El gobierno de Uruguay anunció que la nación suramericana abandona la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y retoma su participación en el Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR).

Uruguay sale de una organización política-ideológica

El canciller de esa nación, Ernesto Talvi, fue el encargado de dar el anuncio. «El Gobierno dispuso retirarse de la Unasur, que ya ha sido abandonado por la mayoría de los países (…) en los hechos, ha dejado de funcionar: ya no cuenta con sede y carece de secretaría general operativa», sostuvo.

Lea también: Fracción 16J espera resultados eficaces en la III Cumbre del TIAR

Agregó que el organismo regional perdió su función principal ya que se basaba en alineamientos político-ideológicos, principalmente del socialismo venezolano.

Por otra parte, se reafirmaron las intenciones de que Uruguay retorne al TIAR.

La canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, anunció durante una rueda de prensa que su país dejará de formar parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), al tiempo que analizan su permanencia en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). “Nos hemos retirado del ALBA, ese escenario no nos interesa para nada”, resaltó la ministra.

Lea también: Nike cortó relaciones con Amazon y retiró sus productos de la web

La decisión ocurrió tras las declaraciones del otrora canciller boliviano, Diego Pary desde Nicaragua, quien afirmó que seguirá ocupando el cargo y participará en una reunión del Consejo Político del ALBA.

Longaric también informó que 80% de los embajadores designados por Evo Morales durante su mandato fueron destituidos, y que se analizará quiénes serán sus sucesores en los próximos días.

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció el retiro del país de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y argumentó que el bloque es “una caja de resonancia” de la “dictadura venezolana”.

“He asumido la tarea de retirar a mi país de Unasur. Yo no quiero que Colombia siga perteneciendo a una institución que ha sido el mascarón de proa, la caja de resonancia o sencillamente el idiota útil para proteger la dictadura venezolana”, aseguró Duque.

Las palabras del presidente electo emocionaron a representantes de la oposición venezolana, incluso los padres del preso político Leopoldo López se acercaron a saludar a Duque en medio de lágrimas.

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

“El edificio de Unasur fue cedido a los países que lo conforman. Vamos a pedir a Unasur la devolución de ese edificio para darle un mejor destino”, dijo el primer mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno a través de un mensaje oficial.

Moreno, solicitará a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) la devolución al gobierno de su país el edificio donde funciona su sede principal, ubicado en Quito, la capital de ese país.

“El edificio de Unasur fue cedido a los países que lo conforman. Vamos a pedir a Unasur la devolución de ese edificio para darle un mejor destino. No nos oponemos a la integración, pero no ha funcionado por irrespeto a los demás”, dijo Moreno en declaraciones que recoge el sitio oficial de la presidencia de Ecuador en Twitter, @Presidencia_Ec.

Agregó que pese a que considera que el organismo regional fue una buena idea, “lastimosamente por fallas humanas e ideológicas no se ha cristalizado”. Sin embargo, admitió que “la integración suramericana debe existir”.

Con información de Efe.

Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Paraguay abandonaron la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), decisión que fue notificada a Bolivia, que actualmente tiene la presidencia temporal.

Los seis países expresaron su funcionamiento inadecuado y la diferencia entre sus miembros. Luego de esta reducción, la organización pasa a contar como únicos países afiliados a: Venezuela, Ecuador, Uruguay, Bolivia, Guyana y Suriname.

«Unasur necesita retomar su espíritu. Fue fundada aquí en margarita el 17 de abril de 2007. Ha tenido problemas últimamente por líderes de la derecha que se dejan presionar por Estados Unidos. Aspiro a que los líderes de derecha de América del Sur tengan un poquitico de conciencia suramericana», había dicho Nicolás Maduro antes de la decisión de las seis naciones de retirarse.

La Unasur había sido creada hace 10 años por los expresidentes Hugo Chávez, el argentino Néstor Kirchner y el brasileño Lula da Silva en respuesta y rechazo a una propuesta realizada en ese entonces por Estados Unidos de establecer un Área de Libre Comercio en el continente americano.

El expresidente boliviano Jorge ‘Tuto’ Quiroga pidió este miércoles a España y a los Estados miembros de Mercosur y Unasur que congelen las cuentas bancarias que los dirigentes de la «narcodictadura» de Venezuela tienen en estos países.

En unas declaraciones a la prensa antes del inicio de una reunión de exmandatarios iberoamericanos en Miami, Estados Unidos, Quiroga dijo que hay que «aplicar sanciones» para que los dirigentes chavistas dejen de tener «mansiones y cuentas de banco en España» y América Latina.

Cuestionó a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y su presidente, el mandatario argentino Mauricio Macri, los motivos por los que se sigue permitiendo que la «narcodictadura» dirigida por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sea miembro de pleno derecho y «sin consecuencia alguna».

«Es hora de separarla (a Venezuela), no solo de Mercosur, sino también de Unasur», aseguró el expresidente boliviano entre 2001 y 2002. «Es hora de avanzar de operativamente en esa clase de acciones de parte de la comunidad internacional», añadió.

Quiroga pidió explicaciones también al líder del partido opositor venezolano Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, de por qué aceptó a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Venezuela - Tuto Quiroga: La ANC pretende convertir a Venezuela en una Cuba -VPI

Dijo que la decisión de los cuatro gobernadores de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de presentarse ante la ANC servirá para «purgar» a personas que «no eran realmente oposición».

En ese sentido, elogió al gobernador electo del estado Zulia, el opositor Juan Pablo Guanipa, por no haber aceptado subordinarse ante una ANC que no reconoce, pues consideró que «es mejor perderlo todo que vivir de rodillas».

El expresidente opinó que Maduro chantajeará al alcalde metropolitano de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, y Leopoldo López, ambos en arresto domiciliario, con volver a la cárcel si no reconocen a la ANC.

Estimó que «mientras el pueblo resista y no reconozca a la ANC, hay posibilidades de recuperar la democracia y la libertad en Venezuela, aunque costará mucho», y pronosticó además que «si prosigue el deterioro económico» y se acentúa la «escasez» en el país, se producirá «una explosión, una rebelión popular».

El presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Venezuela, Julio Borges, explicó que visitó Perú para pedir a su presidente, Pedro Pablo Kuczynski, que encabece un grupo de países de la región y de organizaciones internacionales que intermedie para tener una transición democrática en Venezuela.

Durante su visita al Congreso de Perú, Borges aseguró en una conferencia de prensa que el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, «se niega a escuchar el derecho legítimo del pueblo venezolano a tener elecciones».

«La situación es tan grave y violenta que el Gobierno está llevando al país prácticamente a una guerra civil», señaló Borges en referencia a las protestas sociales en las que lamentó la muerte de alrededor de cuarenta personas, «la mayoría jóvenes».

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana propuso que Perú convoque una reunión con el mayor número posible de países de la región y con la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Mercado Común del Sur (Mercosur), entre otras instituciones internacionales.

El objetivo es que demuestren «una posición clara y unánime para que se entienda que la única solución de Venezuela pasa por el voto» y además establecer un canal humanitario que haga llegar medicinas y alimentos al país, según Borges.

El líder de la oposición contra Maduro reiteró su negativa a participar en la Asamblea Constituyente convocada por el presidente venezolano, al considerar que «es la continuación del golpe de Estado».

«La tenemos que negar porque no va a ser electa por el pueblo venezolano y porque la quiere imponer sin preguntar al pueblo con un referéndum», añadió.

Borges comentó que tampoco quieren volver a un diálogo donde el Gobierno incumpla los acuerdos a los que se comprometan, como a su juicio ocurrió con las conversaciones mantenidas el año pasado.

En el Congreso de Perú, Borges se reunió con su presidenta, la fujimorista Luz Salgado, y con su mesa directiva, y esta tarde mantendrá un encuentro con Kuczynski en el Palacio de Gobierno.

La visita de Borges a Perú se realizó después de que fuera cancelada inicialmente en abril por las primeras muertes ocurridas en las protestas contra Maduro.

Perú y Venezuela mantienen una tirante relación desde que el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, asumió sus funciones a mediados de 2016 y solicitó crear una «liga de países amigos» para atender la crisis de Venezuela y promover una transición.

El Ejecutivo peruano retiró de manera definitiva a su embajador en Caracas, Mario López, después de que el Tribunal Supremo de Venezuela emitiera una sentencia en la que asumía las funciones del parlamento, aunque esta fue parcialmente anulada días más tarde.

EFE.- El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) Ernesto Samper, quien dejará su cargo el próximo martes, aconseja a su sucesor preservar el papel político del bloque, formado por los doce países de la región que, según dice, atraviesa «momentos de tempestades».

Samper recuerda que a su llegada a la Unasur, hace dos años y medio, la región estaba «en calma», había crecido económicamente por encima del 6 % en los años precedentes y cien millones de personas habían salido de la pobreza, pero luego llegó la crisis económica, la «mala política» y dificultades de gobernabilidad en países como Brasil, con el riesgo de que, además, la pobreza vuelva a aumentar.

Con todo, se han producido logros como la paz en Colombia y el proceso de Venezuela, donde, a pesar de las dificultades para el diálogo entre el Gobierno y la oposición, se ha apartado la violencia del escenario, se ha generado confianza y se ha liberado a unos 80 detenidos, comenta Samper en una entrevista con Efe en Quito, sede de la Unasur.

Admite que en el caso de Brasil, que llevó a la destitución de Dilma Rousseff como presidenta, «hubiera querido que la región, a través de sus órganos de decisión, hubiera tenido una posición unificada, bien sea a favor o en contra de lo que sucedió», pero no hubo acuerdo.

Aunque quedan muchos temas pendientes en la Unasur, cuyo nuevo titular aún no se conoce, destaca la creación de un banco de precios de medicamentos que permitirá «saber exactamente» cuánto cobran las empresas farmacéuticas por medicinas de consumo diario y optimizar las compras.

Menciona la creación de un fondo para proyectos educativos y culturales, la próxima inauguración de la Bienal de Arte de Buenos Aires y el arranque del proyecto de construcción de la ciudadanía suramericana.

«Que los 420 millones de ciudadanos de la región puedan libremente movilizarse por los 17 millones de kilómetros cuadrados de su territorio», destacó, y citó el desarrollo de una visa que permite trabajar fuera de su país a más de un millón de suramericanos y que puede ser similar a «la visa Schengen en un futuro».

También dice que siente especial «cariño» por «la reformulación de la política de drogas» en la región que, sin ignorar la importancia de la fiscalización, pone el acento en los derechos humanos.

«Hemos sido duros con los débiles y débiles con los duros», comenta al explicar que históricamente se ha castigado a los productores de cultivos ilícitos, a las ‘mulas’ (personas que transportan droga a pequeña escala) y a los consumidores, pero se ha actuado con debilidad frente «a los grandes capos».

Según Samper, en la región se ha aceptado poner en marcha una nueva política centrada «en luchar contra los grandes tiburones» del narcotráfico, en establecer dosis mínimas de consumo y en aplicar políticas de sustitución de cultivos, pero no en meter «a la cárcel a todo el mundo».

El expresidente destaca también el impulso a siete proyectos de grandes infraestructuras regionales y, sobre el Banco del Sur, un proyecto largamente anunciado, pues considera que Suramérica necesita estrategias financieras propias para frenar «graves desequilibrios de balanza de pagos», incentivar el comercio regional y financiar infraestructuras.

Además de la acentuación del perfil político de la Unasur, que considera importante en el escenario internacional de bloques, subraya la necesaria consolidación de Suramérica como un territorio de derechos humanos y como «una zona de paz».

«En un mundo azotado por guerras étnicas, por guerras ideológicas, no deja de ser buena noticia que esta sea una región sin armas nucleares, que rechaza la presencia de bases militares extranjeras, que está en contra de aventuras militares intervencionistas y por la defensa de la democracia», señala.

Samper planea regresar a Colombia para trabajar en «proyectos de posconflicto» que ayuden a reconstruir el tejido social, económico e institucional, pero también participará en política para tener «influencia y ejercerla constructivamente».

Sin dar detalles -«eso se sabrá en Colombia», dice- explica que desea «volver a trabajar por una gran alianza en la cual puedan tener cabida todos los sectores progresistas de todos los partidos y de todos los movimientos sociales», y precisa que «no sería solo una alianza de partidos o de actores políticos, sino esencialmente de actores sociales».EFE