Largas filas y larga espera por gasolina. El periodista Luis Gabriel Patiño, realizó un recorrido por Caracas, para constatar la situación del surtido y distribución de combustible en la capital venezolana.

Lea también: #Venezuela | Delcy Rodríguez: Ley Antibloqueo impulsará relaciones con Rusia

Gran parte de las estaciones de servicio, con gasolina a precio internacional, ubicadas al este de la ciudad, como las de La Castellana, Los Palos Grandes y el Centro Comercial San Ignacio, presentan largas filas de vehículos desde tempranas horas de este viernes.

El expresidente del Colegio Farmacéutico, Hector Barreto, aseguró que el desabastecimiento que existe en las farmacias de Venezuela es de 80 % y 90 %. Agregó que, como especialista en materia de salud se ve en la obligación de manifestarle una solución a las personas, sin embargo, destacó que fácilmente una persona gasta más de un millón de bolívares en medicamentos y no terminan de cumplir el tratamiento que requieren.

Monagas - Desabastecimiento de medicinas en las farmacias es de 80% y 90% - VPItv

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, acusó a empresas Polar de condicionar las ventas de sus productos y aumentar sus precios semanalmente,

Durante los recorridos a mercados municipales, el General en Jefe destacó que seguirán evidenciando la realidad de los venezolanos, que a su juicio es provocada por los empresarios que aumentan los precios como parte de una supuesta «guerra económica».

Estos recorridos son parte del plan para establecer «precios justos» que ha implementado el Gobierno de Venezuela, plan que se suma a la lista de controles económicos que se imponen en el país.

 

Habitantes de la parroquia La Vega, sector popular ubicada en el oeste de la ciudad de Caracas, protestan en la redoma de La India (parroquia El Paraíso) por la escasez de comida y la demnora en la entrega de la caja del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) que fue prometida por los representantes del gobierno de Nicolás Maduro y aún no ha sido entregada.

Los manifestantes cerraron las calles con escombros y basura encendida para protestar y llamar la atención de las autoridades.

Asimismo, se reporto en horas de la madrugada hubo una situación irregular en Mercal, establecimiento comercial del Estado donde se distribuye comida en las zonas populares

Luisa Panagua.- La organización no gubernamental (ONG) Prepara Familia desarrolla la campaña de recaudación «Dale una sonrisa a los niños venezolanos» con el objetivo de beneficiar a los niños, niñas y adolescentes pacientes del Hospital infantil J.M. de los Rios, ubicado en Caracas, Venezuela.

A través de la plataforma Generosity, Prepara Familia informa que la situación de los centros asistenciales de salud empeoró  en los últimos años. Esto es más evidente en el J.M. de los Ríos ya que atiende a niños procedentes de todas las regiones del país.

Destacan que las familias de los pequeños no tienen cómo adquirir medicinas, comida, pañales, ni cómo cancelar exámenes médicos y cirugías, debido a la alta inflación que impacta en la capacidad de los venezolanos de satisfacer incluso las necesidades de comida y también a la ausencia de importaciones de medicamentos.

Incluso, muchas madres se ven obligadas a sustituir los pañales con papel periódico.

Aunque Prepara familia reconoce que reciben el apoyo voluntarios dispuestos que trabajan por llevar alegría y esperanza a los pacientes y su familia, advierten que no es suficiente, por lo que invitan a contribuir en la campaña.

Explican que en la actualidad cualquier ayuda en moneda extranjera hace una diferencia en la vida de estos niños, incluso si son solo 10 dólares.

Para saber más y la forma de ayudar, puedes hacer clic AQUÍ

 

 

Este martes la Asamblea Nacional debe en sesión ordinaria, la declaratoria de crisis humanitaria motivada por la creciente situación de hambruna que se vive en Venezuela actualmente.

El diputado Carlos Paparoni, fue el encargado en abrir el debate, en el que recalcó que este año 27 niños han muerto de hambre. Por lo que solicitó al parlamento que se decrete la emergencia alimentaria.

El parlamentario indicó que existen 3 millones de venezolano están buscando comida en la basura, mientras que un 80% pasa hambre. En lo que va de año 27 niños han muerto de hambre, 1 de cada dos niños sufre de desnutrición.

Sin embargo, el diputado Eliezer Srit exigió que se abra el canal humanitario “para que podamos paliar la gran necesidad que hoy sufrimos”.

Igualmente, Carlos Valero, destacó que en Venezuela hay una enorme voracidad de la corrupción, que “les permite hacer de las penurias de los venezolanos un negocio”.

Indicó que si el Gobierno acepta la ayuda humanitaria estaría cerrando el trabajo de más de un “boliburgues”. Afirmó que el Gobierno es un “zamuro que se alimenta del hambre del pueblo”.

Durante el debate, el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, expresó que es increíble que con la abundancia petrolera que hubo en Venezuela llevarán al país a la crisis que se vive hoy en día.

“Tenemos un deber y es que este debate no solo quede en un debate, sino convertirlo en acciones que pueda ayudarnos a encontrar un paliativo a esta crisis… Para que desde la AN podemos articular acciones y decisiones a favor del pueblo de Venezuela”, dijo Guevara.

Solicitó la aplicación de un plan de emergencia para que no se diga que no hubo acuerdo, propuesta o soluciones. Hizo una convocatoria a los sectores productivos para tener soluciones a corto plazo.

Sobre el canal humanitario, el dirigente también de Voluntad Popular, indicó que a través de una Ley de Crisis Humanitaria buscar los mecanismos para facultar a la AN y sea ésta la que solicite la ayude humanitaria y blinde a la comunidad internacionales y sea el parlamento el que reciba esta ayuda.

Nota de La Patilla

El presidente de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, afirmó hoy que el 90.4 por ciento de los venezolanos considera que el país está “mal o muy mal” en cuanto a la economía y la política, pero señaló que este porcentaje no quiere decir que la gente culpe al Gobierno de la situación, reseña EFE.

“¿Todo ese 90 por ciento culpa al Gobierno de la situación? no, es decir, 90 por ciento piensa que la situación del país está mal, (pero) no el 90 por ciento siente que el culpable es (el presidente Nicolás) Maduro”, dijo León en una entrevista al canal privado Televen, donde indicó que el estudio corresponde al mes de enero.

En ese sentido, explicó que las crisis afectan la popularidad de los Gobiernos, pero que esto no necesariamente quiere decir que se pueda generar una “salida no electoral de un Gobierno”.

“Eso es un mito, es decir, eso no es verdad”, agregó.

Asimismo, afirmó que lo que más preocupa hoy en día a los venezolanos es el tema de la inflación y el desabastecimiento y no la situación de inseguridad, debido a que a las personas le afecta “todos los días” el crecimiento de los precios y el no conseguir productos alimenticios.

León también se refirió a la popularidad del presidente Nicolás Maduro e indicó que oscila entre 17 y 20 % y que no hay otro líder dentro del chavismo que lo supere; en cambio, dentro de la oposición, dijo, hay cuatro líderes que “tienen soporte”.

El opositor preso Leopoldo López, el dos veces candidato a la presidencia de Venezuela Henrique Capriles, el gobernador del estado Lara (oeste) Henri Falcón y el expresidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) Henry Ramos Allup, “en ese mismo orden, esos cuatro actores tienen soporte popular”, apuntó.

En ese sentido, destacó que la gente espera una “solución” a los problemas que atraviesa el país y quiere a alguien que le ofrezca un país “que lo enamore y ahí hay un problema porque tú no enamoras hablando mal del Gobierno, tú enamoras ofreciendo una alternativas”.

Venezuela atraviesa una profunda crisis económica que el Gobierno achaca a la baja de los precios del petróleo, la principal fuente de divisas el país y a una supuesta “guerra económica”, pero además también sufre graves problemas de escasez y desabastecimiento.

El Presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges, sostuvo que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), son “una herramienta de control político que ha servido para enriquecer a unos cuantos en el Gobierno y que no soluciona el problema del hambre que hay en el país”.

A juicio de Borges detrás de los Clap lo que está es el negocio de la importación de productos con dólares baratos. Hoy Los Clap cumplen un año y representan el fracaso de las políticas de este Gobierno en materia de alimentación.  En los Clap hay corrupción en la compra de los productos importados con dólares a diez bolívares, en el transporte de los mismos, en su distribución y luego en la reventa. No son una solución al hambre, es un instrumento para el enriquecimiento de unos pocos dentro del oficialismo.

El jefe del Poder Legislativo calificó de «injustificable» que después de la gran cantidad de recursos que ha entrado con concepto petrolero, el plan de alimentación nacional sea una bolsa de comida. «La escasez es del 90%, el índice de desnutrición ha subido y hay niños muriendo por eso en todo el país y la inflación es la más alta del mundo. Los Clap fracasaron; pero siguen ahí para enriquecer a unos corruptos y someter a los venezolanos».

“Hacen negocios con el hambre del pueblo, mientras condenan a nuestras familias venezolanas a depender de una bolsa de comida. ¿Qué pasó con PDVAL, Abastos Bicentenario y Mercal?, ¿qué pasó con los millones gastados en esas redes de comercialización?, ¿por qué importamos alimentos si aquí se expropiaron empresas y tierras para aumentar la producción de comida?», se preguntó Borges.

Explicó que no existen políticas para apoyar la producción nacional en Venezuela porque con las importaciones «se llenan los bolsillos”. «Reiteró que con el 25% del presupuesto que se asignó a los Clap se podría fortalecer el campo venezolano y así reducir los índices de escasez. Asimismo recordó que la Ley de Producción Nacional, aprobada por la Asamblea es una propuesta enfocada en ese sentido.

Para finalizar el parlamentario aseveró que «los Clap demuestran el inmenso desprecio que siente el Gobierno por la población, porque la condena a hacer largas colas y la obliga a comprar productos importados en bolsas o cajas, cuando lo gente lo que quiere es comprar productos venezolanos, en las cantidades y lugares que quieren y de las marcas que mejor consideren».

Con información de nota de prensa 

EFE.- En la fila de una droguería caraqueña, donde no hay medicamentos pediátricos pero sí golosinas, se pasan las horas de una madre venezolana que desde la madrugada hace una larga cola para gastar «todo» su dinero en un paquete de pañales y una lata de fórmula láctea que le durará 10 días a lo sumo.

Un trabajador del local dijo a Efe que no tenían fórmulas lácteas en su inventario desde hace tres meses y que el incremento en el costo la hace «imposible de pagar».

Así, en un país donde el salario mínimo mensual es de 40.638 bolívares (58 dólares según la tasa oficial de cambio más alta), una lata de 450 gramos de leche para bebés oscila entre 12.750 y 18.000 bolívares (entre 18 y 26 dólares).

El precio de la leche de fórmula no está regulado por el Gobierno venezolano como sí ocurre con el de los pañales, en los que el coste de los paquetes desechables de 24 unidades va de los 360 a los 437 bolívares (0,5 y 0,6 dólares).

Sin embargo, debido a la escasez de este producto, el incremento en su precio de venta informal alcanza hasta los 28.000 bolívares (40 dólares).

Fórmulas carísimas

«Mi hermana trabaja en la farmacia y consigue los pañales cuando llegan, pero leche no puedo comprar, esas fórmulas son carísimas», dijo a Efe Caribay Zabala, una madre de 22 años que se dedica a vender desayunos.

Aún con la ayuda de su hermana, la joven aseguró que ella y otras madres de su familia utilizan pañales de tela porque no les rinden los desechables que encuentran.

Zabala dice que ser madre en Venezuela es una labor titánica que, sumando la escasez de productos básicos y la inflación galopante de la nación, «hace que tengas que decidir entre comer tú o tu bebé».

Para ella, calmar el hambre de su hija de 6 meses es una prioridad que, afirma, satisfacerá «como sea».

La joven contó a Efe que la última vez que adquirió una fórmula láctea para su hija la mezcló con maicena (harina de fécula de maíz) para «rendirla», aunque aclaró que gastó mucho dinero en un pote de leche que le duró una semana.

Los inasequibles y limitados alimentos no son los únicos problemas con los que lidian las madres venezolanas.

Sin medicinas ni comida

El hijo menor de Betsabet Gil, una joven cajera de un banco privado, tiene tres semanas con alergia en la piel porque que su madre no ha podido comprar un detergente suave para su ropa.

«No hay jabón suave o es importado y es incomprable. (La alergia) le ha durado tres semanas, ha sido un suplicio encontrar las cremas que le mandaron. Todavía hay una que no encuentro», relató a Efe Betsabet.

Ella tiene dos hijos, de 2 años y de 5 meses, y reconoce que «por ahora» es un «alivio» que el pequeño reciba lactancia materna ya que «no sabría qué hacer si tuviera que comprarle fórmulas».

El más grande toma «atoles», como comúnmente se le dice en Venezuela a la bebida que mezcla algún cereal con leche.

«Tampoco es que me salga barato. Un Cerelac está por los 8.000 bolívares (11 dólares) y eso hay que mezclarlo con leche completa porque él ya está grande, pero la leche completa ya casi ni existe», indicó.

La dificultad de ser madre en el país con las mayores reservas de petróleo del mundo no discrimina entre las edades de los hijos.

Útiles escolares incomprables 

Ireymar Peinado tiene un niño de 6 años que ya no toma leche ni usa pañales, pero va al colegio y debe consumir alimentos que le aporten nutrientes para su crecimiento.

Ante la precaria situación en la que viven, el esposo de Ireymar emigró a una isla caribeña donde trabaja ilegalmente y les envía un poco de dinero.

Ella explica que su esposo «cuando puede» manda unos 50 dólares mensuales, monto que, dijo a Efe, se le va «como agua entre los dedos».

«Nosotros teníamos un negocio y he tenido que vender los equipos para poder sobrevivir, para comprar comida», relata la profesional de 29 años, que dice tener el título «de adorno» porque ser madre ha consumido todo su tiempo y dinero.

En la casa de Ireymar no se come carnes ni embutidos porque «son muy caros» y, entre lágrimas, explica que ha pensado retirar al pequeño del colegio porque exigen cosas que ella no puede proporcionar.

«En el colegio todas (las madres) estamos morosas. O pagas el colegio o comes. Estoy pensando en sacar al niño porque me exigen merienda y muchas veces no la tengo, y no voy a dejar a mi niño viendo cómo comen los demás», explicó.

Como Betsabet, Ireymar y Caribay, muchas mujeres venezolanas ven su labor de madre como un acto de «supervivencia».EFE

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana aseveró este miércoles que más de 3.000 empresas y 50 farmacias han cerrado por la situación crítica del país.

Durante una entrevista para Unión Radio, hizo énfasis en la importancia de la lucha por los pacientes para garantizar sus derechos, y a su juicio no debe ser una lucha mediática.

“Hemos llegado al punto de decirle a los pacientes las fórmulas de cómo se preparan las medicinas, porque no contamos con ellas y nosotros tenemos que darle una respuesta al país”, manifestó Ceballos.

Para el presidente de Fefarven, Venezuela es un país que tiene recurso, pero hay que mejorar el sistema de una manera global.  “Si vas a un hospital y no hay insumos, no tenemos productos genéricos, ni de otro tipo, esto nos habla de una crisis farmacéutica y del sector salud que debe ser atendida por el Estado”, sentenció.

Crisis humanitaria en ascenso

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional, Luis Lipa hizo un llamado a ser sinceros desde el seno del Parlamento, y aunque aseguró es muy poco lo que se puede hacer sobre el tema desde el punto de vista presupuestario, seguirán llamando la atención al Gobierno por la crisis humanitaria del país.

“Este tema se ha malinterpretado. Esto no es  un tema político sino humano, no hay medicamentos, no hay insumos”, manifestó durante un contacto al programa A Tiempo. A juicio del parlamentario hay escenarios que son muy difíciles, y se comprometió a transmitir desde su cargo, la angustia que tiene el pueblo en ese sentido. 

Para Lipa, si los servicios hospitalarios funcionaran no estuviese pasando lo que está ocurriendo en el sector salud. “El Gobierno debe entender que debe facilitar las divisas para que llegue la materia prima y obtener las medicinas”, sostuvo.

Nota de Caraota Digital