas nos rodeamos cada día? ¿Con qué tipo de información y pensamientos estamos alimentando nuestra mente?

¿Alimentar nuestra mente? Sí, no leíste mal. Así como alimentamos nuestro cuerpo, y dependiendo de las comidas, ejercicios y estilo de vida, este ira cambiando. De la misma manera debemos alimentar nuestros pensamientos y nuestra mente para obtener los resultados esperados. Aquello de la Ley de la Atracción no es solo un cuento, aparte de ser real, es determinante en el tipo de persona que nos vamos convirtiendo cada día.  Determina nuestras amistades, desarrollo profesional, familiar, en fin, determina TODO lo que somos.

Ahora bien, ¿cómo logramos pasar de esos pensamientos negativos a pensamientos positivos? Para ser franco, no es tarea fácil y mucho menos cosa de un día para otro. ¿A caso al día siguiente de comenzar en el gimnasio ya tenemos el cuerpo deseado?

Hace ya algunos años escuche una frase muy poderosa, muy impresionante: El único sitio en donde el ÉXITO aparece antes que el TRABAJO es en el diccionario. Al leer sobre el estilo de vida de los deportistas, empresarios o cualquier persona considerada exitosa, siempre hay algo común: Todos tienen rutinas estrictas de trabajo. Lectura, ejercicio físico, pensamiento positivo, trabajo y más trabajo. Es un proceso diario, de cambio, de lucha, de conquista. Un día a la vez, una rutina a la vez, un pensamiento positivo a la vez.

Así que comencemos hoy: ¿qué rutina deseamos y vamos a cambiar?; ¿qué pensamiento positivo vamos a adicionar?; ¿qué nueva meta vamos a alcanzar hoy?

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
Latinos brillan en l
#HeSaidYes: la campa
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.