200 personas fueron reunidas y detenidas en el municipio Sucre, tras aparentemente incumplir las medidas de distanciamiento e higiene contra el nuevo coronavirus en los diferentes sectores en la ciudad de Cumaná.

Te puede interesar: ONU: Más de 14 millones de personas en Latinoamérica podrían pasar hambre durante la pandemia

Se trataba de un grupo de jóvenes y adultos mayores que se encontraban sin tapabocas, por lo que las autoridades locales les dictaron una “Charla de Concientización sobre el Covid-19” en la plaza Cumaná, ubicada en la ciudad capital del estado.

Por su parte, la dirigencia estudiantil denunció que las autoridades estaban utilizando las unidades de transporte de la Universidad de Oriente, núcleo en esa ciudad, para trasladar a este grupo de personas.

La cifra de ciudadanos que han sido puestos en aislamiento por padecer síntomas similares a la COVID-19 en la ciudad de Cumaná, estado Sucre, se ha cuadriplicado, a juicio del director de Salud de la región nororiental, Pablo Terán.

Para Terán, que la cifra se haya cuadriplicado en los últimos días es motivo de alerta porque puede significar un aumento exponencial de los casos de COVID-19 en Sucre. “Esto puede significar un aumento exponencial de los casos en Cumaná en los últimos días”, indicó.

Lea también: Gobernador de Nueva Esparta llamó a finalizar toques de queda en municipio Maneiro

Por su parte, el alcalde del municipio Sucre, Luis Sifontes, informó que se “radicalizarán” las medidas de seguridad sanitaria en Cumaná, aunque algunas medidas aún se encuentran bajo estudio en mesas de trabajo. Recalcó que serán detenidas todos los ciudadanos que incumplan las medidas de cuarentena, principalmente los que no porten mascarillas o tapabocas.

Cumaná

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) del estado Sucre, anunciaron la detención de dos sujetos solicitados por el presunto robo de carros en la ciudad de Cumaná.

Lea también: Mujer falleció tras lanzarse de un noveno piso en residencia de Maracay

Los sujetos fueron identificados como Jean Carlos Viloria Martínez de 41 años y José Alberto Gómez Carmona de 34 años. Ambos hombres fueron aprehendidos por funcionarios de la División de Investigación contra el Robo y Hurtos de Vehículos de la capital sucrense.

En medio de la cuarentena decretada por la pandemia del covid-19 en toda Venezuela, los habitantes de Cumaná han expresado su desacuerdo con los aumentos “no autorizados” del monto del pasaje urbano en la ciudad, pues consideran “excesivos” los ajustes.

Lea también: Laureano Márquez: “Los gobiernos anteriores no tenían un sistema de persecución” (+Vídeo)

Mientras que muchos ciudadanos no generan ingresos por no poder trabajar, tanto autobuses de líneas organizadas e informales han elevado los costos de los 3.500 a los 10.000 bolívares, según informó La Gente Propone Cumaná.

El primer monto es el establecido por las autoridades, pero los habitantes de la capital sucrense se ven obligados a gastar hasta 20.000 bolívares por el transporte luego de las 6:00 pm.

En ese sentido, el Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas Municipales “La Gente Propone” llamó a que la Alcaldía y el transporte público vayan a un acuerdo para definir el costo del pasaje.

A pesar de las restricciones por la cuarentena nacional, directivos de la Unidad Educativa Francisco Aristiguieta Badaracco en Cumaná, estado Sucre, convocaron a una reunión a los representantes de los estudiantes del plantel para coordinar y hacer entrega de material de estudio.

Los representantes del Magisterio de Educadores en la región denunciaron y alertaron sobre este hecho que viola las disposiciones y medidas dadas a conocer por el ministerio de Educación que suspendió las actividades presenciales en instituciones educativas.

Lea también: Dieron de alta a paciente en el Zulia tras contagio de COVID-19

Disposiciones de la cuarentena es no reunirse en grandes grupos

Asimismo, una de las prohibiciones por la cuarentena nacional es evitar el cúmulo de personas en lugares cerrados o públicos, con el objetivo de evitar el contagio de coronavirus COVID-19. Las autoridades de la Gobernación de Sucre aún no se han expresado al respecto.

Habitantes de Cumaná, estado Sucre, Venezuela, reportaron presencia militar en la ciudad como método para el cumplimiento de la cuarentena nacional decretada por Nicolás Maduro. Asimismo, anunciaron el cierre de comercios de alimentos y cadenas farmacéuticas para evitar la propagación del virus que hasta los momentos lleva 42 infectados en el país caribeño.

Le puede interesar: OMS alertó aceleración de la pandemia

El mercado municipal de Cumaná, estado Sucre, estará abierto en horario especial de 7:00am a 11:00am para atender a la ciudadanía que necesite adquirir alimentos en medio de la cuarentena por el coronavirus COVID-19.

El alcalde de Cumaná, Luis Sifonte, fue el encargado de divulgar la información. Añadió que se mantendrán cerradas las fronteras con los estados Anzoátegui, Monagas y Nueva Esparta, en el marco de las medidas para frenar los contagios de COVID-19.

Lea también: Sistemas Metro y Ferrocarril solo funcionarán para trabajadores de sectores priorizados

La administración de Nicolás Maduro declaró una cuarentena nacional para combatir la pandemia, por lo que todas las actividades laborales y económicas fueron paralizadas y se pidió que la ciudadanía se quede en sus hogares. Se harán excepciones para un miembro por familia para que adquiera alimentos o medicinas.

Este martes el Gobernador del estado Sucre, Edwin Rojas, ofreció declaraciones sobre las medidas que se están tomando ante el COVID-19 en la entidad.

Lea también: Se analiza cierre de sistemas Metro y Ferrocarril en toda Venezuela por COVID-19 (+Vídeo)

Entre los lineamientos se encuentran que los terminales de ferry, que viajan de Araya hasta Margarita, se mantendrán abiertos solo para comida, medicinas o cargas importantes, así como el uso obligatorio de tapabocas  en todo el transporte público.

Por otro lado, Rojas anunció que no se abrirá las fronteras con Anzóategui y se está evaluando el cierre absoluto de los límites con Monagas. Se mantiene la medida de cierre de entrada marítima desde Trinidad y Tobago.

Habitantes del estado Sucre denunciaron el desborde de aguas negras en su comunidad y destacaron que se han visto obligadas a limpiar las alcantarillas ante la falta de interés de la alcaldía en este problema. Instaron al gobernador a tomar acciones sobre la situación que ha dejado enfermas a decenas de personas.

Lea también: Venezolanos cambiaron las carnes por granos

Sucre - Adultos mayores denunciaron desborde de aguas negras - VPItv

La Confederación Sindical de las Américas (CSA), que defiende los derechos laborales de más de 55 millones de trabajadores en las Américas, emitió un comunicado este viernes para rechazar la detención los ciudadanos Ramón Gómez, Carlos Ochoa y Joel Morales, dirigentes sindicales del estado Sucre, luego de que se dirigieran al despacho del gobernador para entregar una carta en la que los trabajadores de Cumaná exigieron “un aumento salarial, prestaciones sociales y la discusión de un contrato colectivo”.

Lea también: Régimen no permitirá ingreso de la CIDH a Venezuela

“Al llegar a la oficina de la gobernación, los trabajadores fueron atacados físicamente por civiles armados. Subsecuentemente, los dirigentes fueron detenidos por la Policía Estadal de Sucre, sin haber cometido cualquier delito. La Fiscalía del estado ha confirmado que no hay ninguna orden contra los líderes sindicales”, dicta el comunicado.

Asimismo, instaron al despecho de la gobernación a intervenir en la liberación de estos ciudadanos, y así buscar las mejoras salariales solicitadas por los trabajadores sindicales.

Confederación tildó agresión policial

La CSA también denunció que los actos de maltrato realizados contra el trabajador Ramón Gómez, presidente seccional del estado Sucre de la Centras ASI Venezuela por parte de los funcionarios de la policía estadal representó una violación a los derechos humanos (DDHH), luego de que se publicara el video en el que Gómez es cargado por un grupo de personas de manera violenta y posteriormente ingresado a una patrulla policial.