Debacle hospitalaria y presunta negligencia médica originarían muerte de estudiante en Bolívar

Este viernes 17 de julio, en la madrugada, falleció en el Hospital Universitario Ruiz Y Páez de Ciudad Bolívar el joven Andrifer Guerra de 19 años. El muchacho, estudiante de odontología, sufrió un accidente de tránsito el pasado 1ero de julio en la autopista San Félix – Puerto Ordaz, y desde entonces, su familia tuvo que transitar un viacrucis en el que sufrieron las carencias del sistema hospitalario venezolano y hasta posible negligencia médica.

El joven, que además formaba parte del equipo juvenil del partido Voluntad Popular, sufrió varios politraumatismos durante el accidente, uno de ellos en el hígado. Su familia dijo que lo trasladó hasta el hospital Uyapar de Puerto Ordaz, donde permaneció varios días y fue intervenido en tres oportunidades. Las condiciones de ese centro de salud eran precarias, Guerra se contaminó y además comenzó a padecer neumonía, situación que los obligó a trasladarlo a la Clinica Caroní, también en Puerto Ordaz, donde permaneció varias semanas en terapia intensiva.

La familia cuenta que recibieron apoyo de fundaciones para poder costear los gastos de la clínica y medicamentos, durante el tiempo que permanecieron allí. Los gastos estuvieron por encima de 100 millardos de bolívares.

La llamada del gobernador

Cuando ya el joven llevaba varias semanas en el centro de salud privado, los parientes reciben una llamada del gobernador de Bolívar Justo Noguera para decirles que en el Hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar le brindarían una mejor atención, además, añadió que la terapia intensiva estaba en óptimas condiciones. En esos términos, los parientes acceden a llevarlo el pasado jueves 16 de agosto en una ambulancia hasta la capital bolivarense.

Pero nada era como lo había descrito el gobernador en la llamada que la familia asegura, les hizo. Cuando llegaron, se encontraron con el rostro de la debacle del país: no había camilla siquiera para bajarlo de la ambulancia. Así es que los familiares esperaron por unos 30 minutos en la puerta del hospital con Andrifer Guerra, quien estaba en condición estable, pero requería cuidados especiales y tratamiento, es decir, debía ingresar a la terapia intensiva.

La camilla nunca llegó, entonces deciden cargarlo entre varias personas y subirlo por el ascensor que ese día estaba funcionando. Cuando caminan hacia la terapia, se encuentran con un dramático cuadro: pacientes tirados en el piso, moscas, arañas, cucarachas y hasta murciélagos en algunas áreas del hospital, relata un familiar que prefiere que no se mencione su nombre.

Y cuando entran a la terapia intensiva, la temperatura, dicen, no era la adecuada. La familia denuncia que ni los aires acondicionados en esa área estaban funcionando bien y, entonces allí recordaron que lo que les había prometido el gobernador no era cierto.

Tampoco había médicos para el momento, entonces tuvieron que esperar a un doctor que, dicen, apenas le echó un vistazo a Andrifer y presuntamente ordenó que le colocaran Propofol y un suero.  El galeno se habría retirado del lugar con la promesa de que al día siguiente, lo revisaría. La familia dijo no haber visto al médico revisando la historia clínica.

Estando en Ciudad Bolívar, familiares comienzan a hacer algunos contactos en centros privados porque sabían que con las condiciones del Ruiz y Páez, la situación de salud del estudiante de odontología, podía empeorar. Fue entonces cuando coordinaron un traslado en una ambulancia para la mañana de este viernes 17 de agosto.

Familiares intercambiaron números con una enfermera que al parecer, se habría comprometido a mantenerlos al tanto de lo que pasaba con el joven, mientras ellos iban a un hotel y se bañaban para poder entrar a verlo esta mañana en la terapia intensiva. En la noche, la enfermera les escribió y les dijo que todo estaba bien. Luego, en la madrugada, les dijo que fueran de emergencia, que el muchacho se había complicado.

Cuando llegaron, les informaron que había muerto. Hasta el momento de haber escrito esta nota, no se conocía la causa de muerte, pues la familia dice que el médico que lo atendió no ha querido firmar el acta de defunción ni le han entregado el cuerpo.

Dijeron sus parientes que tuvieron que llamar al gobernador para que intercediera y al menos le entregaran el cuerpo y poder velarlo. La familia confirmó que introducirán una demanda ante el Ministerio Público por presunta negligencia médica. También se preguntan por qué el gobernador les recomendó que trasladaran al joven a un hospital en esas condiciones.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik