Acusado del delito de agresión sexual, el ex nuncio del Vaticano en Francia, cardenal Luigi Ventura, será juzgado el próximo 10 de noviembre en París, lo que significará que por primera vez en la historia moderna un obispo será sometido a un proceso legal, tras la Santa Sede haber levantado la inmunidad a su representante.

“Estará presente en la audiencia (…) esperaba esta audiencia para defender su honor y su inocencia”, dijo a la AFP su abogado, Bertrand Ollivier.

Lea también: Trump anunció reforzamiento de tropas federales en Chicago

Jade Dousselin, abogado de uno de los demandantes, aseguró que el inicio del proceso legal es una victoria para la victimas. “La fiscalía está validando lo que afirmábamos desde el primer momento y conforta a las víctimas en su iniciativa de denunciar”, agregó.

Diplomático de carrera del Vaticano, Luigi Ventura, de 75 años, ejercía como representante de la Santa Sede en Francia desde 2009 hasta su renuncia, que fue aceptada por el papa Francisco en diciembre de 2019 por “límite de edad”. Antes, fue cura en la nunciatura de Brasil, Bolivia y Reino Unido, tras lo cual fue nombrado secretario de Estado en Roma.

Vaticano

Ron Jeremy, estrella americana del cine para adultos, fue acusado de violar a tres mujeres y agredir sexualmente a otra, de acuerdo a información ofrecida este martes por los fiscales del condado de Los Ángeles.

Te puede interesar: #Mundo | Twitter ocultó tuit de Trump por “violar las reglas de la compañía”

Jeremy de 67 años, es el tercer hombre acusado por un grupo de trabajo formado por el fiscal de distrito Jackie Lacey en 2017 para investigar la conducta sexual inapropiada en la industria del entretenimiento. Junto a él, cabe recordar que está el ex productor de cine, Harvey Weinstein y el productor, David Guillod.

El actor cuyo verdadero nombre es Ronald Jeremy Hyatt, se presentó este martes ante el tribunal pero no se declaró. Un juez retrasó su lectura de cargos hasta el viernes y fijó su fianza en $ 6.6 millones.

Jeremy fue acusado de tres cargos de violación forzada y penetración con un objeto extraño y uno de cópula oral forzada y agresión sexual. Si es declarado culpable de todos los cargos, podría enfrentar 90 años de prisión.

El reconocido cineasta, Woody Allen indicó durante una entrevista para un diario español, que no le daba importancia a que algunas personas lo recordaran como un pedófilo y lo acusaran de agredir sexualmente a su hija, Dylan y también por haber contraído matrimonio con la hija adoptiva de su exesposa, Mia Farrow, con quien mantuvo una relación entre 1979 y 1992. Sin embargo, aclaró que se casó con Soon-Yi Previn, cuando apenas tenía 22 años de edad.

Allen, escribió hace poco un libro aurobiofráfico llamado “A propósito de nada”, detallando su vida y su camino dentro del séptimo arte.

“Básicamente, soy un hombre feliz que lleva 22 años junto a mi esposa Soon-Yi.Tenemos dos hijas preciosas que ya van a la universidad, tengo buena salud y he pasado una vida entreteniendo a la gente. He tenido mucha suerte. Podría morirme ahora mismo, hablando con usted, y no pasaría nada. Unos me recordarán como un pedófilo, aunque sea falso, y otros como un cineasta que les entretuvo, ¿qué más da?”, dijo el cineasta de 84 años de edad.

Respecto a las declaraciones de su hija, Dylan actualmente con 34 años, quien lo acusa por haberla violado, Allen aseguró que fue sometida “a un lavado de cerebro”.

Farrow ha llevado por décadas acusasiones contra Allen asegurando que abusó de su hija, Dylan, hecho que él niega de forma rotunda y cree que esto no es más que una jugada de su ex como venganza, incluso aseguró que Mia, había filmado a Dylan con siete años, desnuda por varios días para enseñarle que decir.

“No hice ningún esfuerzo porque creí que la verdad se impondría, pero no ha sido así. Una buena historia, cierta o falsa, se impone a todo”, apunta el cineasta, quien agrega que pese a todo las autoridades rechazaron las acuasaciones tras investigaciones que lo absolvieron. Cuenta que hasta se sometió a un detector de mentiras, mientras que Farrow no quiso hacerlo.