A ocho años del primer y único título absoluto del Deportivo Lara en la Primera División de Venezuela, salieron a la luz pública diversas denuncias por hasta 13 casos de deudas económicas por jugadores que pasaron por la institución.

Lea también: Héctor González: “Richard Páez le cambió la cara al fútbol venezolano”

Los reclamos por deudas en cuanto a salarios y premios permanecen activos ante la Cámara de Resolución de Disputas ante la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

Pedro Ramírez, actual jugador del Zamora FC, es el futbolista con la deuda más alta, con 65.000 dólares en salario.

Ricardo Andreutti, Giácomo Di Giorgi, Juan Falcón, Miguel Pernía, Manuel Fuentes, Manuel Molina, José Matta, Juan Medina, Geovani Briceño, Leonardo Aponte, Julio Álvarez y Mariangel Rivas son los otros 12 afectados.

Enfermeras y bionalistas de la ciudad de Maracaibo, estado Zulia, protestaron frente a la casa del gobernador para exigir un incremento de su salario y el pago de deudas que alcanza los dos años de antigüedad. Resaltaron que seguirán en las calles hasta recibir una mejor calidad laboral y así brindarle unas mejores navidades a sus hijos.

Lea también: Leones ganó la protesta y habrá un nuevo desafío entre los eternos rivales en Valencia

“Estamos en la casa del gobernador para exigir el pago de las deudas de nuestras sueldos, no vamos a tener navidades”, destacó una de las manifestantes.

La petrolera Repsol, continuó reduciendo su exposición patrimonial a Venezuela, puesto que al cierre del tercer trimestre de 2019 ascendió a 351 millones de euros, 10,7% menos que en el primer semestre y 23% menos que a finales de 2018 cuando era un total de 456 millones de euros.

Lea también: Andrés López Obrador: “El Estado mexicano tiene posibilidad de enfrentar cualquier situación contraria a la sociedad”

En un informe de estados financieros intermedios que presentó la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de España, Repsol explicó que ha adoptado las medidas necesarias para continuar su actividad en Venezuela, incluyendo la recepción periódica de crudo en pago de deudas.

Lorena Bornacelly.- El concejal Gerardo Rincón indicó que el ente contralor de la capital del Táchira estaría convocando a concursos para cargos fijos mientras que le adeuda aumentos salariales y el bono de alimentación a la nómina actual. 

En este sentido, precisó el edil que la normativa a nivel nacional establece que cada Contraloría municipal debe trabajar con el personal mínimo de altos funcionarios y en San Cristóbal esto no se cumple. “Tenemos 10 altos funcionarios y ninguno va a trabajar, eso es un delito. La Contraloría tiene deudas de más de seis millones de bolívares y convocando a concursos para cargos fijos tan solo se está extendiendo la nómina, es decir, aumentando la deuda con los trabajadores” indicó Rincón. 

Explicó que así como la Contraloría, los institutos autónomos y las dependencias de la alcaldía mantienen deudas con sus trabajadores como consecuencia de la falta de recursos otorgados por el gobierno nacional.

Consideró que el estado de las calles de San Cristóbal, sin asfalto, con desechos sin recoger y con el ornato sin mantenimiento,  es el reflejo del mal pago y la crisis en la municipalidad. 

La OPEP acaba de publicar el Boletín Mensual del Mercado Petrolero correspondiente a Marzo 2017 en el que señala que la producción de PDVSA se ubicó en 1,987 millones de barriles por día (bpd) en Enero 2017, según sus fuentes secundarias. Una reducción de 16 mil bpd con respecto al mes de Enero 2017.

Febrero 2017

Con la producción de Enero, PDVSA se acerca a la cuota asignada por la OPEP el pasado mes de Noviembre -cuando acordaron buscar “equilibrar el mercado”-, en la que (PDVSA) se comprometió producir 1,97 millones de barriles por día.

Para el director ejecutivo de Inter-American Trends, Antonio de la Cruz, “esta reducción de la producción de crudo de PDVSA en Febrero le permite a la estatal petrolera venezolana justificar la caída de su producción”. Agregó De la Cruz que “la OPEP continúa con el esfuerzo de recortar la sobreoferta de crudo en el mercado”. Esta vez, “la OPEP logró reducir un 15% la producción total de crudo con respeto a la meta acordada en Noviembre del año pasado (32.5 millones bpd)”.

Sin embargo, el recorte de la oferta de los países OPEP ha permitido a los productores de petróleo y gas en EE.UU. reactivar la explotación de los yacimientos de lutitas, creando una desaceleración en los precios mundiales de petrolero.

Al no tener un escenario de precios en la banda de los $60 por barril el WTI, De la Cruz afirmó que “la caída de producción en PDVSA este año caerá entre 10% a 15% (en un escenario conservador) por la falta de inversión y mantenimiento de la infraestructura de subsuelo y superficie”.

Nota de La Patilla

El próximo 12 de abril el gobierno deberá cancelar 2,1 millardos de dólares por motivo de deuda; sin embargo, la situación económica de Venezuela está es una situación de “poca o mínima holgura”, lo que aumentaría la posibilidad de caer en un “default desordenado”, alertó hoy la economista Tamara Herrera, directora de Síntesis Financiera.

“El gobierno está clarísimo de que no debe haber un default, sabe que sería nefasto para el país, aun más que para el gobierno”, expresó en una entrevista al Circuito Éxitos.

Aunque los ingresos aumentaron en 700 millones de dólares por mes en comparación con el mismo periodo de 2016, se mantiene la poca capacidad de cumplir con los compromisos, explicó la especialista.

Además, la deuda en bonos de este año asciende a alrededor de los 9 millardos de dólares, de los cuales Pdvsa debe cancelar 6 y la República 3.

“El desorden financiero ha sido tal que ha sorprendido el pago de ciertas amortizaciones en 2016, pero uno o dos meses después entra en mora por montos menores”, acotó.

Herrera opinó que los resultados y el desempeño de Venezuela durante 2016 en materia social y productiva se definen en una palabra: penuria.

Por último, sostuvo que si el retraso en el pago de intereses supera un mes, “se activaría un conjunto de claúsulas que encadenan la totalidad de los bonos y se iniciaría un default desordenado”, muy distinto a que el gobierno converse con los acreedores para reprogramar los pagos.

Nota de El Nacional

La Organización de Naciones Unidas (ONU) suspendió el derecho a voto de Venezuela en la Asamblea General hasta que el Gobierno honre parte de los 24,09 millones de dólares que le adeuda por conceptos de gastos operativos. Es la segunda ocasión, en tres años que ocurre esta situación, reseña el Diario de las Américas.

El bloqueo se hizo efectivo desde el 25 de enero cuando el secretario General de la ONU, Antonio Guterres, notificó al presidente de la Asamblea General del organismo que Venezuela, junto a 13 países, no tendrá voto en ese foro debido a que “la suma adeuda es igual o superior al total de las cuotas adeudas por los dos años anteriores completos (2015-2016)”

Vzla ONU Voto

 

En virtud del artículo 19 de la Carta de Naciones Unidas, relacionado a la membresía que deben honrar los países miembros para el funcionamiento del organismo, Venezuela no puede participar en ninguna votación que la Asamblea General efectúe en su septuagésimo primer período de sesiones hasta tanto cancele su cuota.

En la lista de naciones morosas está Cabo Verde, que adeuda 11.500 dólares, Libia 6.5 millones, mientras Venezuela, que le corresponde para el período 2016-2018 un 0,571% del presupuesto de operatividad de la ONU por año, debe 24.095.339 dólares, el monto más elevado en la tabla.

 

Vzla ONU MOntoMaula1

Vzla ONU MOntoMaulaLa escala de cuotas se basa en estimaciones del producto interno bruto y estadísticas económicas confiables que los estados miembros deben aportar a la ONU constantemente.

La Ley de Presupuestos de Venezuela para 2017, en su apartado al Ministerio de Relaciones Exteriores, contempla el pago de cuotas a organismos internacionales. Este despacho se abstiene de responder preguntas de la prensa.

Es la segunda vez, desde 2013, que la representación venezolana en la ONU queda suspendida de votar en la Asamblea General por falta de pago de su membresía.

Nota de La Patilla

 

EFE.- El Ministerio de Asuntos Exteriores de China afirmó hoy que Venezuela esta acometiendo sin retrasos el pago de su deuda con el país asiático, sufragada con envíos de crudo, frente a los rumores de que Caracas estaba teniendo problemas para hacer frente a sus obligaciones.

“El reembolso de Venezuela a China se mantiene con normalidad”, afirmó en rueda de prensa el portavoz de la Cancillería china Lu Kang, quien añadió que Pekín “sigue interesada en cooperar con Venezuela en distintos campos”.

Lu insistió en que los acuerdos financieros y comerciales entre los dos países otorgan ventajas a las dos partes y están centrados en programas de cooperación, “logrando beneficios tangibles para ambos”.

Informaciones aparecidas en prensa aseguraron que la petrolera estatal venezolana, PDVSA, encargada de los pagos de los préstamos a cambio de crudo, no había podido hacerse cargo de ellos en los últimos meses, y no sólo en el caso de China, sino también con Rusia, otro importante aliado comercial de Caracas.

Moscú y Pekín han provisto a Venezuela en los últimos años con créditos superiores a los 55.000 millones de dólares y se han convertido en importantes sostenedores de la maltrecha economía del país suramericano, muy afectado por la bajada mundial de los precios del crudo que se registró especialmente el pasado año.EFE

La petrolera estatal venezolana PDVSA acumula una demora de varios meses en sus envíos a China y Rusia como parte de esquemas de venta de crudo y combustibles a cambio de préstamos, según documentos internos de la firma revisados por Reuters.

Por Marianna Parraga y Brian Ellsworth/Reuters

El retraso en los despachos a aliados políticos y comerciales clave, que en conjunto han otorgado a Venezuela y su petrolera al menos 55.000 millones de dólares en créditos, abre una nueva perspectiva sobre las fallas operacionales de PDVSA y su impacto sobre la crítica economía socialista del país.

Debido a que el petróleo representa casi la totalidad de los ingresos por exportación de Venezuela, la crisis de Petróleos de Venezuela (PDVSA) se extiende directamente a la ciudadanía, que está sufriendo una inflación de tres dígitos y una escasez de alimentos con reminiscencias a los días de la Unión Soviética.

El valor total de los cargamentos demorados a firmas estatales chinas y rusas se calcula en unos 750 millones de dólares, según un análisis hecho por Reuters de los documentos de PDVSA.

Hasta el final de enero, PDVSA tenía una deuda con firmas estatales de sus principales socios cercana a 10 millones de barriles de productos refinados, con retrasos de hasta 10 meses en algunos despachos, según los documentos. Tampoco logró entregar oportunamente otros 3,2 millones de barriles de crudo a la estatal China National Petroleum Corporation (CNPC).

Las exportaciones a China y Rusia son críticas para la salud financiera de PDVSA, pues compañías de ambos países reciben cerca de un tercio de las ventas totales de crudo y derivados de la petrolera venezolana.

Y los créditos aportados por estas naciones, especialmente China, han sido fundamentales para que el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, financie proyectos de infraestructura e inversión social.

PDVSA no respondió a las solicitudes de información hechas por Reuters. El Ministerio de Petróleo de Venezuela declinó comentar.

Durante el boom petrolero que duró alrededor de una década hasta 2014, Venezuela tomó prestados unos 50.000 millones de dólares de China, que acordó pagar mediante envíos de crudo y combustibles a empresas estatales chinas. Venezuela fue el año pasado el séptimo mayor proveedor de crudo a China y el más importante de Latinoamérica.

La rusa Rosneft otorgó por separado al menos 5.000 millones de dólares bajo acuerdos similares, pero los detalles de dichos pactos no han sido revelados.

Ahora PDVSA está luchando para cumplir esas promesas: un total de 45 cargamentos destinados a empresas rusas y chinas están retrasados por una variedad de razones, según reportes operacionales internos sobre embarques de crudo y productos.

Los problemas incluyen contratiempos operacionales, como cortes de energía en refinerías, retrasos en la limpieza de cascos de tanqueros, y disputas financieras con proveedores de servicios, a quienes PDVSA también debe dinero.

Los retrasos acumulados o cancelados de productos refinados representan aproximadamente tres meses de los 88.000 barriles por día (bpd) de combustible para avión y diesel que PDVSA debe entregar bajo acuerdos de financiamiento a Rosneft, PetroChina y ChinaOil.

Rosneft, el ministerio ruso de Energía, el Kremlin, PetroChina y su unidad ChinaOil declinaron comentar. Los ministerios de Exteriores y Comercio de China no contestaron a peticiones de información.

LUCHA OPERACIONAL Y FINANCIERA

Los retrasos en las entregas sugieren que PDVSA tendrá dificultades en 2017 para cumplir su plan de aumentar los envíos a China y otros países, tal y como lo planteó en un documento de estrategia visto por Reuters a principios de año.

El documento explica que PDVSA tiene como objetivo impulsar las entregas de crudo a China en un 55 por ciento en 2017, en parte reduciendo las exportaciones a India en un 15 por ciento.

El año pasado, la compañía produjo cerca de 2,5 millones de bpd de petróleo, su nivel de extracción más bajo en los últimos 23 años, y las proyecciones para este año se mantienen prácticamente sin cambios, según el documento. [nL1N1AW08U]

Un intercambio de correos electrónicos entre ejecutivos de PDVSA encargados de las operaciones de carga fechado el 21 de noviembre de 2016, detalla una gran variedad de problemas operacionales y financieros que han retrasado las entregas a clientes chinos y rusos.

En uno de los correos electrónicos, un funcionario de la compañía dijo que PDVSA no pudo entregar un cargamento de 1,8 millones de barriles de fueloil a PetroChina porque el terminal Borco en Bahamas, donde PDVSA renta espacio de almacenamiento, ha impedido a la firma utilizar de forma intermitente los tanques desde mediados de 2016 por falta de pago.

Otro embarque de 2 millones de barriles de fueloil en noviembre para China fue pospuesto debido a que varios tanqueros estaban manchados de crudo, lo que les impidió navegar aguas internacionales debido a regulaciones ambientales.

En los correos electrónicos además se discutieron posibles retrasos de una carga de fueloil para Rosneft, también debido a tanques sucios y facturas sin pagar.

Asimismo, se aplazaron otros cuatro cargamentos de crudo venezolano Boscán con destino a la china CNPC.

PRECIOS BAJOS, MAYORES DEUDAS

La caída de los precios del crudo también ha hecho más onerosos los acuerdos de petróleo a cambio de préstamos. Como las condiciones de pago se negociaron cuando el barril estaba más caro, PDVSA está obligada a enviar ahora más petróleo para continuar sirviendo sus deudas al mismo ritmo.

Eso debilita su capacidad para hacer envíos a otros destinos como India o Estados Unidos, cuyos clientes pagan mayormente en efectivo, algo que PDVSA necesita.

“PDVSA está asumiendo un riesgo legal al demorarse en las entregas a estos clientes, y un riesgo financiero si incumple a sus clientes comerciales que pagan en efectivo”, dijo Francisco Monaldi, investigador sobre política energética latinoamericana en el Baker Institute, con sede en Houston.

Pero como la colaboración entre Venezuela, Rusia y China involucra varios sectores, estos países podrían recuperar su dinero a través de proyectos o activos fuera de la industria petrolera, agregó.

Los créditos de China y Rusia ofrecen a Venezuela y PDVSA más flexibilidad de la que podrían obtener con los tenedores de unos 50 mil millones en bonos de deuda.

Debido a la preocupación sobre un incumplimiento, los rendimientos de esos papeles se ubican entre los más altos del mundo, pagando un promedio de 21 puntos porcentuales por encima que los bonos del Tesoro estadounidense.

China y Rusia, que han brindado un apoyo inquebrantable a Venezuela en foros diplomáticos, se han mantenido en silencio ante cualquier potencial roce con Caracas. El problema de los despachos retrasados probablemente se estará discutiendo discretamente mediante canales diplomáticos, dijeron analistas.

Pero una eventual escalada en disputas comerciales con firmas chinas o rusas exigiendo pagos puntuales podría afectar a Venezuela al activar las cláusulas de incumplimiento previstas en los bonos de PDVSA y el país, o llevar a la estatal a perder el control de su subsidiaria estadounidense de refinación, Citgo, cuya mitad está comprometida con Rusia como garantía.

Aunque ese escenario es improbable, PDVSA claramente no tiene suficiente petróleo -o dinero- para satisfacer a sus muchos acreedores, dijo un operador comercial que trabaja en una empresa que regularmente compra crudo venezolano.

“En este punto, todo el mundo está tratando de cobrar las deudas pendientes de PDVSA con la recepción de cargamentos”, dijo el comerciante, hablando en condición de anonimato. “Pero la producción no es suficiente”.

Nota de La Patilla

La actividad económica cayó 12% durante 2016, situación agravada por un índice de precios al consumidor que superará 500% al cierre de este año para ubicarse en un récord histórico.

Nota de Blanca Vera Azaf para El Nacional 

Las reservas internacionales –los ahorros de la nación– cayeron 5,2 millardos de dólares  y se sitúan en 11,2 millardos de dólares, según el informe elaborado por José Guerra, ex jefe del Departamento de Investigación del Banco Central de Venezuela y diputado a la Asamblea Nacional, ante la ausencia de cifras oficiales.

Los números anteriores,  explicó el economista, se tradujeron en una reducción del salario real superior a 20,0% y un aumento de los niveles de pobreza que no se observaba en Venezuela desde 1998. 

De acuerdo con el informe, los últimos tres años pueden considerarse “desde el punto de vista económico y social como el trienio perdido”. Explicó que con relación a 2012, entre 2013 y 2016 la economía perdió más de 20,0% en la producción de bienes y servicios, registró una tasa de inflación acumulada de 2.940% y las reservas internacionales se redujeron 18,8 millardos de dólares. “Lo que refleja un deterioro considerable del sector externo”, indicó Guerra.

El documento destaca que entre 2013 y 2016 el producto interno bruto (cantidad de bienes y servicios que produce un país en 12 meses) tuvo una caída acumulada que pasó de 18%. “Constituye la mayor que ha tenido la economía venezolana en cualquier episodio de su vida republicana moderna, aun en años de alta conflictividad política como la que vivió el país en la década de los setenta”.

Guerra añadió que en términos del PIB por habitante, la disminución en el trienio perdido fue de aproximadamente 24%, una vez que se toma en cuenta el crecimiento poblacional.

En ese mismo período, la producción de petróleo registró una disminución acumulada cercana a 15%, lo que equivale a más de 360.000 barriles diarios. “Esto restringe la capacidad de exportación y de generación de divisas y resta poder de negociación en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo”, según el informe.

Deudas

En lo que se refiere a la deuda financiera de la República con Petróleos de Venezuela, el monto total al cierre de 2016 suma 150 millardos de dólares, cifra considerablemente superior  a los 130 millardos de dólares registrada en 2012.

El monto  no incluye la deuda comercial con empresas petroleras socias de Pdvsa en la faja del Orinoco y otras por conceptos de dividendos causados y no pagados a firmas foráneas, que llegan a 14 millardos de dólares.

El informe también menciona la subasta de activos nacionales en moneda extranjera para honrar los compromisos de pago. “En este grupo destacan las cuentas por cobrar de la factura petrolera con República Dominicana y Jamaica, que se vendieron a bajos montos. Asimismo, se hipotecó el oro de las reservas del Banco Central de Venezuela, se apeló a los derechos especiales de giro ante el Fondo Monetario Internacional  y Pdvsa contrató en condiciones leoninas préstamos con compañías petroleras rusas y cedió su participación en proyectos de la faja del Orinoco”.

Guerra afirmó que la situación de activos subastados empeora por el hecho de que Pdvsa colocó a Citgo como garantía de sus operaciones financieras. Primero con 51,1% de las acciones de la filial para posibilitar el canje de una parte de su deuda, y recientemente con el restante 49,1% de las acciones, con el fin de asegurar un préstamo con la empresa petrolera estatal rusa Rosneft. “Ahora Venezuela está endeudada y sin activos externos”, puntualiza el documento.