MV Rhosus es el nombre del barco con bandera de Moldavia que transportaba las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que fueron confiscadas por el gobierno libanés en 2013, y que ocasionaron una gran explosión en Beirut el pasado 4 de agosto.

Hasta los momentos, la explosión ha dejado un saldo de 137 muertos y al menos 5.000 heridos.

La embarcación, alquilada por un ruso, atracó en el puerto de la ciudad libanesa con problemas técnicos.

Lea también: #Mundo | Seis turistas franceses y dos nigerinos asesinados en Níger

Moldavia está señalada de formar parte de los países que aquilan su bandera en altamar, acción que es conocida como «bandera de conveniencia»

Muchos de los dueños de buques realizan esta acción para obtener beneficios comerciales, que incluyen regulaciones, impuestos y la calidad del servicio brindado, dijo el experto en seguridad marítima Ioannis Chapsos a la BBC.

Boris Prokoshev, capitán del barco que trasladó el nitrato de amonio a Beirut, culpó, este viernes, a las autoridades libanesas de la explosión que se registró el pasado martes y que acabó con la vida de más de 100 personas.

Lea también: #Mundo | Toneladas de nitrato de amonio fueron los causantes de las dos explosiones en Beirut

«Es muy malo que haya muerto gente que no tuvo nada que ver con ello. Me di cuenta de que es el Gobierno del Libano el que ha provocado esta situación», dijo Prokoshev a los medios locales.

El marinero, que en 2014 trasladó hasta el puerto de Beirut las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que volaron por los aires, manifestó sentirse sorprendido por el incidente. «Quedé estupefacto, no entendía nada», expresó.

El cargamento, que llegó a la capital libanesa a bordo del MV Rhosus, fue confiscado por las autoridades del país y almacenado en el deposito que estalló esta semana.

El barco hospital «Papa Francisco» recorrerá las comunidades indígenas de la Amazonia para atender los casos de Covid-19, así lo informó el equipo de prensa del Vaticano.

Lea también: #Mundo | Al menos 27 personas murieron en naufragio de un barco en Bangladesh

«No podríamos estar fuera de esta lucha. Nos unimos, nos reorganizamos en nuestros servicios para que juntos luchemos contra la Covid-19», explicó el miembro de la coordinación de la embarcación, fray Joel Sousa, al portal Vatican News.

El buque cuenta con 23 especialistas sanitarios, salas de rayos X, mamografía, ecocardiograma, pruebas de esfuerzo, sala de operaciones, laboratorio de análisis, farmacia, sala de vacunación, consultorios y camas de internación.

«Estamos atendiendo principalmente los síntomas gripales y los síntomas de Covid-19 leves», resaltó Sousa.

«Estos grupos indígenas viven tanto en aldeas aisladas con acceso mínimo a servicios sanitarios como en ciudades densamente pobladas como Manaos (Brasil), Iquitos (Perú) y Leticia (Colombia)», afirmó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Clarissa Etienne, a los medios de comunicación.

Al menos 27 personas murieron este lunes tras el naufragio de una embarcación de pasajeros que transportaba cerca de 50 personas en el río Buriganga, en el centro de Bangladesh, según reseñó EFE.

Lea también: Detenido venezolano en Bogotá por tráfico de migrantes

La información ofrecida por los bomberos que atendieron el naufragio, determinó que el Morning Bird se volcó alrededor de las 10:00 am (hora local), luego de haber sido golpeada por otra embarcación.

«hemos encontrado 27 cuerpos y la operación de eescate continúa, se desconoce por el momento el número total de desaparecidos (…) «Ya hemos encontrado el bote. Tememos que pueda haber todavía más cuerpos. Estamos trabajando para rescatarlo ahora. La policía fluvial está trabajando con nosotros», expresó a EFE el subdirector de Bomberos y Defensa Civil, Debashish Bardhan.

El buque militar RFA Argus fue enviado este jueves hacia el sur del mar Caribe para «apoyar» en la región, según anunció mediante un comunicado el Gobierno del Reino Unido a primera hora de la jornada.

Lea también: Bolsonaro defendió reapertura del comercio y criticó al ministro de Salud

El despliegue de esta embarcación, que partió desde Devonport con la misión de cruzar el Océano Atlántico, tiene como objetivo estar preparada para afrontar la próxima temporada de huracanes y poder ayudar en la respuesta británica contra la pandemia del covid-19, de ser necesario.

El ministro de Estado de Defensa, Jeremy Quinn, responsable de los territorios británicos de ultramar, como Anguila, Islas Caimán o las Islas Vírgenes, catalogó esta acción como una medida «decisiva» de las Fuerzas Armadas para la región.

CITGO Petroleum Corporation (CITGO) confirmó a través de un comunicado que la mañana de este viernes el buque petrolero Gerd Knutsen, que transportaba crudo reclamado tanto por la compañía como por la matriz venezolana PDVSA, fue liberado por el régimen de Nicolás Maduro y ya se encuentra en aguas internacionales. 

Lea también: Salón del Auto de Ginebra confirmó su cancelación a causa del coronavirus

Según detalló la empresa, el barco que tenía más de un año varado en las costas venezolanas por las sanciones impuestas sobre Venezuela por parte de Estados Unidos, logró descargar los 960.000 barriles de petróleo valuados en 57 millones de dólares, luego de que luego de que un tribunal penal de Caracas ordenó el desembarco en el país.

“La embarcación nunca tuvo la autorización para zarpar hasta que el régimen de Maduro escaló las hostilidades con su más reciente acción hacia el carguero que resultó en una forzosa custodia del Gerd por una embarcación militar, el Cormorán, hacia el puerto de Jose, cerca de Puerto La Cruz, de manera que el régimen pudiera descargar y apoderarse de la carga perteneciente a CITGO”, detalló el comunicado.

El gobierno de los Estados Unidos inició la evacuación de sus ciudadanos que se encuentran en el crucero en cuarentena «Diamond Princess» donde se han detentado 355 casos de coronavirus.

Lea también: 70 casos más de coronavirus fueron detectados en crucero en Japón

Las autoridades estadounidenses indicaron a sus ciudadanos abandonar el barco y volar de regreso al país de las barras y las estrellas.

La madrugada del lunes (horario de Japón) los pasajeros estadounidenses salieron del barco en grupos y luego pasaron por un control de pasaportes improvisado, según una de las usuarias, Sara Arana, a AFP.

«Estoy feliz y lista para irme», dijo Arana. «Necesitamos una cuarentena correcta, esta no lo era», argumentó.

Al menos 15 personas fallecieron y decenas están desaparecidas luego del naugrafio de una embarcación frente a las costas de Bangladés,  el mismo transportaba refugiados rohinyás con destino a Malasia.
«Hasta el momento hemos recuperado 15 cadáveres y salvado a unas 70 personas», informó el jefe del servicio de guardacostas, Naim ul Ha, a un portal internacional de noticias.
Asimismo indicó que continúan la búsqueda en toda la zona del Golfo de Bengala.
Alrededor de 130 refugiados, principalmente mujeres y niños viajaban aglomerados en un barco de pesca que navegaba rumbo a Malasia, un viaje de riesgo de 2.000km aproximadamente, así lo indicaron los guardacostas de Bangladés.

Las autoridades italianas desembarcaron los 6 mil pasajeros que estaban a bordo del crucero Costa Smeralda luego que se descartará la presencia del Coronaviris en una fémina que presentaba fiebre y problemas respiratorios.

Lea también: Ministerio de Salud italiano descartó posible caso de coronavirus en crucero

La mujer fue llevada junto a su esposo al hospital del barco que fue bloqueado por las autoridades en el puerto de Civitavecchia.

Foto: AFP

«Después de llevar a cabo todos los análisis siguiendo los protocolos operativos en dos pasajeros del barco atracado en el puerto de Civitavecchia, el resultado fue negativo», informaron los médicos del hospital Spallanzani de Roma.

Asimismo, la empresa de Costa Cruceros señaló «La mujer de 54 años fue puesta en un cuarto aislado de la enfermería de a bordo junto a su compañero de viaje. Es nuestra máxima prioridad garantizar la salud y la seguridad de los pasajeros y la tripulación».