Acusan a Raúl Gorrin de estar implicado en red de corrupción que desfalcó a PDVSA

Raúl Gorrín, propietario del canal de televisión Globovisión en Caracas, es sospechoso de dirigir 600 millones de dólares de la compañía petrolera estatal del país a un banco europeo para enriquecerse él, Nicolás Maduro y otros miembros de la élite política de Venezuela, según a nuevos registros judiciales y múltiples fuentes familiarizadas con la investigación federal en Miami.

Esto según la denuncia presentada por un banquero suizo que admitió ser culpable de ayudar en este acto y está ayudando a los fiscales de Miami a construir una causa penal en contra de todos los implicados.

Identificado solo como “Conspirador 7” en los registros judiciales, Gorrín colaboró ​​con el banquero suizo Matthias Krull para hacer la transferencia masiva hace dos años, según las fuentes.

Krull, un ciudadano alemán descrito como un “abridor de puerta” para los venezolanos adinerados que buscan acceso a bancos extranjeros, se declaró culpable esta semana de una conspiración de lavado de dinero en un tribunal federal de Miami. Krull, que enfrenta hasta 10 años en prisión, es la única persona bajo custodia en Miami entre los nueve acusados ​​hasta ahora en el nuevo caso de lavado de dinero.

El abogado de Gorrín en Miami, Howard Srebnick, ha negado cualquier delito cometido por su cliente, que no ha sido acusado en el caso federal.

“Señor. Gorrín es un magnate de los medios exitoso que no ha estado involucrado en ningún lavado de dinero “, dijo Srebnick al Miami Herald en un mensaje de texto reciente.

 

El papel de Gorrín en la conspiración de lavado de dinero comenzó en diciembre de 2014. El esquema involucraba la malversación de millones en fondos petroleros de la antigua compañía venezolana, PDVSA, al sobornar inicialmente a funcionarios del gobierno, de acuerdo con una declaración jurada penal. El valor de esos fondos se infló enormemente al convertir dólares y euros a bolívares en el sistema de cambio de moneda preferido del gobierno.

Gorrín y otros en la red de lavado de dinero usaron un asociado, que luego se convertiría en una fuente confidencial para los federales, para mover una parte de los fondos petroleros. Para mayo de 2015, la conspiración se duplicó a $ 1,2 mil millones.

 

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik