La fiscalía rusa solicitó una pena de 18 años de cárcel para el estadounidense Paul Whelan, quien es un ex infante de marina, que fue detenido en Moscú en diciembre de 2018 por estar acusado de espionaje.

Lea también: Irán condenó a un hombre a muerte acusado de espiar para la CIA

El abogado de Whelan, Vladímir Zherebénkov, manifestó que el Tribunal de Moscú hizo el requerimiento de un regimen estricto, por lo que exigen que permanezca 18 años en la cárcel.

«En la vista, el fiscal del Tribunal de Moscú solicitó una pena muy severa: 18 años en prisión de régimen estricto», dijo Zherebénkov, citó la agencia Interfax.

Asimismo, manifestó que la sentencia la darán a conocer el próximo 15 de junio.

El expelotero de las Grandes Ligas, Josh Hamilton, ha tenido una de las historias más polémicas. Antes de empezar su carrera con los Cincinnati Reds, el toletero había estado implicado en situaciones de arrestos por consumo de drogas y alcohol.

Lea también: Pelotero Shin-Soo Choo donó mil dólares a los jugadores de ligas menores de los Texas Rangers

Sin embargo, una vez que pasó a los Texas Rangers su vida cambió. Se convirtió en una de las estrellas del cuadro texano. De hecho, en 2010 conquistó el premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana, tras batear .359 con 32 jonrones y 100 remolcadas .

Hamilton, después de su retiro en 2015, volvió a las andanzas de las drogas y alcohol. Este miércoles fue arrestado por haber golpeado a su hija de 14 años, no obstante, salió de prisión bajo fianza.

Según Yahoo Sports, un jurado acusó a Josh Hamilton por golpear a una menor de edad, lo que puede causarle una sentencia de hasta cinco años de prisión o pagar una multa de 15 mil dólares en caso de encontrarse culpable.

Josh Hamilton jugó nueve temporada en las Grandes Ligas y dejó promedió de .290 con 200 jonrones y 701 carreras empujadas, según Baseball Reference.

En 2012, Hamilton, firmó un contrato con Los Ángeles Angels por cinco años y 123 millones de dólares.

 

El actor podría pagar de tres a diez años de prisión por haber drogado y abusado sexualmente de una mujer en año 2014.
La sentencia se dictó al final de una audiencia de dos días en la que el juez declaró a Cosby un «depredador sexualmente violento», una etiqueta que lo somete a asesoría obligatoria de por vida y a notificar a la comunidad sobre su paradero.
Cosby enfrentaba una sentencia de entre libertad condicional y 10 años en prisión. Sus abogados pidieron arresto domiciliario argumentando que estaba demasiado viejo y desamparado. Los fiscales solicitaron entre cinco y 10 años tras las rejas al decir que todavía representaba una amenaza para las mujeres.
Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado