De Pastoriza a Peseiro, aún el trabajo no está hecho

Antes de analizar cualquier aspecto de ella hay que entender que, objetivamente, la selección venezolana de fútbol tiene una historia poco exitosa. Esto podría tratarse por múltiples factores, entre los que resaltan la tradición y la infraestructura.

Estadísticamente es considerada una de las selecciones más débiles de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Sin embargo, desde mediados del siglo XX, el fútbol en Venezuela comenzó a profesionalizarse y en los últimos 20 años se ha logrado conformar la identidad de la casaca vinotinto.

Lea también: Selección nacional de baloncesto venezolano afectada por la covid -19

Con la gran cantidad de inmigrantes españoles, portugueses e italianos que llegaron a Venezuela en las décadas de los 50 y 60, entró la semilla de la cultura y amor por el fútbol en el país.

Semilla que ha crecido progresivamente hasta el punto en que nuestros futbolistas brillan en muchas partes del mundo, además de tener una generación que quedó subcampeona en el Mundial Sub-20 de 2017. Pero el camino a recorrer aún es largo.

La mejor Venezuela de la historia: la herencia del "Boom Vinotinto", la generación dorada y la revolución táctica de Dudamel - Infobae

Brasil ha participado en 21 Mundiales, Argentina en 17, Uruguay en 13, Chile en nueve, Paraguay en ocho, Colombia en seis, Perú en cinco, Bolivia en tres y Ecuador en tres.

Considerando que la selección actual es la mejor (profesionalmente hablando) de la historia, ¿Venezuela tiene las capacidades de alcanzar el tan anhelado sueño mundialista? Es un debate en el que corazón y cerebro tienen que separarse.

Conocer de donde venimos para saber hacia donde vamos

El primer partido de la selección nacional de fútbol fue el 12 de febrero de 1938 ante Panamá en los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe, encuentro que perdió 3-1. Para la fecha, Venezuela no tenía una federación formal mientras ya se habían disputado 10 ediciones de la Copa América, por ejemplo.

La Federación Venezolana de Fútbol (FVF) se formó en 1951, sustituyendo a la Federación Nacional de Fútbol (ya se habían disputado 21 ediciones de la Copa América y cuatro Mundiales) e ingresando formalmente a la FIFA en 1952 y a la Conmebol en 1953.

La primera victoria de la Vinotinto en su historia llegó en 1982 al vencer 1-0 en Caracas a Bolivia, sensación que no volvería a repetir hasta once años después, tras imponerse a Ecuador 2-1.

A 40 años de romper el celofán: La primera victoria vinotinto en eliminatorias - Idioma FutVE

En las eliminatorias mundialistas, la Vinotinto empezó a participar a partir de 1965 para el Mundial de Inglaterra, en las que no conoció la victoria y quedó con un record de cuatro goles a favor y 15 en contra. La historia no fue distinta para México ’70, donde la selección disputó seis partidos, perdió cinco y empató uno.

Para Alemania ’74, la FIFA inhabilitó a la FVF por problemas internos, pudiendo regresar a las competiciones oficiales tres años después pero sin lograr mayor trascendencia sino hasta finales de la década de los 90.

Hasta el momento, Venezuela ha disputado 143 encuentros premundialistas en su historia, de los cuales ha ganado 25, empatado 25 y perdido 93, con un récord de 120 goles a favor y 320 en contra.

Las dos veces que Venezuela ha estado más cerca de un Mundial fueron en las eliminatorias del 2010 y 2014.

En Copa América, competición en la que Venezuela comenzó a participar desde 1967 (51 años después de su creación), el mayor logro ha sido el cuarto lugar obtenido en Argentina 2011, donde solo se afrontó una derrota en toda la competición.

De Pastoriza a Dudamel

Como se mencionó anteriormente, la realidad de la Vinotinto empezó a cambiar a finales de la década de los 90, específicamente con la llegada del argentino José Omar Pastoriza a la dirección técnica en 1998.

Pastoriza no destacó por sus resultados, ya que de los 29 partidos que disputó al mando de la selección ganó seis, empató cinco y perdió 18. Sin embargo, su trabajo fue más, táctico, psicológico y de identidad, implementando acciones como el correcto trato a los futbolistas como profesionales (hoteles, vuelos, viáticos, etc.), una idea concreta de juego y preparación física adecuada.

En el 2001, Richard Páez tomó las riendas de la selección nacional y es donde comenzó el “boom Vinotinto” a punta de profesionalización, mejores resultados e inversión.

El ciclo de Páez comenzó con cuatro partidos seguidos ganados, con victorias históricas ante Uruguay, Chile (en Santiago), Perú y Paraguay por eliminatorias mundialistas. “Páez y su lanceros” dejaron atrás la identidad de la “cenicienta” de América, masificando el interés por el fútbol en la población y cambiando la mentalidad del vestuario

Luego de hitos como el “Centenariazo” (3-0 a Uruguay en Montevideo) y dejar a Venezuela en el puesto 48 del ránking de la FIFA, Richard Páez cedió la batuta a César Farías, quien llevó a la Vinotinto Sub-20 hasta los octavos de final de la Copa del Mundo de Egipto 2009, con figuras como Salomón Rondón, Yonathan del Valle y José Manuel Velásquez.

Era la primera vez que Venezuela clasificaba a un torneo internacional, con una generación que años más tarde conseguiría un destacado cuarto puesto en la Copa América 2011. César Farías, inculcó orden defensivo que sirvió de para implementar un fútbol más ofensivo.

Tras la renuncia de Farías, Noel Sanvicente tomó las riendas de la selección donde tuvo un infructuoso ciclo de dos años, quedando eliminada en la fase de grupos de la Copa América 2015, por ejemplo.

Rafael Dudamel, exarquero de la selección, fue presentado como entrenador de la selección absoluta en 2016, logrando llegar hasta los cuartos de final de la Copa América 2019, pero renunció un año después por problemas con la FVF y justo antes de que empezaran las eliminatorias al Mundial de Catar 2022.

Peseiro, el nuevo “mesías”

Y con la desconfianza de muchos y para el alivio de otros, un entrenador extranjero y con ideas frescas volvió a ejercer la dirección técnica de la selección venezolana. El portugués José Peseiro fue presentado justo antes de que iniciaran las eliminatorias.

El cambio de entrenador coincidió con un momento donde la situación económica de Venezuela había llegado al fútbol, además de la comprobación de actos de corrupción en la federación y demás factores que hicieron el arranque de Peseiro un poco turbulento.

¿Lo positivo? El portugués cuenta con una generación de futbolistas llena de experiencia y juventud, piernas frescas y jerarquía. Es una nómina donde nombres como Wuilker Faríñez, Yangel Herrera, Christian Casseres Jr., Yeferson Soteldo, Ronald Hernández o José “El Brujo Martínez”, se combinan con los de legionarios como Salomón Rondón, Josef Martínez, Rómulo Otero, Roberto Rosales y Mikel Villanueva.

¿Lo “negativo”? Estamos abajo en la tabla mundialista, pero el trabajo apenas comienza. Venezuela inició las eliminatorias “debilitada” internamente y en la primera fecha enfrentó a Colombia en Barranquilla, perdiendo 3-0. Posteriormente, la Vinotinto recibió a Paraguay en el estadio Metropolitano de Mérida, donde cayó derrotada 0-1.

Lea también: ¿Conducta antideportiva? Equipo de fútbol colombiano fue obligado a competir con 7 jugadores

En la tercera fecha enfrentó a Brasil en el estadio Morumbi de São Paulo, donde sumó otra derrota tras perder 1-0, pero la recompensa llegaría en la siguiente fecha, cuando Chile cayó 2-1 en el estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela.

De esta manera, la Vinotinto sumaría sus primeros tres puntos en la carrera a Catar, saltando del último lugar al octavo puesto.

Tras un oxigenante empate sin goles con Uruguay, Venezuela se ubica de penúltima en la tabla y aún tiene 10 fechas de eliminatorias por delante, enfrentando a Argentina el próximo 2 de septiembre. El día 7 de ese mes, la Vinotinto será visitante en Paraguay.

Luego, el 7 de octubre, la oncena nacional volverá a medirse con Brasil para luego tener que enfrentar a Chile en Santiago cinco días después.

Ecuador y Perú serán los últimos encuentros que tendrá la Vinotinto en el 2021, a jugar el 11 y 16 de noviembre, respectivamente. Ya en los tres primeros meses del 2022, las eliminatorias estarían llegando a su fin, pero aún restaría volver a jugar contra Bolivia, Uruguay, Argentina y Colombia, en ese orden.

La Vinotinto ha sumado hasta el momento cuatro puntos en seis encuentros disputados, de los cuales se ha ganado uno, empatado otro y perdido cuatro. Pero la historia nos ha enseñado que, aún arrancando mal, hemos estado bastante cerca en dos ocasiones, ¿Por qué pensar que esta vez sería otro fracaso?.

Y en caso de que lo fuera, es un nuevo aprendizaje para la selección y para seguir fortaleciendo la identidad del futbolista venezolano que apenas está en formación. Solamente trabajando las bases es como se puede llegar a mejorar la realidad del fútbol local.

Tomando como ejemplo la histórica frase de Arturo Úslar Pietri, “hay que sembrar el fútbol”. Esto significa utilizar los recursos obtenidos de décadas de trabajo para fomentar razonablemente una producción más profesional de deportistas que cosechen éxitos personales y con la selección en un futuro.

“Hemos pasado mucha vaina”, dijo Peseiro en una rueda de prensa reciente en la Copa América 2021, en referencia a las bajas por covid-19 en la selección, situación que, a pesar de la adversidad que representa, a dejado una sensación positiva con nuevos nombres que, incorporados del torneo local, han defendido la camiseta de una manera espectacular.

Y si, la historia confirma que “hemos pasado mucha vaina”, pero la Vinotinto continúa su trabajo y constante evolución, con el objetivo claro que alcanzar la gloria mundialista.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik