El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, declaró este lunes estado de emergencia nacional en el país por 45 días, debido a la crisis por la pandemia del coronavirus Covid-19, la cual registra 53,956 contagiados y 993 fallecidos.

Lea también: #Mundo | Policía liberó al hombre detenido por el incendio en catedral de Nantes

El anuncio lo realizó luego de la aprobación el viernes de la Cámara de Diputados, y la de este domingo hecha por el Senado de la República, días después de que solicitara una nueva ampliación del decreto para tratar de contener la pandemia. 

La nueva extensión del estado de emergencia es la más larga desde que el país se enfrenta al nuevo coronavirus, teniendo plazos no mayores a los 25 días y se hace justo en plena transición  del gobierno de Medina al de Luis Abinader.

El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, anunció este miércoles un paquete de ayuda temporal a los ciudadanos que permanezcan en sus casas durante la cuarentena por el covid-19.

La asistencia, nombrada «Quédate en casa», consiste en que más de 800.000 familias recibirán un pago de 1.500 pesos mensuales para la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad.

Asimismo, otras 690.000 familias categorizadas como «pobres» se sumarán al programa de ayuda, que por otra parte buscará privilegiar a los hogares donde haya personas vulnerables a la enfermedad.

A estos últimos, se destinará un monto de 2.000 pesos por mes adicionales.

El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, informó este martes que decretará el estado de emergencia debido a la expansión del coronavirus en su país, que ya registra 21 casos confirmados y un fallecido.

Lea también: «Si nos quieres, quédate en casa», el pedido de una enfermera que lucha contra el covid-19 en Italia

El mandatario explicó que envió al Congreso la solicitud para la declaración de emergencia, que espera por aprobación para que la nación vaya formalmente a resguardo para contener la enfermedad.

«Es crucial que todos los ciudadanos sigamos las indicaciones y las prevenciones, para evitar que el virus siga expandiéndose y pueda llegar a los más vulnerables a través de nosotros«, dijo Medina.

El decreto se sumará a un paquete de medidas preventivas, como la suspensión de la llegada de cruceros, aislamiento domiciliario a quienes hayan llegado recientemente al país, suspensión de eventos, entr otras.

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, desmintió este martes que Nicolás Maduro lo haya contactado para realizar un posible diálogo después de las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

“Conmigo no habló, yo no creo que participe en diálogo”, dijo Médina al ser preguntado por la prensa sobre lo anunciado por Maduro este lunes 7 de mayo.

Maduro, aseguró este lunes a través de un tuit, que una vez que sea reelegido como presidente, convocará un gran Diálogo Nacional por la Paz, y para ello ya había conversado con el presidente dominicano para solicitarle su apoyo.

– Telegram.me/vpitv. Para más información, visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente informado. ¡Conéctate ya!

La Cumbre de las Américas transcurre en Lima, Perú con la intervención de los presidentes que acudieron al evento, que inició este viernes con un discurso del Secretario General de la OEA, Luis Almagro y del presidente del Perú, Martín Vizcarra.

– El primero en intervenir fue el presidente anfitrión, luego el mandatario argentino Mauricio Macri, afirmó: «Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para que el gobierno de Nicolás Maduro acepte la crisis y permita la ayuda internacional», dijo en alusión a la crisis venezolana.

«Argentina no reconocerá los resultados de ninguna elección bajo estas condiciones en Venezuela», agregó.

– Posteriormente, Evo Morales, presidente de Bolivia se mostró solidario al gobierno venezolano encabezado por Nicolás Maduro.

–  El presidente de Chile, Sebastián Piñera condenó en primera instancia el intento de almacenar y producir armas químicas en Siria.

«En Venezuela no hay democracia, no hay estado de derecho, hay presos políticos y las elecciones convocadas no son legítimas, y además le pedimos a Venezuela que reconozca la ayuda humanitaria», declaró en alusión a la crisis venezolana.

«Las elecciones convocadas no son democráticas, ni transparentes, ningún país que quiera la democracia debe reconocer esos comicios», sentenció.

– Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá: «Queremos que Estados Unidos y sus aliados puedan combatir efectivamente el tema de las armas químicas en Siria. Juntos podemos mejorar nuestras economías. Tenemos dispuesto un canal humanitario para ayudar a Venezuela».

«Debemos impulsar el retorno a la democracia en Venezuela. Su situación es grave en derechos humanos y eso es inaceptable», afirmó.

– Juan Manuel Santos, presidente de Colombia: «Nos unimos a la voz del mundo civilizado en condenar la utilización de armas químicas por parte del gobierno sirio».

«La corrupción es más visible que antes porque hay mejores herramientas para combatirla, pero nos falta todavía mucho por hacer», aseveró.

«Para perseguir a los corruptos no pueden haber fronteras, los mejores aliados contra la corrupción son los ciudadanos y la educación es el otro elemento para erradicarlo, recuperando la cultura de la legalidad».

«Colombia es el país que más sufre la situación de Venezuela por eso somos los más interesados porque se restablezca la democracia. Seremos implacables contra su régimen opresor que tanto daño nos está haciendo, se inventaron una ANC espuria que rechazamos y desconocemos».

«Es un régimen que quiere perpetuarse en el poder. No reconoceremos los resultados de unas elecciones que están diseñadas para maquillar lo que es una dictadura, nuevamente le pedimos a Maduro que se permita la ayuda internacional».

– Michel Temer, presidente de Brasil: «La lucha contra la corrupción es imperativa para garantizar la democracia. Hemos tratado de enviar apoyo a Venezuela que fue rechazado. Ayudaremos a Venezuela a retomar el camino a la democracia».

A su vez, el mandatario del vecino país descartó la posibilidad de que la frontera de Venezuela con el estado de Roraima sea cerrada.

– Alfonso Peña Nieto, presidente de México: «Nos preocupa la grave situación de Venezuela que motivó la no invitación de ese país a esta reunión y apoyamos a Perú en esa decisión. Seguiremos por las vías diplomáticas luchando para restablecer la democracia en ese país».

– Juan Carlos Valera, presidente de Panamá: «Quiero celebrar la presencia de Cuba en esta Cumbre, pero lamento la ausencia de Venezuela, por cerrar sus vías democráticas. Exhorto a que todos los países nos unamos para buscar una salida democrática en ese país»

– Luis Guillermo Solis, presidente de Costa Rica: «Apoyamos las posiciones del Grupo de Lima en relación a la grave crisis que sufre Venezuela».

– Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras: «Honduras reitera su disposición para apoyar diplomáticamente en la situación de Venezuela».

– Allen Chastanet, Primer Ministro de Santa Lucía tuvo declaraciones críticas con el gobierno venezolano y pidió seguir haciendo esfuerzos conjuntos para tratar la situación.

– María Ángela Vicuña, Vicepresidenta de Ecuador: «Es una lástima que no se concretara la presencia de Nicolás Maduro. Condenamos la violencia y por eso nos preocupa Venezuela».

«Son los venezolanos los que deben decidir en las urnas su futuro», acotó.

– Bruno Rodríguez, Canciller de Cuba: «La exclusión del presidente Maduro es una afrenta a todo los pueblos de nuestra américa, estamos aquí para defender su libre determinación».

Rodríguez dijo que no debe subestimarse una posible agresión de Estados Unidos a Venezuela y culpó a ese país de la ausencia de Maduro en la Cumbre.

– El presidente de República Dominicana Danilo Médina no tuvo palabras directas acerca de Venezuela.

La delegación opositora que negocia con el gobierno nacional en República Dominicana se negó el martes a firmar un acuerdo que ya fue suscrito por el representante del Ejecutivo, Jorge Rodríguez, quien ante este escollo acusó a su contraparte de «recibir presiones».

«Quiero ser claro el día de hoy y decir que vamos a trabajar mañana en el documento que hemos recibido para incluir las observaciones que consideramos justas para el pueblo venezolano, nunca vamos a firmar nada que signifique menos derechos, no firmaremos nada que signifique claudicar los valores democráticas de los venezolanos», dijo Borges ante los periodistas.

Al ser cuestionado por las acusaciones de Rodríguez, negó rotundamente que la oposición haya recibido presiones ni órdenes de gobiernos extranjeros, y argumentó que su negativa a estampar la rubrica se debe a que el documento final «no está a la altura del pueblo venezolano».

Condenó que para hacer cumplir la ley y la Constitución «se haya debido recurrir a un proceso de diálogo con el gobierno», y reiteró que la prórroga solicitada y aprobada para la mañana de este miércoles la utilizarán para intentar «garantizar que los venezolanos puedan ejercer los derechos que les corresponden», en referencia a la realización de unas «elecciones presidenciales de verdad, no un fraude, donde cada quien pueda votar como quiera y de la manera que quiera».

Borges ofreció estas declaraciones ya pasada la medianoche, minutos después de que la delegación oficialista encabezada por Rodríguez tildara de «acto bochornoso» el que Borges presuntamente recibiera una llamada telefónica desde Bogotá, en medio de las conversaciones, para que no suscribiese el acuerdo.

Tras la crítica, Rodríguez firmó de una vez el documento ante los medios de comunicación, acto que repitió inmediatamente su hermana, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez.

«Compás de espera»

Como un «compás de espera» calificó el presidente dominicano, Danilo Medina, la prórroga solicitada para anexar observaciones al texto, algo que, especificó, «hará especialmente la oposición, que ha pedido tiempo» hasta este miércoles.

«Este miércoles discutiremos las recomendaciones que se le puedan hacer al documento», concluyó.

El presidente Nicolás Maduro declaró el domingo estar listo para firmar el acuerdo con la oposición venezolana, que se mantiene con total hermetismo y sin confirmar ni negar si asistirá o no este lunes 5 de febrero a República Dominicana, cuya Cancillería tampoco ha ofrecido informaciones al respecto.

«La delegación de Venezuela (oficialismo) está lista para viajar a República Dominicana a firmar el acuerdo definitivo por la paz y la convivencia», dijo Maduro el domingo, en el marco de un acto en conmemoración al fallido golpe de Estado de 1992, comandado por el fallecido expresidente Hugo Chávez.

Tras agradecer al expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien se encontraba el domingo en Caracas, y al Jefe de Estado dominicano Danilo Medina, el primer mandatario venezolano advirtió que si la oposición se niega a ir a Santo Domingo, es «por las presiones del imperialismo».

El partido político Voluntad Popular, en el que milita el presidente de la Comisión Exterior de la Asamblea Nacional (AN) que ha participado en la negociación, Luis Florido, emitió un comunicado el sábado en el que ratificaba su negativa a asistir al diálogo «por la intransigencia del régimen de Nicolás Maduro y sus permanentes incumplimientos».

Ese mismo sábado, el diputado Julio Borges, miembro de la delegación opositora que negocia con el gobierno, dejó a la expectativa si asistiría o no al diálogo, una vez el Consejo Nacional Electoral (CNE) impidiera la validación de su partido político, Primero Justicia (PJ), y por ende lo ilegalizara de cara a las elecciones presidenciales pautadas por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para el primer cuatrimestre del año.

Un día antes, el también parlamentario Simón Calzadilla develó que esperaban revisar «contraofertas» sobre los puntos no resueltos en las conversaciones. «Solo firmaremos un acuerdo que represente en cada una de sus partes una auténtica salida a la profunda crisis política, social, económica, humanitaria que padece el pueblo venezolano», sostuvo.

Resta saber si este lunes, finalmente, la oposición irá contra todo pronóstico a pactar con el gobierno nacional, que el pasado miércoles, a través del ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró que existía un «preacuerdo» entre ambas partes.

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, anunció este jueves que el próximo domingo 28 y lunes 29 de enero está previsto que se retomen las reuniones entre el gobierno y la oposición de Venezuela, aunque el miembro de esta última delegación, el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Luis Florido, advirtió que su equipo no asistirá si el Ejecutivo «no envía señales de querer dar garantías electorales».

«Al día de hoy, ambas partes de la mesa han confirmado su participación en la siguiente sesión del diálogo, que está prevista para los días 28 y 29 de enero», dijo Medina en Davos, donde asiste al Foro Económico Mundial, según un comunicado difundido por el portavoz de la Presidencia de República Dominicana en su cuenta en Twitter.

No obstante, el presidente de la Comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano aseguró, a través de esa misma red social, que «si el gobierno no está dispuesto a avanzar y no envía señales de querer dar garantías electorales», la asistencia de la delegación opositora «no será posible».

Diversos sectores de la oposición venezolana han asegurado que el diálogo con el gobierno se encuentra en punto muerto, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobara el martes por decisión unánime el adelanto de las elecciones presidenciales en Venezuela.

Amén de ese hecho «inconstitucional», según voceros de la oposición, la delegación parlamentaria que había asistido anteriormente a República Dominicana ya se había negado a viajar para la última reunión en ese país debido al accionar de los cuerpos de seguridad del Estado en la denominada «Masacre de El Junquito», y las declaraciones posteriores del ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol.

Con la esperanza de encontrar una salida a la grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa Venezuela, el gobierno y la oposición de ese país iniciaron este viernes un discutido diálogo en Santo Domingo, República Dominicana, bajo un «incierto» panorama.

El presidente dominicano, Danilo Medina, y el expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, figuran como auspiciantes de estas conversaciones que se extenderán hasta este sábado en la sede de la Cancillería del país anfitrión, al que además acuden como observadores de la oposición los cancilleres Heraldo Muñoz (Chile) y Luis Videgaray (México); y los ministros Dennis Moncada (Nicaragua) y Camillo Gonsalves (San Vicente y Granadinas), por el gobierno.

Otra de las principales peticiones de la oposición, que llevó a Santo Domingo representantes de la mayoría de los partidos con más diputados a la Asamblea Nacional (AN), es que se garantice la celebración de unas elecciones presidenciales libres y transparentes en 2018.

«La agenda está centrada en poder llevar soluciones inmediatas al tema de alimentos y medicinas; realizar unas elecciones libres e independientes, y lograr la liberación de los presos políticos, sin que haya inhabilitado. Esa es nuestra bandera», dijo a la prensa Julio Borges, presidente del Parlamento, antes de entrar a la primera reunión.

Entre la delegación opositora también destacan miembros de la sociedad civil y expertos económicos, mientras que el equipo del Ejecutivo nacional está conformado por el ministro de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez; su hermana, la ya mencionada Delcy Rodríguez; el ministro de Educación, Elías Jaua; y el diplomático venezolano Roy Chaderton.