Desde que el coronavirus llegó al mundo, diversos expertos comentaron que la pandemia se debilitaría con la presencia del calor.

Lea también: Boxeador Saúl “Canelo” Álvarez donó 950 kits sanitarios a hospital de Jalisco

Incluso, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, señaló en febrero que «mucha gente piensa que se irá en abril con el calor».

Sin embargo, el calor llegó al mundo y aún la epidemia sigue haciendo estragos en todos los continentes.

Según especialistas, la pandemia continuará generando temor aunque con la llegada del verano podría disminuir el número de contagios.

«El clima por sí solo no puede doblegar a la epidemia en el verano, aunque ayude a reducir las tasas de transmisión en cierta medida», dijo uno de los profesores de la Universidad de Harvard, Hazhir Rahmandad.

Científicos brasileños de la isla Seymour, informaron mediante una rueda de prensa que el pasado 9 de febrero, las temperaturas en la Antártida alcanzaron la temperatura tope de 20°C, siendo esta la primera vez en su historia en que se llega a este número.

Lea también: CDC confirmó el caso número 15 de coronavirus en EEUU

Según reseñó The Guardian, la temperatura alcanzó los 20,75°C, superando el récord que había sido impuesto el 6 de febrero con 18,3°C, y más importante aún, los 19,8°C registrados en la isla Signy en enero de 1982.

La Organización Meteorológica Mundial todavía debe pronunciarse sobre este tema para confirmar si la información presentada por estos investigadores es cierta, y de ser así activar las alertas ante al creciente aumento de las temperaturas en los polos, según detalló ADN Radio.

Estas temperaturas superan con creces las cifras esperadas para esta época del año en la Antártida y sus alrededores por parte de la Organización Meteorológica, que cuyas temperaturas oscilan entre 1ºC y -4ºC.