El juicio político que planea el Congreso de los Estados Unidos contra el expresidente de esa nación, Donald J. Trump, iniciará la semana del 8 de febrero.

Chuck Schumer, líder de la mayoría del Partido Demócrata en el Senado (Cámara Alta), informó que al magnate se le acusa de «incitar a la insurrección», lo que ocasionó los actos de violencia contra el Capitolio, asiento del Legislativo estadounidense.

Más información: Acusación contra Trump llegará el lunes al Senado

Para el juicio político, el segundo que enfrentará a Trump en menos de dos años, serán enviadas las acusaciones al Senado el próximo lunes y seguidamente el martes iniciarán las cuestiones de procedimiento y los preparativos para llevarlo a cabo.

También conocido como «impeachment», a comienzos del 2020 el exmandatario tuvo que enfrentar uno por acusaciones de presiones e injerencia en la política de Ucrania. Al final pudo salir airoso del proceso que hubiera conllevado a su destitución en la silla presidencial.

Foto: AP

El proceso de un nuevo impeachment contra el expresidente Donald Trump sigue avanzando. El cargo de acusación se entregará al Senado el próximo lunes para que se lleve a cabo un juicio completo, así lo informo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

Aunque los republicanos habían propuesto retrasar el juicio hasta el próximo mes para darle tiempo al equipo legal de Trump para prepararse, los demócratas sugieren que el proceso se inicie la próxima semana.

Lea también: #EEUU | Lloyd Austin, primer afroamericano al frente del Pentágono

En el Senado el punto a tratar es decidir si Donald Trump incitó a la insurrección contra Estados Unidos, por lo tanto, los demócratas han resaltado a los republicanos que deben considerar muchos aspectos el día del juicio, destacando que se llevará a cabo un proceso justo y completo.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, manifestó que no existe prisa alguna para llevar a cabo el juicio político en contra de Donald Trump, por el contrario, propone atrasarlo hasta el mes de febrero.

Según el senador, la Cámara actuó rápidamente pero el Senado necesita tiempo para prepararse para un juicio completo. También considera prudente conceder al menos una semana más para que el equipo del expresidente Trump pueda preparar su defensa.

Lea también: #EEUU | Biden avanza con el aumento salarial

Los demócratas aun no responden a esta propuesta de McConnell de aplazamiento, pues aún no se ha hecho formal, y además podrían enviar el cargo de juicio político en cualquier momento, y el Senado se vería obligado a comenzar el juicio al día siguiente.

Las posibles acciones en contra del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, luego de los fatídicos hechos en el Capitolio son claras: someter por segunda vez su mandato a un juicio político, hecho histórico para el país.

Lea también: #EEUU | Alertan protestas en toma de posesión de Biden

La Cámara de Representantes aprobó la acción legal alegando que el mandatario cometió delitos impugnables.

Para los demócratas la decisión es incuestionable, no así para los republicanos, que se debaten entre condenar a su líder o no, aunque muchos no tienen dudas de que es necesaria la acción contra el actual mandatario, que, de concretarse, le prohibiría volver a sentarse en la silla presidencial una vez salga del cargo.

Los republicanos han revisado las encuestas internas que muestran que el apoyo de Trump se está acumulando entre los votantes republicanos desde el día de las elecciones, incluso se mantienen a pesar de los hechos del Capitolio; lo que podría traducirse que, aunque el líder deje la presidencia, seguirá teniendo suficiente apoyo popular.

Por otro lado, algunos republicanos han reiterado la necesidad de establecer un marcador que deje por sentado que el Congreso no apoyará a futuros presidentes que puedan seguir el camino de Trump, ya que las acciones del presidente cruzaron una línea que no debe repetirse.

Finalmente, aún no está claro si el presidente del Tribunal Supremo presidirá el juicio después de que Trump deje de ser presidente el 20 de enero.

 

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presidente del Senado (Cámara Alta) y vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, coincidieron en que los ataques y asedio contra el Capitolio, sede del Legislativo de su país, representan un «ataque a la democracia».

Lea también: Cuatro muertos por violencia en el Capitolio

Una vez reanudada en el Senado la sesión conjunta para certificar los resultados electorales, transmitido por VPItv, Pence aprovechó para condenar la violencia vivida horas antes: «La violencia nunca gana, y esta es la casa del pueblo».

Por su parte, la líder demócrata, Nancy Pelosi, objetó sorprendida que el Capitolio haya sido víctima de un «atentado violento».

Este martes 5 de enero iniciaron las elecciones, de segunda vuelta, en el estado de Georgia, Estados Unidos. Se definen los dos curules faltantes al Senado, que a pesar de haberse definido en su mayoría en las pasadas elecciones, las reglas de esa jurisdicción dictaminan que la victoria se obtiene con más del 50% de los votos.

Lea también: Trump presionó al jefe electoral de Georgia para obtener 11.780 votos

En la también llamada Cámara Alta del Congreso de los EE.UU. el Partido Republicano obtuvo mayoría de 50 senadores, mientras que el Partido Demócrata obtuvo 48 escaños.

Con aunque sea uno de los dos curules faltantes, pertenecientes a Georgia, los republicanos podrían tener mayoría en el Senado, o por el contrario, los demócratas podrían empatar la representatividad y que las decisiones de peso en el órgano legislativo recaigan sobre su próxima presidenta, la vicepresidente electa Kamala Harris.

Más: Nancy Pelosi fue reelecta presidenta de la Cámara de Representante de EEUU

¿Un Senado republicano podría quitarle la victoria a Joe Biden?

 

La respuesta en concreto es no, pero que la instancia legislativa sea de mayoría republicana generará una fuerte oposición al gobierno de Joe Biden.

La aprobación efectiva de leyes, confirmaciones en el gabinete de ministros y la definición de los jueces de la Corte Suprema (tribunal de mayor jerarquía) son parte de las responsabilidades del Senado.

Le puede interesar: EE.UU. rechazó la instalación de Parlamento de discutida legitimidad

«Si los republicanos consiguen retener el control del Senado, eso significaría dos años más de gobierno dividido y, probablemente, estancamiento legislativo», explica Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC en Washington D.C.

Por otra parte, el corresponsal indicó que el 50-50 que pudieran lograr los demócratas no garantiza un libre desenvolvimiento de Biden, y que por otro lado tendría que dar un paso atrás en políticas radicales propuestas en su campaña en materia de medio ambiente, atención médica y la economía post-pandemia.

Foto: AFP
Georgia

La Cámara de Diputados aprobó este viernes la legalización del aborto en Argentina, aún así, este proyecto debe ser sometido a votación del Senado.

La decisión fue bien recibida entre los jóvenes integrantes de pañuelo verde, emblema de la campaña que se encuentra a favor de legalizar el aborto y quienes permanecieron en las inmediaciones del Congreso, en Buenos Aires, a la espera de la votación.

Lea también: #Mundo | Cuba anunció desaparición del CUC

El proyecto de ley, que permitirá a las mujeres poder practicar el aborto hasta la semana 14 de gestación, obtuvo 131 votos a favor, 117 en contra y seis abstenciones, así lo informó la secretaría de la Cámara de Diputados.

De momento, se espera que el Senado trate este tema antes de culminar el 2020.

Argentina

Su nombre es Sarah McBride y ha hecho historia en los Estados Unidos, siendo la primera mujer transgénero electa como senadora en ese país.

En el 2019 fue secretaria nacional de la organización Human Rights Campaign, dedicada a las políticas de la comunidad Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transgéneros (LGBT), pero en sus años universitarios se dio a conocer en los tabloides por revelar su proceso de conversión al ser presidenta estudiantil de la Universidad Americana.

Nació el 9 de agosto de 1990 en una de las ciudades más grande de Delaware, Wilmington. Gracias a su gestión como activista, se ha aprobado varias medidas en contra de la discriminación por identidad de género en aspectos como el empleo, las residencias, los seguros médicos y las estadías en los espacios públicos.

Lee también: #Perfil | Quién es Joe Biden, el nuevo presidente de los Estados Unidos

Las minorías sexuales en Estados Unidos tienen altas expectativas de su gestión como senadora demócrata, ya que al conocer su triunfo el pasado 4 de noviembre, obtuvo muchos comentarios positivos en las redes sociales.

Su servicio al público se ha basado en campañas a favor de la comunidad LGBTQ en Delaware con el exgobernador Jack Markell y el fiscal general fallecido, Beau Biden. Sin embargo, su hazaña más importante fue participar en la Convención Nacional Demócrata en el 2016, bajo el mando de Barack Obama.

Sarah McBride (Senado) y Taylor Small (Cámara de Representantes) se convirtieron en las primeras ciudadanas trans en ser electas para ocupar un cargo en el Congreso de los Estados Unidos, esto por primera vez en la historia.

McBride, de 30 años y miembro del Partido Demócrata, obtuvo 86% de los votos en el distrito de Delaware, al noreste de la nación estadounidense.

Lea también: Biden se quedó con el «estado clave» de Wisconsin

Por su parte, Small, de 26 años, es la primera trans elegida para la Cámara de Representantes en el estado de Vermont, después de obtener 43% y 41% de los votos en sus dos distritos.

Sus victorias se producen solo unos años después de que la demócrata Danica Roem se convirtiera en la primera legisladora abiertamente trans del país. Roem fue elegida para la asamblea estatal de Virginia en 2017.

Le puede interesar: Trump calificó de «muy extraño» su derrota en los «estados claves»

En 2018, la demócrata de Vermont Christine Hallquist se convirtió en la primera persona abiertamente transgénero nominada para gobernador por un partido importante en Estados Unidos.

La Comisión de Justicia del Senado de Estados Unidos aprobó este jueves la candidatura de la jueza, Amy Coney Barrett, como nueva magistrada del Tribunal Supremo de este país.

Lea también: #Mundo | Japón y EEUU mostraron su “preocupación” por maniobras marítimas de China

Barrett recibió 12 votos a favor y ninguno en contra.

Ningún representante del partido demócrata se pronunció formalmente sobre la rapidez del proceso y aprobación de la jueza como candidata a la magistratura del Tribunal Supremo.

De aprobarse su incorporación a la Corte, Barrett, pasaría a ser la primera jueza en la historia de EEUU en confirmarse días antes de las elecciones presidenciales.