El periodista y dirigente vecinal Carlos Julio Rojas fue liberado la noche de este jueves tras haber sido detenido por efectivos de seguridad de la administración de Nicolás Maduro, por haber participado en una protesta de adultos mayores en Caracas.

Lea también: #Venezuela | Tareck El Aissami informó que se recuperó del covid-19

Luego de pasar toda la tarde detenido, el secretario general del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), Édgar Cárdenas, confirmó su liberación.

Rojas, quien perdió su teléfono en el procedimiento, ya había sido retenido en varias ocasiones por protestar contra la gestión de Maduro. En 2017, el dirigente estuvo encarcelado en Ramo Verde durante 49 días.

El también periodista fue capturado por efectivos policiales cuando acompañaba una manifestación de jubilados y pensionados en la sede del IVSS en Altagracia, en medio de la pandemia del covid-19.

El Colegio Nacional de Periodistas (CNP) denunció a través de sus redes sociales la detención por parte de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de Carlos Julio Rojas, dirigente vecinal de la parroquia La Candelaria, Caracas.

«Colega, Carlos Julio Rojas, fue detenido arbitrariamente por GNB en inmediaciones de la sede principal del IVSS en la parroquia Altagracia», informó a través de su cuenta en Twitter.

Le puede interesar: Fuerzas de seguridad dispersaron protesta de pensionados en sede del IVSS en Caracas

Lo que era en principio una manifestación pacífica de pensionados al frente de la sede del Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) en el centro de Caracas, fue dispersado por efectivos de Seguridad del Estado.

El dirigente vecinal de la parroquia Candelaria, Carlos Julio Rojas, que se encontraba en el lugar de manifestación, fue detenido y llevado por los funcionarios policiales. Hasta los momentos se desconoce su paradero.

Lea también: Sindicato Petrolero en Falcón presentó peticiones ante la Defensoría para «restituir derechos violentados»

El equipo de VPItv que se encontraba en el lugar constató la presencia de grupos irregulares leales al chavismo o ‘colectivos’. Los pensionados exigen el monto de la jubilación, que a la fecha y según la tasa del Banco Central de Venezuela (BCV), es equivalente a un poco más de 2 dólares mensuales.

Pensionados

Venezolanos se presentaron en la entrada de la embajada de Rusia en Caracas, para manifestar su rechazo tras la visita del canciller ruso Serguéi Lavrov. La protesta fue realizada en vista que, no comparten que apoyen al régimen de Nicolás Maduro, cuando el país está atravesando una de las peores crisis de la historia tanto en servicios básicos, salud, alimentación y transporte.

Lee también: Canciller ruso arribó a Venezuela

Asimismo, rechazaron que el régimen venezolano esté invirtiendo dinero en armamentos como si se estuvieran preparando para una “guerra”, cuando las muertes en los hospitales de la nación van incrementando diariamente por no contar con los recursos necesarios para salvar vidas.

Caracas - Venezolanos rechazaron la llegada del canciller ruso - VPItv

La tarde de este miércoles, a través de las redes sociales, se conoció la detención del periodista Carlos Julio Rojas por funcionarios de la Policía de Caracas que sin ninguna justificación lo mantuvieron por más de tres horas en la sede de Parque Carabobo en Caracas.

A través de la cuenta Twitter del Sindicato Nacional de la Prensa, se indicó que los funcionarios realizaron la detención porque Rojas mantenía una «actitud sospechosa». Asimismo, detallaron que durante la aprehensión el periodista perdió $70.

Rojas ha sido víctima de la represión en reiteradas oportunidades, pues además de ser periodista, es líder comunitario y ha mantenido una participación activa en los hechos de protestas, que recientemente, le costó su privativa de libertad y reclusión en la cárcel de Ramo Verde, cuando se le imputó por traición a la patria, rebelión militar y sustracción de efectos pertenecientes a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Vecinos del municipio libertador exigieron a Hidrocapital restituir el suministro de agua en las 32 parroquias de la Gran Caracas, sin embargo, la respuesta del organismo fue la presencia de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana.

Carlos Julio Rojas, representante de los vecinos del norte de caracas, lamentó que el presidente de Hidrocapital se negara a recibirlos y que enviara a otro funcionario a buscar el documento.

Residentes de La Bandera aseguraron que desde hace cinco meses no reciben el agua de manera regular y que la poca que llega, está contaminada.

Afectados aseguraron que seguirán protestando por mejores servicios.

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

Alem Mendoza/ Luis Gonzalo Pérez.- Tras estar recluido 50 días en la cárcel militar de Ramo Verde y ser liberado este jueves 24 de agosto, el periodista Carlos Julio Rojas denunció ser victima de torturas «simplemente por ser periodista».

Rojas denunció ser víctima de tortura psicológica y física mientras estuvo privado de su libertad. «»Me torturaban simplemente por ser periodista», quien a la vez ratificó la denuncia que hizo su madre Sol Rojas con respecto a el régimen de alimentación que implementan sobre reclusos. «El hambre que pasa el pueblo en la calle también la pasan los presos», expresó Rojas, que recibía sólo 60 gramos de comida al día.

En una entrevista exclusiva para VPItv, el periodista señaló que el maltrato que sufren las personas en Ramo Verde es «inimaginable». Especificó que en una celda de aproximadamente 14 metros cuadrados se encuentran 116 personas, lo que hace deplorables las condiciones de estadía. «Estábamos hacinados, pasábamos la mayor parte del tiempo de pie y a la hora de dormir, dormíamos de a tres en una colchoneta».

Asimismo, aseguró que los custodios de la prisión amenazaban a los reclusos con llevarlos a celdas de aislamiento o «tigritos» para que no le hablaran, pues era considerado un conspirador.

Rojas afirmó que en las cárceles no solo hay gente de clase alta como asegura el gobierno, sino, que también hay gente humilde de zonas populares que salieron a protestar por el «dolor del hambre».

El periodista detalló que la tortura comenzó desde el día de su injusta detención, ya que, funcionarios de la Policía Nacional y la Guardia Nacional lo golpearon y obligaron a tomarse fotos con bombas lacrimógenas que no eran suyas.

Rojas develó que le otorgaron libertad bajo cuatro medidas cautelares, que son:

  • La prohibición de declarar con respecto a su caso a medios nacionales e internacionales
  • Prohibición de salida del país
  • Prohibición de asistir a reuniones político-conspirativas contra el Gobierno
  • Presentación semanal ante un tribunal militar

A pesar de la prohibición de declarar sobre su caso ante medios nacionales e internacionales, Carlos Julio Rojas aseguró a través de la cámara de VPItv que no tiene miedo y que seguirá en las calles defendiendo sus derechos y los de todos los venezolanos. De igual manera, se dirigió directamente al Ministro Reverol con las siguientes palabras: «Me mandaste a meter preso pero voy a seguir en la calle».

[adrotate banner=»19″]

 

15 días sin poder ir al baño, ingerir agua, comida, amarrado y hacinado, vivió el periodista venezolano Carlos Julio Rojas, en una celda de castigo de 2×2 metros llamada “El Tigrito”, en la prisión militar de Ramo Verde, donde se encuentra desde el pasado 6 de julio, en San Bernardino (Caracas) mientras ejercía su trabajo.

Luego de dos semanas incomunicado y sin derecho a visitas, la madre del comunicador, Sol Rojas, pudo verlo. “A Carlos Julio se le encontró visiblemente afectado con mucho menos peso y algunas marcas en su cuerpo. Durante esos días, también le fueron robadas sus pertenencias: ropa, comida, dinero y hasta un rosario que cargaba en el pecho”, relató.

ONG y defensores de los derechos humanos han denunciado el maltrato y aprehensión ilegal del periodista, a quien se le forjaron cargos y le sembraron un bolso con 5 granadas para castigarlo. Rojas también es dirigente comunitario de La Candelaria, en el municipio Libertador.

Familiares aseguraron que la celda de “El Tigrito” es un espacio ínfimo de aislamiento con gran cantidad de presos, y donde a Rojas se le mantuvo seis días sin poder ir al baño y dos días más sin ingerir agua ni comida, lo que constituye otro atropello a la protección del derecho a la vida sin justificación alguna.

“Lo que le está empezando a comprometer su estado de salud físico y mental”, señaló su madre en un comunicado.

“Hacemos responsable a los custodios de Carlos Julio por cuanto es evidente toda la violación de sus derechos humanos y controles excesivos mediante cámaras y cooperantes en el penal”, advirtió.

Al comunicador, en su condición de presidio, no se le ha permitido ni siquiera escribir, algo que ha formado parte de su trabajo y vida durante los últimos 10 años de ejercicio periodístico.

La madre del líder del Frente Norte Caracas, reveló que su hijo también fue amarrado y castigado junto con el dirigente de Voluntad Popular del estado Carabobo, Carlos Graffe.

“La brutal decisión de someterlos a estas torturas es porque no pueden aplacar su real preocupación por los venezolanos que luchan desde sus tribunas por el rescate de la libertad y la democracia de Venezuela, aun cuando están totalmente incomunicados en la Ramo Verde. El propósito es silenciar sus voces, sobretodo la de Carlos Julio que como periodista y luchador social ha trabajado por más de una década en función de resolver los problemas de sus vecinos y de todo aquél que le solicita ayuda”, expresó.

Precisó que este amedrentamiento continuo por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional se ha extendido incluso a las puertas de la casa de la familia de Rojas en La Candelaria en la que se han apostado hombres con capuchas y armas largas desde hace más de 20 días.

Elenis Rodríguez, parte de la defensa técnica del periodista detenido, que lleva adelante el Colegio Nacional de Periodistas, señaló en días pasados que que el Tribunal 2 de Control Militar no contaba con pruebas que demostraran que Rojas cometía algún delito de carácter castrense y, por eso, le atribuyen la sustracción de efectos pertenecientes a las Fuerzas Armadas.

“El cuento del delito de traición a la patria y la rebelión militar hasta un niño de primaria sabe que todo eso es mentira y totalmente falso”, denunció Rodríguez.

A principios de julio, la madre del periodista explicó que el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, ofreció “30 días de vacaciones” por la cabeza de su hijo. Además, aseguró que cuando pidió una fe de vida Carlos Julio, le mostraron una foto en la que se ve esposado y en el piso.