Traición a la Patria, por Jesús Fernández

Desde la vuelta de nuestro Presidente (E) Juan Gerardo Guaidó, el dictador que usurpa el poder en Miraflores, junto a varios de sus secuaces y más íntimos cómplices de las desgracias de Venezuela, en particular uno el que anda “descabellado”, han estado acusando al legítimo Presidente de ser un traidor a la patria. Incluso recientemente, han realizado amenazas públicas de encarcelarlo por su supuestas traiciones.

¿Pero quién o quienes son los que realmente están cometiendo traición a la patria?

Desde los años del difunto, el régimen ha venido destruyendo a nuestro país. Las expropiaciones de empresas y terrenos para convertirlos en “soberanos” y que sea “el pueblo” quien los maneje, fue una de las primeras decisiones que se tomaron en clara traición a la patria. Esto acabó con cientos de empresas productoras de venezolanas y de venezolanos, quienes vieron como se les arrebató su futuro y su pasado. Esto también puso en jaque la capacidad productiva de la nación y como consecuencia trajo pérdidas laborales, incremento de la inflación, falta de productos en los anaqueles y ahora, un incremento exponencial de productos extranjeros, para cubrir las necesidades que antes producíamos en Venezuela.

¿No es esto traición a la patria?

Por falta de mantenimiento, inversión y por botar a los expertos de distintas áreas estratégicas del país, para entregárselas a militares – de los cuales varios son extranjeros – sin el conocimiento necesario en el manejo de empresas de servicios públicos, hoy en día los venezolanos de todas las latitudes del país estamos sufriendo por no poder contar con un servicio de agua, luz, gas, transporte, etc. Acorde con el siglo en el que vivimos.

Nuestros hermanos del Zulia, Mérida, Táchira, Anzoátegui, Nueva Esparta, entre otros estado, sufren cortes de luz diarios. Son más los minutos que NO tienen el servicio, que los minutos que lo tienen. El gas es una tragedia poder conseguirlo en cualquier parte del país, los venezolanos hacen largas colas desde muy tempranas horas para poder llenar una bombona pequeña sin saber cuándo podrán hacerlo de nuevo. El transporte es otro caos con el que los venezolanos tenemos que lidiar día a día. A lo largo de todas las vías del país vemos a miles de personas caminar para ir y venir de sus escuelas, sitios de trabajo o simplemente para ir a comprar algo en el abasto más cercano, porque este régimen destruyó el salario y la capacidad adquisitiva del venezolano, obligando a los transportistas a cobrar unos montos inalcanzables para el ciudadano.

¿No se está traicionando al pueblo cuando el Estado no es capaz o no quiere asegurar lo mínimo para que sus ciudadanos puedan vivir dignamente?

Tener suficiente en la cuenta o en el bolsillo para poder hacer un mercado pequeño con el cual alimentar a la familia, es una tarea titánica. Ir a una farmacia y encontrar la medicina que se busca es ya bastante complicado. Ni hablar de ir a un centro médico y ser atendido adecuadamente, los hospitales están en el piso. Sin insumos, sin limpieza, sin equipos y sin el más mínimo deseo de querer arreglarlo por parte de este régimen usurpador. Adicionalmente, los centros hospitalarios y de atención médica privada son imposibles de pagar a menos que tengas dólares o estés asegurado en divisas.

¿Que el Estado y el régimen que hoy no gobierna no pueda proteger al ciudadano en materia alimentaria o en materia de salud ¿No los convierte en traidores a la patria?

Niños en la calle, niños en el hospital San Juan de Dios que se mueren al no tener el debido tratamiento por falta de insumos, personas decentes que antes de llegar a sus puestos de trabajo o al salir de ellos, hurgan en la basura para poder tanto comer algo como también poder llevar a sus casas, esto hace ver claramente como el régimen ha venido traicionando a los venezolanos.

No podemos dejar por fuera los atropellos y abusos de poder que comete el régimen usurpador cada vez que arremete contra un ciudadano que está ejerciendo su legítimo derecho como venezolano, protestando por un mejor país o contra un periodista que también ejerce su derecho y su deber de informar sobre alguna situación es que la libre protesta y la libre prensa ya no son legales? ¿No es traicionar al ciudadano o se violar flagrantemente la Constitución al no permitir esas protestas y su cobertura periodística?

¿Los cientos de presos políticos y los innumerables muertos que tiene este régimen y sus grupos de exterminio, ¿No son una muestra clara de cómo la dictadura está en una constante y continuada traición a la patria?

Y por último, es imposible olvidar u obviar, la más que evidente injerencia de la dictadura CUBANA en las decisiones y más altos círculos del poder del régimen castro comunista instaurado en Venezuela. La traición a la patria más clara y evidente, la cometió el dictador usurpador cuando nombró al embajador de Cuba, como principal asesor en el gabinete Ministerial. Dejó en evidencia quien es el que toma las decisiones, y por su puesto, dejó en evidencia como entregó el país a Cuba.

Queda claro y casi redundante, quienes son los que realmente están traicionando al país.
Queda claro que Juan Guaidó y todos los que salimos día a día a luchar por una mejor Venezuela, somos patriotas firmes y convencidos que Venezuela será libre y un país próspero.

Queda absolutamente claro que TODOS debemos estar unidos para seguir peleando y luchando para hasta salir de la tragedia que se llama “Socialismo del Siglo XXI”. T, tenemos que cerrar filas y unir esfuerzos para, JUNTOS, acabar con la dictadura y empezar a construir una patria próspera y de todos los venezolanos.

¡Como siempre, es la hora de los venezolanos!

¡Llegó la hora de Venezuela!

¡Dios bendiga a nuestro Presidente Juan Guaidó y que Dios bendiga a Venezuela

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik