La Navidad sólo la disfrutarán nuevamente la FANB, TSJ y demás Poderes Públicos. Cómo se puede decretar obligatoriamente cuando en Venezuela existe un luto en el alma por la terrible situación del país, con tantos connacionales que han emigrado, tantos otros que han fallecido víctimas de la covid-19 y muchos a quienes se les han violado sus derechos fundamentales.

Hay que rechazar la campaña para declarar el inicio de las fiestas decembrinas. Una nación que se encuentra en una situación tan terrible como la venezolana, mal puede sentirse feliz con tantos padecimientos producto de la indolencia de sus autoridades.

Le puede interesar: Rafael Narváez: “Rusia ,China y Cuba buscan detener la investigación contra Venezuela”

El Estado dice que se decreta Navidad desde el 15 de octubre, pero el Estado no tiene autoridad moral para decretar Navidad cuando el país está sumergido en el hambre, es víctima de la represión y la violación de DDHH, sufre el colapso de los servicios públicos y una híper inflación que pulverizó el salario el ingreso de los trabajadores.

El Estado pretende ocultar una crisis con una alegría obligada, cuando hay más de cinco millones de venezolanos que se fueron, separando los hogares, quienes no regresarán a Venezuela porque no hay calidad de vida.

Cómo va a estar una población feliz por la llegada de la navidad cuando no cuenta con agua y tiene que caminar y cargar tobos para poder abastecerse un poco del líquido, cómo van a estar de ánimo los venezolanos para celebrar cuando tienen que cocinar con leña porque no hay gas y la electricidad falla constantemente; cómo el venezolano va a planificar sus fiesta cuando el salario se pulverizó por la híper inflación; cómo en definitiva va a sentirse en tiempos de navidad cuando se han producido tantas muertes por la covid-19, incluidas la de muchos médicos y trabajadores de la salud por la precariedad del sistema y porque no se les suministran los implementos de bioseguridad.

Lea también: #AlbaCeciliaEnDirecto | Cecodap denunció falencias en el registro civil de niños en pandemia

Cuando los ciudadanos se han levantado constitucionalmente, amparados en el artículo 68, que establece el derecho a protestar de manera pacífica, han sido detenidos arbitrariamente, detenidos o han recibido tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Con qué dinero se van a hacer juguetes para los niños, cómo se van a hacer las hallacas y dulces. Será una navidad oscura, triste.

Solo los enchufados usufructando los bienes que son de todos venezolanos, los altos oficiales, policías y altos funcionarios del gobierno los que sí podrán celebrar las fiestas decembrinas.

El Estado pretende obligar hasta a mostrarse feliz cuando realmente los venezolanos sufrimos diariamente la desidia y la respuesta es que ‘sí no estás conmigo no comes. No hay razones para sentirse en tiempos festivos”, recalcó el abogado.

Se pretender decretar el adelanto de la navidad es una burla por parte del Estado y una muestra del desprecio a la dignidad humana que tienen quienes están en el poder.

Estamos en presencia de un Estado hambreador, represivo y violador de DDHH.

Hubo un tiempo donde la Vinotinto generó muchas expectativas en el venezolano, dónde soñábamos con una clasificación mundialista, con un fútbol que iba creciendo poco a poco, pero todo eso se está yendo a la borda, a un abismo oscuro del cual va a ser muy difícil salir por este inicio estrepitoso, vergonzoso, de las Eliminatorias a Qatar.

La cara del fútbol venezolano a nivel de la selección absoluta, empezó a cambiar cuando dirigió el recordado y muy admirado José Omar Pastoriza, proceso que siguió Richard Páez, quién le dio una identidad a nuestra selección, le puso caras a los nombres, generó un sentido de pertenencia brutal y venció las sombras que salían de la oscuridad para dejar de ser la Cenicienta de Conmebol.

Lea también: #Deportes | Martes 13 de terror para la Vinotinto

César Farías siguió el camino de Páez, con el cumanés fuimos cuartos de América en 2011 y estuvimos a un gol, sí, a un gol, de ir a nuestro primer Mundial, pero una vez más la mala suerte se antojo de estar en Venezuela.

Llegó Dudamel y con él una renovación total de la selección, aparecieron los Soteldo, Herrera, Córdova, Fariñez y compañía, un grupo de juveniles que fueron subcampeones del mundo sub-20, y con eso la ilusión ¿aparecía de nuevo?.

Dudamel nos vendió una clasificación mundialista como si estuviera ofreciendo un paquete para viajar a París o a Los Roques, pintó un futuro maravilloso para el fútbol venezolano, pero, no, su discurso barato fue más de lo mismo, simplemente se dedicó a venderle humo a las personas, diciendo que éramos los mejores de América y podíamos llegar a Qatar con su famoso eslogan «Somos de talla mundial», la verdad es que ese eslogan no hace juego con este presente aterrador.

Se va Dudamel dejando a la selección y al país como novia de pueblo, vestida y alborotada, con los sueños rotos y las esperanzas de clasificar en -0; y desde Portugal llegó un desconocido para muchos, un tal José Peseiro, buen técnico, con un currículum decente, pero con experiencia a nivel de selecciones casi nulas, dirigió a Arabia Saudita, a Arabia, por favor, ¿En verdad la FVF no insistió con Sampaoli para traer a Peseiro? ¿Alguien que no conoce el fútbol sudamericano?.

Después de este juego contra Paraguay y la humillación contra Colombia, Venezuela deja muchas dudas, estamos viendo a una selección que pareciera que nunca hubiese jugado junta, un equipo que no es un equipo, que está más pendiente de si tiene internet para subir una foto a las redes que de jugar al fútbol.

No nos sigan vendiendo humo por favor, hay que ser francos, Venezuela nunca ha ido a un Mundial de mayores, de hecho es el único país de la Conmebol que no ha ido jamás, hasta Bolivia fue, sí, en 1994, pero fue y tiene el honor de decir que jugó un Mundial.

Soy sincero en estas líneas, que a lo mejor a muchos no les caerá del todo bien, y sé qué más de uno me criticará, pero estoy acostumbrado a vivir con eso. Dejemos de soñar con un Mundial y mejor trabajemos para ir a un Mundial, no sigamos vendiendo humo que con eso no hacemos nada.

Ojalá vuelva a verte grande mi Vinotinto, como en esa época dónde los jugadores salían a la cancha a devorarse al rival.

El abogado defensor de Derechos Humanos, Rafael Narváez, aseguró que las declaraciones que ha emitido el G/J Vladimir Padrino han demostrado que tiene parcialidad política, por lo que no garantiza la transparencia del Plan República que, como titular castrense, tiene a su cargo.

“Un ministro de la Defensa que ha manifestado su parcialidad política y ha llegado a decir que la oposición nunca más volverá a ser gobierno en Venezuela no debe estar al frente del Plan República, que tiene labores de custodia y resguardo en el proceso electoral, y amerita que sea dirigido por oficiales institucionales que se deban a la República y no a una tendencia política”.

Así lo expresó Narváez, quien recordó que en sus cinco años al frente del ministerio de la Defensa, el G/J Vladimir Padrino López ha demostrado que está favor del gobierno. Además que ha comandado las fuertes acciones de represión contra las manifestaciones. “El actual ministro de la Defensa ha sido señalado con nombre y apellido por parte de la Misión de Determinación de Hechos de las Naciones Unidas, como responsable de delitos de lesa humanidad. Bajo su mando se han producido abusos sistemáticos contra la dirigencia política de una tendencia determinada, según ha demostrado la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los DDHH. En varias ocasiones ha manifestado su inclinación política, por lo que no es la persona idónea para conducir el resguardo y custodia de un proceso para aquellos venezolanos que están llamados a emitir su opinión”.

El profesional del derecho insistió que el Plan República, bajo la conducción del actual ministro de la Defensa, no garantiza la imparcialidad que está establecida en el artículo 328 de la Constitución, la cual expresa que la Fuerza Armada Nacional es una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la nación.

“El ministro en forma irresponsable ya cantó el resultado de las elecciones parlamentarias el pasado 5 de julio en un discurso encendido e impregnado de frases a favor del gobierno. Declaró que ‘mientras exista una FAN antiimperialista y revolucionaria, la oposición más nunca será poder político’, lo cual limita el libre ejercicio de los electores para ejercer el voto para dar expresión a un derecho humano político, como parte de los derechos constitucionales”, resaltó.

Asimismo, indicó que la historia ha dejado unas huellas lamentables para los electores por el comportamiento del Plan República en todas las elecciones, tanto presidenciales, como parlamentarias, de gobernadores y de alcaldes. Todo esto con una arrogancia y prepotencia que nunca facilitan al elector ejercer su derecho.

“Son los efectivos del Plan República quienes ordenan abrir y cerrar los centros de votación cuando ellos les da la gana, se mantienen dentro de los centros de votación, algo que sirve de intimidación contra los electores y testigos y miembros de mesa y hasta, como se ha visto en grabaciones, han movilizado electores en vehículos de la institución armada”, señaló Narváez.

Añadió que a eso se le suma la crisis sanitaria, el desempleo, los salarios de hambre y el colapso de los servicios básicos, que ha producido más de 70 protestas diarias en todo el país y han sido reprimidas por los cuerpos de seguridad del Estado con detenciones arbitrarias, tratos crueles, inhumanos y degradantes contra los ciudadanos, y para colmo, la propia crisis de la pandemia por la covid-19.

“No queda duda alguna que el CNE se ha subordinado nuevamente a las FAN, que bajo el mando de su ministro de la Defensa está alineado con el gobierno y eso es grave por su parcialidad política. Esto coloca al elector en un grado de indefensión total para ejercer sus derechos».

Wilder Delgado.- La Conmebol será protagonista en este inicio de las eliminatorias, pero, porque todo lo está haciendo mal, pensando solamente en sí misma y en su bolsillo, sin importarle lo que van a padecer las selecciones que no podrán contar con algunos de sus jugadores por las restricciones para viajar e ingresar a algunos países debido a la pandemia de la Covid-19.

Varias selecciones tendrán ausencias notables, siendo Venezuela la más perjudicada. La Vinotinto tendrá cuatro bajas y la más importante, la del goleador histórico Salomón Rondón, algo que a nadie le importa más que al venezolano.

Lea también: #Deportes | El Barcelona arrastra una gran deuda económica

No solamente Venezuela se verá afectada, por ejemplo Colombia no contará con su guardián del arco: David Ospina. El excuñado de James Rodríguez no recibió permiso de su club para viajar a Barranquilla. Luis Díaz y Mateus Uribe tampoco estarán con la oncena cafetera.

Perú es la más afectada por la rotunda negativa de la MLS en ceder a sus jugadores, que se une a la baja confirmada de Paolo Guerrero por lesión.

Es allí, cuando muchos nos preguntamos ¿Era necesario forzar para empezar las eliminatorias en octubre? ¿No podíamos esperar hasta el próximo año y ajustar el calendario?, la contra pregunta de otros sería ¿Si en Europa jugarán, por qué en Sudamérica no?, la diferencia es que las selecciones europeas tienen a sus jugadores en el mismo continente y la mayoría de las oncenas sudamericanas cuentan con futbolistas en Europa que deben viajar a este lado del charco, sorteando diferentes obstáculos en una época donde viajar es sumamente complicado por la presencia del virus.

Por ejemplo, y no yendo tan lejos, Fernando Aristeguieta fue devuelto de el Aeropuerto Internacional El Dorado hacia Ciudad de México (donde milita en su club) por llegar con una prueba PCR mayor a 96 horas, algo que Migración Colombia y el departamento de Sanidad de ese país no permite en los ciudadanos extranjeros que deseen ingresar a la tierra del café, y así será con varios jugadores de otras selecciones.

Existen muchas trabas para jugar, pero Conmebol es tan terca para caer en cuenta que todo está mal, están poniendo al fútbol por encima de la salud y la vida de las personas, sí, los jugadores se deben al juego, pero acaso su vida no vale. ¿Qué pasaría si un jugador se contagia y se crea un foco aún más grande? ¿Cuál sería la respuesta de Conmebol?, lo más seguro es que culparía al futbolista y a su entorno por su «irresponsabilidad».

Conmebol

Foto: Yahoo

No Conmebol, así no se hacen las cosas, por eso, y desde hace varios años, Europa está años luz de nosotros en este aspecto. No en vano han ganado los últimos tres Mundiales (Italia en 2006, Alemania en 2014 y Francia en 2018), de hecho esas tres finales han sido entre selecciones europeas.

Conmebol, piensa bien en todo, porque si se le sale una rueda a la carreta no habrá excusas para remediar lo hecho, no vaya a ser que por hacer una gracia te salga una morisqueta. Sin embargo, el fútbol es bienvenido, y mi labor para informar lo que ocurra en cancha no cambiará.

Muchos coincidimos en los aspectos estadísticos que marcaran los resultados en las elecciones. Esto basado en los sondeos de opinión, el oficialismo tendría la posibilidad de ganar las elecciones, pero también las puede perder al no estar viviendo su mejor momento y es por esto que apela a la inhibición, descalificación y fraccionamiento del adversario. Al mismo tiempo no estaría dispuesto a pagar el costo de una postergación del acto.

Mientras tanto, al bloque opositor lo asiste el voto oculto y castigo. Hay un creciente descontento nacional del que no escapan las filas del oficialismo.

¿Existe la posibilidad de que se materialice un castigo, en el sector que podría estar más motivado a participar en elecciones?

Lea también: ¿Qué sigue en el cronograma electoral?; por Aníbal Sánchez

La existencia del voto oculto no es nuevo en Venezuela en 1999 la misma maquinarias de AD y COPEI, trasladaron y movilizaron al electorado del MVR que lo castigaba, al no existir un control del elector comprometido, puede ocurrir. Será por eso que se escucha del presidente mensaje ‘efectista, con piquete dirían algunos’ de que el Plan República trasladara electores.

En ocasiones el anticipar las conductas podría llevarnos a fijar estrategias. Si queremos que opere el voto oculto y Castigo debemos ser nosotros los que sembremos la confianza sobre la garantía del Secreto mientras otros operarán es desmontarlo con su tradicional campaña intimidatoria “técnicamente es imposible que se sepa por quién se vota, aún llevando el control de quienes asisten”.

La diferencia de intención de VOTO por bloques partidistas podría estar entre 43% a favor del Polo Patriótico y 37% entre los que lo harían por los Partidos que se conocen entre ellos los que constituyen la Alianza Democrática, la que es percibida como el principal grupo opositor. «A partir del 46% que dice a la fecha que seguramente o muy probablemente participen».

Quedando un 20% de las manifestaciones de voluntad del bloque participante repartido entre las otras opciones; por lo que podríamos estar en la presencia de un acto de despolarización política, lo que seria un paso por dejar atrás la época de la economía del voto o la política del chantaje, que tanto daño hizo a la teoría de querer elegir, y no solo votar.

Estamos ante un evento electoral que define sin marcar tendencias. Desde su inicio con solo asumir la conducta de participar o abstenerse, hasta el por quien hacerlo; transcurre en un proceso con poca fidelidad del voto, más aún cuando no se cuenta con los esquemas organizativos de motivación, compromiso y movilización.

Adicionalmente a esto, las encuestas reflejan la aspiración de un cambio político en la conducción del país, por lo que la alta desaprobación de la gestión actual, lleva a aumentar la brecha entre los que se siente bien con el actual gobierno y los que esperan un cambio. Por lo qué conociendo el mundo de los sondeos, se debe tener presente que los comportamientos no son lineales y varían en las regiones.

Las encuestas son una foto del momento, nos dan una idea de cómo está el momento, pero no son instrumentos de predicción” y sus resultados pueden reflejar la conducta trabajada por una buena estrategia política. De ahí la diferencia al momento de consultar; cree que la gente salga a votar difiere al tu iras a votar, e incluso muchos se reservan el por quien.

Todas las tácticas que realiza el Gobierno durante este proceso electoral, evidencia que conoce los números y tiene clara su estrategia. Mientras un sector de la oposición apuesta por la interiorización de lo que es una elección parlamentaria, y no la asume como un proceso plebiscitario.

También coincidimos en que se tratará de una campaña electoral atípica, marcada por la conflictividad social, la crisis de gobernabilidad y en medio de una pandemia por el coronavirus; donde incluso el gobierno tiene pocas posibilidades de montar sus programas populistas que buscan aumentar la fidelidad electoral, por lo que jugará a fraccionar, dividir e inhibir como único método para convertir su minoría social en una mayoría electoral.

Wilder Delgado.– Después de siete años llegó el final de la ‘BBC’ y no hablo de la British Broadcasting Corporation, si no de la BBC del Real Madrid, el mejor tridente de ataque que tuvo el club blanco, conformado por Karim Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo o, al menos, el mejor que yo he visto en toda mi vida.

Florentino Pérez se trajo primero a Benzema y Cristiano y, luego en la 2013-2014, fichó a Bale para armar un ataque de lujo, un ataque que metió miedo a las defensas rivales y que, queriendo o no, competía con el tridente del Barça, la MSN (Messi, Suárez, Neymar).

Ese Real Madrid disfrutó a la BBC en pleno por cinco temporadas, donde ganaron 13 títulos en total, incluyendo cuatro Champions League (tres consecutivas), marcando en ese periplo 442 goles, cifra récord.

Carlo Ancelotti fue quien mejor supo usar a estos tres jugadores, aunque Zinedine Zidane también los aprovechó, pero en los últimos años congeló a Bale, y más cuando Cristiano abandonó la casa blanca para irse a Italia.

Durante esa época dorada de la BBC, el Real Madrid ganó 210 de 293 partidos (71,3% de los juegos). De los 784 goles marcados, 442 fueron obras de estos tres monstruos (cómo escribí arriba), para un 56,4% de efectividad, porcentaje que aumenta hasta 65,9% si contamos las asistencias para subir la cuota a 517 tantos.

En la memoria de los madridistas permanecen dos fechas importantes con esta BBC. Primero recuerdan el 9 de septiembre de 2013, día donde Benzema, Bale y Cristiano jugaron juntos con el Madrid por primera vez, ese día marcó el galés; y segundo, rememoran el último partido de ellos juntos (para tristeza de muchos), fue en la final de la Champions 2017-2018 dónde el Madrid venció al Liverpool con doblete de Bale y un gol de Benzema.

Hace dos años, la BBC empezó a disolverse. El portugués Cristiano Ronaldo se marchó a la Juventus para seguir haciendo historia y este año fue Gareth Bale quién dejó el Madrid para regresar al Tottenham, quedando Karim Benzema como el único sobreviviente de un tridente que nació para jugar juntos y que se entendieron a la perfección.

¿Será que en algún momento volveremos a ver a estos tres jugando en el mismo equipo? No lo creo, pero, vale pena imaginar que ese momento llega.

Los Ángeles Clippers, uno de los equipos favoritos para levantar el trofeo de campeón en esta temporada de la NBA, volvió a decepcionar, una vez más, y se quedó a las puertas de las Finales de Conferencia, instancia a la que nunca ha llegado en sus 50 años de historia, para ser la peor franquicia del deporte estadounidense.

Estos Clippers armaron un equipo para «competir» por el título; se llevaron a Kawhi Leonard, último MVP de las finales del año pasado con los Toronto Raptors, para liderar un proyecto ambicioso junto a Paul George, liderado en el banquillo por Doc Rivers, un entrenador que registró durante la noche del martes un récord nada alentador para cualquier estratega.

Lea también: #Opinión | Un verdadero ejemplo, por Wilder Delgado

Este equipo fue realmente una máquina arrolladora, terminó la ronda regular con registro de 49 victorias y 23 derrotas, ubicándose a 3.5 juegos de su hermano de ciudad, los Lakers, ese hermano rico, que siempre es favorecido, según algunos especialistas.

Luego en el inicio de los playoffs, pudimos ver a los Clippers vencer en seis juegos a los Dallas Mavericks de Luka Doncic, pero en las semifinales, con la serie 3-1 a su favor sobre Denver y a ley de un juego para clasificar, se desinfló, salió a relucir ese pobre equipo que siempre ha sido y que no ha podido encontrar la fórmula para descifrar la maldición que tiene en su espalda.

Nunca se había visto en la historia del deporte estadounidense a un equipo que fuera tan perdedor como estos Clippers, solo los Atléticos de Oakland en la MLB tiene peor racha que ellos en playoffs.

Nos quedamos con las ganas de ver un clásico de ciudad en las Finales de Conferencia, en la burbuja de Orlando, pero siendo sinceros, si los Clippers de Rivers avanzaban no iban a poder con los Lakers de LeBron James, Anthony Davis y compañía, un equipo que está llamado a ser campeón.

El hermano pobre de los Lakers cumplió 30 años con una racha negativa, la cual lo ha llevado a no poder escoger en primera ronda del draft hasta 2027.

Si algo puedo asegurar, es que hoy no me gustaría ser seguidor de los Clippers, porque estoy seguro que más de uno deber estar quemando las camisetas e insultando a una franquicia que nunca ha podido saborear las mieles del triunfo.

Prefiero que el gobierno interino designe las directivas de Citgo y de Monómeros, a que las nombre Maduro, como era hasta hace poco. Prefiero que el tribunal de Londres pida autorización al gobierno interino para liberar el oro del BCV, a que se la pida a Maduro. Prefiero que el gobierno interino controle y gestione los activos de la República en el exterior a que lo haga Maduro. ¿Está mal que prefiera eso?.

Prefiero una oposición que sea capaz de gestionar recursos en el exterior -aunque sean pocos- en beneficio de los venezolanos, como esta reciente ayuda a los Héroes de la Salud, a una oposición que no tenga esa capacidad. Eliminar esa capacidad que hoy tenemos es despreciar a los venezolanos. Es abominable.

Prefiero una oposición representada por una Asamblea Nacional electa por el voto popular y constituida en gobierno interino con reconocimiento de más de cincuenta países -como la que tenemos-, a una oposición dividida que envíe mensajes contradictorios y confunda a la comunidad internacional, como la que tendríamos a partir del 5 de enero de 2021 después de demoler al gobierno interino.

Lea también: #Opinión | Aníbal Sánchez: “No sirve una política nacionalista y de despolarización que nos aleje de las ventajas”

Si me van a quitar la patineta que sea para darme una bicicleta o algo mejor, pero no para dejarme a pie. Que nadie venga a quitarme la patinetica que tengo a cambio de nada, y mucho menos haciéndome creer que sin ella voy a estar mejor.

Ah, y por sobre todas las cosas, prefiero salir de Maduro y su régimen criminal. Quien pueda derribarlo por favor proceda. No gasten en demoler al gobierno interino fuerzas que estarían mejor invertidas en derribar a Maduro. Y, si quieren convencerme de que para derribar a Maduro primero tienen que demoler al gobierno interino y asumir el liderazgo opositor, bueno, traiganme argumentos convincentes por favor.

Maduro también quiere demoler al gobierno interino, es lógico y comprensible: él es el principal beneficiario, aunque no el único. Y está dispuesto a hacer alianzas con todo el que quiera ayudarlo, y a hacer concesiones. Ya las está haciendo.

La permanente actividad política y la falsa creencia de que el liderazgo y la popularidad se mantienen con el tiempo, provocan un cierto grado de astigmatismo político. Ciertamente, las crisis pueden ayudar a identificar a los más aptos para lograr soluciones pero también contribuyen a detectar a los más incapaces. Durante un conflicto todos los actores políticos se ponen a prueba ante los ciudadanos y la opinión pública. Algunos son percibidos como líderes con gran sentido de madurez, sensatez y capacidad; otros como todo lo contrario.

Cuando en una realidad política las alternativas no demuestran ser lo suficientemente buenas o no están a la altura del momento, la ciudadanía se desconecta y pierde el interés en el ecosistema político. Su capacidad de procesamiento sobre lo cotidiano disminuye y aumenta su sentido de supervivencia individual. Las emociones negativas se contagian rápidamente como el coronavirus, algunas terminan aniquilando la esperanza, la resiliencia y la autoconfianza de la ciudadanía.

Le puede interesar: #Opinión | Cuando la política también entra por los ojos, por Pablo Quintero

En política, las formas son el fondo y la percepción debe cuidarse. En una sociedad donde los ciudadanos terminan construyendo puentes y los políticos optan por quemarlos, la desconexión es un escenario inminente. La pérdida de respeto, atención y admiración termina por conducir al político al fracaso y la vergüenza. No se puede hacer buen uso de la política si los ciudadanos no respetan y escuchan a sus dirigentes.

Ante la crisis de liderazgo y de claridad la introspección está entre los primeros pasos a seguir. Nada se podrá hacer si no se sabe lo que se está haciendo. Para aliviar los síntomas del Coronavirus político es necesario aprender a gestionar emociones pero sobre todo las propias, se debe encontrar el equilibrio entre el carácter y la prudencia. No se puede hacer lo mismo si se quieren resultados distintos. Los ciudadanos aspiran ser conducidos por políticos maduros y no por adolescentes emocionales.

¿Se puede estar mejor cuando todo está peor? Sí, para lograrlo es necesario cambiar de mentalidad, actitud y comportamiento. Hay que elevar el nivel de todo, desde el lenguaje hasta la capacidad de escuchar, procesar soluciones y construir con lo que se tiene y no con lo que se quiere. Las adversidades obligan a que el hombre se pruebe a sí mismo, de una forma u otra. Hay que pensar fuera de la caja y aprender a nivelar las dosis de idealismo y pragmatismo.

Mucho se habla de estrategia cuando ni siquiera se percibe sentido común. Desafortunadamente no se puede elaborar una ruta, camino o salida si no se cuenta con un mínimo de racionalidad y entendimiento. Crear una solución no es apretar un botón, es un proceso de construcción que requiere esfuerzo, voluntad y objetivos en común. ¿Cuál es la verdadera motivación de aquellos que hoy hacen política? ¿Qué los lleva realmente a hacer política? Son algunas de las preguntas que deben ser respondidas y no deben quedar en el aire.

La gente sabe dónde está pero no sabe hacia dónde va. El actual desafío político consiste en gravitar bajo la incertidumbre y evitar tropezar con los mismos dilemas, conflictos y obstáculos.

Dibujar las imágenes de algo mejor para los ciudadanos. La pandemia no solo empeoró las cosas, también las cambió para siempre. Desafortunadamente nada volverá a ser como antes y el individuo debe reconocer que la adaptación es parte de la supervivencia. El político de hoy debe salir de las pantallas, del intercambio de tweets, del like o retuit. Se necesita reconectar de verdad, con coherencia en la realidad. La política se mide con hechos y todo aquel que aspire a ser bien recordado necesitará generar situaciones que den menos problemas y mejores resultados.

Para el 4 de noviembre podría existir, desde los Estados Unidos, una nueva política exterior que pueda influenciar en la política opositora interna en Venezuela, la cual venía utilizando el respaldo de la potencia occidental en muchos de sus planes y que no son compartidos por un sector importante en el país.

Esta semana se han llevado a cabo las convenciones de los demócratas y republicanos, dejando como resultado un bloque opositor fortalecido encabezado por Biden, que le disputará la presidencia al controversial Trump, en un proceso que se realizará en medio de la crisis del coronavirus, epidemia que ha dejado números rojos en Norteamérica.

Es tradición que la agenda internacional sea parte del debate interno en los Estados Unidos. De ahí, que el candidato a la reelección invirtiera minutos de su discurso de campaña, hablando sobre China, Irán, Estado Islámico, Israel y hasta de la OTAN. Pero a diferencia de otras intervenciones públicas, como en caso de la Florida, no habló sobre Venezuela, aún cuando muchos analistas coinciden en la importancia del voto latino para definir estados clave.

Están quedando atrás los días de «todas las cartas están sobre la mesa», en el caso de la crisis venezolana. Lo que en su tiempo formó parte de los mecanismos de presión, apuntó a actuar de algunos dirigentes nacionales que, aún a la fecha, apuestan por intervenciones. A ellos, así como a esos sectores más conservadores nacionalistas, el presidente Trump les repite: “se acabaron las aventuras militares internacionales de los Estados Unidos. No sacrificaremos en vano vidas de estadounidenses”.

Tanto Biden como Trump, en los mensajes de campaña, descartan la opción armada en el caso de Venezuela. Por lo que no se le ve ningún sentido a que algunos dirigentes fomenten esta opción. Al final, solo aumenta la frustración y desesperanza.

Ahora, que Trump no mencione a Venezuela en su discurso de aceptación a la candidatura republicana, debería ser objeto de revisión para los que centran su actuación con base a su apoyo. Podríamos estar en el preámbulo de un cambio de política exterior, aunque estén planeando mantener las sanciones por lo que queda del año, como herramienta para obedecer el ejercicio de autonomía, que puede ser usado para obligar otra ronda de negociaciones.

De igual modo, han dicho que las naciones europeas, que vienen actuando en el Grupo de Contacto Internacional, consideran que la crisis venezolana debe ser resuelta por los venezolanos, con apoyo de la comunidad internacional, según los demócratas.

Por esta razón, la dirigencia opositora venezolana no le queda otra opción que la lucha política. No se puede seguir postergando y delegando el diseño de una estrategia a otros, que desconocen nuestras capacidades y realidades.
Construir, a partir de la unidad, no es lo mismo que la unidad en función de lo que se quiere construir.

Hay que establecer alianzas políticas que no son necesariamente acuerdos electorales. No se pueden dejar llevar por posturas que alejen al mundo opositor del único tablero donde pudiera llevar una ventaja para acompañar palabras y sueños encantadores, que no tienen ningún tipo de sostenibilidad.

La política venezolana habría dejado de ser responsable para pasar a ser de graderías, cayendo el liderazgo a la posición de decir lo que se quería escuchar y demostrando falta de conducción. Ahora hace falta una política racional, dirigida a lo que realmente espera, quiere o afecta a la población, como es el caso de la atención de la crisis socio-económica.

Se debe dejar de lado el temor a despolarizar, ya que en este escenario no está la fortaleza del sector opositor. Esto solo ha permitido la subsistencia de bloques radicales y el fortalecimiento de proyectos personalistas.